Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


A fácil perdón, frecuente ladrón

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Vie Nov 05, 2010 11:01 am

[Viene de este tema.]


A fácil perdón, frecuente ladrón

El sol recién se había ocultado y la luna comenzaba a mostrarse. En una noche como cualquier otra, luego de la gran fiesta de Halloween, Gilgamesh estaba nuevamente en su Salón acostumbrado. El que se utilizaba para recibir a las visitas de la ciudad.
Era un salón muy amplio y vacío, rodeado de ventanales enormes. Los azulejos del suelo eran blancos y negros, dispuestos como si fuese un tablero de ajedrez. Todo estaba impecable. Su trono fue colocado justo en el centro del salón y allí estaba sentado, serio y firme, como si aún a la fuerza nadie podría cambiarlo de posición.

La luz de la luna se filtraba por los ventanales para alumbrar el recinto. Quería relajarse un poco, por lo que hizo apagar todas las velas. La luna entregaba bastante luz y se veía muy bien, le daba un clima muy agradable. Como si todo el lugar estuviese envuelto en un aura azulada. A pesar de ser llamado Rey Sol, le agradaba mucho la noche y su ambiente.
El silencio realmente dominaba todo el lugar, y en una noche tranquila, el rey no quería nada mas. Incluso era el lugar en el cual dormía, por lo que era el ambiente perfecto. Gilgamesh jamás dormía acostado.
De repente, sin previo aviso, se escucharon estruendosos ruidos fuera del salón, al igual que gritos femeninos. Grilletes, cadenas, armaduras, metal chocando entre sí, pasos. Todos esos sonidos se mezclaban mientras se oían más y más fuertes, hasta llegar a la puerta del salón, del otro lado.
Las puertas de madera, de estilo gótico con la terminación superior en curva, se abrieron de par en par para mostrar a tres guardias sosteniendo a una niña, junto a otros dos a los lados. Si bien era una cantidad exagerada para controlar a una simple niña, se notaba que se resistía constantemente y lo hacía bastante bien. Los soldados parecían más asustados por recibir alguna de sus patadas y se notaba que solo querían arrojarle el problema al rey y volver tranquilamente a lo suyo. Que mal ejemplo para la sociedad…

- Majestad, hemos seguido a esta chica desde la fiesta. Sabemos que ha robado joyas del castillo.- Dijo uno de ellos, medio tembloroso.

Efectivamente, luego soltaron a la joven en medio del salón y la mayoría se retiró haciendo una reverencia, sin darle la espalda. Temían alguna represalia por lo que les convenía ser lo más respetuosos posibles. Ya fastidiado de que lo interrumpieran de golpe, le sumaba esta estupidez de los guardias.
Cuando el rey la miró, notó que tenía un aire a una chica conocida. Eso era extraño, el rey nunca consideraba a nadie lo suficientemente importante como para que merezca la pena ser recordado. Luego de examinarla por unos segundos, recordó que se trataba de la chica de su fiesta. La fiesta... recordó lo que había dicho el guardia. Tenía razón, la había visto en la fiesta. Era esa chica impertinente que se le había quedado mirando fijamente un tiempo y que luego le hizo una mueca de burla.
En ese momento, el rey hizo un gesto para que los últimos dos guardias se retiraran. Se habían quedado junto a ella por si la orden del soberano era llevársela a los calabozos.
Gilgamesh suspiró al momento que las puertas del salón se cerraban pesadamente, dejando solos a la ladrona y al Caballero.
Sonrió de lado, muestra de que se imaginaba la situación de la chica. Sola, acorralada, encerrada en ese salón junto al rey. Sin tener a donde ir, ni que poder hacer al respecto. En plena noche. Pobre de ella.
Sin embargo, Gilgamesh no pensaba hacerle nada, no esa noche. Mas que un simple robo, le intrigaba mas la descortesía de la chica para con el rey. Mucha gente en esa fiesta quería asesinarlo fría y cruelmente, pero nadie movió una ceja... en cambio ella...
Cuando ya estaban completamente solos y nadie podía oírlos, se decidió a hablar. - Te saludo, niña… Creo que nos hemos visto antes, ¿me equivoco?- Preguntó con sarcasmo. Mientras se ponía lentamente de pie, aún sobre una pequeña plataforma que lo dejaba aún más alto, mirando a Ghatta hacia abajo como si fuese una gatita.

