Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


Kazuho [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kazuho [ID]

Mensaje por Kazuho el Lun Feb 24, 2014 11:54 pm

- Apodo: Carece de uno. No le gustan.

- Nombre: Kazuho

- Apellido: Shinken

- Fecha de Nacimiento: 976

- Edad real y la edad que aparenta: Posee 24 años, y los aparenta.

- Sexo: Masculino.


- Raza: Humano.

- Clase: Guerrero.

- Empleo: Soldado.

- Bando: Leal a la Corona.

- Descripción física: Midiendo exactamente un metro y setenta y nueve, posee una musculatura desarrollada, producto del constante entrenamiento y las batallas pasadas y presentes, contra enemigos reales y contra sí mismo. Su atuendo típico consiste en un traje de batalla de cuerpo completo, la síntesis de unas cuantas piezas de armamento: la pechera, de un color rojo carmesí, que se extiende desde la cintura hasta la garganta; por sobre ésta armadura, se encuentra una especie de chaqueta unida a la anterior vestimenta, que cubre específicamente algunas regiones: la espalda, los hombros, los brazos, el corazón y las costillas, dejando únicamente desprotegidas las regiones del estómago y el tórax. La chaqueta tiene unos brazales y unas hombreras metálicas por sobre la manga negra que cubre los brazos. Complementa su traje con un pantalón negro, con algunas franjas rojas alrededor de los tobillos y cercanos a los zapatos.

Su pelo es de un color marrón, que parece despeinado, con varios mechones de cabello que le caen por sobre la frente hasta la altura de los ojos, pero sin llegar a estorbarle la visión; posee abundante pelo, cubriendo parte de sus orejas y de los costados de su cara, y hasta la nuca, en la parte trasera de la misma. Sus ojos son de un refulgente color rojo, aunque a veces puede confundirse con uno violáceo.

- Descripción psicológica:

Su vida y su carácter se erigieron en base a los principios de honor y gloria, el sacrificio y la protección de los aliados, del coraje y el estricto cumplimiento de los designios de la espada y del escudo. Ha desarrollado su propio código de honor, sus propias leyes, que ha de seguir incluso en los aspectos más cotidianos de la vida. Su principal motivación reside alrededor de éste honor, que le lleva a intentar superarse a sí mismo cada vez más y más, poniéndose a prueba en combates donde pone todo su ser en juego. No posee ninguna pizca de maldad en su ser, siendo incapaz de dañar a menos que lo dañen primero; jugar sucio, con trampas y tretas oscuras no es lo suyo, simplemente le disgusta y aborrece a todo aquel que lo hace. Jamás ha mentido y jamás lo hará, considera que las trampas solo conducen por senderos tenebrosos, de los cuales es mejor mantenerse alejado.

Considera como enemigo a todo aquella persona que ose poner en duda su honor, sus capacidades o la de sus aliados, o manchar el nombre su reino o su rey, e insultar, así, todo lo que él cree. Con los enemigos es cuando sale su lado más despiadado, pero sin llegar a olvidar en ningún momento su código de honor: atacar por la espalda o por sorpresa a un enemigo desarmado no trae ningún tipo de honor, sino que es considerado una vergüenza para el guerrero, lo cual no lo hace mejor que aquel mal que combate. Defiende fieramente sus creencias y sus valores, así como lo que éstos representan.

Es un guerrero en toda norma, aunque el paso de los años le ha concebido algo de sabiduría y paciencia, de las que hace uso para controlar todo aquel impulso que intente ganar el control de su cuerpo; habla con cordialidad, elocuencia y formalidad, incluso hasta con el más irrespetuosos de los enemigos. De usar un adjetivo despectivo, tendrá unos fuertes fundamentos para hacerlo. Un alma que se enorgullece de considerarse incorruptible, con férreos ideales de justicia y honor, que ayuda al inocente y lo protege del despiadado, que cree que su espada solo se tiñe de la sangre malvada, y que si alguna vez ha de teñirse de sangre aliada, ha de ser de la suya, para evitar herir a otros.

