Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


Demonio y secuestro

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Miér Sep 11, 2013 8:19 pm

Había salido cerca de la tarde, para cuando estaba llegando al lugar deseado el sol ya se ocultaba por el horizonte, habiendo desaparecido casi por completo, a excepción de unos leves rayos que aún indicaban su presencia... En menos de media hora habría anochecido. Se encontraba allí para estudiar las ruinas, o mejor dicho, para despertar algo dormido en las mismas, algo ya olvidado como tantas otras miles de historias enterradas y olvidadas.
Tras unos minutos andando y con el sol casi habiendo desaparecido por completo llego a la entrada que estaba plagada de runas y escritos, deslizo su mano por la misma... Notando el relieve de aquellas runas y su formación... Eran antiguas, de ello no cabía duda, y por lo tanto su historia posiblemente fuera real, fuese la que fuese. Por suerte sus amplios estudios como demonio, mago y nigromante y de las runas y escritos élficos, sacadas del tiempo que vivió con ellos le ayudaron rápidamente a entender lo que ponía y le confirmaba asi que ese es uno de los lugares vitales para el gran ritual que esta realizando a lo largo de toda Arcadia.

Pero esa vez tiene algo de igual de importancia, porque cuando la locura se apodera de el se encapricha y tira todo al diablo, no puede evitarlo al ser un alma tan torturada y de tanta maldad, tanto asi que la maldad propia y ajena lo sobrepasa y de desborda a niveles insospechados. En aquella ocasión sobre un altar de piedra yace el cuerpo de una demonio que conoció no hace mucho, yace ella dormida de forma sobrenatural por lo que ni se ha enterado de donde esta ni como llego allí.


El esta sentado ahora junto a ella, observándola con lujuria, con deseo, con soberbia entre muchas otras cosas mas, su locura le choca y golpea con múltiples y fugaces sensaciones a la vez sin darle descanso. Con su mano izquierda acaricia el pecho de esa bella mujer de origen infernal, con la yema de su dedo indice y mayor suavemente acaricia la unión de sus senos como si se tratara de un amante atrevido que fuera a despertar a su compañera, aunque el solo lo hace por instinto, sin pensar en nada en lo absoluto ya que su locura no lo deja pensar con claridad.


Última edición por Cripson el Miér Sep 18, 2013 4:47 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Miér Sep 11, 2013 8:57 pm

Salir del fuego y caer en las brasas. Ese era el mejor resumen que podía hacer tras haber decidido caminar por ese camino de plumas negras... No solo a los sacerdotes -tocados por la luz, la bondad, la pureza y todas esas estupideces- les daba por dormirme. Sino que ahora, también a los demonios les daba por sumirme en sueños artificiales. En sí no me quejaba demasiado de ello, me encanta dormir y descansar. El problema radicaba en no saber en qué momento despertaría. La última vez habían sido 50 años, pero claro está, con restricciones para ello. Sin embargo, no sentía esta vez una opresión tan fuerte, quizás si me esforzase un poco más saldría.
Pero no todo es tan bonito y sencillo, y para salir tendría que abandonar mi gusto por no hacer nada. Y debo decir, que por ahora no me encuentro con la motivación necesaria para ello.

No sé que habrá pasado con mi hermana o la otra chica, puesto que deje de tener consciencia desde el mismo momento en el que caí dormida. ¿Vivas? ¿Muertas? Dos opciones bonitas que estaban ahí presentes. O incluso, ¿qué me hacía pensar que no estaba muerta ya? Matarme mientras que dormía sería algo sencillo, aunque no creía que lo estuviera. Me encontraba de nuevo en el mundo monocromático en el que había estado mientras que dormía y descansaba, y no parecía haber ningún cambio significativo. Exceptuando que ya no me parecían tan reclusivo como antes. Posiblemente si me mataran volviera a ese extraño limbo donde había escuchado la voz de mi benefactor.

Suspiró en ese lugar, tratando de esperar cuándo será un buen momento para tratar de salir de allí. Sin embargo un leve cosquilleo en el lado izquierdo de mi cuerpo me desconcentra. No soy capaz de observar nada extraño en ese plano. ¿Puede ser qué sea una sensación de mi cuerpo? El que está en el mundo exterior. Cosa bastante probable, puesto que junto con esa sensación siento que se abren brechas que me permiten salir.
Sin embargo, esperaré un poco más, a saber qué puede causarme este curioso cosquilleo. Quizás sea capaz de escuchar algo que me dé una pista desde el exterior. Pero me siento curiosa, así que, no creo que pueda resistirme mucho más a despertar.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Miér Sep 11, 2013 9:24 pm


Lo que sea que lo impulsa a actuar a puro instinto no parece que se ira asi como asi, ciertamente es algo que le molesta mucho, no durante el tiempo que actúa de esa manera pero si al terminar, en especial porque muchas veces ha perdido años y siglos de trabajo por deslices como ese. Entonces vuelve a contradecirse, el es un demonio que hace lo que quiere y cuando quiere, por lo cual esta bien si quiere perder un plan, ritual o persona con tal e llevar a cabo sus deseos en cualquier momento y lugar. El solía a veces tomar asi de prepo a las personas, tan subito, y ahora que la tiene allí su mente no se pone de acuerdo con su cuerpo sobre que hacer con la demonio. Piensa Cripson en meterse en sus sueños y ver lo mismo que ella, incluso tal vez sentir los mismos para placer de ambos. En su mente corre la idea de hacerla su compañera de aventuras, tal vez dominarla y hacerla su aprendiz. Su cuerpo pide sangre, clavarle los colmillos al mejor estilo vampiro y saciar su sed aunque realmente no necesite de la sangre para vivir. Su cuerpo, otra parte pide el despojarla de ropas y hacer perversiones con ella, todas las que pueda alguna vez imaginado y mas. Un par de susurros inconscientes se escaparon de los labios del demonio, llamando a antiguos dioses que no escucharan sus palabras, no al menos que les entregue lo necesario para ello y el solo esta susurrando inerte en su locura actual.

La magia surgió en el, desde el hacia esa demonio inerte en sueños que descansa en un sueño profundo que de a ratos se mezcla con su entorno. La magia entro en el interior de la demonio secuestrada para tocar ciertos recuerdos en ella, al poder tocar el alma de una criatura uno de alguna u otra forma la profana, la invade, pero en ciertas circunstancias como en esa puede hacerlo sin generar daños graves al estar la victima dormida. No podría arrancar el alma de su cuerpo al no estar estar su cuerpo ya muerto o al borde de la muerte, mas solo son caricias que da aquel ser rebosante de oscuridad a un igual que aun no ha conocido lo peor y lo mejor de si misma. Si la mujer despertaba en ese momento se llevaría un susto de muerte, por lo que con suavidad aquel demonio acaricia el alma de esa mujer rozando sus memorias, aunque no pueda acceder a ella le sirve para sentir y alimentar sus deseos con los sentimientos de esa demonio, fuese cuales fuesen serán bien recibidos en la locura del conde loco y tratados como tesoros, ya que llegado un momento en la existencia de las criaturas buscan tesoros diferentes al oro y la plata.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Jue Sep 12, 2013 6:41 pm

No percibo nada más que provenga del exterior. ¿Eso es bueno, o por el contrario es una mala señal? No lo sé, y no sé si quiero saberlo en este momento. La curiosidad que siento es grande, pero hay veces en las que es mejor ser prudente, sobre todo si la respuestas que buscas está relacionada con la muerte.
Ahora que lo menciono... ¿Puedo morir? El pasar tanto tiempo sin ser consciente del tiempo o la enfermedad te hace sentirte inmortal,  sin embargo sé que muchas historias hablan de la muerte de seres como nosotros. En otros, simplemente somos enviados de vuelta al infierno. ¿Son ambas versiones ciertas o sólo lo es una? En todos los años que llevo viajando, no he tenido la fortuna de encontrarme con otro demonio -exceptuando al que me tiene dormida- y por tanto haber saciado mis dudas.

Sería buena idea despertar para ello... Pero algo raro sucede. No estoy segura de saber qué es lo que es anormal, pero ahí está.  Nunca en mis estancias de descanso he soñado nada más que con ese lugar monocromático, casi una inmensa sala vacía donde puedo estar tranquila para pensar. Sin embargo, también es el lugar donde más me he aburrido en toda mi vida. Cincuenta años sin poder abandonarla, robándome tiempo a una existencia tan corta para otras criaturas que no me vería más que como a una niña.
En los ciento cuarenta y cinco años que he tenido como demonio en activo, me he dedicado a pequeñas travesuras, satisfaciendo mi curiosidad. Jugando con los pecados que conforman esta naturaleza: pereza, gula, envidia, codicia, ira y orgullo. La lujuria siento decir que no me llama demasiado la atención, quizás porque he pasado más tiempo siendo una niña que una mujer, pero además, porque me parece un gasto excesivo de energía.

No ha sido una mala vida, la verdad, a pesar de que mi objetivo primordial era encontrar a mi hermana, quizás a causa de aquellos sentimientos que venían de mi antigua naturaleza humana y que han quedado grabados actualmente en esta otra. La verdad, una lástima que el destino hubiese decidido una muerte tan temprana para mí, tenía tanta alegría cuando vivía en la granja con toda mi familia...
Sacudí la cabeza, eso ya no tenía vuelta atrás. Por eso no me gustaba recordar el pasado, excepto si era para recordar los motivos de una venganza. No era una buena idea echar la vista atrás y lamentarse de todas las cosas que pudieron ser y no fueron. No esta bien, ni es útil. Lo raro es que sabiendo eso, me había dedicado a rememorar el pasado. ¿Demasiado tiempo en esa habitación que me había dado por recordar? Mejor abandonar ya ese lugar de una vez.

Abrí los ojos lentamente en la realidad. Aunque tuve que cerrarlos, puesto que cualquier luz me molestaba nada más abrir los ojos. Mi espalda se encontraba apoyada en una superficie dura, pero que tampoco me parecía demasiado incómoda.
Tras unos cuantos lentos parpadeos por fin pude ver a mi alrededor. A mi lado se encontraba el mismo demonio que había conocido junto con mi hermana y Natzume. Le observé curiosa, no sabía que hacía tan cerca de mí, y menos por el momento, dado que mis pensamientos por muy rápidos que sean en la sala de los sueños al despertar se volvían densos como la miel. Miré a los alrededores, sin incorporarme, se estaba bien tumbada.