¿De verdad habría robado joyas del castillo? ¿Sabría el castigo que le esperaba si eso fuese verdad?



Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Vie Nov 05, 2010 3:11 pm

Lo cierto es que no podía creérselo. Nunca la habían pillado robando y justo la pillaban cuando no había hecho absolutamente nada. Encima, para más vergüenza, le habían dicho que la llevarían ante el mismísimo rey.
Por supuesto, Ghatta se resistió en todo momento, dando patadas, puñetazos, insultos y algún que otro cabezazo sin dolor para ella. Sin embargo fue en vano. Le habían puesto cadenas y grilletes. ¿Era para tanto todo por robar? Joder, estaba realmente cabreada, y su furia acabaría soltándosela al rey por mucho que éste no tuviese la culpa, en este caso. No tardaron pues mucho en llegar hasta la sala donde se situaba el mismísimo rey. Ghatta tenía la cabeza gacha, y una mirada oscura presa de un enfado tremendo. Ella no había hecho nada, por lo que no habría pruebas buscasen donde buscasen.

Cabreada, oyó las explicaciones de los guardias al rey. ¿Que había robado joyas? ¡¿ERAN GILIPOLLAS O QUÉ?! Ghatta levantó la vista furiosa, mirando hacia los guardias, quienes dieron paso atrás algo atemorizados por la mirada de la pelinaranja.
Después puso una mueca de asco ante ellos y finalmente miró hacia el frente, pero sin mirar al rey, no se merecía que le mirasen, ni siquiera una ladrona. Oyó las palabras del rey, indicándoles a sus guardias que abandonaran el lugar. Un silencio se apoderó del momento sin embargo Ghatta no dijo nada, se quedó en silencio mirando hacia otra parte.


- Te saludo, niña… Creo que nos hemos visto antes, ¿me equivoco?

¿Niña?

- ¿¡¡A quién llamas niña, niñato!!? Tsk...! - dijo entre dientes, aunque totalmente audible.

Si pensaba que alguien como Ghatta tendría miedo a un ridículo, arrogante y estúpido rey, la tenía clara e iba listo. Estaba harta de la gente como él, gente que tenía lo que tenía sin merecérselo ni por asomo.
No como ella, no tenía absolutamente nada y ahora actualmente no tenía a nadie, ni siquiera a su hermana, a su única hermana, Leonna. Había buscado trabajo, pero no había para ella, por vestir como vestía. Por eso había recurrido el robo además de que te subía la adrenalina para qué negarlo. Volvió a girar la vista hacia el rey, con el ceño fruncido, le miraba fija y desafiante.


- ¿Qué es lo que supuestamente he robado? Para por lo menos sentirme orgullosa - sentenció con chulería, aunque aún cabreadísima.

Contra los guardias, contra gente como ésta no existía la palabra. Nadie le creería, ¿quién iba a creer a una chica pobre?


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Vie Nov 05, 2010 9:21 pm

Gilgamesh sonrió, como si se estuviera divirtiendo con aquella situación. Sabía que era de esas típicas personas, lo intuía. Sin respeto por la autoridad, sin noción de su lugar en la sociedad. Sin medir quien estaba abajo y quien estaba arriba, como si todo fuese un gran chiste. Incluso ella se creía superior parecía. Modales modales... su ausencia representaba un despropósito para el rey, un fallo en un sistema perfecto para él. ¿Modales o miedo? ¿Temor o respeto? Pánico al flagelo.

