Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


Asómese quien pueda

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Sáb Mayo 03, 2014 10:13 am

- Cada noche. Te esperaré, Elsa - era lo que Jack había dicho noches atrás, durante la última luna llena.

El caelum no cesaba de recordarse a sí mismo pronunciando aquellas palabras, pues de otro modo no se veía capaz de cumplirlas. Si había dicho que esperaría, debía hacerlo. La primera noche había resultado relativamente sencilla, pues imaginaba que a Elsa no le sería tarea fácil poder escapar dos veces seguidas, de modo que no esperaba atisbar el copo de nieve en el claro del bosque. Sin embargo, la segunda noche no se movió de la copa del árbol más alto, ansioso por dar con la señal que volvería a reunirlos. Sus ojos permanecieron fijos en aquella zona, escrutando hasta el más mínimo centímetro con la esperanza de dar con el copo de nieve. Pero fue en vano.

Aquella era ya la tercera noche, y comenzó igual que las demás, salvo que una terrible sensación parecía devorar el interior del peliblanco, una sensación hasta ahora desconocida para él, pero que podía fácilemente compararse con una piraña famélica. ¿Lanzaría el copo de nieve? Quería verla. ¿Aparecería aquella noche? Deseaba verla. ¿La vería aquella noche? Necesitaba verla.

Incapaz de mantenerse quieto durante un segundo más, Jack Frost alzó el vuelo, meneando todo el árbol a su marcha por culpa de la fuerza del impulso. Su cuerpo, cubierto por la capa marrón, surcó el cielo estrellado a rauda velocidad, abandonando el bosque en dirección a la ciudad de Camelot. Desconocía donde se encontraba la vivienda de Elsa, pero las ganas de verla eran tan fuertes que la idea de pasar horas entre ventanas en su búsqueda no le parecía desalentadora en absoluto. Además, contaba con la ventaja de conocer la posición social de su familia, de modo que bastaba con centrarse en las mansiones y palacetes de los nobles que habitaban en la ciudad.

Si bien hacía ya varias horas que reinaba la noche, no todos los habitantes de Camelot dormitaban. En su periplo a través de ventanas y vidrieras, Jack se topó con presuntuosos banquetes para el deleite de los invitados, con ancianos en compañía de un libro o de su fiel mascota, con hermanos jugando a esconcidas de sus padres o con amantes de los que enseguida el caelum apartaba la vista. Pero, ¿dónde estaba la muchacha de blancos cabellos y ojos cristalinos en los que el joven deseaba sumergirse una vez más? Jack no sabía si habían pasado horas o apenas varios minutos, pero... la encontró.

A través de una ventana en una torre, la vio. Desde lejos, levitando en el cielo, el alivio que sintió el caelum al contemplar aquel rostro ajeno a su presencia, le provocó una sonrisa de oreja a oreja. Jack apoyó la cabeza en su cayado, al que sus dos manos seguían aferradas, y la observó maravillado, desplazándose por su habitación con el alma puesta en sus quehaceres.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Dom Mayo 04, 2014 5:04 pm

Aquella noche lo había cambiado todo.

Desde el encuentro con aquel muchacho, su percepción de escaparse había cambiado completamente. Ahora, su principal motivo para escaparse no era sentir el viento en sus mejillas y cabello al galopar y tampoco, o no principalmente, era contemplar aquella luna blanca en el inmenso cielo oscuro... Ahora quería escaparse para poder revivir todo lo experimentado aquella noche. No obstante, a pesar de querer hacerlo con todas sus fuerzas, le era imposible desafiar tanto a sus padres y cuando se iba, siempre era estando segura de que su cuartada era bastante firme y de que además, ellos no se darían cuenta y sin embargo ya habían pasado tres días desde que le había visto. Sus padres se habían empeñado en hacerle olvidar lo experimentado sin tan si quiera saberlo, pero aún podía sentir el roce de su hielo en su mejilla si se la palpaba, aunque quizás no de forma literal.

Aquella noche sus padres tenían una cena importante con otros nobles, seguramente por algo de acuerdos territoriales, algo a lo que ella no prestaba mayor interés. Había cenado junto a ellos pero en cuanto pudo, se disculpó retirándose a sus aposentos aunque, lejos de irse a su habitación, se dirigió hacia la torre en donde se encontraba la biblioteca de la familia.

Los nobles no tenían por qué ser los más aducados, ni los más listos y mucho menos, los más ordenados. A Elsa le gustaba subir y ordenador los libros por categorías, sobre todo cuando trataban de la familia, le gustaba leer sobre su pasado, aunque normalmente solía ser muy monótono, pues las generaciones no habían cambiado tanto, no por lo menos que ella supiese... Se acercó pues con el candelabro encendido con tres velas hacia una pared en donde encendió otra vela más que iluminaba desde más alto mejor la pieza. Se dirigió hacia una estantería de libros viejos y posó el candelabro en una pequeña mesita pero alta, a su lado. No tardó en sacar unos cuantos libros, llenos de polvo. Dejó la pila sobre la misma mesa y comenzó a cogerlos uno por uno, dándose cuenta de que eran libros antiguos de contabilidad teniendo prácticamente todos ellos el mismo tamaño y grosor.