No cree en los estereotipos, sino que alaba el libre albedrío y la posibilidad de que todas las personas, sean de la raza que sean, se formen como ellas mismas quieren. De esa forma, juzga dependiendo de la persona y sus actitudes. Dentro de las relaciones sociales, no considera tener amigos, sino gente a la que proteger con cuerpo y alma, hasta que toda la sangre de su cuerpo sea derramada. Con éstos muestra un muy fuerte sentimiento protector, genuina preocupación y algo de empatía hacia ellos, pero conociendo sus límites dentro de la relación. Es un hombre hecho y derecho, valiente y decidido, que sabe hablar y callar, escuchar y aconsejar; lo suficientemente introvertido como para no gustarle hablar de sí, pero lo suficientemente curioso como para querer saber de los demás. Puede mostrar simpático y sociable, pero todo ello depende del contexto y con quién hable.

- Gustos: Lo suyo son las batallas. El fervor, la adrenalina, el poner a prueba todo su potencial en aquel baile mortal, de espadas y escudos, de placas y golpes. Adora la competencia justa, siendo que se considera también alguien competitivo. Sabe apreciar, pese a ser un guerrero, una buena charla, una plática e incluso una discusión argumentada. Conoce un poco de todo, y le encanta aprender cosas nuevas, tanto de sus alrededores como de los demás. En contraste con las batallas, también aprecia los momentos de soledad y quietud, de paz y tranquilidad. Su mayor gusto es quizá la decisión: la gente decidida, que aprovecha el tiempo como se debe, es la que más rápido gana su afecto y, a veces, su admiración.

- Disgustos: Odia las mentiras y a los mentirosos; las artes oscuras no son de su agrado, especialmente aquellos ritos cuya única finalidad es herir a los demás. Los considera un desperdicio de potencial, que podría usarse para el bien ajeno. Los caminos del mal le son cercanos y conocidos, mas no por eso le son de su agrado.  Siente lástima por aquellos que caminan por esos senderos que no habrían de ser transitados jamás, por aquellos que han sucumbido ante las penas. No tolera que le falten el respeto, siendo eso quizá lo que accione su instinto más primitivo y violento. En un ámbito más grande, no tolera la falta de respeto en general, sea hacia quien sea.

- Extras: Se ha especializado en lucha con espada y escudo, pero también sabe manejar espadas duales, siendo que de todas formas prefiere lo primero a lo segundo. Conoce también el estilo de combate cuerpo a cuerpo sin armas, a puño limpio: no es un maestro, pero se sabe defender bastante bien, conociendo además algún que otro truco.

Aprecia las armas y armaduras de calidad. Ha estado tan en contacto con ese tipo de cosas que éstas, junto con su curiosidad, han despertado en él deseos de aprender sobre herrería.

- Historia: El honor había estado presente en su vida incluso antes de nacer: fue hijo de la batalla y el pensamiento, de la disciplina militar y la racionalización. Su padre había sido en sus tiempos dorados un caballero condecorado, cuyo nombre se había perdido mucho tiempo antes entre las páginas de la historia. Su madre, letrada y erudita dentro de lo que cabría esperar, se había encargado desde los primeros tiempos de vida del chico de enseñarle el aspecto intelectual de la vida, mientras que su contraparte en el rol familiar se encargaba de todo lo contrario. Fue instruido entonces en la sabiduría, en el pensamiento lógico y la paciencia, al mismo tiempo que se hacía un maestro en aquel maravilloso arte que consistía en golpear fuerte al enemigo hasta que se moría o, en su defecto, huía. No fue hasta una edad más adulta que entendió el verdadero significado de una batalla. Su padre, aquel veterano de guerra, simplemente creía en ello como un trabajo, un mal necesario que había que llevar a cabo para traer comida a la mesa, aunque eso pudiese significar un día no ir a cenar. Para él, luego sería una forma de vida, un código de honor, una promesa.

