Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Lun Dic 20, 2010 8:49 am

La ladrona seguía tumbada en la cama boca arriba, aún pensativa, cuando de pronto tocaron a la puerta. Por supuesto, abrió rápidamente levantándose en un sólo movimiento rápido y corriendo hacia la puerta. Cuando abrió, vió a una de las chicas de antes, aunque no se había fijado hasta ese momento en ella. Parecía totalmente inocente y quizás un poco asustada. Ghatta sonrió suavemente pues de pronto tuvo un sentimiento de protección hacia ella.

- S...señorita... Esto es para usted...

Ghatta parpadeó suavemente y cogió lo que la chica le había dado. Fue a preguntarle qué era pero la chica ya se había dado la vuelta tras una reverencia y comenzado a caminar, o más bien huir. Ghatta alzó una ceja y entonces observó una bolsa que pesaba bastante y una carta, por supuesto, la bolsa fue lo primero que le llamo la atención y por ello rápidamente la abrió viendo efectivamente monedas de oro. El rey había cumplido y le había pagado aunque demasiado sin embargo ni de coña iba a quejarse. Pronto empezó a contar el dinero, olvidándose por completo de la carta. Había bastante la verdad, volvió a guardarlo en la bolsa y la dejó a buen recaudo. Pesaba un poco, así que no podía llevarla en su cintura como de costumbre, sin embargo no quería dejarla por ahí aún sabiendo que estaría en un buen lugar protegida. Suspiró y entonces al apoyarse en la cama nuevamente y con las manos, éstas rozaron un papel. FUe entonces cuando se dió cuenta de que aún no había leído la carta por lo que nada más palparla la cogió y la abrió. Más bien era una nota, no una carta.

Querida, te dejamos preparado un vestido para ti, al rey le encantaría verte con eso en la cena. Y a nosotras también por supuesto, segura te queda hermoso... Dentro del armario hay multitud de zapatos, ropa y accesorios, elige lo que gustes. Si necesitas algo, llámanos.

¿Q-Qué? ¿Que ellas querían que Ghatta qué? Sus mejillas se sonrojaron suavemente. Pasó por alto la mención del rey y se fijó en loq ue habían dicho ellas. Parecían haber preparado cada centímetro de la habitación para Ghatta, pues ahora que se fijaba, la decoración tenía colores llamativos tales como el naranja y amarillo. Suspiró algo ruborizada aún... Estas chicas. Miró nuevamente hacia el vestido. Seguro que no le quedaba bien, no podía ser que un vestido así porque sí le quedara bien. No tardó en suspirar nuevamente para probárselo. La verdad es que no quería hacer esto pero bueno. Comprobó que no había nadie y agudizó sus sentidos para verificar que tampoco había nadie en el pasillo. No tardó pues en comenzar a quitarse la ropa para después empezar a colocarse el vestido. Se sacó el pelo de bajo éste y se lo ató momentáneamente con un elástico que dejaba algunos mechones sobre sus hombros. No podía ser... ¿Por qué era de su talla? Su rubor había incrementado sobre todo, cuando se dió la vuelta y se vió en un gran espejo. No... Ella jamás e había visto así... No podía verse así. Por vergüenza y temor a que la vieran, rápidamente se desvisitó para ponerse su ropa otra vez.

¿Por qué debía vestirse de esa forma tan ridícula? Además, ella no sabía que zapatos ni nada coger, no sabía conjuntar... Ella no valía para eso y seguramente, no llamaría a las chicas para que le ayudaran por no molestar a nadie.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Mar Dic 21, 2010 10:55 pm

-------------
Salto temporal
-------------

Algunas horas después, el Rey se dirigió a sus baños privados, situados en el interior de su habitación. Era un cuarto inmenso, mas que una habitación normal. Estaba cubierto de mármol y piedra, muy finamente decorado. Incluso había fuentes y una pequeña cascada. La tina era una especie de piscina redonda y de no mucha profundidad.
Entró al cuarto ya sin su armadura, y terminó de quitarse la ropa dentro. Totalmente desnudo, entró al agua ya preparada por su servidumbre. Estaba en la temperatura ideal. Se relajó cerrando sus ojos y cerrando sus sentidos. La puerta de entrada estaba lejos y no llegaba a verla desde ese ángulo.
Nada podía perturbar ese momento, no quería que ocurriera al menos, su hora de baño era intocable.


Última edición por Gilgamesh el Miér Dic 22, 2010 1:38 pm, editado 1 vez


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Miér Dic 22, 2010 11:58 am

Finalmente se había vuelto a tumbar sobre la cama. Tan agusto estaba que sus ojos se cerraron suavemente durante unos segundos que seguidamente se convirtieron en horas. La ladrona se había quedado dormidasobre aquella cama, aunque no se había tapado y por ello había pasado un poco de frío. Cuando aún con los ojos cerrados se despertó, palpó por inercia el lugar, dándose rápidamente cuenta de que no estaba en su hogar y por eso se levantó sobresaltada. No sabía donde estaba, se encontraba un poco desorientada hasta que al final, comprendió la situación y se calmó. No tardó en sentarse sobre la cama con la cabeza agachada para luego estirar el cuello ligeramente hacia los lados. Se puso en pie e hizo los brazos y manos hacia arriba para estirarse también. La verdad es que había dormido bien. ¿Qué hora sería? Seguramente por la tarde, algo tarde. Pronto, su estómago rugió en señal de que tenía hambre, necesitaba comer. No había desyunado y tampoco comido nada de momento...