No obstante... Uno era diferente.

Aquella cubierta azul llamó su atención. No tenía título, no había nada en la portada más que polvo y marcas de haber estado contra otros libros. Lo observó de costado, viendo las páginas amarillentas y con algo de moho, seguramente por el paso de los años. Se giró quedándose de frente a la ventana pero con su mirada perdida en el libro aún. La curiosidad aumentó en cada rincón de su mente y sus dedos jugaban por los bordes del propio libro, llenándose incluso de polvo sus yemas.

Iba a abrir finalmente lo que parecía un libro cuando sus ojos fueron más allá de éste, centrándose en la ventana y viendo a lo lejos a alguien. En un momento eso no logró chocarle hasta que rápidamente su coherencia le dijo que en aquella torre, era imposible estar frente la ventana. Su cabeza pronto volvió a mirar hacia delante sosprendida, asustada, curiosa, quizás un poco de todo y pronto caminó rápidamente hacia la ventana dejando aquel libro de lado, pegándose al cristal.

- ¿Jack? - su voz chocó contra el mismo vidrio, creándose un pequeño vaho por el frío de la sala que no había sentido por el momento.

Sus ojos se abrireron con emoción, esperando haber visto bien..
avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Lun Mayo 05, 2014 2:57 am

A través de la ventana, el ángel de cabello blanco seguía observando a la muchacha de noble cuna, amparada por el calor y la luz aquella habitación en lo alto de la torre. Sus gráciles movimientos la llevaban de un lado a otro de la sala, tomando varios libros de las estanterías que rodeaban todas las paredes. Desde su posición, Jack no podía distinguir los títulos de los libros (y nisiquiera su estado polvoriento), pero tampoco es que tuviera ojos para ellos. Además, sabía lo que eran las letras, pero la única vez que había tratado de leer un libro había congelado las páginas, de modo que ni siquiera sabía si era capaz de ello o no.

Su mirada ensimismada se desvaneció por completo cuando vio que Elsa reparaba en su presencia. Durante un instante le invadió el pánico, pues por un lado no sabía si la joven aceptaría su presencia y, por el otro, si la metería en un buen lío sólo por estar allí. Sin embargo, en cuanto contempló aquella sonrisa, todas aquellas dudas se esfumaron sin dejar rastro, dando paso un corazón de latido intrépido.

Al ver cómo Elsa posaba la mano en la ventana, Jack emprendió el vuelo hacia ella, dejando una estela de escarcha a su paso. Se detuvo frente al cristal y durante un instante sólo pudo admirar su rostro desde esa corta distancia, hasta que reaccionó y sonrió suavemente.

El caelum deseaba que la chica saliera, pero era consciente de que no era posible. Por esa razón no se atrevió a pedirle que abriera la ventana, por mucho que quisiera, así que se limitó a posar la mano al otro lado de la ventana, generando un rastro de hielo que trepó por todo el cristal. Aquello no tenía nada que ver con sentir el contacto de su piel, pero tenerla tan cerca ya le hacía sentir menos soledad.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Miér Mayo 07, 2014 2:08 pm

Por un momento temió que no fuera él, pero en cuanto le vio acercarse el vaho volvió a chocarse contra el cristal por el suspiro emocionado de la misma Elsa, casi no se reconocía a sí misma, pero aún no se había dado cuenta. La mano de Jack se posó justo donde estaba la suya, creando un contacto imaginario aunque podía notar el cristal totalmente frío e incluso notaba sus dedos humedecerse. Le vio allí, levitando, al otro lado del cristal y su corazón latió nerviosamente de nuevo. Quizás un poco por todo, por él, por la travesura de que alguien le visitara de aquella forma, por lo que su mente pensaba hacer a continuación...

Quería abrir la ventana, pero ella no disponía de la llave en ese momento, aunque seguro que no tardaría en ir a buscarla. No obstante, quería saber sobre él así que no tardó en, con su mano diestra, ya que era la zurda la del cristal, comenzar a escribir con nieve palabras en el mismo vidrio, para comunicarse con el muchacho.

Iba despacio, intentando generar una escritura clara y legible ya que debía hacerlo al revés para que Jack lo leyese.

- ¿Qué tal estás? - escribió primeramente - No he podido escaparme - y a continuación dibujó una cara triste, aunque ella sonreía por la experiencia de hacer eso.
avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Jue Mayo 08, 2014 12:34 pm

A medida que la escarcha reptaba por el frío cristal, la sonrisa del caleum se ensanchaba. Al otro lado del cristal, Elsa repetía sus gestos como si se encontraran frente a un espejo: sus labios también mostraban una felicidad genuina y sus ojos azules parecían brillar y resaltar sobre su pálida piel. Así, toda duda sobre la inconveniencia de la presencia de Jack allí pareció disiparse. Puede que no pudieran repetir lo que había ocurrido hacía tres noches pero... tenerla enfrente era más que suficiente.