- ¿Dónde estamos?- pregunté finalmente al observar las piedras antiguas de un edificio en apariencia en ruinas.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Jue Sep 12, 2013 7:46 pm

En alguna de las tantas y tantas ruinas aquella ciudad de los Ancestros dos demonios "disfrutan" de ese extraño momento. Cada uno en su mundo siendo la primera alguien que disfruta de dormir y el otro que simplemente disfruta de su acompañante. La locura del conde infernal lo mantiene sereno, siendo apenas un caos por dentro que no lo vuelve irritante ni caotico, solo extraño, una criatura que no sigue patrones ni ajenos ni propios.

Al estar esa demonio pensando en su vida antes de caer en ese profundo sueño los sentimientos afloran en ella. Su vida mortal, sus primeros años de demonio y mas, mientras el demonio a su lado acaricia y se alimenta de esas emociones sintiéndolas como propias, deleitándose asi con ellas. Extrañamente no sintió la excitación de la lujuria, al parecer esa demonio no experimento mucho ese pecado a diferencia de otros, eso es algo que el podría cambiar, aunque le gustaría saber mas sobre ella y si realmente tuvo un motivo en particular para eso. Así pasaron muchos minutos, con los dedos del demonio tocando el pecho de la demonio que secuestro los cuales cada tanto muy lentamente se movían apenas unos centímetros rozando los senos de la joven de apariencia humana. En ese estado de trance puede el conde evitar simplemente tomar a niña y usarla de mujer,los sentimientos de su alma son sabrosos y lo mantienen suficientemente deleitado con ellos como para cambiar de súbito asi como asi.

Finalmente tras un buen rato de entretenimiento esa joven comenzó a despertar, abriendo los parpados lentamente, tomándose su tiempo para hacerlo pues el sueño fue largo y extraño, fue algo místico. Se acerca un poco a ella y posa sus labios sutilmente en los de la joven demonio, sellándolos por unos instantes antes de apenas dejar lugar para susurrarle unas palabras.

-En las Ruinas Ancestrales gatita...-Sonríe y se vuelve a alejar de ella levemente, manteniendo su asiento en el altar y la yema de sus dedos en el pecho de la joven infernal aun imbuidos en magia basada en la nigromancia.

-Bienvenida al mundo de los despiertos de nuevo ¿Has disfrutado el descanso?-Pregunta sonriente, satisfecho, como si alguna manera hubiera logrado algo de importancia o generado alguna ganancia de suma importancia para el.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Jue Sep 12, 2013 8:41 pm

Parpadeé algo confusa, creo que antes de abrir la boca para preguntar, el demonio había rozado mis labios. Pero no estaba segura, a fin de cuentas, los despertares no son mi mejor momento del día. Esa fase de transición me deja demasiado atontada como para pensar o sentir cosas que no sean básicas. O al menos conocidas. Puesto que no solo la opresión momentánea en los labios me era ajena, sino también el cosquilleo que notaba en mi pecho.

Bajé la mirada para observar al culpable de aquella sensación que no me disgustaba, pero sí que me era algo extraña. Eran las manos de mi acompañante, o mejor dicho, las yemas de sus dedos las que me provocaban dicha sensación. Aunque no solo eso me rozaba, observaba una extraña energía salir desde la punta de sus dedos. Quizás ella fuese la causante de ese cosquilleo que sentía.
Pero no me gustaba nada, puesto que desconocía qué trataban de hacer con ese hechizo, habilidad o lo que fuese. Por ello, cerré una de mis manos en torno a su muñeca, mientras que él contestaba a mi pregunta. La razón de esto era para alejar la mano y su hechizo de mí; no pretendía hacerle daño, pero sí había determinación en mi movimiento. En cuanto creí que la distancia era suficiente como para que no volviera a caer "accidentalmente", le solté.

- Desconozco la ubicación del lugar, pero imagino que aquí pocas visitas hay, ¿no?- sonreí levemente con lo de gatita. Creo que tendría que ponerme a maullar solo por diversión.- Y sí, yo siempre descanso bien. Sea cual sea el lugar o las condiciones. Aunque preferiría dormir yo en el momento que escogiese, y no que otros lo hicieran por mí.

Nadie me iba a fastidiar uno de mis momentos favoritos en el día. Aunque sí que era cierto, que me parecía molesto que me hicieran dormir, prefería escoger por mí misma puesto que siempre sabría cuál era el mejor momento para hacerlo.

Me incorporé finalmente hasta quedar sentada en una especie de mesa con forma circular hecha de piedra. Parecía haberse conservado mucho mejor que todo lo que había a sus alrededores, puesto que todo lo demás estaba roto, viejo o caído. Incluso en el aire se podía notar ese olor a antiguo que hay en algunos lugares, donde el polvo se acumula y poco es el aire que llega. ¿Qué motivos habrían llevado a mi secuestrador a llevarme allí? Era una pregunta que me gustaría conocer su respuesta. A fin de cuentas, en los sitios antiguos generalmente había tesoros ocultos, o eso aseguraban los libros.

- ¿Y a qué hemos venido a este lugar, señor captor? ¿O es que las vistas desde este lugar son imprescindibles de observar alguna vez en la vida?- pregunté burlona al final.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Jue Sep 12, 2013 9:20 pm

Aquel ser de oscura presencia y raras costumbres se mantiene sereno, por alguna razón la locura se le disipa de a poco llegando a niveles donde es completamente consciente de sus actos, por ende puede controlarlos a voluntad. La joven fue despertando de a poco pero sin reaccionar, no lo hizo ante el beso ni tampoco al rose que el demonio le proporciona, no hasta pasado unos buenos minutos donde ella le toma de la muñeca y le separa la mano de su cuerpo al tiempo que se incorpora quedando sentada sobre el altar de piedra. Cripson por su parte no opuso resistencia alguna, dejo que la joven demonio con cuerpo humano comandara su mano a su antojo. Ella lo soltó y pregunto sobre el lugar donde se encuentra, y estaba ese hijo del infierno de que ella nunca había estado allí.

-He descubierto que a los demonios de este mundo no les llama la atención las ancestrales ruinas del mismo, siendo estos portadores de conocimientos casi ilimitados no saben comprenderlos, por ende no pueden comprender el poder que yace dormido en esta tierra de dioses.-Le acompaña entre sonrisas y cierra los ojos antes de responder al hecho de haberla dormido tan de súbito. - Tengo que admitir que fue un acto apresurado y ciento por ciento improvisado, sentí la necesidad de tenerte solo para mi sin importar que, y aquí estamos, solo tu y yo...-Argumento en tono algo poético hacia el final de esas palabras. - A veces tengo estos arranques de locura donde termino haciendo cosas sin pensar, espero no volverte a molestar con algo asi.- La magia en sus dedos desapareció llevándose la mano ahora al pecho y luego a una de sus piernas.

-Tengo cosas que hacer aquí, originalmente no deberías estar aquí, pero mi locura te arrastro...-Abre sus ojos lentamente y la mira a los ojos, ojos bonitos, pero son definitivamente ojos perversos para aquellos que realmente pueden ver el origen de los mismos.-Pero ya que estas aquí...-Lleva ahora sus dedos a los cabellos de su secuestrada para acariciarle los mismos-Podemos conocernos un poco mejor.-Con ese encanto propio del conde loco la invita a pasar el rato con el, siendo ella una demonio sabrá como manejarse con alguien de su calaña. Podría develarle planes ocultos y siniestros, tal vez alguna maldición por ser revelada en el mundo, visiones de destrucción o simples y gratos momentos de perversión, mas tal vez, es posible, después de todo esos seres asi están locos y viven demasiado, son mundos de recuerdos y experiencias para aquellos que saben aprovecharlos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Vie Sep 13, 2013 5:27 pm

Escuché interesada con el rostro ladeado todas sus explicaciones. La curiosidad es uno de los motores que me obliga a hacer cosas, sin ella seguramente estaría perdida en un mar de pereza, del que sería muy complejo hacerme salir. Así que, atendí a todo lo que decía. Sonreí de manera divertida puesto que, la mayoría de las cosas que me decían no estaba segura de que fuesen verdad, así pues, ¡vamos a jugar a averiguar la verdad!

Primera premisa: las ruinas no interesaban a otros demonios a pesar de ocultar grandes secretos. Creo que verdad, generalmente en los libros decía que había grandes tesoros en esos lugares, pero al ser redactados por los estudiosos, imagino que no solo harán referencia al dinero en sí, sino a la herencia cultural y todas esas cosas tan abstractas.
Segunda premisa: Secuestrarme por querer tenerme solo para él. Siento decir que dudo que sea verdad, no sé que es lo que ha podido llamarle la atención sobre mí. Pero me parece más creíble que fui la que más cerca le quedaba para llevarme con él. Tan ridícula me pareció la afirmación, que no pude evitar que una risa cínica saliera de entre mis labios.

- Que adorable, cualquiera diría que te has prendado de mí- comenté con una sonrisa burlona.

Tercera: Está loco. ¿Y quién no lo está en el mundo? Es más, se dice que si reconoces tu propia locura, eso indica que en realidad no lo estás. Aunque creo que sigues estándolo, pero al menos aceptas que no todos van a entenderte. Por lo que no te da por imponerselo casi a base de golpes, que esos son los locos más "dañinos" a menos que del otro tipo tengan poder para hacer lo que quieran, como creía que lo era el demonio ante mí.
Cuarta: No debería estar allí. Ahora ya me parecía más realista mi estancia en ese lugar. Es más creíble que por un arranque de locura hubiese decidido atrapar a la que tenía más cerca.

Deje de pensar en el juego en cuanto abrió sus ojos, peligrosos y que emanaban maldad en sus profundidades. Pero increíblemente atrayentes, o al menos para cualquier criatura que estuviese llamada al mal, o al menos que la oscuridad fuese una preferencia. Observé con atención su mano volver a acercarse a mí, pero no le retuve ni me aparté. Ya había demostrado tener interés sobre mí varias veces, lo que había provocado que quisiera saber qué es lo que le interesaba de mi persona. Cerré los ojos ante las caricias, me gustaba que me tocasen el pelo de esa manera, quizás por un lejano recuerdo de cuando mi madre me lo peinaba.