Aún de pie sobre la pequeña plataforma donde estaba su trono, se cruzó de brazos y lentamente, como si estuviese detenido por el tiempo, comenzó a bajar y a caminar hacia ella. A una distancia de unos dos metros del lugar donde estaba parada la ladrona, el rey comenzó a caminar rodeándola, mirándola fijamente. Caminaba a su alrededor lentamente, sin quitarle la vista de encima, como si estuviese acechándola.

- A ti te llamo niña, pues para mi no eres mas que eso.- Respondió sin quitar su sonrisa, pero con un tono cortante y desafiante. Sabía que su respuesta iba a ser exactamente la misma, tratando de "niñato" al Rey de Héroes. Pero eso no hacía mas que divertirlo aún mas... Le hacían falta bufones en su reino y se imaginó como quedaría con uno de esos sombreros particulares, con cascabeles en sus puntas. Cuanto mas orgullosa sea, cuanto mas humillante sea para ella, mas se relamía el Rey con la idea...

La joven se escuchaba bastante segura de sí misma al formular su pregunta. No parecía temerle a nada y así no actuaban los ladrones en apuros. Seguramente se deshizo de la evidencia, la tendría un cómplice o ya la habría vendido... Quizás ella no se esperaba que el objeto en cuestión, o el hurto en sí mismo, sea lo que menos le importaba al Caballero de oro.

- Eso deberías decírmelo tú... ¿Esperas que yo sepa?. Alguien ha dicho algo de unas joyas, seguro sabes algo al respecto...- Dijo suavemente, pero con un tono burlón. Aún continuaba caminando en círculos, con sus brazos cruzados, alrededor de la joven encadenada. Casi no podía moverse.

- No podrás obviar que hemos cruzado unas mirada inusuales en este mismo castillo, la otra noche. ¿Que quieres de mi, niña? ¿Asesinarme? Estamos solos ahora...- Continuó, hablando como si contara un cuento infantil, con suavidad y una pizca de provocación. Le hablaba despacio y sereno, como si fuese su conciencia en su oído, de esas que dicen "Hazlo! Hazlo ahora!". No sería mala idea hacerse atrapar para quedar a solas con el rey, pero su comportamiento era completamente diferente a las demás personas con un aura asesina insaciable.




Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Vie Nov 05, 2010 9:37 pm

El rey de forma burletera había sonreído. Ghatta conocía muy bien a la gente de su calaña, engreídos hasta más no poder, divirtiéndose con el mal y dolor ajeno, pues eso con Ghatta lo llevaría claro porque ella era de armas tomar, para todo en general.
El rey, comenzó a bajar de su "plataforma de espectáculo" y comenzó, lentamente, a caminar hacia la ladrona, como haciendo el tiempo eterno. Ghatta suspiró de forma burletera y dejó que el rey, hiciera su ronda de inspección mientras ella seguía con los grilletes en las manos, aunque por fortuna no tenía grilletes en los pies.
El primer comentario del rey casi logra desconcertarla, pero ya había estado delante de una persona así antes, tenía que resistir.

Siguió dando vueltas alrededor de la ladrona mientras ésta simplemente miraba al frente, pasando por algo las vueltas del rubiales.


- Eso deberías decírmelo tú... ¿Esperas que yo sepa?. Alguien ha dicho algo de unas joyas, seguro sabes algo al respecto...

En ese momento no dijo nada, pues pronto la bocaza del rey volvió a abrirse.

- No podrás obviar que hemos cruzado unas mirada inusuales en este mismo castillo, la otra noche. ¿Que quieres de mi, niña? ¿Asesinarme? Estamos solos ahora...

En eso momento una sonrisa pícara y burlona apareció en su rostro. Giró su vista, para encontrarse con los ojos rojos del rey. Una chica de ojos miel y anaranjados miraba a unos ojos rojizos, era una bonita mezcla y seguramente el rey, se habría dado cuent apoque Ghatta, además de otros calificativos, tenía una mirada bastante profunda.

Dejó el tema de las joyas, pues parecía no ser lo importante en realidad para el tipo de armadura dorada.