El cristal era muy grueso para aislar bien el interior de la morada del frío y del ruido del exterior, de modo que resultaba imposible que se escucharan el uno al otro. Por ello, Elsa deslizó su dedo sobre la ventana y, con el uso de sus poderes, comenzó a escribir un mensaje para el peliblanco. Jack se encontró leyendo aquellos caracteres sin dificultad alguna y no pudo evitar sorprenderse desde que se dio cuenta de ello. ¿De modo que sabía leer? Aquello era todo un descubrimiento... Tal vez se tratara de una reminiscencia de su vida anterior. ¿Quería eso decir que sus poderes de hielo habían nacido antes de su muerte?

Aquel súbito mar de dudas había hecho que el caelum permaneciera algo inquieto antes de volver en sí, de volver a su presencia frente a Elsa. Deseaba aprovechar aquellos instantes con ella, pues ya tendría toda la eternidad para quebrarse la cabeza con misterios que llevaban más de cien años sin ser resueltos. Sin embargo, uno de ellos podría resolverse en ese mismo instante. Realmente habría podido escribir sobre la nieve siempre que se había planteado la pregunta, pero temía tanto averiguar que no era capaz no sólo de no escribir, sino de no poder pedirle a nadie que le enseñara...

Pero ahora todo era distinto.

- Quería verte así que...te he estado buscando - dibujó la escarcha sobre el cristal, y él sonrió como un niño al descubrir que sí podía escribir, aunque su semblante pasó a ponerse más serio conforme el hielo seguía escribiendo - Pero no quiero meterte en problemas.

Sin duda Jack pasaría en aquel alfeizar toda la noche si era posible, pero era consciente de las consecuencias que su presencia allí podrían suponer para Elsa.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Sáb Mayo 10, 2014 7:32 am

Sinceramente, jamás había hecho tal cosa. ¿Escribir con hielo en una ventana comunicándose con un ser de lo más especial? Quizás aún no se había dado cuenta de lo increíblemente extraño que eso era, simplemente, estaba disfrutando del momento. Leyó con atención lo que él escribía y entonces negó con la cabeza. Subrayó la primera frase del chico con su propio dedo y entonces escribió una cara sonriente, pues así se sentía al saber que él la había estado buscando.

Ante lo otro, no debía preocuparse en realidad. Quizás en otro momento sí, pero ahora sus padres estaban aún en la sala con sus invitados, seguramente presumiendo o hablando de negocios, así que ni ella misma estaba preocupada porque le descubriesen, no obstante, no quería que se quedara fuera. Ahora quería que entrase pero sabía que la biblioteca no era el mejor sitio...

Por el súbito encuentro de Jack, la chica había olvidado de golpe todo lo que estaba haciendo e incluso, el libro sin título que había encontrado... Quizás lo abriese en otro momento. Se le ocurrió una idea, no a lo mejor grande pero era una idea.

- Aquella ventana - se pegó el cristal y la señaló tras escribir - La segunda es mi ventana, espérame allí ¿vale?- terminó por escribir.

Se giró y apagó toda existencia de luz en aquella habitación, bajando las escaleras apresuradamente levantándose el bajo del vestido para ello. Sigilosamente, cruzó el pasillo hasta llegar hasta la puerta de su habitación, la cual cerró con llave nada más entrar. Se giró entonces hacia la ventana cubierta por aquella cortina azul marino y en la oscuridad, tomó el borde de las cortinas. Notó sus manos temblar nerviosas y su respiración estaba agitada por haber corrido de forma tan repentina escaleras abajo. Respiró hondo y entonces de un gesto seco abrió las cortinas, encontrándose con él y con la iluminación de la noche.

Giró la llave de su ventana y la abrió para que él pudiese entrar.

- ¿Quieres pasar? - le ofreció primero, de forma educada.


avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Miér Mayo 14, 2014 3:30 am

Elsa parecía feliz de verlo allí, es decir, ni un atisbo de preocupación sobre la severidad de sus padres parecía perturbarla, así que... ¿cómo permanecer inquieto? Por fin la había encontrado y podría quedarse cerca de ella durante todo el tiempo que aquella noche permitiera. Sentarse en el alféizar o sobrevolar el cielo eran aventuras igual de intrépidas ante la perspectiva de gozar de la compañía de Elsa.

De pronto la muchacha comenzó a escribir un nuevo mensaje. Jack se giró levemente y por encima del hombro atisbó la ventana de la que Elsa le hablaba. ¿Que debía esperarla allí? El caelum se quedó observando una sala de pronto oscura antes de hacer lo que ella le pedía.

Ni diez segundos transcurrieron en aquel vuelo que lo llevó de un punto a otro, hasta llegar a una ventana cerrada y protegida al otro lado por una gruesa cortina de terciopelo azul. Jack posó las manos en el cristal y ladeó la cabeza de un lado para otro, ansioso por que se le revelase el contenido de aquella nueva habitación. ¿Aparecería Elsa? ¿Por qué lo habría citado allí?

La cortina se abrió entonces de par en par, dando paso a una Elsa de brazos extendidos y expresión agitada. Jack esbozó una alegre sonrisa nada más verla, aunque dicha emoción fue sustituida por una curiosidad genuina al observar cómo la muchacha hacía uso de una llave para abrir aquella ventana.

- ¿Quieres pasar? - por fin pudo escuchar su voz.

