Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


Yao-Shang

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Yao-Shang

Mensaje por Yao-Shang el Lun Nov 15, 2010 10:40 am

- Apodo: "El Mono Borracho"

- Nombre: Yao-Shang
- Fecha de Nacimiento: 07/11/944
- Edad real y la edad que aparenta: 56 años / Aparenta 30 cuando toma la poción.
- Sexo: Sí, por favor... D-Digo... Masculino, por supuesto


- Raza: Humano
- Clase: Luchador
- Empleo: Luchador / Ladrón / Bardo / Loquehagafaltaparaganarseelpan

- Bando: No fuma de eso.

- 3 Habilidades:

~· Puños de hierro: Sus manos, sobretodo sus nudillos, son especialmente duros y le permiten ejectuar un golpe muy contundente que, en caso de propinar sobre algún punto vital, puede dejar inconsciente o muy herido a su oponente. Asimismo, puede soportar varios golpes puesto que sus manos tienen bastante rudeza.

~· Mono Borracho: Domina a la perfección este estilo de lucha cuerpo a cuerpo, que incluso puede combinarse con la utilización de elementos que se encuentren a su alrededor (palos, cuerdas, botijos, sillas de madera...), con lo que es bastante ágil. Para poder desplegar sus habilidades en este estilo en todo su esplendor ha de beber vino.

~· Viejo zorro: Tanto en su apariencia de joven mozo como en su real vejez Yao-Shang sabe cómo engatusar, tramar, enredar, confundir o burlar según le convenga. Su labia siempre logra captar la atención como mínimo y su arte engatusadora suele darle muy buen resultado.

- *3 Debilidades:

·~ Sin abstinencia: En caso de que la calabaza de Yao-Shang se quede sin vino, normalmente tratará de conseguir más o huirá en caso de que esto no sea posible. El vino es quien hace fluir sus movimientos de lucha así que sin él le cuesta mucho concentrarse. Además, padece una ligera alcoholemia dado que lleva mucho tiempo bebiendo, y si pasa más de un par de horas sin beber su cuerpo comienza a temblarle y se vuelve muy débil.

·~ Claustrofobia: No soporta estar en sitios cerrados, por lo que siempre procura estar en lugares amplios y duerme a la intemperie casi siempre. Desde que fue esclavo no puede estar en sitios pequeños y le da pánico la simple idea de estar maniatado. Puede sufrir espasmos musculares, ligera demencia, alucinaciones o desmayos en caso de estar encerrado.

·~ Vejez inevitable: Cuando Yao-Shang deja de ser joven es incapaz de luchar aunque sí de defenderse levemente. Pierde mucha parte de su agilidad física y mental y si hace mucho esfuerzo podría sufrir un ataque al corazón. Además, recordemos que el efecto de la poción dura entre tres y cinco días, de manera que no puede conservar su faceta joven más de ese tiempo y ha de esperar dos días como mínimo antes de realizar otra toma de la poción.

- Descripción física: Yao-Shang es un anciano bastante entrado en edad, eso denotan su cabellera y barba blanquecina y su arrugada piel. Tiene los ojos grisáceos. Anda bastante encorvado ya que el paso del tiempo le pesa y camina y habla muy despacio, como si meditara cada acción o palabara millones de veces antes de cometerla. No obstante, es bastante agilidoso para la labor a la que se dedica desde hace más de treinta años: robar. Fingirse más débil e inocentón de lo que en realidad es le propicia los más descarados hurtos de aquellos que, confiados y poco precavidos, se muestran amables y le tienden la mano.

En su faceta de hombre treintañero, Yao-Shang es todo un pícaro seductor ávido de flexibilidad, agilidad y destreza que combina todas estas habilidades para involucrarse en combates remunerados contra hombres de poca monta y también para robar. Habla más fluida y rápidamente aunque con las mujeres utiliza un lenguaje más sutil y pausado. Su fibroso cuerpo de antaño le proporciona un índice de logros bastante alto, tanto en sus hurtos y combates como en lo que al trato con mujeres se refiere. Sus cabellos siguen siendo algo blanquecinos, aunque más bien con tonos grisáceos. Sus ojos son castaños.