Comenzó de pronto a mirar la habitación de nuevo y descubrió una puerta que la llevaba hacia un cuarto de baño, bastante grande o por lo menos a ella le parecía la mar de lujoso. A la derecha, sobre una pequeña estantería que parecía como plata, había unas toallas prepadas seguramente para ella, junto a una prenda como abrigada y de color blanco puro, seguramente para ponérselo después de la ducha. No esperó demasiado y comenzó a preparar el agua. Se encontraba sentada en el borde de la bañera, esperando a que ésta se llenase. No tardó en comenzar a quitarse la ropa, quedándose en ropa interior mientras se recogía el pelo con un duro elástico que lo mantendría arriba durante el baño aunque era imposible que algún mechón no escapase en contra de su voluntad.

Finalmente se desnudó y se metió dentro de la bañera, notando como el agua caliente producía que supiel se pusiera de gallina. El vapor comenzó a empañar los espejos. Alzó la mano y cogió algo de jabón, con el cual jugó hasta formar algo de espuma. Hizo la cabeza hacia detrás posándola sobre una pequeña toalla y se quedó pensativa.

Lo cierto es que si no fuera por el rey ella no estaría ahora mismo en esa bañera de agua caliente y le odiaba por ello.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Miér Dic 22, 2010 1:52 pm

Sumido en las aguas tibias, recordó a la ladrona, pues nada había sucedido ese día mas allá de ese momento de exasperación. Por alguna razón, al recordarla se llenaba de ira y las aguas a su alrededor comenzaron a burbujear de manera muy frecuente. Estaba despidiendo un calor tal que el agua hervía y comenzaba a evaporarse un poco. El baño quedó totalmente cubierto por vapor, y el rey en medio con una mirada de rabia. - Esa maldita mocosa...- Pensó... pero no sabía si estaba molesto con ella o con el mismo por sus reacciones.

El vapor salía por las ventanas y el jabón dentro de la tina se deshizo por completo debido a la alta temperatura del agua. Ahora una gran cantidad de espuma y burbujas lo rodeaban. Comenzaba a calmarse y a dejar de despedir calor. Suspiró, inhaló y exhaló. ¿Que debía hacer con esa niña? Pensó en llamarla nuevamente con la pulsera, para gritarle un poco, pero no era el momento apropiado.

Se quedó en silencio unos momentos... ¿De verdad ella había preparado esa comida? Ambos la habían probado, por lo que parecía no tener nada extraño, y el rey tampoco se sentía mal... entonces por que...

Tendría que hablar con su cocinera para ver que sucedió... ¿Y si le daba mas trabajo? No, en la cocina sería un peligro. Todo estallaría en pedazos- Pensó bromeando, soltando una leve sonrisa de lado, completamente solo, mirando hacia la cascada.
En esos momentos ni idea tenía de que la ladrona se encontraba en el mismo castillo, también en un cuarto de baño mas alejado. Él la había echado pero...


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Miér Dic 22, 2010 7:45 pm

¿Por qué no podía quitárselo de la cabeza mientras se bañaba? Sólo pedía unos minutos sin tener a ese insoportable mandándole o rondándole por la cabeza sin explicación alguna. La ladrona suspiró fuertemente y acabó por lanzar la toalla al otro extremo del baño. Finalmente soltó su pelo, el cual cayó sobre sus hombros parcialmente y para luego sus puntas se hundirse en el agua. No tardó en sumergirse en la bañera hasta la altura de su nariz, dejándose arrastrar así por el resbaladizo mármol. Se hundió enteramente y luego comenzó a aplicar algún que otro producto que había allí cerca en botes bastantes llamativos pero lujosos. Olía todo bastante bien aunque... También apreció feminidad en el ambiente. Entonces, se dió cuenta de que seguramente las sirvientes lo hubiesen preparado todo para que ella oliese bastante bien, cual señorita. Sonrió levemente por el detalle, la verdad es que desde un principio habían mostrado afecto por ella y eso la hacía sentirse afortunada. ¿Ves? Con las mujeres casi nunca había problemas, normalmente eran buenas por naturaleza.. Aunque tenía que admitir qeu había cada una que, pero bueno, para Ghatta, los hombres eran infinitamente peores.

Tras enjabonarse bien y aclararse, se rodeó con una toalla blanca perla y enrolló su pelo en otra igual pero de menor tamaño. No tardó en volver a ponerse la misma ropa que afortunadamente no olía mal ni nada por el estilo, y ya que no era la hora de cenar ni nada de eso, o por lo menos no sabía si lo era o no ya que no había visto la hora que era, no se puso el vestido. Comenzó a peinarse el cabello anaranjado y se lo hizo hacia detrás aunque pronto sus flecos rebeldes se apoderaron de su rostro. Se acercóen la ventana, abriéndola ligearmente y zarandeando de forma rebelde su pelo haciendo la cabeza hacia delante para que se secara y no estuviese tan húmedo. Pronto volvió a peinarlo ya mucho más seco que antes, aunque aún húmedo claro está. Se sentó sobre la cama y se quedó pensativa hasta que de pronto, sintió un ligero pero preocupante mareo. Se tocó su estómago y de pronto éste volvió a rugir. Suspiró y entonces con el puño apretado, decidió ir en busca de la cocina.