Se quedó paralizado al principio. Elsa no sabía lo que suponía para él aquella invitación. Nunca antes había entrado en la morada de alguien, pues los espacios cerrados en los que se encontraba no tardaban en volverse inhóspitamente fríos. Pero ella era inmune... así que el caelum flotó y se adentró en la habitación muy lentamente con los hombros encogidos.

La verdad es que quería mirarlo todo, tocarlo todo, admirarlo todo. Mas aquella sensación era tan abrumadora que le resultaba imposible desprenderse de ese aura de cachorrillo desamparado. Por ello, tan sólo pudo levitar hasta quedar frente a Elsa, bien abrazado a su cayado. Su mirada subió lentamente hasta que se encontró con aquellos ojos cristalinos que había venido a buscar.

- Ho-hola... - musitó.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Dom Mayo 18, 2014 4:17 pm

La muchacha contempló su reacción ante su ofrecimiento, parecía dudar un poco, como si tuviese miedo así que ella dio un paso hacia detrás para dejarle un poco de espacio. Fue entonces cuando Jack aún levitando, fue adetrándose en la habitación de Elsa, quien observó como las ventanas se llenaban de escarcha, primero ligeramente y cuanto más dentro estaba, se congelaban más, se sorprendió por esa reacción pues ¿acaso no sabía controlar su hielo interno? Ella siempre lo había tenido desde pequeña, pero tuvo que aprender a controlarlo durante años hasta que por fin lo dominó casi completamente.

Ante sus palabras sonrió levemente y asintió con la cabeza, cerrando la ventana tras el chico.

- Bienvenido - se giró hacia él cerrando las cortinas tras de sí y entonces se asombró por ver como bajo el chico comenzaba a formarse una ligera capa cristalina - Oye, debes controlar un poco más el hielo o acabarás por congelarme la habitación - bromeó, señalando bajo sus pies.

Aún recordaba cuando de pequeña tocaba cualquier cosa y lo congelaba sin poder evitarlo, y también recordaba las broncas de su familia al respecto pues todos eran de elementos cálidos. Todos, menos ella. Siempre le dio curiosidad pero nunca se lo había llegado a plantear realmente el por qué de que el poder interno de su ser fuese el mismísimo hielo.

avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Lun Mayo 19, 2014 9:24 am

Elsa le dio la bienvenida cordialmente, cerrando las ventanas y también las cortinas, de modo que apenas un rastro de luz de luna lograba colarse por los huecos donde el grueso terciopelo no llegaba a crear una muralla. La habitación quedó pues a oscuras, a excepción del candelabro con el que la muchacha había avanzado por los pasillos de su morada. Las llamas de las velas titilaban débilmente ante la amenaza de aquella corriente fría que emanaba del espíritu peliblanco.

Cuando la joven bromeó con la escarcha que Jack producía, él no pudo sino sentirse culpable. No había podido captar el tono con el que Elsa pretendía tomarle el pelo, de modo que se encontró cohibido e impotente ante el hecho de no poder contener el rastro helado que lo perseguía a todas partes.

- Verás, Elsa, yo... - musitó - No puedo remediarlo. La escarcha siempre me acompaña.

Y era cierto. Nadie había tenido más tiempo que Jack Frost para aprender a controlar el poder del invierno a su antojo. Podría hacer absolutamente todo lo que le viniera en mente, desde preciosas construcciones o imágenes esculpidas en hielo hasta mortíferas ráfagas heladas. Sin embargo, tal era ese poder que su cuerpo liviano no podía contenerlo por sí mismo, de modo que se manifestaba por medio de aquella estela de escarcha que lo convertía en ese gélido ser al que nadie podía acercarse.

Nadie salvo Elsa.

- ¿Prefieres que me quede en el alféizar? No me importa si al menos... - nadie salvo Elsa - si al menos puedo estar cerca.

Tamborileó con los dedos en el aire, haciendo que todo el hielo amontonado a sus pies se elevara, dejando el suelo como antes. La brillante escarcha revoloteó alrededor de ambos peliblancos hasta crear la figura de un conejo que a ella sin duda le resultaría familiar y que recorrió la habitación de salto en salto.

Sin embargo, la escarcha ya volvía a amontonarse a los pies de Jack Frost.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Lun Mayo 19, 2014 11:52 am

Con su primera respuesta, no pudo evitar sentir algo de pena aunque... Si ella había aprendido, ¿por qué él no podría hacerlo? Es decir, quizás pensase que simplemente no podía y había desistido en el intento, pero ella estaba segura de que cualquiera podría lograrlo y con el espíritu que tenía Jack... Era más que probable que lo consiguiera.

En cuanto propuso quedarse en la ventana ella negó con la cabeza.

- No seas tonto - respondió mirando el conejo, no tardando en alzar la mano jugueteando con él y creando una zanahoria de escarcha - La verdad es que hubo un tiempo en el que yo tampoco podía controlarlo.

Su sonrisa se apagó, pero no por tristeza sino por concentración pura y dura. Creó otro pequeño conejo, algo más pequeño y con un lazo decorativo que correteaba junto al otro conejo, fundiéndose en la más espesa hierba. Cerró la mano logrando que lo había creado estallara, dejando que pareciese como si en aquella habitación, sobre ellos, lloviese escarcha.