- Veo que todavía lo recuerdas, ¿tanto te gustó? - comentó burletera - ¿Qué pasa? El reyecito no tiene a nadie que le mire durante más de dos segundos sin ser alguien que le huela el culo? Oh... Pobrecito... ¿Un mimito ahora que estamos solos? Si me sueltas podré dártelos - añadió con la misma sonrisa pícara y burletera, plagada de sarcasmo.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Vie Nov 05, 2010 10:16 pm

El Rey detuvo su caminar justo en frente de la joven, pero aún a unos dos metros de distancia entre ellos. Sin poder contenerse, dejó soltar una soberbia carcajada. - No haces mas que confirmar que estoy presente en tus pensamientos. Lo recuerdo porque incluso los animales, con su instinto, desvían la mirada al cruzarse con la mía... Tu eres mas bajo que un animal parece, ya que no conoces tus límites. Los límites que puedas alcanzar cuando tratas con un ser superior.- Explicó con una amplia sonrisa.

Le divertía esa actitud bruta y descontrolada. Parecía desesperada en algún sentido, no hacía mas que demostrar un muy marcado odio hacia el Rey, por alguna razón que él no entendía. Pero en fin, todos lo odiaban por distintas razones...

- Claramente soy una espina clavada en tu vida ¿Que se siente?... ¿Que se siente descubrir el insecto insignificante que eres? Tengo una fila de ladronzuelos patéticos desfilando por mis pasillos, aunque nadie lo hace dos veces.- Alardeó. La verdad era que no le había pasado antes que se acordara de un rostro... No se había percatado hasta el momento, pero sin medirlo, había reconocido a una persona... eso ya era extraño en él, y no por tener mala memoria.

Luego recordó su insinuación de un intento de asesinato... - ¿Acaso confirmas lo que digo? ¿Ese es tu objetivo?- Preguntó de forma intimidante, alzando la voz pero sin dejar su pícara sonrisa.

La miró directamente a los ojos unos segundos y no se esperaba lo que encontró en ellos. No parecía haber muestras de odio al punto de un crimen. Por un segundo le pareció mas bien una víctima de una vida cruel, que se desquitaba con quien le diera la gana, sin importar si muere como consecuencia.
Acto seguido se acercó a ella lentamente, sin dejar de mirarla y sacó un juego de llaves de entre su armadura. Metió la llave en la cerradura del candado que inmovilizaba las cadenas, y lo quitó. Los grilletes, cadenas y todos los elementos que le aprisionaban cayeron pesadamente al suelo, liberando a la ladrona.
No sabía sus verdaderas intenciones, ni siquiera si estaba armada, pero aún así, una vez liberada se dio media vuelta y caminó de nuevo hasta su posición, a dos metros alejado y se detuvo allí. Extendió los brazos para mostrar que estaba desarmado.

- Estás libre... Tienes al rey de espaldas e indefenso. ¿No es esta tu oportunidad?- La retó, desafiante y prepotente, pero esta vez con un semblante serio y firme. Parecía que lo preguntaba en serio esta vez.

- ¿Que sucede? ¿No piensas escapar? Sé que no lo harás, niña... No después de ese intento de mostrar orgullo y valentía. Tienes tooodo el camino libre para tu libertad.- Ofreció mientras estaba a punto de reír de nuevo. La bombardeaba a preguntas retóricas, intentando agotarla, enojarla o volverla loca. Atacar su paciencia, su energía. Claramente, la puerta por la que había entrado estaba cerrada con llave y traba, aunque había otras numerosas puertas alrededor de ese salón, pero quien sabía a donde irían. Se perdería en el castillo hasta morir de hambre. La única salida directa hacia la libertar eran los ventanales, los cuales dejaban ver el exterior oscuro y la luna saliendo a saludar.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Vie Nov 05, 2010 10:47 pm