Abrió la puerta de su habitación de forma lenta y entonces se dió cuenta de un detalle. ¿Dónde demonios estaba? Después de haber descansado y duchado, si cabeza no estaba como para recordar donde demonios estaba en ese momento. Tuvo una idea, si veía a alguna de las chicas, les preguntaría por la cocina. Comenzó a andar tras cerrar la puerta detrás suya. Los pasillos eran enormes la verdad y tan... Majestuosos que hacía que Ghatta hiciera el mínimo silencio posible por dos motivos, la admiración o sorpresa de estar en un lugar así y segundo pero mucho más importante, el no ser descubierta deambulando por ahí. No obstante, ocurrió algo. De pronto un sonido de armadura la alertó. Una armadura... ¡¿Gilgamesh?! Sí, seguro que era ese cretino. No quería verle en ese momento, seguro que le empezaría a ordenar que hiciera cualquier tontería. Debía volver a la habitación rápido pero no le iba a dar tiempo, la sombra cada vez se acercaba más y dentro de nada doblaría la esquina. Sin fijarse, se hizo hacia detrás topándose con una gran puerta que si hubiera contemplado mejor, no la habría abierto sin pensárselo dos veces para huir. Lo que no sabía Ghatta, es que el tipo que acababa de girar la esquina era simplemente un guardia, que también llevaba armadura claro, aunque eso ella no lo sabía. Estaba pegada a la puerta, con la espalda apoyada en ella y esperando a que el tipo pasara de largo, y así lo hizo.

La ladrona suspiró y entonces abrió los ojos. ¿Dónde estaba? La habitación era más que enorme, era el doble o más que la que le habían asignado a ella. No tardó demasiado en comprender de quién era esa habitación, y si Gilgamesh había pasado de largo, no entraría ahí y no la descubriría. Suspiró nuevamente por el alivio pero... ¿Cómo saldría ahora de allí? Lo mejor era tener paciencia y esperar no oir nada de nada, pues si no estaba equivocada, oía voces al otro lado o muy cerca. Se maldijo a si misma por no fijarse, sin embargo, la curiosidad hizo que pequeños pasos salieran de sus piernas y se aventuraran a avanzar por ese lugar o más bien a acercarse hacia la ventan-balcón. Observó las enormes cortinas rojas color vino que colgaban de un palo bastante ancho de madera, seguramente de alta calidad, con unas argollas bien talladas. La verdad es que la ladrona era bastante observadora para esas cosas, y esa observación tan precisa, se la había pegado Leonna evidentemente. Cuando miró por la ventana vió unas vistas más espectaculares que antes y no pudo evitar quedarse algo anodada con todo eso.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Jue Dic 23, 2010 4:47 pm

El castillo estaba completamente desierto en esos momentos. Era la hora de la siesta para algunas empleadas, y otras estaban trabajando en otro rincones del castillo. Los guardias también estaban relajados, y la mayor parte de ellos estaba fuera en los alrededores. Era una hora muy agradable donde el sol ingresaba por todos los rincones de los pasillos y salones. Uno de los guardias que custodiaba los pasillos, oyó de pronto pequeños ruidos. La causante de ellos era una maestra del sigilo, por lo que el guardia tardó en reaccionar, pensando en que era algún ave que entró sin querer. Caminó a paso moderado pero cuando llegó a la fuente del sonido... no había nadie... Miró hacia todos lados y sin comprender bien, regresó a sus labores.

Ya la ladrona estaba dentro de la habitación del Rey. Majestuosa y lujosa como ninguna otra, de una extensión sin precedentes. Tenía un techo muy bajo, lo que la hacía acogedora. Tenía una hogar a leña personal con chimenea, las mas finas telas adornaban sus cortinas y sábanas y poseía un soporte para su espada y su armadura dorada, la cual estaba colgada allí.
El Rey estaba desnudo dentro del cuarto de baño, el cual tenía una gran puerta ancha y en forma de arco, sin puertas, pero al estar en forma de "L", no se lograba ver nada. Había diferentes puertas en la habitación, mas dos puertas secretas y los ventanales.
Relajado en la bañera, Gilgamesh estaba con los ojos cerrados, acostado en un borde la inmensa bañera que mas bien parecía una piscina. Del agua salía mucho vapor y montañas de espuma y burbujas lo cubrían a su alrededor. Al escuchar unos extraños ruidos, el rey abrió un ojo, mirando hacia la puerta. Le restó importancia, pero de todos modos ya era tiempo de salir de allí, por lo que simplemente se levantó, salió del agua y tomó una toalla. Suspiró y se envolvió la cadera con ella, dejando su torso descubierto totalmente. Sin mas, se estiró el cabello hacia atrás para que no le molestara los ojos y se dirigió hacia la puerta. La atravesó, dobló el pasillo y se paró en seco al encontrarse con algo totalmente inesperado. Por unos segundos miró a la intrusa sin hacer ningún tipo de expresión. Ghatta aún estaba distraída admirando los adornos de la habitación.