- Pero un día, después de mucho esfuerzo lo conseguí - concluyó - Quizás... Quizás pueda enseñarte.
avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Miér Mayo 21, 2014 3:49 am

Jack ya se había girado para acercarse al alféizar cuando Elsa se negó. Una sonrisa afloró en los labios del muchacho, quien se quedó mirando cómo ella jugueteaba con el conejo de escarcha saltarín. Una zanahoria de hielo fue suficiente para que el animalillo se acercara a olisquear, tal y como habría hecho uno real.

La joven habló entonces sobre su poder, sobre el tiempo que le había costado controlarlo a su voluntad. Si bien Jack no había sido testigo de ese proceso, podía imaginarse perfectamente el calvario por el que había pasado Elsa. Dominar el frío no era cosa fácil, y mucho menos si la única ayuda con la que podías contar era con la de uno mismo. No, dominar el frío no era cosa fácil.

- Quizás... Quizás pueda enseñarte.
- sugirió entonces la muchacha.

La escarcha llovía por toda la habitación cuando Elsa pronunció esas palabras. El caelum siguió el movimiento de las brillantes motas de hielo, que cayeron al suelo para juntarse con las que desprendía su propio cuerpo. Un suspiro abandonó los labios de Jack, quien se aferró aún más contra su cayado, apoyando la cabeza en él.

- No hay nada que hacer - respondió, evidentemente abatido - No... no quiero sonar desagradecido, pero yo soy así. Un espíritu del invierno...

A pesar de lo bien que se lo habían pasado durante su primer encuentro, la verdad es que apenas sabían nada el uno del otro. Jack no había mencionado sus orígenes, tan sólo había comentado que era un espíritu. La historia de su despertar, de aprender a ser el invierno, de soportar la soledad... no estaba seguro de que confesar su pasado como caelum fue correcto. Estar con Elsa le hacía muy feliz, así que no pensaba arruinar aquel sentimiento por nada en el mundo.

- Pero cuando me vaya, me llevaré toda la escarcha conmigo. ¡Prometido! - se llevó el dedo al corazón para trazar una cruz.

Había intentado sonar más jovial para apartar aquella nube que amenazaba con ensombrecer aquel esperado encuentro. Él tan sólo quería volver a sonreír y a sentirse alegre, en compañía...
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Jue Mayo 22, 2014 12:03 pm

El suspiro que escapó de los labios de Jack logró preocupar a la joven quien ahora observaba como él apoyaba su rostro en el cayado. Tras eso, respondió que no podría ayudarle ya que, simplemente, él era así... No obstante para sus ojos no era un espíritu, iba más allá de eso y sin embargo no sabría como explicarlo en ese momento. En cuanto juró que se llevaría toda la escarcha en cuanto se fuese haciendo una cruz en su corazón, Elsa sonrió y entonces con su dedo índice le dio un toquecito donde justo se había hecho la cruz.

- Que seas un espíritu invernal no significa que no puedas dominar la magia que te rodea - comentó entonces.

Y así pensaba. Por mucho que él fuera un espíritu invernal, sino pudiese controlarlo no podría en ningún ámbito, es decir, no podría ni jugar con él. Quizás nadie se lo había explicado, quizás nadie se lo había dicho o le había dado ánimos y fuerza para ello. Ella, en parte, conocía también lo que era esa incomprensión e impotencia al pensar en al soledad que te rodea y en el camino que queda aún por recorrer, sin saber realmente si algún día llegará al final.

Alzó la mano hacia el cayado del chico, despacio para no alertarle y entonces lo agarró, sintiendo como una ráfaga de frío recorría todo su brazo derecho. Quizás ese bastón era algo más de lo que parecía o quizás la propia magia de Jack recorría ahora también su ser. ¿Y si pudiese absorber parte de su poder? Si los dos tenían el mismo quizás pudiese anularlo sin hacerlo realmente, nunca lo había probado.

El suelo comenzó a congelarse y entonces Elsa tiró del cayado para que Jack posara sus pies y dejara de levitar.

- ¿Qué has estado haciendo? ¡Cuéntame!

Estaba aburrida de su vida y además le interesaba también la del chico.
avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Sáb Mayo 24, 2014 8:14 am

Jack no dijo nada ante la siguiente frase de Elsa, tan sólo sonrió levemente cuando la muchacha lo empujó con el dedo justo en el punto donde había hecho la cruz del juramento. El peliblanco agradecía que la muchacha tratara de poner esperanza allí donde ahora sólo había desconsuelo, pero no había nada más que hacer para controlar su poder. Ella desconocía todos los detalles de su vida, desconocía los años y años y años que Jack había pasado entrenando para controlar su poder, con la esperanza de poder acercarse a los seres vivos y no estar solo. Sin embargo, albergaba tanto poder que era imposible que su cuerpo lo canalizara por completo. Tal era su maldición.

Fue entonces cuando Elsa estiró el brazo con la intención de tocar el cayado. Jack abrió la boca para alertarla y prevenirla de que no lo hiciera, pero no logró reaccionar a tiempo. El caelum estaba tan unido a su bastón que sintió cómo el frío comprimido en la madera se lanzaba a invadir aquella nueva rama.