- Oh, ¿y qué quieres saber sobre mí? Puedo contarte todo lo que quieras, siempre claro está, que me cuentes que tienen de importante estas ruinas. Parece que te traes algo sumamente grande entre manos, y me da mucha curiosidad conocer los planes de alguien que tiene más experiencia de vida que yo.- dije volviendo a abrir los ojos y clavarlos con determinación en los suyos.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Vie Sep 13, 2013 6:36 pm

La verdad no es mas que un velo de mentiras dijeron muchos filósofos hace hará ya mucho tiempo como para recordarlos, aunque criaturas tan astutas como ese conde de los infiernos recuerdan y aprenden de esas mentes brillantes que en la locura del mundo han descubierto muchas cosas interesantes.

No tiene idea aquella criatura de que cosas pasan por la cabeza de su bonita secuestrada, pero posiblemente en ninguno de sus pensamientos de con la verdad, puesto que ni el conoce bien la manera de interpretarse a si mismo. Lo que si puede asegurar ese demonio es que su secuestrada lo escucho con atención, se le ve en el rostro, y eso de por si lo hace sentir bastante bien ¿Soberbia? De seguro, le gusta ser escuchado, sino fuera asi seria autista y andaría matando gente en vez de secuestrarla para pasar tiempo con estas. Al sonreír ella el la miro sonriente, dejando claro que es claramente culpable de aquello.

-¿Y por que no? Eres mi tipo, asi que bien podría pasar-Bien hace ese demonio como hablarle a una mujer. A veces su voz es realmente dulce como la miel, y sin embargo puede hablar ligero como un pirata o un don Juan si asi lo desea, como en esos momentos donde sigue el juego de la demonio entre risas y palabras de doble sentido. -Con una demonio como tu la pasaría como el mejor-Habla bastante aquella criatura infernal, claramente es alguien sociable que gusta de la compañía.

Ese demonio la observa fijo, claramente esta interesado en ella, sino es asi es un mentiroso de primera, una mujer, en especial una demonio debería saber como manipular a un hombre, o al menos presentir cuando este realmente esta interesado en ella y al acecho. Le acaricia el pelo y ella se dejo, vio claramente en ella el gusto en ese acto, de alguna manera toco algo en el ella una parte de su ser débil a ese estimulo. Sonrió por ello, tanto por dentro como por fuera. Ella empezó a hablar, al parecer esta dispuesta  a pasar el tiempo con el siempre y cuando le cuente sobre esas ruinas y sobre sus planes. Abre ella sus ojos y lo ve con interés y determinación, tanto asi que sintió el impulso de lamerle los labios a la joven demonio, mas sin embargo, esos labios solo sonrieron, mientras que las manos del demonio acarician los cabellos de esa joven con sumo cuidado, casi casi con erotismo.

-Con gusto compartiré contigo mis planes en lo que se refiere a estas ruinas, no tengo intención de ocultárselo a alguien de sangre infernal, ademas, me caes simpática gatita, y eso no es algo que sucede todos los días- Ese demonio puede ser caprichoso, pero al decir la verdad con un tono tan normal nadie le cree, porque es un demonio, justo una criatura nacida del miedo, de la violencia, de la mentira y otros pecados innumerables ¿Por que diría la verdad alguien asi? Simple, por simple diversión, por la verdad mejor escondida es la verdad mas evidente escondida ante los propios ojos que no quieren ver la verdad delante de ellos. Una de sus manos hizo que su pulgar rozara los labios de la joven demonio momento antes de que el conde loco comenzara a hablar nuevamente.

-Ha habido muchos dioses e hijos de dioses aquí, cada uno ha bendecido esta tierra, y muchos otros la han blasfemado.-  Habla de forma melosa, como un hermano mayor que da una pequeña lección a una amada hermana pequeña- El poder de esos dioses, de sus bendiciones y maldiciones reside en todo lugar de estas ruinas ancestrales. Este lugar...Debe tener unos 10000 años de historia, y los seres ignorantes de este mundo apenas pueden recordar lo que ha sucedido hace como mucho 1000 años...- Se acerca lentamente a ella, su rostro se acerca lo suficiente como para poder oler los cabellos de la joven demonio con apariencia humana, lo suficiente para que pueda sentir el aliento del demonio en la oreja, un aliento cálido que huele bien, algo que no debería ser asi en un demonio. -Mi intención es traer los recuerdos de los días del Amanecer del mundo a nuestra época actual gatita...-Por alguna razon aquel demonio parece excitado, la idea de poseer o despertar poderes antiguos de inimaginable poder suele volver loco a las criaturas en especial a los que aspiran a poseerlos, o tal vez el mero hecho de tener a la joven demonio allí despierte sus instintos sexuales y perversos a tal punto de no poder disimularlos.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Vie Sep 13, 2013 9:17 pm

Volví a reír cuando mi secuestrador decidió seguirme el juego. De haber sido cualquier otra criatura posiblemente se hubiese dedicado a negarlo y renegarlo durante un buen rato, a menos que quisiesen hacerse los interesantes, o realmente fuera eso lo que sintieran. Pero que les gustara un demonio era algo bastante raro.

Sus manos continuaban pasando por mis sedosos cabellos, quién sabe si por el gusto de hacerlo o porque había mostrado que me gustara. Un fallo accidental por mi parte mostrar una debilidad de una manera tan obvia, pero si pensaba que haciendo eso de alguna manera iba a dejar de estar alerta, estaba muy equivocado. Me gustan los mimos y las caricias como cualquier niño malcriado, pero siempre que esté despierta estoy atenta a lo que ocurre a mi alrededor. A menos que me haya quedado temporalmente ciega por alguna luz, pero ahora que estaba anocheciendo no tenía el problema de acabar deslumbrada.

- Me gusta escuchar a la gente hablar, y más si es algo tan interesante como lo que parece que te traes entre manos. Y debo añadir que suelo romper las costumbres de la gente, tanto si quieren como si no. - sonreí de manera traviesa.

Aunque la sonrisa se me borró al sentir su dedo pasando por mis labios. Aparté la mirada unos segundos claramente incómoda. A pesar de ser un demonio, era demasiado sincera, quizás porque nadie creyera que lo que cuentas es verdad... Es tan divertido jugar con ellos así.

Continué tensa por lo que había pasado, puesto que no estaba muy acostumbrada a que me tocasen con tanta facilidad, no hay que olvidar que es la primera vez que me topo con alguien de mi propia especie. Sin embargo, me relaje cuando continuó hablando, explicando qué es lo que le había llevado a ir a esas ruinas. Casi siento que me estén explicando una cosa primordial, tal y como haría alguien de mi propia familia. Aunque, todas estas modalidades de su voz no son más que el producto de ser un buen orador, como ya ha demostrado con anterioridad al cambiar el tono de voz más de una vez mientras hablamos. Sabe cómo hacerse escuchar y de qué manera. Es indudable que por medio de la labia consigue todo lo que quiere, y sino, serán pocas las cosas que quedan lejos de su alcance.

Abrí los ojos sorprendida, cuando me "confió" el gran secreto de su plan. Puesto que todo lo que me ha contado de la historia no me ha parecido realmente relevante. Hasta que ha mencionado el Amanecer junto a mis oídos, con una voz que trasmite verdadera excitación. Hasta a mí me ha causado sorpresa el oírlo, aunque el motivo es un total desconocimiento sobre lo que trata eso... ¿Con Amanecer se refiere al principio de la vida cómo tal? ¿O son una serie de acontecimientos que pasaron antaño?

- Como ya has remarcado en más de una ocasión. Los que vivimos desde hace poco en estas tierras, no solemos saber mucho sobre la historia antigua. Así pues, desconozco qué es el Amanecer del que hablas. - no me gustaba demasiado demostrar mi ignorancia, pero era lo que tocaba, sobre todo si quería obtener respuestas. Tenía ganas de saber qué es lo que tenía de especial esa época.- Aunque imagino que será mi turno de contestar a tus preguntas, ¿no?
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 14, 2013 11:54 am

Para los demonios en esas ruinas ese juego del que participan los dos no es nada mas que una forma de divertirse, pero el fondo de toda esa cuestión seria suficiente como para hacer llorar ríos de lagrimas a todos los pueblos libres y los que no también en toda la isla de Avalon. Pero esa joven demonio no tiene ni idea de lo que pasara en esa isla, por lo que solo sonríe ante las palabras de aquella criatura que se muestra de lo mas simpática, de seguro que no encontrara un demonio como ese ni que lo buscara durante siglos.

El demonio continua jugando muy meloso con los cabellos de la mas joven, pensando en cuantas cosas podría enseñarle a una vida oscura tan joven como esa. Que ella este atenta o no a el y los alrededores no es algo que le preocupe al demonio, para el ella le esta prestando suma atención a su persona y a nadie mas, por lo que se mantiene sereno, cada tanto sonriente y bastante meloso con la hermosa joven que sonríe traviesa y se presta al juego que ella misma ha planteado entre ellos dos.

-Lo que atraen a mis manos ahora es una bella demonio junto a mi, puede que te resulte de lo mas interesante saberlo, antes...Antes se traían otro cosa pero comienzo a olvidarme de a poco-Palabras bonitas y agasajos para su acompañante tiene ese demonio de sobra, dejando de lado el tema de las Ruinas Ancestrales, ya sea porque de alguna manera planea conquistar a la joven secuestrada o porque no le dará toda la información a esa pequeño demonio asi como asi, aunque, de seguro, muchos podrían asegurar que son ambas razones las que llevan al demonio a coquetear con esa demonio secuestrada la cual encuentra de lo mas interesante.

Por alguna razón la chica dejo de sonreír, incluso se puso tensa, podría jurar el demonio que se le puso la piel de gallina a su acompañante cuando le rozo los labios, por lo cual sonríe. Puede que sonría solo por el momento, simulando que no se ha dado cuenta, o por el contrario, tal vez sonríe por lo que logro al acariciarla asi, posiblemente este disfrutando de esa reacción ahora mismo.

-Vaya reacción pequeñita. Creí que mis dedos saben bien, que son lo bien suaves- Se lame uno de los dedos y luego sonríe nuevamente- Pues saben bien, pero quizás lo que esos labios gustan son de labios suaves y sabrosos sobre ellos.- Se relame los labios en una clara provocación- Podrías responder a esa pregunta si- Lleva eso dedos que rozaron los labios de su acompañante y los posa suavemente sobre la cintura de la demonio.- Aunque, seria mas divertido si yo mismo descubro por mi cuenta donde gusta mi invitada de honor ser tocada y porque parte de mi cuerpo ¿A que si pequeñita?- Se ríe alzando ahora un poco la voz, hasta el momento no lo había hecho, pero al parecer ahora encuentra la situación de lo mas divertida.