Gilgamesh no sabía como reaccionar en ese momento, pues no entendía la situación... hacía horas que la había echado del castillo, y ahora estaba allí.......... en su propia habitación. Preparó una bola de fuego en su mano y la miró con el ceño fruncido. - ¿Como mierda entraste??- Le gritó con mezcla de furia y duda real. Ni siquiera tenía que mencionar palabra para que interprete su deseo: Que se largue inmediatamente de ese lugar.
Estaba a punto de echarla a las patadas pero primero quería oír que rayos quería ahora la mocosa. - ¿No estabas satisfecha lejos de mí? ¿Que quieres?- Debía ser algo importante si se había metido a su habitación. Casi se le cae la toalla por el fastidio, pero la sostuvo de forma que nada se viera. De todas formas era alguien sin pudor. Dependía de la respuesta de la intrusa si le lanzaba o no si ataque.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Jue Dic 23, 2010 5:02 pm

La ladrona se había distraído durante unos segundos con el paisaje que dejaba ver aquel ventanal tan grande, un error fatal, pues había pasado por alto a alguien, al propietario de la habitación y en realidad... De todo el castillo. Ghatta giró su vista rápidamente, por inercia hasta que le vió, se quedó quieta, pues apartar la mirada sería demasiado descarado en signo de vergüenza, y no deseaba ponerse así delante de él, odiaba mostrarse delante de él y no lo haría, por lo menos hasta que no pudiese remediarlo. ¿Qué como había entrado? ¿Que qué quería? ¿Pero éste quien demonios se creía? Ghatta se quedó mirándole a los ojos y sólo desvió su mirada para observar la bola de fuego. ¿Pero éste de que iba? Como siguiese así con las bolitas de fuego por aquí y por allá al final se quedaría sin castillo, aunque la verdad es que se había fijado que el salón volvía a estar impecable a pesar de lo visto la última vez.

- Cálmate rubiales - le soltó - Pues entré por la puerta - bufó - Y no quiero absolutamente nada de ti, sólo me he equivocado de puerta, eso es todo. Además, el único que quiere aquí querer algo de alguien ¡eres tú! Que por ello sigo aquí o que te crees ¿que es mi pasatiempo estar a tu lado? Tsé.

La única razón por la que Ghatta estaba ahí era porque él mismo la estaba reteniendo, aunque en realidad, ninguno de los sabía que las personas que estaban detrás de todo esto eran las sirvientes, y por ello, ni el rey sabía que Ghatta se había ido, ni ella sabía que el rey no había dado la orden de que permaneciera aún en el castillo hasta nueva orden; simplemente la ladrona lo había dado por hecho. Allí estaba ella, de pie, inmóvil, con su pelo mojado que rozaba ligeramente su cara aparte de estar sobre su espalda, viendo a un rey.. En casi todo su esplendor. La verdad es que pensaba haber perdido el pudor con Gareth pero al final, se dió cuenta de que no había sido así y era normal, ver a un chico dos veces en tu vida sin ropa pues... Tampoco es que arreglara demasiado. Pero no dejó que nada de eso le influyese para seguir mirándole... A los ojos. Sin embargo, se había fijado claramente en sus marcas rojas en la piel. ¿Era un símbolo o algo? Bueno, qué más daba.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Jue Dic 23, 2010 5:28 pm

La mocosa insolente aún seguía llamándolo como se le daba la gana... No tenía remedio. - Claaaro, solo te has equivocado de puerta. ¿Por quien me tomas?- No sabía de que rayos estaba hablando, si él también la quería alejada, y ella lo sabía, o al menos eso pensaba.
Le lanzó la bola de fuego a los pies para hacerla saltar o al menos moverse. - ¿Vas a decirme a qué has venido?- No le creía que se había perdido, y ahora que había sido descubierta, no la dejaría marcharse sin mas. Caminó hacia la puerta de entrada y la cerró con seguro.
- Si tanto te "retengo", ¿Por qué volviste entones, estúpida niña? Realmente necesito poner trampas mortales para que insectos como tú no deambulen por mi castillo...- Dijo con algo de desprecio. Ahora no iba a dejar que se marchara hasta que le dijera toda la verdad.

Le dio la espalda y caminó hacia un armario, de donde sacó algunas prendas simples que iban bajo su armadura. De espaldas a ella, se quitó la toalla y se la arrojó a la cara a Ghatta, la cual quedó sin ver nada por unos segundos. - Estoy esperando respuesta....- Dijo con tono severo. Ahora estaba completamente desnudo frente al armario, de espaldas a ella, seleccionando lo que iba a ponerse. Estaba demasiado enfadado como para estupideces como la vergüenza o el pudor. Era SU castillo, SU habitación, y estaba en todo su pleno derecho. Si no le gustaba lo que veía, podía darse la vuelta, no iba a andar con rodeos.

Mientras la joven hablaba, se puso su ropa y comenzó a calzarse la armadura, reluciente y perfecta. También tarea de sus sirvientes dejarla así.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Jue Dic 23, 2010 5:41 pm

Como siempre, no la creía. Ghatta apretó los puños enrrabietada y cuando el rey le lanzó la bola de fuego ésta simplemente se apartó de forma hábil, quedando en una postura de defensa con una mano apoyada incluso en el suelo. Le miró con odio levantando la vista y haciendo ligeramente sus flecos hacia atrás por el movimiento seco. Se quedó mirándole, aunque pronto se puso en pie. La moqueta tenía una marca negra y comenzaba a oler demasiado mal por lo quemado.