Al oir las primeras palabras del rey, no dijo nada. Le parecía estar viendo a un niño de ocho años intentando fastidiar a su hermana mayor, y lo peor de todo era considerar ni por un segundo que semejante persona podría ser familia de ella. Ni de broma. Sus palabras entraron por un oído y salieron por otro y hasta cuando la miró fijamente, Ghatta sólo le devolvió la mirada, muestra de que no la intimidaba en absoluto. Para Ghatta, el rey no era nadie, sólo un niño con dinero nada más, encima se atrevía a decir que habían ladrones por sus pasillos cuando en realidad, estaba segura de que la soledad le estaba carcamiendo, y que la única manera de tener compañía era capturando gente sin tener ningún motivo en concreto, sólo por diversión. Hacer que los demás teman, era su única forma de tener contacto con las personas, estaba segura.

De pronto las cadenas cayeron con eco y de forma ruidosa en el suelo. Ghatta se frotó las muñecas de forma suave, ya que estaban algo rosas de la forma bruta en la cual los guardias le habían puesto las cadenas, además de que pesaban un poco la verdad.
Cuando el rey se acercó Ghatta pudo verle de cerca, pero lo único que hacía era mirar con una ceja enarcada. Seguidamente el rey se alejó de forma altiva de ella.


- Estás libre... Tienes al rey de espaldas e indefenso. ¿No es esta tu oportunidad?

Ghatta miró hacia los lados, lo cierto es que había oído como los soldados cerraban la puerta principal así que seguramente no saldría por ahí. Pero, los balcones eran bonitos sugerentes y no sería la primera vez que atraviesa un lugar oscuro para huir de algo.

- ¿Que sucede? ¿No piensas escapar? Sé que no lo harás, niña... No después de ese intento de mostrar orgullo y valentía. Tienes tooodo el camino libre para tu libertad.

- ¿Eh? - dijo como si nada - No te escuchaba, estaba buscando un lugar por el que largarme y perderte de vista mira tu por donde, lo he encontrado! - dijo son sarcasmo.

En ese momento, ni le miró, simplemente se largó y empezó a caminar hacia uno de los balcones para irse de ese... Arrogante lugar.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Sáb Nov 06, 2010 11:13 pm

Gilgamesh se decepcionó al ver que no era fácil de provocar y de nada servía lo que estaba diciendo ¿Que diversión tendría entonces?

Aún de espaldas a ella, suspiró resignado y chasqueó los dedos. Como si fuese una mascota obediente, una muralla de fuego rojo se levantó delante de los ventanales, bloqueando por completo el paso de cualquier cosa.

- Ay ay ay... ¿Que voy a hacer contigo?- Resopló aún sin dirigirle una mirada. - Algo habrá que deba molestarte... ¿Por qué me buscas?- Preguntó distraído, mirando la arquitectura del techo tipo bóveda que tenía el salón. No había razón para que vaya a la fiesta si tanto despreciaba al rey. No podía leerla... No sabía en qué estaba pensando... ¿Pero por qué querría saber eso? Ni siquiera le importaba...
- En fin... se te ha acusado de robar pertenencias del Rey... Espero que no pretendas salir de este lugar esta noche...- Dijo de forma amenazante, volteando a ver una puerta que, a través de corredores y pasillos, llevaba a las mazmorras subterráneas. Sabía que desde ese salón, no podría ir a ningún lado, por lo que pasaba de mirarla. Ni siquiera divertía al rey con su furia desesperada...

De pronto, recordó que mientras la rodeaba y la inspeccionaba, había visto un collar colgando de su cuello. No le llamó la atención hasta ese momento, que recordó que había visto uno muy parecido... incluso él lo tenía.
La miró con una sonrisa despreciable y misteriosa, y se dirigió al fondo el salón. Totalmente ausente de mueble alguno, lo único que llamaba la atención además del trono era un cofre enorme de madera con detalles en oro.

Sin medir palabra, se dirigió a él a paso lento. No tenía apuro alguno pues ahí vivía, y tenía planeado que Ghatta también se quede a vivir un tiempo....
Llegó al cofre, el cual estaba sin llave y lo abrió. Era viejo y estaba algo derruido, por lo que las bisagras resonaron con horribles chirridos, haciendo eco por todo el salón. Dentro del cofre solían guardar todos los objetos que los ladrones robaban a los transeúntes o a los mercaderes, para después devolverlos a sus respectivos dueños, si iba a reclamarlos.