Spoiler:

Anciano (original)

Spoiler:

Joven (con la poción)


- Descripción psicológica: Orgulloso, seductor, irresponsable y parlanchín son sólo algunos de los adjetivos que calzan con su personalidad. Yao-Shang siempre antepone su integridad y beneficio a la de los demás, pero ello no quiere decir que sea siempre corrupto o egoísta. En ocasiones suele ser un tanto manipulador, pero lo hace más por inercia que por premeditación, y es que tiene una labia innata que muchas veces le ha salvado el cuello y que no duda en usar siempre que lo necesite. Su astucia e ingenio son encomiables, aunque su pereza y dejadez dejan mucho que desear.

Yao-Shang es todo un Don Juan: tiene un indiscutible atractivo cuando es joven, de modo que le es fácil conseguir favores por parte de las féminas, llamar su atención o incluso engatusarlas de alguna forma para lograr sus propósitos.

- Gustos: Le gusta beber y sentarse bajo la luz de la Luna o del imperioso Sol del amanecer. Suele distraerse tocando una flauta hecha con cañas de bambú por él mismo, aunque también se deleita contemplando a las hermosas campesinas o mercaderas trabajar. En efecto, las mujeres y el vino son su perdición y su más intenso placer.

Sin embargo, los años no perdonan y, cuando no bebe del Elixir de la Juventud que le proporciona la bruja Vradamea, tanto su físico como su carácter maduran drásticamente. No goza de tanta fluidez como antaño y sus capacidades de seducción quedan más que mermadas, aunque sigue conservando esa innata picardía gracias a la que puede comer cada día. Le sigue gustando tocar la flauta o reflexionar en la oscura noche o el clareciente día, y tampoco ha perdido su gusto por el buen vino, mas su perdición ya no son las mujeres sino la Muerte. A pesar de poder gozar de juventud durante unos días, Yao-Shang sabe que eso no le dará esquinazo a la Parca, que lo observa cada día y espera el momento oportuno para llevárselo.

- Disgustos: Los sitios cerrados, la Muerte

- Historia: Yao-Shang siempre fue un apuesto joven ávido de conocimiento y diversión. Su gusto por la música, la bebida y las doncellas hermosas se manifestaron desde que era apenas un crío de ocho años de edad. Fue criado y educado por una familia religiosa y conservadora, pero nuestro protagonista tan sólo heredó de ellos la pasión por los manuscritos y libros de texto. Siempre fue la oveja negra de la familia y, al ser hijo único, ello hacía más difícil la conviencia y, sobre todo, la posibilidad de que Yao-Shang pudiera batir las alas y forjarse su propio camino.

A petición de su difunta madre, quien se lo hizo prometer antes de morir de una extraña enfermedad (tuberculosis), Shang se convirtió a Monje a los diecisiete años de edad. Predicaba en las lejanas tierras donde el Sol se pone más temprano y sale por el Este, su hogar, a las gentes de su ciudad, sobre todo a los niños. Sin embargo, aquello no duró mucho pues no tardó en abandonar el hábito... Aunque no por propia decisión o, al menos, no toda.

Nuestro joven y promiscuo monje tuvo un desliz con una joven y guapa doncella, hija de unos campesinos, que le costó el destierro. Se libró de una condena a muerte gracias a aquella muchacha que, prendida de amor por él, aseguró que lo había engatusado y engañado para que la tomara. La historia cuajó entre las gentes, por lo que Yao partió hacia occidente, algo nostálgico, sumamente agradecido con aquella joven que lo salvó de la Parca (y que seguía prendada de él), pero tremendamente entusiasmado con la idea de por fin poder andar su camino. Fue de ciudad en ciudad robando para poder comer o tocando su flauta por las calles, aunque ésto último menos beneficios le reportaba. También aprendió el arte de la lucha de mano de un viejo de Oriente que le enseñó el estilo Mono Borracho. Así pasó los siguientes treinta años de su vida, hasta que robó a quien no debía...