- Si tanto te "retengo", ¿Por qué volviste entones, estúpida niña? Realmente necesito poner trampas mortales para que insectos como tú no deambulen por mi castillo...

¿Que por qué había qué? Esto era el colmo. Encima, había cerrado la puerta con fechillo. ¿Eso a qué había venido? Ghatta estaba alerta hasta que el rey, comenzó a caminar hacia su armario para seguidamente lanzarle la toalla a su rostro. Sin embargo, Ghatta la cogió con rapidez y no tardó ni un segundo en lanzársela a la cabeza al rubiales, sin importarle que se le viera en general, todo. Encima le insisitía en que respondiese, pero qué morro tenía. Ghatta estaba enfadada y nada más lanzarle la toalla que sonó sobre su cabeza de forma "dura", se cruzó de brazos.


- A ver, imbécil, no soy yo la que está aquí de vacaciones, me largaría si me dejaras pero nooooo, el reyecito necesita tener compañía y una maldita exclava. Si no me quieres ver déjame irme a mi casa y no me des una.. ¡Estúpida habitación! - le gritó mientras daba un medio paso hacia a él aprentando el puño con resignación mientras le miraba.

Se quedó en esa posición mirándole, ¿quién se creía qu era!?


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Jue Dic 23, 2010 10:40 pm

Gilgamesh se estaba molestando con la ladrona y no se haría responsable si la próxima bola de fuego le daba de lleno en la cara. Mientras se calzaba la ropa, un aura de fuego lo envolvía, ya que se estaba enfadando. La madera del armario que tenía en frente comenzó a chamuscarse un poco. A menudo pasaban cosas así, pero los sirvientes del castillo siempre arreglaban los desastres del rey y esos pequeños accidentes. Se podía decir que eran expertos en cualquier clase de oficio, construcción, jardinería, sastrería, carpintería, etc.

De pronto, la toalla volvió a volar hacia él, pero ni cuenta se dio que se quemó y consumió por completo justo antes de tocar su cabeza. Al voltear por el olor, vio algunas brasas y rastros de tela flotando por la habitación, sin entender que había pasado.
]b]- Pero que... ¿ahora te ensañas contra mis cosas?[/b]- Replicó echándole la culpa de todo a la chica.
Al escuchar sus gritos, una vena se le apareció en la frente y apretó los dientes, esperando a que terminara para devolverle lo recibido, pero multiplicado.
- A VER IMBÉCIL, NO SE QUE DEMONIOS ESTÁS HACIENDO AQUÍ, SI YA TE ENVIÉ A TU CASA COMO TAAAAANTO DESEAS. NO SOLO TE METES EN MI CASTILLO DE NUEVO, SINO QUE BUSCAS MI HABITACIÓN Y LUEGO TE HACES LA DESENTENDIDA. Y SI, ERES UNA ESCLAVA POR LO DIGO YO Y...Y...Y....- Gritó con fuerza dando un paso también hacia ella. Trató de buscar las palabras adecuadas a lo último, pues realmente lo había tomado por sorpresa...- Y YO NO TE DI UNA ESTÚPIDA HABITACIÓN, MOCOSA INSOLENTE!- Se quedó en silencio unos segundos tratando de procesar lo que había pasado....... ¿Había dicho que le dio una habitación?

- Espera un momento... ¿Que YO te di QUÉ?- Mas calmado, hizo énfasis en esas palabras mientras mil preguntas surcaban su cabeza.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Jue Dic 23, 2010 10:52 pm

El aura del rey no le intimidaba en absoluto. ¿Qué pasa? ¿Sólo se sentía seguro alrededor de esa... Estupidez? Se quedó aún mirándole y éste se giró, bastante cabreado ya que su aura se había acentuado un poco más, mientras comenzaba a gritarle a la ladrona. ¿Cómo que él no le había dado ninguna habitación? ¿¡A quién estaba llamando imbécil!? Tampoco se iba a dejar intimidar por ese paso hacia delante, él no era nadie para ella, jamás le consideraría un rey, no se lo había ganado ante Ghatta. Ésta bufó y frunció el ceño. ¿Cómo se atrevía!? Ella había entrado ahí por error porque si lo llega a saber jamás hubiese entrado, y además no se había ido por órdenes del rey.

- Espera un momento... ¿Que YO te di QUÉ?

En ese momento, su ceño fruncido incrementó y tras quedársele mirando fijamente durante un rato...

- Bah - dijo entonces - Vete a tomarle el pelo a otra - dijo mosqueada.

Fue entonces cuando se giró hacia la puerta, por la cual podría salir en cuanto girase de nuevo fechillo. ¿Ahora la intentaba tratar como una tonta? Ella sabía perfectamente,o creía, que él la había "encerrado" en ese castillo y desde luego nadie iba a venir a rescatarla eso seguro. Si ella seguía ahí era por la simpatía y hospitalidad de las sirvientes del rubiales, y... Por recaudar dinero y recuperar el collar de su hermana... ¡Arg! ¿Por qué tenía uqe soportar a ese cretino?