Por alguna razón esa demonio parece sorprenderse, pero no sabe Cripson si es por esa propuesta bien erótica o porque allá revelado sus planes asi como asi a alguien que apenas esta conociendo. Sea lo que sea es suficiente como para remarcar la sonrisa en ese conde que presta suma atención en su acompañante, la cual menciona palabras ya dichas por el demonio y se presta a responder las preguntas que el quisiera hacer.

-Vaya que es raro encontrar a un demonio joven admitir que esta perdido en el mundo, la mayoría cree que puede pasarse por encima al mundo solo porque pueden matar unas ovejas y aterrar a algún pueblito alejado del mundo. Ni que hablar de demonios que estén dispuestos a contestar preguntas por las buenas, como puedes ver nosotros nos llevaremos muy bien gatita-Por como lo dice esta muy seguro de esa afirmación.- Ya que lo mencionas, al ser tan joven, de seguro recuerdas el hecho que te llevo a ser lo que eres, me resulta bastante interesante saber que llevo a una posible doncella a convertirse en la hermosa demonio que es hoy por hoy-Una pregunta curiosa definitivamente, la cual es acompañada por caricias de su parte, una mano en la cintura de la demonio y la otra mano se desliza lentamente hasta llegar al cuello de la joven demonio y acariciar el mismo con la suavidad y el apego de un amante por la noche.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Lun Sep 16, 2013 6:53 pm

Volví a reírme con las palabras de mi divertido secuestrador. Si no fuese porque sabía cuál era la naturaleza de mi interlocutor me pensaría que de verdad estaba tratando de conquistarme con tantas palabrería más propia de caballeros galantes en busca de la prenda de una dama para una competición.

- Casi sentiría lástima de las bellas damas que esperan que un caballero de brillante armadura les dedique tan bellas palabras. Pero creo que la lástima y la pena las dejé hace tiempo ya. Así que, puedes continuar con tus palabras, siempre y cuando me expliques qué te traes entre manos... No estaría bien estropear la confianza creada entre nosotros dos.

Me gustaba que me dijeran cosas agradables, a fin de cuentas, era alimento para el ego. Pero que no se pensara que con eso me iba a olvidar de las cosas que me había contado. No soy una persona que se rinda con facilidad cuando algo me interesa. De ser necesario, no pararía de preguntar. Tendría que encontrar otra manera de distraerme, y al parecer con la sinceridad que emanaba mi cuerpo lo había conseguido.
Puesto que la referencia a mi reacción me sacó los colores a causa de la vergüenza que me daba. A pesar de ser un demonio aún era muy pura en asuntos relacionados con el cuerpo...Entorné los ojos, visiblemente molesta a causa de sus palabras y la sonrisa que mostró en su rostro.

- Preferiría que mantuvieras la boca cerrada ante ese tema...- de nuevo aparté la mirada, incómoda ante sus actos. Y por eso, él continuó hablando y hablando; diciendo cosas que obviamente sabría que me ponían nerviosas. Solo por el hecho, de que me sentía bastante ridícula siendo un ser que supuestamente ha de conocer y practicar todos los pecados, pero que era más pura que una virgen. - No sabría decir si es tan divertida será toda esa exploración, puesto que los niños desconocemos esos asuntos. Aunque claro, quizás si dejarais de verme como a una simple niña quizás podría daros otro tipo de respuesta.

Conseguí calmar mis nervios antes de contestar de esa manera. Si tan pequeña me veía, no daría pie a continuar con ese juego que tan nerviosa me ponía. Podía gustarme comportarme como una niña, pero en el fondo no dejaba de ser una mujer, joven, pero ya mujer. Y como ser que gustaba del orgullo, prefería los alagos a las dulces palabras que podían ocultar una burla.

- Insisto en que no soy como los demás, prefiero ser distinta en algo al resto. Puesto que sino sería tan aburrido hablar conmigo.- repliqué antes de que hiciera una pregunta que nadie me había hecho. Una pregunta que me hacía remotarme practicamente al inicio de mi vida, remotarme al momento de mi muerte y de caer en ese extraño lugar lleno de siniestras brumas. Subí las piernas al altar, para poder abrazar las rodillas y hablar de ese asunto que aún llegaba a temer, pues volver allí significaría que todo ha acabado. - Como bien habéis dicho, antaño fui humana. Sin embargo, una noche escuché ruidos extraños provinientes del granero; curiosamente, ni mi padre ni mi hermana se hallaban en la casa. Así que, decidí ir a investigar la causa de esos ruidos. Lo que encontré allí fue a mi propio progenitor abusando de mi hermana... Como se dice, la curiosidad mató al gato, y tras observar dicha escena mi padre trato de acallar mis gritos. Pero yo estaba demasiado alterada, así que, tropecé. Golpeandome la cabeza y partíendomela... El resto es algo confuso salvo una voz que me ofrecía volver a la vida. Yo había disfrutado muy poco de ella, y a pesar de lo visto, quería volver a formar parte de ella. De ahí que aceptara el trato. - suspiré dejando de pensar en el pasado y volviendo a enfocar la vista en el presente. - No me arrepiento de haber aceptado, a pesar de no saber que ya no volvería a ser humana. Pero casi lo prefiero así.

Le acababa de contar todo mi pasado a mi secuestrador. Cualquiera pensaría que tengo síndrome de estocolomo, pero se me hace fácil hablar con él.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Lun Sep 16, 2013 8:36 pm

Las risas se escuchan fuertes y claras en ese lugar tan tranquilo y oculto a ojos del mundo, incluso las risas de un demonio en el cuerpo de una jovencita como lo es esa joven demonio secuestrada. Lo que sea que piense la demonio parece que se esta divirtiendo, ni hablar de aquel demonio de ojos carmesí que es el causante de toda esa situación que ha cambiado la vida de esa joven aspirante a señor del foso, bueno, tal vez aspirante es mucho decir pero con estipular fantasías no pierde nada aquel conde loco.

-Soy bueno con las palabras, pero mas bueno soy con mis manos, mas de una mujer y algunos hombres podrán dar fe de mis palabras, si me recordaran o si estuvieran vivos- A decir verdad es mas probable de que el los haya olvidado a ellos que ellos a el.- Lamento decir que seria toda una lastima perder esta confianza, esperaba conseguir la suficiente como para convertirme en un amigo con derechos "especiales"-  Con dulzura dijo las ultimas palabras, puesto que esa clase de "amigos" son mas amantes que otra cosa.

El rostro de la demonio cuando menciono lo de su rostro y la vergüenza fue estupenda, tanto asi como para hacerlo reír a carcajadas aunque sea solo unos instantes. Pero luego vino el enojo, no el de una chiquilla, parecía el enojo de una doncella virgen, pero eso es imposible, no hay demonios vírgenes, sino ¿Por que diablos serian demonios? A menos que sea un demonio de teta recién resurgido de fuego, ceniza y sangre. Luego vinieron reproches y mas reproches que lo hicieron reír, pero también emocionar, las criaturas deben tener toda clase de sentimientos y reacciones, y esa demonio las tiene y comparte con el, muy amable de su parte. La acaricio aun mas, el cuello y la cintura, practicante cerca del muslo.

-Oh, mis disculpas bella señorita, pero a veces tengo este instinto paternal. Si lo que quiere es que la trate como a una mujer mejor para mi, pero, te contare un secreto-  Se acerco a ella rápidamente y le dio un beso rápido y fugaz en los labios para volver a acomodarse en su lugar cerca de ella, al frente de ella.- La lujuria es mi pecado favorito, es algo que debes tener en cuenta bella doncella- No tiene idea si realmente es doncella, solo lo dijo por decir y quedaba bien para completar la frase. - Espero que esta revelación ayude un poco a darme otra clase de respuestas, aunque creo que me cerrara las que tenias previstas para mi-  Ríe como resignado al terminar de hablar, pero realmente con ese brillo en los ojos no parece que este triste ni nada parecido. La demonio se acomoda mejor y empieza a relatar su corta historia como humana, la cual es parecida a muchas de las que escucho en lugares pequeños, campos, pueblos pequeños etc, es casi natural que tenga relaciones entre hermanos y primas, y la violación de un padre o abuelo a la hija o nieta es moneda común en lugares como esos.

- Conozco bastante bien esas historias, es mas común de lo que se cree, solo que rara vez se dice o la gente se entera de ello, ya sea por miedo, poder o porque se mata a las victimas y testigos como fue en tu caso. Vaya manera mas tonta de morir, se las hiciste fácil, pero en fin, las ha habido mas absurdas y el resultado sigue siendo el mismo.- La mira a los ojos mientras la sigue acariciando, al parecer fue bien en serio lo que dijo antes y ahora esas manos se vuelven mas atrevidas que antes.-  Arrepentirte no te serviría de nada, seria desperdiciar tu nuevo yo. Mejor vive tu vida como demonio y como mujer, incluso como gobernante, señora o esclava, amante o guerrera, vívela como quieras, pero vívela.- Ríe y se acerca peligrosamente a ella, como un amante apunto de consumar el acto-  Tal vez lo vivas a lo pequeño o a lo grande, pero al final, al final nadie te quitara lo vivido-Le da buenos consejos aquella criatura, aunque claramente en esos momentos con todo yendo tan rápido es probable que la joven demonio no pueda comprender ni la mitad de lo que le ha dicho hasta el momento.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Mar Sep 17, 2013 8:25 am

Estupendo, con mis palabras lo único que había conseguido es que se dedicara a hablar más y más de ese "pequeño" tema del que no tengo ni la menor idea. Cualquiera diría que la que ha acabado con un trauma con el sexo he sido yo y no mi hermana. En fin... Tan ridículo me parece todo esto, que no sé para que sigo abriendo la boca. Parece que cada vez que lo hago, solo me incomódo más a mí misma. No tengo ni idea de cómo son ese tipo de cosas, ni tampoco sé que son los amigos con derechos especiales. Aunque por el contexto puedo imaginarmelo.