Los ojos del caelum se abrieron de par en par, temerosos de lo que podía ocurrirle a Elsa. Sin embargo, el estado de la chica pareció no alterarse en absoluto. La única reacción evidente era cómo el hielo se extendía a través de la muchacha, extendiéndose por el suelo de la habitación, como si por un instante ambos compartieran el mismo poder.

La joven empujó del cayado hacia abajo y Jack posó los pies sobre la alfombra. Sus dedos descalzos tamborilearon sobre la mullida superficie y una sonrisa afloró en sus agrietados labios. Era una sensación muy suave, sumamente agradable...

- ¿Qué has estado haciendo? ¡Cuéntame!

Jack apartó la vista de sus pies juguetones para volver a mirar a Elsa. Parecía no haberse inmutado lo más mínimo por la presencia del poder invernal atravesando su cuerpo a través del cayado. Un poder invernal que venía directamente del espíritu de pelo blanco.

- B-bueno, yo... - seguía preocupado por aquella magia, pero si Elsa estaba bien, no debía contagiarle su escepticismo; él también quería disfrutar de su presencia - No hago mucho, ¿sabes? De día permanezco oculto... El sol me hace daño - explicó, frunciendo ligeramente el ceño - Por eso sólo salgo por las noches. No me he apartado mucho del claro por si... - se detuvo, avergonzado - Bueno, por si eso- rió-. Normalmente vuelo, exploro, juego con la nieve... Me gusta hacer muñecos.

Se sorprendió a sí mismo al escucharse confesar ese secreto. Pero en fin, tampoco debía ser un secreto si no tenía a nadie a quien ocultarlos... Por ello creaba muñecos de nieve; de algún modo, le hacían sentir menos solo. Sin embargo, su compañía no era más que una ilusión.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Miér Mayo 28, 2014 4:59 am

Siempre había pensado de forma egocéntrica que había tenido una vida dura y solitaria, pero estaba viendo con sus propios ojos que existía aún más soledad. Aquel chico había estado solo toda su vida aunque.. ¿Siempre había sido un espíritu? Elsa aún no lograba comprender muy bien todo eso, es decir lo aceptaba y respetaba pero su mente no terminaba de creérselo del todo, no porque él mintiera, sino por propia cabezonería. En el momento en que dijo que sólo salía por la noche quiso abrazarle, más bien su instinto maternal o de amistad quiso hacerlo pero no lo hizo, sería una osadía y tampoco era propio de ella.

La magía seguía entrando por su cuerpo, congelando ligeramente los huesos de sus dedos. Elsa notaba su mano rígida y sus uñas se habían tornado de un color violáceo, y aunque no sintiera frío sí que era capaz de sentir dolor si éste incrementaba mucho. No obstante, la preocupación de que él le viese así se disipó con un última frase que la sacó de sus breves pensamientos.

- ¿Muñecos de nieve? - repitió sorprendida - Siempre me ha encantado hacerlos - confesó.

Ni en sueños se habría imaginado confesar eso, sólo se lo había dicho a una persona y la susodicha ya no estaba en su vida. Volver a decir esas palabras era un gran paso para la noble, quien no tardó en separar la mano de su cayado para juntarlas, comenzando a crear una bola entre ambas que pronto se convirtió en una esfera más o menos perfecta de nieve.

- ¿Te apetece hacer uno? - preguntó divertida.
avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Jue Jun 12, 2014 3:03 am

Una sonrisa de oreja a oreja afloró en los agrietados labios del peliblanco. Su habitual porte triste y taciturno se transformó en una expresión infantil, llena de ilusión. La idea de tener un compañero de juegos le emocionaba, le invadía con tal alegría que no pudo reprimir una carcajada mientras daba una pirueta por los aires, dejando un arco de brillante escarcha a su paso. ¿Hacer un muñeco de nieve en compañía? ¡Pues claro que sí!

Al ver que Elsa ya había comenzado con el trabajo, Jack atrajo las manos frente a su pecho y todo el hielo que flotaba a su alrededor se concentró entre ambas palmas, formando una pequeña bola de nieve. El caelum empezó a girar las muñecas en todos los sentidos, como si fuera una adivina con su bola de cristal, y la nieve se fue acumulando y acumulando.

El joven alzó la vista disimuladamente de su creación para posarse en la muchacha. Aún le resultaba increíble, tenerla a penas a un palmo de distancia, no sólo soportando su presencia, sino también disfrutando de un poder que él siempre había considerado maldición. Llevaba tanto tiempo solo que le costaba creer que aquella amistad fuera real, como si fuera demasiado bueno para ser verdad. Y, sin embargo, allí estaba Elsa, forjando una bola de nieve con el simple uso de sus manos.

Al darse cuenta de que se había quedado embobado, Jack se afanó por seguir con su bola de nieve. Se había quedado tan absorto que no se había dado cuenta de las enormes dimensiones que había alcanzado su creación, así que tal vez lo mejor sería que aquella bola constituyera la base del muñeco.

- E-eh... ¿Dónde quieres ponerlo?