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Vie Dic 24, 2010 1:09 pm

Apretó los dientes de rabia y se quedó mirándola unos segundos. Ambos estaban bastante cerca, como si fuera un concurso de miradas desafiantes.

Pensó que iba a seguir con la discusión a los gritos pero no pasó eso, sino que bajando el tono se mostró desinteresada y se dispuso a marcharse. El rey quedó perplejo, pues no se esperaba esa reacción.
- Claro, ahora vete cobarde, si ya descubriste que YO tengo razón. Tu me quieres tomar el pelo a mi diciendo estupideces.- Dijo en tono provocativo.

¿Quien rayos se creía? Lo único que le faltaba... ¿ una miserable ladrona de poca monta se metía en su habitación y era SU culpa ? Le dio la espalda con un gesto exagerado y se cruzó de brazos, de manera excéntrica y sonora para que se noten bien sus movimientos. Bufó y se quedó de pie esperando a ver que hacía la chica. De todas formas nunca podría escapar de él, pues tenía una forma de llamarla cuando quisiera.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Vie Dic 24, 2010 1:17 pm

- Claro, ahora vete cobarde, si ya descubriste que YO tengo razón. Tu me quieres tomar el pelo a mi diciendo estupideces.

Esta vez fue Ghatta quien apretó los dientes y comenzó a sopesar la situación. ¿Por qué se comportaba como si no supiese nada? Y entonces lo comprendió. Recordó como al principio de todo el rey le había dejado muy claro que ella jamás se quedaría en el castillo, por lo menos no a dormir y desde entonces siempre la había llamado y luego ella se había largado a su casa rauda y veloz. ¿Entonces por qué hoy había sido diferente? Entonces, unas risillas de mujeres le vino a la mente... Espera, no podía ser. Gilgamesh no parecía estar actuando en absoluto, estaba enfadado, y no lo estaría y le tomaría el pelo si de verdad él hubiera ordenado eso, es más, hubiese dicho algo tal que "si, ordené que te quedaras no que entraras en mis aposentos" y le hubiese echado la bronca de todo esto. Entonces, ¿por qué se había quedado? ¿Por qué las sirvientas le habían preparado una habitación? Un momento... Antes de alzar la mano hacia el fechillo de la puerta lo comprendió. Las sirvientes... Todo era un malentedido pero si el rey se enteraba de ello, podría "castigarlas" a su manera y eso no podía permitirlo, no después de todo lo que habían hecho por la ladrona. Tragó saliva, notando como su orgullo en ese momento también había sido tragado, no podía creerse que estuviese haciendo lo que iba a hacer a continuación.

Al parecer el rey no había sopesado la idea de que Ghatta creyese de verdad en la orden dada por el rey, ya que ella no actuaba y eso se notaba en cada palabra que decía.


- Tienes razón, sólo te tomaba el pelo - dijo entonces de forma seria para luego sonreir de forma juguetona, entrando en el papel - Me aburría en casita y he venido a molestarte un rato, pero me largo que me aburres.

Alzó la mano hacia la puerta y se dispuso a quitar el fechillo que liberaría la gran puerta para luego girar el pomo y salir.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Vie Dic 24, 2010 1:40 pm

Sus palabras tranquilas, aceptando la situación, solo lo cabrearon mas. Si, nada le venía bien al rey. No quedaba satisfecho con nada. Resopló de bronca, se giró y caminó rápidamente hacia la puerta, llegando antes que la ladrona y ganándole en la "carrera" por quitar la traba. Abrió las puertas de un empujón, pues eran muy pesadas, y caminó hacia afuera, sin prestarle la más mínima atención a la chica.

- BERTA!!- Gritó con todas sus fuerzas. Berta era una mujer cincuentona de medianas proporciones. Era una de las encargadas de las habitaciones junto a su hija Marianne, que estaba en pleno entrenamiento. Marianne fue quien entregó la nota a Ghatta, y la que eligió el vestido también, de entre todos los que había.

La mujer llegó corriendo. El castillo estaba tan silencioso que todo se oía claramente, además de que la forma en la que estaba construido ayudaba a que el eco perdurara unos segundos y resonara en todos lados.
Sin prestar atención a Ghatta, el rey se dirigió a la mujer. - ¿ Por qué esta mocosa sigue aquí ?- Silencio hubo de respuesta. La pobre mujer se veía algo apenada y un tanto temblorosa.
- Yo, pues... nosotras... es que... - Levantó un poco el delantal de su uniforme para taparse la boca, avergonzada. Igualmente no parecía mostrar temor sino que parecía comprender que había cometido un error a propósito.

El rey puso ambas manos en sus caderas y comenzó a mover su pie impaciente, esperando una respuesta clara. ¿Pero que acaso se había quedado todo el día allí? En ese caso... su pelo mojado... ¿ SE HABÍA BAÑADO ALLÍ ? el colmo...


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Vie Dic 24, 2010 1:48 pm

De pronto el rey se la adelantó, empujándola incluso ligeramente para apartarla. Ghatta parpadeó varias veces y oyó el rugido que echó para llamar a una de sus sirvientes. Cuando apareció, no iba sola, sino acompañada de la chica que le había entregado la nota. Se le veía asustada la verdad. Ghatta se quedó mirando durante unos segundos la situación pero en un momento en concreto no pudo aguantarse. Pronto se puso entre el rey y la sirvienta con los brazos cruzados mientras le miraba con reproche.