Un marqués de no sé qué fue su piedra en el camino (en realidad, tuvo más de una, pero ésta se llevó la palma), pues lo pilló infraganti mientras robaba sus joyas. Fue apresado y encerrado en los calabozos, aunque tras varios meses sin agua ni comida lo sacaron para convertirlo en un esclavo de aquella rica familia. Ni qué decir tiene que el trato no era para nada gentil ni compasivo, amén de que la comida tampoco fue mucho más abundante, más bien eran las sobras de sus amos. Era tratado como a un perro y ni siquiera su mal estado o ya madurez física lograba contener la mano de aquel que le azotaba o apaleaba.

Pero, por suerte, su destino cambió tras nueve años de insufribles maltratos. Una noche en que lo habían mandado a por leña al cobertizo, Yao-Shang se encontró con una mujer, ataviada con oscuros ropajes y poseedora de azabaches cabellos y ojos. Ésta le propuso un trato: si le daba un poco de su sangre, ella le concedería el don divino de la Juventud Eterna. El hombre no lo dudó ni un instante. Se propinó un corte en la muñeca derecha y dio de beber su sangre a aquella bruja. La mujer, que se presentó como Vradamea, le traicionó. Le daría el Elixir, sí, pero no de la Juventud Eterna. Yao-Shang no tardó en comprobar que su juventud apenas duraba unos cinco días como mucho. Sin embargo, aquello le valió para poder huir de aquel malvado lugar y llegar hasta una ciudad cercana.

Furioso, Shang fue en busca de aquella arpía que lo había manipulado. Vradamea demostró ser una mujer cruel e interesada, además de inteligente y hermosa, todo hay que decirlo. Ella sentenció los términos de aquel trato que había hecho con él: si quería más Elixir de la Juventud debía entregarle un poco más de su sangre. De manera que, cada vez que el hombre iba a reclamar un frasco de Elixir, Vradamea obtenía su ración de sangre. Ese fue el pacto, que siguió vigente dos años después. La bruja no tenía un hogar establecido, por lo que allá donde fuera el anciano iba ella, acechándolo a lo lejos, siempre esperándolo en el más apartado y sombrío lugar que hubiere en cada ciudad o pueblo.

Yao-Shang siempre estaba viajando cuando gozaba de su juventud y habilidades de antaño, por lo que es un hombre/anciano nómada que se gana el pan hurtando a quien se le cruce por delante o luchando a cambio de unas monedas. Así fue como llegó a Arcadia, la gran y próspera ciudad de la que había oído hablar en cada parada que había realizado durante esos años. Sin duda, aquella ciudad tenía bastante que ofrecerle.

- Objetivos en la vida: Disfrutar todo lo que pueda de la efímera juventud que le da la poción de la bruja.


- Mentor: Ghatta

- Manga/Anime/Videojuego: ~· Apariencia anciano: War of Genesis III ·~ //~· Apariencia joven: Lost Odyssey // Dead or Alive 3 ·~
- Nombre original del personaje: ~· Apariencia anciano: Dr. Sigmund ·~ // ~· Apariencia joven: Kaim Argonar // Brad Wong ·~

"Cuidaré la hortografía" ¡Perdón, "ortografía"!


Última edición por Yao-Shang el Mar Nov 16, 2010 9:26 am, editado 1 vez
avatar
Yao-Shang
Luchador
Luchador

Elemento : Tierra
Raza : Humano
Mensajes : 96

Edad : Estoy en la flor de la Vida

Volver arriba Ir abajo

Re: Yao-Shang

Mensaje por Gilgamesh el Mar Nov 16, 2010 1:48 am

Ficha aceptada y cerrada. Bienvenido a las tierras de Arcadia.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.