Revolvió un poco entre los objetos del cofre y sacó un collar. Era un colgante con un corazón muy parecido al que llevaba la ladrona en el cuello, idéntico, pero éste tenía una G grabada en el centro del corazón.

- Vaya vaya... ¿Que me puedes decir de esto?- Preguntó con una pícara sonrisa, confirmando sus sospechas. No sabía que relación tendría... un hombre? Un amor? Ya sabía por donde atacar.
Solo un dato, solo una pieza de evidencia... La ladrona era una persona sentimental, quien lo hubiera dicho...

Recordaba que hace bastante tiempo, sus guardias trajeron a una mujer a verle, acusándole de robar ese collar. Como era de costumbre, el Rey Sol no recordaba quien era o qué había hecho con ella.

No se movió de su lugar, en una lado del gran salón, lejos de Ghatta. Sin embargo, el silencio hacía que sus voces se escucharan claramente. Esperó su reacción a ver si algo le movía un pelo a esa ladrona de medio pelo...


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Sáb Nov 06, 2010 11:25 pm

De pronto, antes de que pudiera acercarse a uno de los ventalanes, un muro gigante de fuego apareció frente a ella. En los ojos de Ghatta se reflejaban estas enormes llamas. ¿Cómo habría hecho eso? ¿Acaso era un hechicero? Quizás por eso nadie le plantaba cara, pero eso a Ghatta le daba igual.
Suspiró y se giró de nuevo hacia el rey. Vió como éste se acercaba sin mediar palabra, entre comillas, hacia un baúl viejo que chirrió nada más el rubiales lo abrió. Empezó a rebuscar sin pausa algo, algo que no sabía qué era la ladrona... Y no entendía por qué de repente se había puesto a buscar sin ton ni son, hasta que de pronto, el rey volvió a girarse con algo en la mano. Los ojos de Ghatta se abrieron ligeramente, por la sorpresa.

El silencio se apoderó de la sala y Ghatta no dijo nada. Con el mismo silencio que reinaba en la sala comenzó a acercarse a Gilgamesh hasta una distancia en la cual pudo ver a la perfección lo que colgaba de una de las arrogantes manos del rubio. Un colgante, un colgante que le era más que familiar. Un colgante con un corazón violeta demasiado parecido al suyo naranja y con una G, una G que era de Ghatta.
El corazón de la ladrona comenzó a latir con demasiada fuerza... Leonna... ¿Dónde estaba? ¿Por qué el rey tenía entre sus repugnantes dedo el collar de su pre¡ciada hermana? ¿Cómo podía tener un símbolo tan importante para ambas? ¿Qué le habría ocurrido a Leonna!? Demasiadas preguntas azotaban su mente en ese momento, por lo que se calmó todo lo que pudo, sin embargo, sus ojos mostraban preocupación, dolor, a pesar de que su rostro estuviera totalmente serio y sus cejas algo fruncidas.

- ¿De dónde has sacado eso?

Una única pregunta, no necesitaba nada más.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Sáb Nov 06, 2010 11:37 pm

Entrecerró los ojos advirtiendo que por fin algo había captado su atención. Quizás no tendría ninguna importancia para ella, quizás tenía un valor sentimental inmenso, o quizás el Rey no lo sabía y tenía poderes mágicos o un valor comercial incalculable, tentador para una ladrona.

Al ver como se acercaba cual rata al mostrarle un trozo de queso, hizo girar el colgante alrededor de su mano, "atándolo" a ella. Se esperaba que quizás intente arrebatárselo de la mano, pero ahora sería imposible hacerlo. No quería darle ni una oportunidad.
Algunas brasas de las llamas volaban por el salón, cubriéndolo de hermosas luces amarillas flotantes y muy pequeñas. Se reflejaban en los ojos del Rey, enrojeciéndolos aún mas de emoción.