- No tengo problema alguno en tener cualquier tipo de amistad, sin embargo, no me gustaría que esa amistad evitara que yo supiera cosas que me parecen muy interesantes. Como lo es el Amanecer. Mientras que en algún momento me lo contéis, no tengo problema alguno en tener una amistad normal o una especial.- seguramente me meto en la boca del lobo con estas palabras. Pero quien no arriesga no gana, y yo perdería mucho más.

Trate de controlar mi molestia por eso, a pesar de que se estuviera riendo de mí por mis reacciones. Maldita sinceridad corporal, era un lastre cuando se lo proponía. Y no me atrae la idea de negarlo, puesto que si se ha visto claramente es ridículo tratar de ocultarlo tras el velo de las mentiras. Quizás de haber sido mi interlocutor de otra raza, hubiese sido más fácil. Pero siendo un demonio, además tan antiguo como parecía, sería inútil por mi parte tratar de engañarle.
Pero más que sus palabras, todas esas caricias, cada vez más intimas, me iban poniendo más y más nerviosa. ¿Cómo se tenía que reaccionar ante ellas? Al no hallar respuesta solamente me deje hacer, él parecía disfrutar de tocar y a mi me gustaba que me tocase. Así que, no le veo el problema por el momento. Hasta que claro, decidió posar sus labios sobre los míos acallando mi contestación. Sentía mi rostro arder, por lo que trate de ocultarme bajo todo mi cabello. Al menos así no se me vería bien del todo...

- Oh, y si la lujuria es tu pecado favorito, ¿por qué no te llevaste a la súcubo? Quizás con ella no habrias tenido tanta conversación, sino que ya habrías obtenido más placer. - repliqué, tratando cambiar de tema al menos un tiempo. Sé que no todo dura eternamente, pero mientras que no volviese a mencionarlo, me sentiría más cómoda.

Llevé el dedo indice a mis labios. Aún notaba la sensación de haberlos tenido apresados bajo otros labios, y debo reconocer que no me disgustaba para nada. No me importaría que volviera a hacerlo, siempre y cuando no fuese de improvisto como antes. Si me pillaba con la guardia baja, las reacciones eran vergonzosas. Típicas de una doncella, cosa que obviamente era. Pero no iba a reconocer tan rápidamente.

- Comunes o no, una niña de ocho años a la que solo la han contado cuentos le parece algo demasiado irreal y brusco. Una cosa más típica de pesadillas que de la realidad, pues todo eso habían tratado de alejarlo de mi vida. Además es complicado elegir cuándo morir, sobre todo si piensas que tu vida es de color de rosas.- sonreí divertida al sentir que sus manos se movían más atrevidas, quizás no era algo a lo que estaba acostumbrada, pero para ser de verdad un demonio tenía que experimentarlo.- Me gusta hablar contigo, de haber sido cualquier otra persona me hubieses dedicado palabras que insistían que era mejor morir siendo humano a seguir vivo convertido en una criatura corrupta. Y pienso como tú, es preferible vivir lo que sea. Sobre todo si la muerte ha ido a visitarte a una edad tan temprana.- con la cercanía de su cuerpo al mío, aparte de sentir una especie de sofoco, mi cuerpo decidió moverse por sí mismo, mientras que mis ojos no podían apartarse de él. Acaricié su mejilla, con cuidado de no arrancarle la piel con el guatelete. - ¿Qué tipo de vida me recomendarías? Parece que tú has vivido de muchas formas, quizás puedas decirme cual es la más divertida o entretenida.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Mar Sep 17, 2013 12:53 pm

El conde loco siempre de alguna u otra manera obtiene lo que quiere ¿O sera acaso que los otros consiguen lo que quieren de el? No se podría decir con certeza pero seguramente mas de una persona ha obtenido lo que quiso del demonio y el demonio de esa persona y ambos en su locura, soberbia e ignorancia habrán creído que se han engañado el uno al otro. Claro que no es ese demonio de las criaturas que se pone a pensar en ello, si la pasa bien poco le poca dar o ceder terreno al ajeno, si el juego da goce y lo disfruta entonces se va por ganador, mayor o menor pero ganador al fin y al cabo. La señorita demonio actúa como una niña, pero Cripson deja de lado ese pensamiento y la trata ahora como una mujer, después de todo ella misma se lo ha buscado, pero claro, no es que el demonio este enojado solo le da a su secuestrada lo que desea y es por esa razón que le dejara saber eso que tanto desea.

Las caricias del demonio son muy atrevidas, siendo estas sobre la cintura y los muslos de la mas joven de ellos dos tras el beso y sin la negación de ella fueron siendo esas caricias mas atrevidas al punto de algunas de ellas llegar a los glúteos de la demonio que empieza a disfrutar de las mismas. Ella ya ha aceptado esa amistad especial como le llama el conde, y tras el beso ese rostro escondido es toda la respuesta que necesita para avanzar sobre ella cual depredador sobre su presa.

-Tu estabas mas cerca que la sucubo, y por cierto, tengo gran estima hacia ellas.- Le responde mientras le besa lentamente las mejillas, recostándose casi sobre ella mientras trata de observar en lo que puede los ojos de su acompañante.- Pero, por alguna razón de las tres presentes en ese lugar tu me pareciste mas interesante. -Lleva sus besos al mentón de la joven demonio antes de levantar un poco la vista y observar el rostro de la pequeña la cual debe ser todo un espectáculo, en especial cuando una se sus manos empiece a acariciarle "peligrosamente" la entrepierna. Las caricias de la joven lo hicieron reír, incluso beso el guantelete con cuidado, aunque cortarse la lengua y sangrar un poco no estaría mal.-Me pregunto que debo responderte primero, son muchas cosas a la vez. Podría responderle a la niña de ocho años que ha vivido una vida corta y sin conocer la maldad del mundo hasta que fue tarde ¿Deseas eso?- La besa con cariño y suavidad, claramente no es lo que se esperaría de un demonio, eso es mas de los vampiros que suelen seducir a sus presas antes de alimentarse de ellas, pero allí esta, todo un seductor para ser un demonio.- Aunque seguramente el Amanecer de los días te resultaría mas interesante que aquello que tengo que decirse a una niña de ocho años ¿Verdad?-La besa luego de esas palabras mas profundo, variando asi la forma e intensidad al besarla. Extiende esos momentos de lujuria para luego decir algo mas.- Aunque de seguro ahora es mas urgente para ti el que te muestre como vivir una vida mas interesante e intensa.- Ríe y le lame el cuello, demasiado atrevido y astuto, pero rara vez podrá encontrarse con un hombre que le de esas atenciones que parecen haber sido aprendidas de expertos en el arte del goce y los suspiros.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Mar Sep 17, 2013 2:43 pm

Me dejé acariciar, dejando que me exploraran. A fin de cuentas, me provocaba placer sentir el roce de unas manos por zonas que no habían sido exploradas por nadie, al menos no con tanta profundidad. Disfrutaba bastante con estas cosas que jamás había provado y sentido, por el hecho de ser demasiado perezosa como para buscarlo. En general, los humanos no me llaman la atención lo suficiente. Sin embargo, alguien de mi propia especie que tenía una amplia experencia, era otra cosa que hablar, no me sentía para nada cansada y sin ganas de hacer este tipo de cosas.
Algo similar a un ronroneo salio de entre mis labios ante algunos de sus toques y roces. Mi garganta sentía la necesidad de demostrar que me gustaban los roces, de una manera más primaria que las propias palabras.

- No hay que ser un genio para saber que te tienen que gustar los súcubos. Sobre todo, si tú mismo aseguras que tu pecado favorito es la lujuria. Diría que es algo bastante lógico y normal.- vigilaba todos sus movimientos sin mover mi rostro, el cual estaba cerca de la incandescencia, o así lo sentía yo. Que incómodo puede resultar a veces estar sonrojado, sobre todo si tratas de evitar estarlo. Pero eso no era nada del rubor que adopté cuando una de sus manos se acercó demasiado a esa zona tan íntima para todas las mujeres. Tuve un extraño impulso a huir, pero me mantuve en el sitio. Ya bastante ridículo me parece ser un demonio vírgen como para que ahora huyera de ese tipo de contacto.- ¿Eh?

Estaba un poco ida, con los roces y las ganas de apartarle para poder respirar, porque entre el sofoco que sentía y la sensación de haber corrido un maratón, respiraba de manera entrecortada. Sin embargo, tenía que prestarle atención, a fin de cuentas, me interesaba saber si me contaría esos secretos que tanto quería saber. Pero con sus dos besos consiguió de nuevo que me costase prestrar atención a sus palabras, coloqué la misma mano con la que le había acariciado en la nuca, para evitar que se separara tan rápidamente, deseosa de sentir más sus labios sobre los míos.
Por suerte, recuperé la capacidad de entenderle antes de que empezara a saborear mi cuello como si fuese algún tipo de alimento. Con la respiración entrecortada y con el rojo como color de rostro ahora, intenté obligarme a satisfacer primero mi curiosidad, puesto que los placeres intesos de la vida, podían esperar un poco más. Y quizás luego no tuviese ganas de contestar a mis preguntas.

- Quizás... Primero lo mejor es que me contestes a qué es el Amanecer de los tiempos... Y luego ya tendremos todo el tiempo que quieras para vivir la vida de una manera intensa y divertida...

Por muchas ganas que tenía por continuar con esas actividades, había estado más de 195 años sin haberlas probado, así que, por esperar unos minutos no iba a pasar nada. Aunque esta vez, no había tanta determinación en esos rojizos orbes que tenía por ojos.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Mar Sep 17, 2013 7:16 pm

No es nada tonto aquel demonio, sus manos saben muy bien donde tocar, de que forma deben acariciar para caer en gracia ajena y ser apreciadas como tales. Claramente la joven demonio lo disfruta mas de lo que ella quiere dejar ver, pero su cuerpo reaccionar a los estímulos del ajeno que con maestría y mucho gusto trabajan sobre ella, esperando el momento preciso para también trabajar dentro de ella y con mas profundidad. La joven ronronea cual gatita a la que su amo acaricia y excita con su tacto, clara muestra de que tan profundo esta llegando el secuestrador con su secuestrada. Aun asi la jovencita se las arreglo para hablar un poco mas, cuando el conde llego a su entrepierna y empezó a explorar esa zona aun virgen de la demonio esta se perdió. Entre revelaciones de Cripson, su mano y sus labios sobre el rostro de la joven "victima" esta se perdió en el placer del momento, sus primeros momentos saboreando el grato e inigualable gusto de la lujuria. El beso no fue nada fugaz esta vez, la demonio se encargo de eso y el hizo de su parte para darle el placer de los labios unidos y la lengua entrelazada con la ajena en un baile a puro placer y fuego. Sus labios al tiempo se separaron dejando su marca en el cuello de piel blanca y suave de la jovencita quien mantiene por poco la cordura suficiente como para responder a su secuestrador el cual esta muy concentrado en ella.
Se sube el demonio sobre ella y pega su frente a la de su "victima". La mira a los ojos con un hambre infinita, le brillan los ojos carmesí como si fueran sangre y fuego. Le lame los y le abre las piernas para acomodarse mejor sobre ella.