- Cálmate rubiales, ellas no tienen nada que ver - dijo entonces - Me aburría y vine diciéndoles que tú me habías llamado y querías que me quedase todo el día aquí así que por eso me han preparado una habitación. Siéntete orgulloso de tener un servicio tan eficaz.

Suspiró.


- Simplemente les mentí, págala conmigo no con ellas reyecito - dijo burlona.

¿Por qué? Recordaba todas aquellas veces que Leonna había dado la cara por ella cuand ohabía sido la mismisima Ghatta la que había hecho alguna maldad o travsura. Recordaba como Leonna se metía en las habitaciones con esos hombres... Y salía con la ropa desarreglada. Muchas cosas ocurrieron por su culpa y no podía permitir que estas chicas, que tanto se habían ocupado de la propia ladrona, pagasen por un error tan tonto. No le importaban las consecuencias... Además, ya había actuado por impulso y corazón y no por razón, así que... No había vuelta de hoja.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Vie Dic 24, 2010 1:59 pm

El rey no se había dado cuenta, pero la joven Marianne salió de detrás de su madre, estaba escondida pues era bastante temerosa y temía algún tipo de castigo.

Aún cuando la ladrona se puso entre ellos, no la miró, sino que apartó la vista. - LORD para ti, mocosa.- Le replicó. - Y tu eres parte de mi servicio ahora, y de eficaz no tienes NADA.- Concluyó pensando algún castigo para ella. Se calmó un poco y solo necesitó hacer una exagerada señal con el dedo índice hacia uno de los pasillos, para que las sirvientas entendieran que debían irse por allí a toda prisa a seguir con sus labores.

- ¿Ahora eres la defensora de los necesitados? ¿No irás a robarles a mis empleadas no?- Pensó con mufa, intentando descifrar por qué las estaría defendiendo, y si era verdad.... ¿Qué quería ella de él? Por algo había venido... - ¿O solo querías robar algo de mi habitación? ¿O matarme esperando encontrarme con la guardia baja?- Indagó metiendo presión en el tono de sus preguntas, como si fuese un intenso interrogatorio.

(Si no había nada que las detuviera, las empleadas se irían a paso rápido por los pasillos). Ahora volvió a mirar descaradamente a Ghatta, esperando respuesta.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Vie Dic 24, 2010 2:08 pm

- LORD para ti, mocosa. Y tu eres parte de mi servicio ahora, y de eficaz no tienes NADA.

No dijo nada. Se quedó mirándole y sintiendo como las sirvientes la miraban y la atravesaban con la mirada pensando en por qué había hecho eso. Pero no se giró hacia a ellas, se quedó mirando al rey. Le daba igual, sabía que el rey lo único que haría sería intentar ponerle de los nervios con acusaciones estúpidas y sin sentido pero se intentó relajar todo lo que pudo para que la primera frase del rey entrara por un oído y saliera por otro por mucho que le costara.

- ¿Ahora eres la defensora de los necesitados? ¿No irás a robarles a mis empleadas no? ¿O solo querías robar algo de mi habitación? ¿O matarme esperando encontrarme con la guardia baja?

Aún seguía de brazos cruzados.

- No me interesa nada que tenga que ver contigo. No eres el puto centro del universo, ¡por mucho que te lo creas LORD! - respondió.

Se quedó allí inmóvil mirándole. La verdad es que sus palabras le habían jodido y ahora mismo quería irse, no quería recuperar el collar de su hermana y no quería su estúpido dinero. Es más, estaba apunto de gritarle que se metiera las monedas, todas y cada una de ellas, por el mismísimo culo y la dejase tranquila de una maldita vez.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Sáb Dic 25, 2010 5:52 pm

Otra vez con su insolencia. El rey estaba que estallaba. Mas a lo lejos podía verse a muchas de las sirvientas en un muy mal intento por esconderse tratando de escuchar la conversación y ver lo que sucedía. Chusmas si las había...

- Si no te interesa nada que ver conmigo, no entiendo que haces en MI habitación. Si encima te han preparado la tuya sin mi consentimiento, vaya, cada vez te pareces mas a una princesa ¿eh?- Dijo en tono despreciativo, pues sabía que era alguien a quien no le interesaba el dinero o los lujos. - Seguramente es la primera vez que te lavas el cabello... tsk, ahora que has probado algunos lujos, no querrás irte jamás, lo que me faltaba.- Farfulló molesto, entre dientes. Seguía murmurando quejas en voz baja, casi para si mismo, mientras le daba la espalda y entraba a su habitación, sin cerrar la puerta, dejando a Ghatta sola en el pasillo.

- Y sí soy el centro del universo, ladronzuela de segunda mano! Estás mal informada!- Gritó desde dentro de la habitación, sin que se viera lo que estaba haciendo. Las sirvientas se acercaron por detrás, impidiéndole el paso a Ghatta. La miraban con desconsuelo, pidiéndole perdón con la mirada por el mal rato pasado. Algunas intentaban justificar la actitud del rey y rogándole a la ladrona que no se vaya y que no se enojara.