No sólo no había hecho un muñeco con alguien, sino que además nunca lo había hecho en el interior de un edificio, y menos aún en una habitación privada. Ahora caía en la cuenta de que hacer ese muñeco de nieve podía traerle problemas a Elsa... Bueno, él se encargaría de que no quedara ni un copo de nieve en la sala antes de marcharse.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Sáb Jun 21, 2014 6:50 am

Cada pregunta obtenía la respuesta perfecta, parecía ambos acoplarse al milímetro en cada momento. Normalmente Elsa había sido educada para complacer a los invitados, para saber lo que responder ante cualquier preguntar de forma educada, pero esta vez, no estaba siendo complaciente, estaba diciendo lo que pensaba en casi todo momento, al menos, eso sentía.

Pronto ambos comenzaron a jugar nuevamente con su poder, creando bolas de nieve. Jack se encargó de crear la base, pues la verdad es que había hecho una bola bastante grande que sorprendió a la noble. Ella por su parte, ante la pregunta del ángel, alzó su mano hacia el centro de la pieza, justo encima de una alfombra violácea que había, creando sobre ella en el momento de su señalamiento una base de nieve en donde Jack podría colocar el muñeco y, nada más hacerlo, ella colocó sobre el mismo una bola de nieve algo más pequeña que la anterior.

Dejó que Jack hiciera la última bola mientras ella, buscaba en uno de los cajones de su habitación unas pequeñas piezas negras que no tardó en encontrar. Colocó tres botones, en lo que sería el vientre el muñeco de nieve y luego dos más una vez que Jack formó la cabeza en los ojos.

Se llevó la mano al mentón y se quedó mirándolo...

- Le faltan los brazos  y la nariz.. ¿Se te ocurre algo? Piensa que no podemos salir de aquí - confesó, encogiéndose un poco de hombros por sentir el encerramiento.
avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Jue Jun 26, 2014 11:54 am

Jack no era capaz de recordar la última vez que se lo había pasado así de bien. Apenas podía contener una sonrisa infantil mientras moldeaba su bola y contemplaba cómo Elsa hacía lo mismo por su cuenta.

Los copos de nieve bailaban por toda la habitación, flotando de un lado para otro hasta amontonarse en bolas de nieves que, a su vez, se unían a otras bolas de nieve hasta crear algunas más grandes. Si deseaban hacer un buen muñeco de nieve, los dos amigos necesitarían tres: una para la base, otra para el cuerpo y la última para la cabeza.

Elsa le había indicado que podían colocar el muñeco sobre la alfombra de la habitación, de modo que el caelum hizo levitar la bola más grande hasta depositarla allí. La muchacha puso la del medio y se puso a rebuscar entre sus cajones mentras el peliblanco moldeaba la cabeza del muñeco, observando con curiosidad los gestos de su amiga. Le resultaba extraño encontrarse en el interior de una estancia, se sentía honrado y a la vez intimidado, consciente de que era un gran momento para él.

Elsa volvió y puso tres botones en el cuerpo del muñeco. Jack sonrió entusiasmado, pues él siempre había utilizado piedras. Le gustaba ver que aquel muñeco era distinto en todos los sentidos: estaba dentro, era cosa de dos, y lucía botones en lugar de rocas. ¡Era maravilloso!

- Le faltan los brazos y la nariz.. ¿Se te ocurre algo? Piensa que no podemos salir de aquí.

Es verdad, de modo que no podían traer ramas como él solía hacer habitualmente. Lo más parecido a una rama que había allí dentro era su cayado, pero si se separaba de él, era posible que no pudiera controlar todo su poder.

- ¿Tal vez yo pueda salir y traer algunas? - señaló la ventana - Tranquila, soy muy discreto.

Estaba más que acostumbrado a observar las vidas de los demás sin que nadie se percatara de su presencia.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Miér Jul 09, 2014 3:34 pm

Jack se había ofrecido para ir él solo en busca de ramas o cualquier tipo de artilugio que sirviese para el muñeco de nieve. Elsa quedó pensativa, no quería molestar con sus caprichos por así decirlo pero es cierto que, con lo que tenía en la habitación sería imposible hacer un muñeco de nieve. Suspiró y se rindió ante su mente, que buscaba cualquier opción para no tener que hacerle ir en busca de los objetos. Dejó de crear escarcha con sus manos y cerró el puño, llevándolo luego cerca de su cuerpo, demostrando preocupación.

- Está bien, pero ten cuidado y.. Vuelve rápido.

Le ayudó a abrir la ventana con cuidado y entonces se asomó por ésta, viendo que aún las luces de abajo estaban totalmente encendidas, señal de que sus padres aún estaban bastante ocupados. Sonrió ladeadamente, como si hiciera una travesura y entonces se apartó dejando a Jack espacio para que emprendiese su búsqueda.

Se giró hacia el muñeco de nieve y volvió a cristalizarlo pues, en aquella habitación, no es que hiciese precisamente frío y lo que quería, era que se conservara bien.
avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Mar Jul 22, 2014 11:40 am

Elsa se mostró de acuerdo con la sugerencia del peliblanco, aunque no abrió la ventana sin antes decirle que tuviera cuidado. Jack asintió esbozando una tímida sonrisa al tiempo que sentía cómo el corazón se le encogía. ¿Que tuviera cuidado? Era la primera vez que alguien se preocupaba por él, y la impresión de importarle a alguien provocaba estallidos en su pecho.