-¿Es posible alcanzar los sueños que siempre empujan a un hombre a darlo todo, a perseguirlos aunque muchas veces al concluir la vida solo haya sido una quimera, una esquiva sombra que solamente ha dado evasivas y nunca una pizca de posibilidad? Entre las ruinas largo tiempo olvidadas de una poderosa y antiquísima civilización, se haya la solución al dilema propuesto...-Una de sus manos encuentra la forma de meterse bajo las ropas de la demonio, por lo cual ahora sus dedos no rozar la entrepierna de la joven demonio por encima de sus ropas, ahora esos suaves dedos rozan directamente los labios vaginales de la secuestrada- Mucho tiempo atrás hubo una raza pionera en multitud de aspectos, que se convirtió en el modelo a seguir de aquellos que llegaron a conocerlos a pesar de que en la actualidad se ha perdido todo conocimiento que hubiera podido haberse almacenado a cerca de tan misteriosa civilización. En aquellos antiguos textos que aún sobreviven casi en la extinción, sin embargo, solo contienen rumores e hipótesis sin contrastar al respecto donde se les nombra simplemente como los Ancestrales. Fueron una gente que destacó en cada uno de los aspectos en los que decidían poner todo su empeño e inteligencia, que daba lugar a majestuosas obras de arte, esplendorosos edificios que casi lograban alcanzar las nubes y unos jardines que bien hubiesen sido la envidia del paraíso. No solo eso si no que además sus dotes para la magia y las habilidades marciales era meticulosamente delicada y sutil, un entramado arcano digno de admiración, a pesar de que estas habilidades eran utilizadas en beneficio de los demás o como arte, donde se realizaban combates ceremoniales que bien podían considerarse una danza para deleitar la vista y el espíritu. Toda esa serenidad ra debida a que los Ancestrales trabajaban por un bien común, nunca creían que las situaciones debieran resolverse con la violencia, por lo que trataban a quienes podía considerarse sus vecinos como un padre cuidadoso que intenta educar y enseñar a su hijo sin nunca perder la paciencia. Todo florecía bajo la atenta mirada de los Ancestrales de forma que aquella tierra se volvió un paisaje idílico. Pero como se ha demostrado en más de una ocasión, los tiempos de plenitud siempre terminan y contra mejores fueron, más larga resulta la caída. Y esta caída vendría de alguien que siquiera los Ancestrales en su inmensos conocimiento pudieron adivinar, un humano. Siempre los habían considerado una raza que desperdiciaba mucho de su potencial en la guerra y los enfrentamientos, cuando si trabajaran juntos tendrían capacidad para cambiar toda la sociedad. Lo que desconocían era la verdad y el impacto que contenían esas palabras.-Por momentos en los ojos del demonio pudieron verse gran parte de su relato, ya sea por algún poder especial, el éxtasis se sus manos sobre su entrepierna o las mismas ruinas que fueron testigos de aquellos acontecimientos, o tal vez lo era todo, todo combinado hicieron que Nethestus pudiera entre todo el torbellino de emociones acceder a los recuerdos de los primeros días del mundo ¿O acaso eran los primeros años? Imposible saber con exactitud. Le besa aquel demonios lentamente, profundo, sellando la voz de ambos mas no el sonido natural de ambos cuerpos al excitarse, eso es lo único que se oye en esas ruinas, sobre ese altar que despierta pasiones, bajos instintos y magníficos y majestuosos poderes olvidados.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Miér Sep 18, 2013 2:10 pm

Seguía con esa respiración tan entrecortada, ya no solo por la duración y profundidad del beso que me había dado mi maestro en la lujuria. Sino por la opresión del peso de un cuerpo sobre el mío, una opresión que me encantaba, sentirme bajo de otro ser nunca me había parecido tan placentero, sobre todo porque generalmente estar debajo era llevar las de perder en un enfrentamiento y correr riesgo de acabar muerto. Me cuesta horrores mantener la cordura con esos ojos frente a los míos, que me invitan a perderme en el placer y la lujuria.
Con un gran esfuerzo por mi parte en consideración a la curiosidad traté por todos los medios de no pensar en sus caricias y labios, pero realmente era una tarea tan ardua. Sobre todo cuando su lengua delineó mis labios, haciendo que los abriera por ordenes internas que querían atrapar esa lengua juguetona en mi cavidad bucal. Pero tras cerrarlos de nuevo gracias a clavar mis propios dientes no esperaba demasiados problemas para atender a la historia. No me fiaba que el hacerme abrir las piernas no fuese otra forma de hacerme perder la cabeza, pero cuando simplemente se acomodó dejé de sentirme amenazada por el momento.

Que gran error mío. Se me olvidaba que toda ropa podía sortearse con facilidad. Así que, en un momento nada más empezar la historia, sus dedos rozaron directamente esa piel intacta que nunca había sido alcanzada por nadie que no fuera yo. La sorpresa por esa acción hizo que diera un grito ahogado, que posiblemente sería confundido con un gemido por mi acompañante. Además la tonalidad de rojo de mi rostro no me ayudaba demasiado a sostener mi versión del sonido producido.

Cerré los ojos tratando de obligarme a ignorarar la deliciosa sensación de sus dedos, pero no obtenía muchos resultados en eso. Porque para conseguir ignorarlo, también tenía que ignorar la historia y eso no me interesaba para nada. Abrí los ojos, aceptando que no iba a poder enterarme de la historia, pero al toparme con los otros orbes rojos, me sentí transportada a otra época. A otras historias y vidas. A la historia del Amanecer de los días. Obstraida en la historia que sus ojos me enviaban, me olvidé de los placeres que sentía mi cuerpo, sólo pudiendo centrarme en aquello que me mostraban.

Una época impresionante, todo con un control sorprendente de manos de esos Ancestrales. No había nada en el mundo actual que se les pudiera comparar, y eso que no había visto todo el mundo, pero dudaba que los humanos pudieran igualarles en toda su historia. Como habían hecho los miembros de esa antigua civilización, yo tampoco pensaba que los humanos pudiesen llegar a nada demasiado grande. Pero al parecer había que tener mucho cuidado con ellos, puesto que habían llevado al fin a tan magnífica cultura. ¿Cómo lo habían logrado? Pero no fuí capaz de ver eso trasmitido en los ojos del demonio sobre mí.

Mi corduraba estaba a punto de ser succionada por el placer, las caricias de sus dedos habían continuado a pesar de que mi cerebro nos las registrara, y mi cuerpo al no tener algo que lo controlara y reprimiera en parte había reaccionado como bien le daba la gana. Sentía una extraña humedad en toda la parte baja, pero a la vez estaba terriblemente acalorada. ¿Tener calor y perder tantos líquidos no es malo? Quizás fuese algo normal de este tipo de situaciones.

- ¿Qué... más... paso?

Hasta ahí fue el último atisbo de cordura y control dentro de mí. Después me besó y mi cuerpo deseoso de más contacto y roce buscó sus labios. Mis manos pasaron por sus espalda buscando más roce con el cuerpo contrario, pero lo único que encontraron fue más tela y un gruñido de molestia fue lo único que podía decir con el cerebro en ese estado más o menos derretido.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Miér Sep 18, 2013 4:24 pm

Para la mayoría de las razas mas animales el estar debajo de otro ser es signo de debilidad, como si el fuerte dominara al débil, el amo pisando al esclavo, pero aquellos seres inteligentes y mas culturizados puede saber que hay otras intenciones cuando uno se "lanza" sobre el otro en especial cuando ese que esta arriba abre de piernas a quien debajo suyo se encuentra. Esa es una jugada obsesiva, dominante, y otras cosas mas si se quiere decir, pero si es concertada con permiso de ambas partes es de las sensaciones mas gratas conocidas por los que caminan sobre la tierra, y esa sensaciones es la que descubre la demonio hoy día, una de tantas, una de muchas que pueden llegar a ser casi infinitas.

El demonio inicio su historia tras acomodarse debidamente sobre su acompañante, no si antes acceder a ella de forma completamente intima, tanto asi que la jovencita de apariencia humana gimió de placer como no lo había hecho hasta ahora, perdiéndose ahora si completamente, pero luchando para recuperar el sentido y no dejar que el placer que comienza en su entrepierna y se expande a todo su cuerpo la mantenga en profundo éxtasis permanentemente. El demonio relato la historia de los Ancestrales, civilización por la cual ese lugar en ruina se llama las Ruinas Ancestrales, en recuerdo a los Antiguos.

La demonio comenzó a mojarse debido al roce de los dedos del conde los cuales hacen un excelente trabajo sobre la intimidad de la joven demonio. Su historia quedo incluso y entonces la empezó a besar, un beso tras otro comenzando el asunto a carecer de relevancia siendo ahora la lujuria lo mas importante para los dos. De alguna manera u otra se las arreglo la joven para preguntar que paso luego, y ahi se acabo lo que se daba, se aferro a el con fuerza y se comenzaron a besar, dejando el un poco al descubierto su cuerpo al quitarse la capa la cual se deslizo lentamente hasta caer al suelo.

Con una mano trata de desvestirse aquella criatura infernal y lujuriosa, y la otra, la otra hace que uno de sus dedos se introduzca en el interior húmeda y estrecho de la joven bajo el, con mirada lujuriosa y atenta que observa el rostro de la demonio. El placer que le genera el ser penetrada por primera vez aunque sea solo con un dedo indice es algo que el demonio no puede perderse por nada del mundo, su locura y perversión asi se lo exigen.