Gilgamesh terminó de ponerse su armadura y se peinó como de costumbre, hacia atrás. Aún no había salido de la habitación.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Ghatta el Dom Dic 26, 2010 2:58 pm

Oyó sus palabras, sus estúpidas palabras pero otra vez no dijo nada, por lo menos de momento. Pues si no fuera porque se acababa de dar la vuelta y girado hacia su habitación para entrar en ésta, Ghatta seguramente le hubiese dado una patada en todos sus cojones. ¡Será gilipollas! ¿Quién coño se cree? La ladrona estaba sumamente enfadada, se daba cuenta de que no había nada humano en él, que era sólo un niño malcriado y engreído que no tenía otra cosa con la que jugar que no fueran estúpidos peones. Observó la reacción de las sirvientas y como éstas le decían que por favor no se marchara, o más bien se lo rogaban. Ghatta apretó los puños con mucha fuerza no tardando en empotrar uno con la primera cosa que vió, la pared. No podía creerse que hubiese llegado a este punto de humillación y todo por las sirvientas que no conocía. En realidad, se había metido en un fregado ellas solita y no entendía por qué, eso le pasaba por confiar en la gente, en las personas de su alrededor que jamás harían nada por ella. Seguramente las sirvientas habrían estado actuando todo este tiempo, simplemente por orden del rey... Seguro que él estaba detrás de todo esto.

Se metió la mano en el bolsillo con rabia y las miró, su hermana Leonna jamás le pediría que se degradase tanto, no por algo así. Estaba segura de que ella comprendería el por qué no había seguido adelante con su "misión", si... Seguro que cuando volviese y se lo explicase lo entendería. No tardó pues en lanzar la pulsera con rabia a través de las chicas cayendo ésta por el suelo con fuerza y arrastrándose hasta parar por haberse chocado con uno de las patas de la gran cama.


- ¡Vete al puto cuerno, gilipollas!

Y en ese momento cogió a una de las sirvientas por la mano, no a las más joven pero tampoco era tan mayor como las demás, le dijo que le indicase de donde estaba su habitación por si se volvía a perder y ésta lo hizo, no tenía más remedio pues veía a la chica muy enfadada. Intentaba no hacerle daño en el arrastre, pero no podía contener su ira. Pronto estuvo en su habitación y no tardó en coger el saco de dinero que estaba sobre el vestido. Miró éste de reojo, pero lo despreció. Miró de nuevo a la chica, como con decepción, decepción por no haberla defendido en ningún momento como ella misma había hecho, dejando que el rey se burlase de ella y la insultara delante de todo el mundo.

- Sácame de aquí. - le dijo de forma seca a la chica.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Gilgamesh el Dom Dic 26, 2010 11:17 pm

Las palabras de la ladrona solo empeoraban la situación. El rey vio como la pulsera rodaba hasta la pata de su cama y lanzó un golpe hacia la pared, de rabia. La pared se rompió un poco y algunos pedazos cayeron al suelo. - YA APRENDERÁS A RESPETARME !!- Gritó al final, regresando a donde podía ser visto y cerrando las puertas de la habitación fuertemente. No se volvió a saber de él durante el día.

Ghatta se dirigía con el séquito de sirvientas a su habitación. Una de las pobres mujeres iba tomada de su mano, sin saber que hacer o que decir. Las demás hacían algunos gestos y sonidos de lamento mientras la seguían. Por alguna razón le tenían aprecio a la ladrona, seguramente porque, como era la primera mujer en estar tan cerca del rey, le veían algún tipo de futuro, o como la chica que pudiera cuidar de él. A pesar de todo, las sirvientas mayores lo veían con ojos maternales. Y todas ellas eran muy novelescas...

- Señorita! Por favor! No se vaya así, sabe como es nuestro rey!- Le pedían algunas entre ruegos, pero bien sabían que era en vano. A veces Gilgamesh podía ser realmente desagradable.... ¿Como que a veces? Siempre.
No podían culparla por querer irse de allí, simplemente la miraron con lago de congoja y dejaron que tome sus pertenencias de la habitación.
Marianne tenía lágrimas en los ojos, se sentía mal por no haber dicho nada, pero no quería llamar la atención de Gilgamesh, ella era mas de perfil bajo y no quería problemas, mucho menos con el rey.
- Y... yo... perdón...- No sabía que decir. Se sentía tan avergonzada que solo miraba el suelo, algunas gotas cayeron sobre la madera mientras sollozaba. Las sirvientas mas experimentadas hablarían con el rey sobre la situación, explicándole lo sucedido, pues las mas jóvenes no se animaban.

El sol ya estaba cayendo cuando Ghatta apenas salió del castillo. Algunas sirvientas entraron al cuarto y vieron el vestido aún en la cama. Se sintieron algo decepcionadas de no poder verla en la fiesta, y por primera vez, la mas joven tomó una decisión por sí misma. La miró a Marta, la cual comprendió de inmediato y asintió con la cabeza con una sonrisa, y se puso en marcha.
Así como estaba salió por la puerta principal tan rápido como podía, levantándose un poco su uniforme para moverse mejor. A través de las calles y negocios, siguió a la chica hasta su hogar, sin ser vista. Fue un trabajo arduo, el primero como "espía".
Por suerte no fue descubierta, y consiguió la dirección de la ladrona. La pobre Marianne volvió al castillo ya entrada bastante la noche, agotada.


[Fin de escena]


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el gato se mete en la cocina... Solo el desastre se avecina.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.