- Lo tendré - respondió antes de abandonar el alféizar con un salto.

El caelum se alzó hacia el cielo estrellado, sonriendo al sentir el impacto del aire contra su pálido rostro. Se le hacía raro abandonar un lugar cerrado para enfrentarse al exterior con el que compartía su existencia desde hacía un siglo. ¿Quién le hubiera dicho que alguien lo invitaría a sus aposentos? ¡A él! ¡Al frío personificado! ¡Y para crear un muñeco de nieve, nada más y nada menos! Poco a poco, su sonrisa se fue ensanchando hasta que le resultó imposible borrarla, como si estuviera grabada a fuego en sus labios.

Jack se dio prisa por dar con las ramas que necesitaban para los brazos del muñeco de nieve. Ya estaba a punto de emprender el camino de vuelta cuando recordó que... ¡también necesitaban una nariz! Por lo general, lo que se usaba era una zanahoria pero, ¿de dónde iba a sacar una zanahoria a esas horas de la noche? Él nunca había sido un vulgar ladrón, de modo que colarse a hurtadillas en alguna casa quedaba completamente descartado.

Cabizbajo, el peliblanco reemprendió el vuelo hacia la ventana de Elsa cuando, en un jardín cercano, atisbó una forma anaranjada asomando de un montículo deforme de nieve. Jack descendió y, al observarlo de cerca, comprobó que se trataba de los restos de un muñeco de nieve que debía de haberse derretido a lo largo de aquella mañana. ¡Perfecto!

- Ya no necesitarás esto, amigo - el caelum casi se sentía mal al arrebatarle la nariz a aquel montón de nieve.

Con todo en las manos, ahora sí que podía regresar a la habitación de Elsa. La ventana estaba cerrada otra vez, lo cual era normal, no sólo por el frío, sino porque si alguien la veía abierta desde abajo podría hacer preguntas incómodas. Así que Jack se acercó y llamó, golpeando suavemente el cristal.

Toc, toc toc.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Elsa el Sáb Jul 26, 2014 11:53 am

En cuanto él no estuvo en la habitación, Elsa se giró aún dándole frío al muñeco de nieve y repentinamente, sus manos pararon de darle frío. Ahora volvía a estar sola y ya no sentía esa calidad sensación en el cuerpo a pesar de estar rodeados de hielo y frío por todos lados. Había olvidado lo que era estar sola durante esos minutos y eso le asustaba pues hace tiempo también experimentó esa sensación de compañía, de júbilo, de alegría y... Todo acabó de buenas a primeras.

El sonido de la ventana logró sacarle de su ensimismamiento. ¿Cuánto tiempo se había quedado parada? Largos minutos.. Cuando volvió en si, vio los muñecos de nieve algo derretidos y entonces volvió a usar su poder para enfriarlos y recomponerlos. Dejándolos de lado, se dirigió rápidamente hacia la ventana y apartó la cortina despacio, viendo pronto el rostro pálido de Jack.

En ese instante, toda soledad se borró y una tenue sonrisa volvió a aparecer en sus labios. Abrió la ventana y le hizo pasar.

- Qué rápido has vuelto - comentó - ¿Pudiste encontrarlo todo? - preguntó curiosa, volviendo a mantener la forma de los muñecos de nieve.
avatar
Elsa
Invocadora
Invocadora

Elemento : Hielo
Mensajes : 46


Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Jack Frost el Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm

Jack se alarmó ligeramente al ver que Elsa no le abría la ventana. La cortina estaba echada, de modo que era imposible observar lo que había al otro lado. ¿Habría cambiado ella de opinión en cuanto a lo de hacer el muñeco de nieve? O peor aún, ¿y si sus padres habían entrado en la habitación y habían visto el lío que habían armado dentro?

El caelum ya se imaginaba lo peor cuando su amiga corrió las cortinas y quitó el pestillo de las ventanas. Ella sonrió al verlo, y él sonrió al verla, con tanta felicidad que parecía que llevaban años sin verse, cuando la verdad era que apenas había salido 10 minutos.

- ¿Pudiste encontrarlo todo?

- Hasta la nariz - respondió, contento.

Jack saltó hacia el interior de la habitación y estiró los brazos para enseñarle a Elsa las dos ramas y la zanahoria que había encontrado. La sonrisa de oreja a oreja plasmaba el orgullo que sentía por haber sido capaz de dar con todos los elementos. Ahora, el muñeco de nieve quedaría magnífico.

El joven se acercó a la creación y le colocó uno de los brazos allí donde tocaba, enterrando bien la rama en la nieve para que no se cayera. Después, hizo lo propio con el otro brazo de manera que quedaron todo lo buenamente simétricos que pudo.

- Te toca terminarlo - le dijo entonces a su compañera, tendiéndola la zanahoria con una sonrisa en los labios.
avatar
Jack Frost
Invocador
Invocador

Elemento : Hielo
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : Espíritu errante

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Asómese quien pueda

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.