-Una criatura llamada Nemerot...-Susurro entre sonrisas el conde al tiempo en que jugaba dentro de la entrepierna de su secuestrada a la cual ahora hace su aprendiz y amante, aunque ella aun no sabe de esos planes.-Nemeroth había nacido durante el apogeo de aquella sociedad idílica, donde recibió una educación que sería la envidia de los estudiosos de Camelot. Sin embargo, el resentimiento de sentirse por debajo de aquellos a los que muchos consideraban sus padres y protectores, le persiguió toda su vida. Estudiante de la magia aplicado y concienzudo, buscó siempre sobresalir por encima del resto, aunque intento tras intento lo único que conseguía era ser siempre el segundo sin importar lo que tratase de hacer, pues algún joven Ancestral siempre alcanzaba unos progresos mejores que los suyos. Por ello su ansia de conocimiento en alguna de las ramas desconocidas para el resto se tornó casi una obsesión y a causa de ello, atrajo la atención de alguien o tal vez algo, que se comunicaba con él en sueños y le instruía en artes oscuras y desconocidas pra él, pues se basaba en el control de energías corruptas gracias a las cuales era capaz incluso de moldear la propia realidad, de alterar la materia de estado, forma y composición a su gusto. Pero para llevar su venganza a cabo necesitó paciencia y años de silencioso y estricto entrenamiento y práctica hasta que la voz le dijo que estaba plenamente preparado para llevar a cabo un último sortilegio que lo alzaría muy por encima de sus maestros y compañeros, de hecho quedaría por encima de cualquier mortal, en palabras de su propia mente. El día marcado fue cuando el gozo del resto era más alto, pues se había alcanzado el culmen de la magia, según muchos, en la mayor obra de todos, la Fuente de los Sueños, un artefacto con el que una persona podía realizar uno de sus mayores anhelos con tan solo probar un trago de sus cristalinas aguas, todo un logro pensado en mejorar la sociedad. Y cuando se suponía que iba a ser la hora de mayor éxito, todo se torció de forma irremediable, por la mayor catástrofe que sacudió jamás aquel lugar. En medio de los vítores y aplausos, nadie se percató a tiempo de la sobrenatural tormenta que poco a poco iba cerniéndose sobre sus cabezas, hasta que el primer rayo multicolor retumbó en el cielo, quebrando una de las altas torres de marfil que despuntaban entre los edificios. De pronto cuando se percataron del peligro, los gritos de júbilo se tornaron en llantos de pánico y miedo. Con cada estallido de la tormenta contra el suelo, se generaba una criatura desproporcionada en su maldad y sed de almas como aquellas, pues contra más pura resulta, mejor es su sabor para los cazadores que se estaban congregando. Nadie estaba preparado para aquel torrente de acontecimientos y tal vez nunca lo hubiesen estado ya que no fueron preparados para ninguna forma de combate, por lo que se convirtió rápidamente en una matanza donde cada uno debía verse en la encrucijada de tratar de ayudar a los que hasta aquellos instantes eran sus vecinos o por el contrario concentrarse en sí mismos. Pero poco importaba puesto que el resultado final terminó siendo el mismo, todos fueron barridos de la existencia mientras resonaba por entre las calles, la desquiciada risa de aquel que había sido el ejecutor de aquella grotesca escena, que ofrecía hasta la última alma a quien se había convertido en su oscuro maestro y señor.-En los ojos del demonio se ve un gran goce, hablar y recordar la corrupción de antaño junto al éxtasis y la perversión del presente, nada cambia, incluso en el futuro las mismas artimañas seguirán siendo deliciosas, las mas deliciosas del mundo. Juega mas profundo dentro de la que acaba de convertir en su juguete sexual en un comienzo, pero esa jovencita puede ser mucho mas, solo debe entregarse a la oscuridad que alberga en su interior, esa que todavía no la visto, solo debe responder y entonces no habrá marcha atrás. La vuelve a besar, profundo, ahora con mas desesperación, tanto asi como para casi ahogarla mientras algo de saliva se le escapa por la comisura de los labios, como si realmente quisiera comerse la boca de su amante como si fuera alguna especie de pescado que puede abrir la boca de gran forma.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Miér Sep 18, 2013 8:35 pm

Sonreí más satisfecha cuando la capa de mi secuestrador se deslizo hasta el suelo, si es que aún había suelo. Porque así como estaba, podía ser magma, agua, aire o cualquier cosa que pase por la mente, que me daba igual. Ahora mismo todo perdia relevancia contra el ser que tenía encima mío y que me satisfacía. Tanto mi curiosidad como las necesidades carnales de mi cuerpo. Las prendas de mi cuerpo iban desapareciendo poco a poco, puesto que notaba frialdad en la piel. Pero eso no podía competir contra el ardor que había por todo mi cuerpo. Una simple brisa no puede apagar un incendio.

Observaba a mi compañero de historias que me miraba con una expresión similar a la de un depredador a punto de obtener a su presa. No entendía a qué tanta expectación por su parte hasta que noté que sus caricias en mi intimidad se detenían un instante antes de introducir uno de sus dedos en ella. Gemí por el extraño placer que me producía sentirle dentro de mí. Casi podía sentir las ansias que tenía mi interior por tenerle dentro, tantas que creía que iba a acabar arrancandole el dedo. Pero podrían ser simples cosas de la percepción, puesto que me sentía hipersensible a cualquier roce, por pequeño que fuera.

Me sentía agobiada, necesitaba liberar todo lo que sentía por dentro a base de caricias y besos. Pero el maldito empezó a hablar y a volver a relatarme la historia que yo misma había pedido que me contara. Aunque en ese momento ya no me interesaba lo más mínimo. Quizás acabado ese hambre de placer, volviera la curiosidad y las ganas de saber. Así que, por mi bien futuro y no molestar al poderoso ser que tenía encima, trate de introducirme en la historia. Pero mis manos suelen ser algo traviesas, y ellas querían jugar. Así que, mientras él narraba, yo iba quitándole las prendas de ropa que me molestaban para acariciar su piel.

Solo me quedé con pequeños detalles de la historia, el nombre del protagonista: Nemerot, sus ganas de superar a aquellos que habían sido sus maestros, la extraña voz en su cabeza. Y el desencadenamiento de criaturas que sospechosamente me recordaban a los demonios en su forma de actuar y de fastidiar los momentos de felicidad. Pero posiblemente me equivocara, no estaba demasiado atenta a la historia ni a las deducciones que pudiese hacer.

Lo que ahora mismo quería es poder satisfacer todas mis necesidades. Que repentinamente había hecho aparición tras tanto tiempo de no pensar en ellas. Sentía como él también estaba excitándose, quizás por mí, quizás por otra cosa. No me voy a preocupar por esas cosas ahora mismo, mientras que el resultado sea satisfactorio no me importan los motivos que llevaron a dicho desenlace feliz. Correspondí satisfecha a ese beso, que me entregaban al acabar la historia. No iba a dejarle hablar en un buen rato, puesto que mientras que hablaba me tenía sin poder saborear sus labios, ni deleitarme con esa experimentada lengua. Tenía vagas ideas de lo que vendría a continuación, pero el ritmo se lo dejaba marcar a aquél que tenía más experiencia.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Miér Sep 18, 2013 9:40 pm

Las sonrisas son notorias, se nota la satisfacción de ambos, el dominado y el dominador están muy satisfechos cada uno con su papel, razón por la cual las sonrisas perversas no desaparecen, están se suceden una tras otras en lo que sera un carnaval de emociones lujuriosas llenas de pecado. El gemido que libero Nethestus al ser penetrada por primera vez fue encantador, presto mucha atención el demonio a las reacciones de su pequeña "victima" en muchos sentidos. Al penetrarla asi, viendo su cuerpo, su rostro, lo mojada que esta y como de estrecha esta su intimidad juraría aquel demonio que esa chica es virgen ¿Como es posible? Cierto es que su cuerpo renació de vuelta, si fue violada en vida su cuerpo no lo recordaría, solo lo haría su mente, pero su rostro, su forma de ver ese acto serian diferentes, y esa chica actúa como toda una doncella en cuerpo y alma. La chica quedo desnuda por completo y mientras el narrada su historia también el fue quedando desnudo, ambos jugaron su juego y se apropiaron del otro sin preguntar, no necesitaban hacerlo, cada uno de ellos se entrego por si solo en bandeja de plata, nada mas sencillo que eso.

Los besos se hicieron muy profundos y por demás prolongados, las ruinas quedaron en completo silencio, solo los gemidos y ruidos de placer se escuchan allí, los ecos hacen mas placentero el dejarlos salir, estos vuelven una y otra vez hacia los amantes. La mano derecha del conde se poso en los senos de la hermosa jovencita y los empezó a acariciar, primero suave, luego algo mas fuerte, mas profundo y con pequeños apretones, jugando de cuando en cuando con sus pezones, tanto asi hasta que estos se pusieron duros y puntiagudos, era el momento exacto donde probarlos y avanzar y avanzar, avasallar el cuerpo de su amante en puro placer, en un placer irresistible que la doblegue a su voluntad absoluta. Bajo por el rostro de Nethestus a puro beso y lamidas, paso por su mentón, se detuvo en su cuello para saborearlo, marcarlo con pequeños colmillos y bajar mas hasta su pecho, dejando pequeñas marcas casi invisibles a su paso entre chupetones y mordidas, asi llego a los senos de la joven doncella que fueron las siguientes victimas de ese juego perverso. Los besos se hicieron mas osados, mas desesperados, tanto asi como para meterse casi por completo los pequeños y firmes senos de la joven demonio en la boca, donde su lengua larga como la de las serpientes la lame, en especial sus pezones los cuales empieza a chupar cual bebe que se amamanta de los pezones de su madre.

Su mano mas abajo salio de su interior y volvió a entrar despacio, lentamente, tanto como para torturarla, haciéndola obviamente desear. Juega a entrar y salir tan lento y suave como puede, dejando que la desesperación dentro de su amante gane terreno antes de sosegarla por completo.

-¿Acaso mi preciosa mujer no desea saber que sucedió a continuación?- Pregunto casi con inocencia, tan perverso y astuto que le pregunta algo asi cuando es obvio que tienen vía libre para el goce y el placer mutuo sin control.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Jue Sep 19, 2013 7:27 am

Todos los besos y caricias sobre mi piel se sienten tan bien. Jamás había sentido tanto placer por meros roces, que a pesar de ser solo eso, los notaba en todo mi ser, dejandome con una sensación casi eléctrica por todo mi cuerpo. Acaricié ese cuerpo que iba a darme tanto gusto, deleitándome con sus líneas, con la suavidad y el calor que me transmitía. De nuevo ronroneé de placer.