La vida era difícil en aquellas épocas. El reino apenas comenzaba a recuperarse de la guerra que había terminado hacía pocos años: faltaba comida, medicina y otros bienes que eran esenciales para la vida cotidiana. El ejército había colmado las calles, los soldados intentando defender a sus familias: el enemigo había atacado duro, mas finalmente había sido repelido por aquellos cuerpos que habían dado todo de sí para que los demás no sufriera. Aquella guerra no había durado mucho, mas había durado lo suficiente como para que llevase al otro mundo a mucha gente. Recuerda haber asistido al funeral, al entierro de aquel caballero, cuyos años dorados habían terminado hacía mucho tiempo atrás, cuyo nombre yacía perdido entre las páginas de una historia que no sería contada ni recordada, y que había caído en batalla para proteger a los suyos.

Tuvo que pasar el resto de su infancia y adolescencia con su madre que, azotada por un espíritu nostálgico, un fantasma de las penurias pasadas, comenzó a decaer poco a poco con el paso del tiempo. No le quedó otra al chico mas que madurar más deprisa. Su inocencia pronto se vio arrebatada ante la incesante miseria a su alrededor, ante la desdicha de sus conocidos que, como él, también perdían familiares a raíz de la falta de alimentos y medicinas. Ellos no eran ricos, ellos no podían conseguir  bienes tan escasos y codiciados. Se las arreglaban como podían, o sucumbían ante la presión. Muchos lo intentaron, pocos lograron resistir, aguantar hasta que aquella época terminase.

Se veía a sí mismo y no podía hacer otra cosa que despreciarse por ser tan inútil. Era una boca más que alimentar, que no contribuía en nada más que quejidos de hambre y dolor, y llantos amargos por las noches ante aquellos que lo habían dejado atrás. ¿Qué le esperaba a él en el futuro, siendo nada más hijo de su padre? Necesitaba resplandecer con una llama propia, sobresalir en aquella oscuridad de penas que le rodeaba. Decidió entonces hacer algo que jamás se le habría cruzado por la mente: ser valiente. Valentía: un valor tan peligroso que parecía estar reservado para unos pocos. Era un camino difícil, pero estaba dispuesto a tomarlo.

Comenzó los entrenamientos en cuanto pudo; aprendió a combatir, a empuñar la espada contra los enemigos, y a mantener el escudo en alto para proteger a los amigos, a esa pequeña compañía que todavía quedaba viva, pese a las calamidades que les había tocado vivir. Dentro de las filas del ejército, conoció otras historias y se hizo con nuevas amistades, muchas de las cuales se cortaron abruptamente por un tajo certero o una flecha precisa. Esos eran los riesgos de ser valiente. Y se había prometido a sí mismo recorrerlo hasta el final: solo así podría honrar la memoria de su padre, que había caído para que él lograse sobrevivir. Debía imitar sus pasos, debía proteger a los suyos, aunque eso significase morir en batalla. Poco a poco, sin darse cuenta, comenzó a perderle el miedo a la muerte, hasta que simplemente la aceptó como una vieja conocida, que eventualmente vendría de visita.

En la actualidad, sigue engrosando las filas del ejército, apenas como un soldado más: se honra de ser justo y leal, intentando ayudar como puede a reconstruir ese reino que fue todo para él: que le dio vida, que lo amparó de noche y que le dio consuelo entre sus calles y callejones, que le dio cobijo y lo resguardó del frío. Desea honrar la memoria de su padre, y eso solamente lo logrará convirtiéndose en el mejor soldado que pueda llegar a ser.

- Objetivos en la vida: No considera tiene un objetivo firme en su vida. Es simplemente un soldado más: va donde le mandan, hace lo que le dicen. Su intención es dar lo mejor de sí en cada respiro, en cada exhalación y en cada suspiro; proteger a los que son dañados y castigar a los que dañan. Ha sacrificado sus motivaciones personales por el bien de los demás, así que podría decirse que el bienestar ajeno es quizá su más grande objetivo.


- Manga/Anime/Videojuego: Tales of Xillia
- Nombre original del personaje: Gaius
avatar
Kazuho
Guerrero
Guerrero

Elemento : Acero
Raza : Humano
Mensajes : 48


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Kazuho [ID]

Mensaje por Administrador el Mar Feb 25, 2014 12:59 am

Ficha aceptada y cerrada. Bienvenido a las tierras de Arcadia.


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
Administrador

Elemento : Hielo
Mensajes : 89


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.