Sus manos sobre mis pechos eran sublimes, cerré los ojos y me deje tocar, lamer e incluso morder. Loa gemidos salían por mis labios cada vez que una de esas acciones me provocaba más placer que otros. Casi sentía dolor de lo erectos y duros que estaban mis pezones ante tantas atenciones. El color rosa se iba transformando en rojizo cuanto más succionaba, provocando algún quejido de dolor unido al inmenso placer.
No me importaba acabar totalmente marcada por sus labios, incluso luciría orgullosa esas señales que resaltarían sobre el blanco impoluto de mi piel. Eran marcas hechas por la lujuria, y por ende algo que a todo demonio producía una gran satisfacción y mucho orgullo. Sobre todo, si habías tenido que esperar tanto tiempo para conseguirlas. Sería lo mismo que los premios que daba la realeza a los guerreros que cumplían con una importante acción en la guerra.

Cada vez estaba más y más húmeda, y sin embargo, todo el placer que sentía por la parte superior de mi cuerpo no bajaba hacia abajo, donde quería que hubiese más contacto. Pero lo único que hacía mi secuestrador era darme leves caricias que no me satisfacían para nada. Quería sentir más y con más fuerza; quizás cualquier doncella hubiera estado agradecida de tanta delicadeza. Pero yo no quería hacer el amor, quería que me follaran, por muy basto que suene así dicho. Mis caderas se movían tratando de buscar una forma de sentir más contacto, pero con tan solo un dedo era difícil conseguir alivio para la gran frustración que iba aumentando a cada segundo de esas delicadas caricias.

- No...- gruñí entre dientes a su pregunta.- Termin-nala... Después... Ahora haz- hazme tuya...- gimoteé al final desesperada por conseguir más placer. Mis dedos se clavaron con fuerza en su piel, tratando de demostrar que de verdad necesitaba eso más que cualquier otra cosa.

Aún tenía mi orgullo, pero si seguía sin darme placer, estaba dispuesta a cualquier cosa con tal de que me lo diera. Por muy degradante o por la trampa que fuese. No me gustaba esa sensación de estar a medias. Y si seguía sin hacerlo a pesar de eso, tendría que recurrir a la fuerza bruta para conseguir más placer. No me importaba nada mientras que consiguiera dejar de ser una doncella y pudiera por fin entender qué es la lujuria.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Jue Sep 19, 2013 11:56 am

Los dos demonios quedaron completamente desnudo con el correr de los minutos y el pasar de las historias, las pieles de ambos unidas dan un calor tal que ni una hoguera podría competir con ellos, ni hablar de la sensación de felicidad que genera el estar uno unido al otro sin ropas de por medio, realmente un vicio como nada en el mundo. La jovencita realmente se convirtió en gatita, pero vaya gatita mas suave, tan dócil, tan caliente...Para un depredador como ese que esta encima suyo es una caza única.

La piel blanca como la nieve de esa joven quedo marcada en varias zonas debido a las atenciones del demonio macho. Sus colmillos, sus labios, sus caricias algunas mas fuertes que otras, nada que no desaparezca en algún tiempo, pero si que es fácil de marcar una piel tan suave y blanca como las nubes. La joven perdio los estribos, los movimientos de la cadera de la jovencita y sus gemidos asi lo dejan saber al demonio sobre ella, y mas con ese gruñido y esa respuesta tan seca, gruñido que es una orden clara de lo que desea. Las uñas de la demonio se clavaron en la piel que cubre la espalda de Cripson, con tal fuerza que la sangre empezó a correr mientras este sonríe, esa alma ya es suya, pero para demostrarlo ha de cumplir con el ferviente deseo de la pequeña hija de la oscuridad, la cual puede llamar con confianza su princesa oscura, o tal vez para molestarla podría decirle princesita oscura.

-Como ordene mi princesa, pero...Todo a su paso-Entre besos fue bajando mas, pasando por su estomago, luego beso y lamió su pelvis para llegar a besarle y lamerle con "cariño" y perversión los muslos donde chorrean los fluidos de la jovencita excitada a punto de quemarse a si misma en su lujuria. Disfruta de los muslos de la pequeña, de sus fluidos, de su aroma, de toda ella mientras su lengua larga y que parece de serpiente se acerca lentamente a su entrepierna, haciéndose desear. Despacio y despacio y se acerca hasta empezar a probar la intimidad mas intima de Nethestus, primero por fuera, y pasado unos minutos por dentro, teniendo ahora la pequeña no solo los dedos del conde sino también su lengua de serpiente, la cual se da un banquete con la piel suave, caliente y humedad de esa zona que poco a poco deja de ser una zona virgen.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Nethestus el Vie Sep 20, 2013 7:34 am

Volví a gruñir de la impaciencia... Y eso que yo siempre me había considerado paciencte, a fin de cuentas, cuando la mayor parte de las veces prefieres dormitar a hacer algo, acabas sacando una gran paciencia. Puesto que no sientes que pierdes el tiempo esperando, sino que aprovechas ese tiempo en hacer algo que te gusta; en mi caso dormir. Había que ver lo que cambiaba a uno la lujuria, esa busqueda de placer que te llevaba hasta niveles primarios en tu naturaleza, más incluso que la propia ira.

Las suaves caricias de sus besos en mi pecho ya no me parecían calmantes para lo que sentía, sino otra forma de torturarme, porque donde yo quería sentirle de verdad era dentro de mí, junto a esos dedos que seguían torturandome con el suave roce que hacían. De haber estado un poco más consciente, no hubiera demostrado nada, puesto que me gustaba fingir que no había cosa que pudiese afectarme. Pero ahora no estaba así y era tan manipulable que me daba repulsión verme en ese estado tan sumiso y a la vez tan propenso a enfadarme. Sólo tenía paciencia porque él era el que tenía más experiencia.

Cuando más bajaban sus labios y sus carcicias más fuertes se volvían los gemidos, puesto que por esa zona es donde quería sentirle. Otro gruñido de frustración salió de mis labios al ver como se detenía a escasos centímetros de mi entrepierna, mientras que su lengua bífida, más parecida a la de una serpiente, se movía en el aire. ¿A qué esperaba?
La primera lamida me provocó un cosquilleo que iba por toda mi columna, como una corriente electrica que me producía placer. Y esa sensación fue a más cuando su propia lengua se introdujo junto a sus dedos. ¡Eso empezaba a ser más lo que yo quería! Pero aún así no era del todo suficiente. Por el momento me conformaría, sin embargo, quién sabe cuánto tiempo duraría así.

Llevé una mano a la cabeza de mi secuestrador, para evitar que se alejara demasiado, además de que me gustaba tener algún tipo de contracto con mis manos. La otra la llevé a mi pecho, ahora desatendido, masajeandolo para volver a sentir algún tipo de placer allí, aunque obviamente, menos satisfactorio que cuando él lo hacía.
avatar
Nethestus
Guerrera
Guerrera

Elemento : Sombra
Raza : Caelum
Mensajes : 60

Edad : 195 años aprox
Empleo : Mercenaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Invitado el Vie Sep 20, 2013 11:18 am

Las sorpresas para la joven demonio se suceden una y otra vez, claro que son sorpresas agradables, sorpresas a la que fue arrastrada por aquel demonio, pero que ella ha recibido en toda gracia sin oponer mucha resistencia que digamos. No conoce tanto Cripson a Nethestus como para entender el porque y el cuando de los gruñidos de su amante, pero intenta darse una idea aproximada de su impaciencia y tal vez hasta enfado que puede llegar a sentir por momentos, pero solo por momentos nada permanente ni profundo. Nada tan profundo ni importante como el placer entregado, los gemidos de la joven demonio se hacen mas notorios a medida que iba bajando con besos y caricias por su cuerpo en especial cuando llego a la entrepierna de la joven la cual esta a punto caramelo dirían los que saben.

La lengua del conde loco lleva placer a ambos y la joven demuestra su placer y en parte ejerce algo de dominación, leve pero lo hace el tomar al demonio de la nuca, obligandole asi a no privarla de ninguna atención. El demonio no la priva de nada, recorre esa cavidad deseosa con todo gusto, mezclando la sensación de los dedos que es mas rígida con la de su lengua que es obviamente mas suave y húmeda. El momento cumbre en ese acto lujurioso llego cuando con su mano libre la penetro por detrás, asi empezó a jugar con ambos orificios de su secuestrada a gran velocidad dejando de lado la suavidad y lentitud que a ella tanto la impacientan para volver esos momentos frenéticos, tanto con su lengua como con sus dedos encargándose de ella tanto por detrás como por delante. Hizo durar ese momento varios minutos, el sabor de Nethestus es como la miel, pero hay otras partes de su cuerpo que también quiere probar esa miel, y la entrepierna del demonio es la mas exigente en esos momentos razón por la cual se sube al altar gateando como una pantera ante su presa ya derrotada y entregada.

-Ahora viene el plato fuerte de la noche princesita- Dice entre sonrisas perversas, subiéndose sobre ella y dejándose caer lentamente, acomodándose sobre ella uniendo la intimidad de ambos, juntos frente a frente a tan solo un momento de entrar dentro de ella y hacerla completamente suya de una vez por todas. Un perro rabioso o un animal en celo puede tirarse sobre su victima asi como asi sin importarle nada, pero el no es un pobre mestizo, por lo que se dedico a besarla y acariciarla unos momentos haciéndose desear antes de finalmente con esa parte dura pero a la vez tierna y caliente que poseen los hombres en plena excitación la empezó a penetrar, como tantas otras veces a otras mujeres de distintas razas, edades y mundos. Respira profundo y sonríe perverso, el primer contacto siempre es bienvenido y diferente, ninguna mujer es igual por dentro, eso es algo seguro. Al instante supo que era virgen, ninguna mujer con experiencia esta asi de estrecha y mojada, solo puede estar asi en su primera vez y eso es algo innegable.

-Muy rico, estas sabrosa preciosa- Le dice juguetón mientras la besa y la empieza a embestir, empieza el baile, uno que el demonio se asegurara que sea largo e inolvidable.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Demonio y secuestro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.