- Y yo que voy a saber... No me interesa cada inmundo ladrón que cae en mis manos.- Contestó simplemente, con una sonrisa. Incluso le agradaba mucho no darle una respuesta.

Iba a bajar la mano para guardar el collar entre su armadura, pero lo sostuvo en alto un poco mas para que la joven se acercara aún mas a verlo e intentara algún movimiento.
- A ver si le da diversión a esta noche.- Pensó.
Lo tenía fuertemente agarrado y atado a sus dedos para que sea imposible quitárselo sin arrancarlo y romperlo.

De todas formas.... jamás llegaría a tocarlo.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Sáb Nov 06, 2010 11:44 pm

- Y yo que voy a saber... No me interesa cada inmundo ladrón que cae en mis manos.

No tuvo que esperar ni un minuto para poder recibir una respuesta, una respuesta que no le agradó en absoluto. Tenía que responderle, responder bien. A él le daba exactamente igual, sólo quería verla sufrir, y eso era despreciable. Ghatta levantó la vista aún con el ceño fruncido, y caminó más pasos hacia él. Se quedó en frente del collar, viendo como este colgaba en frente de sus ojos y volvió a mirar hacia Gilgamesh.

- No sé como ha llegado a tus asquerosas y despreciables manos - dijo con calma, o por lo menos toda la que pudo en ese momento.

Se notaban que las palabras de rabia salían directamente del corazón, y eso no era algo que mucha gente hiciera, normalmente la gente, tipo Gilgamesh, decía las cosas por decir y sin sentirlas, sin embargo ella era totalmente distinta.
Apretó el puño con fuerza entrecerrando los ojos un segundo y volvió a abrirlos.

- ¿Mujer o varón? ¿Quién te trajo esto?


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Dom Nov 07, 2010 9:09 pm

Sonrió al ver que realmente le estaba comenzando a hervir la sangre. Había tocado un punto interesante, sin duda.

- Acércate un paso mas, y esta baratija arderá en mis manos.- Amenazó fríamente, con una sonrisa cínica. Había encontrado algo con qué manipular a una niña rebelde sin ensuciarse las manos de sangre.

- Tranquila mujer... continúa con tus injurias todo lo que quieras, sólo lograrás convertir tu preciado recuerdo en cenizas.- Continuó divirtiéndose mas y mas con la reacciones e Ghatta.

Luego le llegó a sus oídos la pregunta de la ladrona, le había puesto y tomado bastante interés. - Mujer o Varón... ¿Crees que merece la pena recordar algo tan estúpido? No lo sé ni me interesa... averígualo tu misma si eres capaz.- La retó con altanería. Quería ver que iba a hacer, pero claro estaba que del salón no podía salir. Tampoco quería manchar de sangre de ladrona su hermoso y refinado piso.


- Me contestarás algunas preguntas primero, como de qué se te acusa y tu relación con el guerrero Archer.- Preguntó para pasar el rato. Si bien no le importaba un comino, también odiaba que se estuvieran haciendo cosas a sus espaldas, y mas si representaba una burla para el Rey. Bien tendría la forma de averiguarlo gracias a los guardias que la atraparon, pero quería humillarla haciendo que confesara.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Dom Nov 07, 2010 9:25 pm

- Acércate un paso mas, y esta baratija arderá en mis manos.
- Si arde en tus manos te arrancaré la cabeza -le amenazó.

- Tranquila mujer... continúa con tus injurias todo lo que quieras, sólo lograrás convertir tu preciado recuerdo en cenizas.

Ghatta levantó la ceja. Puto cobarde asqueroso.

- Mujer o Varón... ¿Crees que merece la pena recordar algo tan estúpido? No lo sé ni me interesa... averígualo tu misma si eres capaz.- dijo entonces - Me contestarás algunas preguntas primero, como de qué se te acusa y tu relación con el guerrero Archer.

Rió divertida y entonces le dió la espalda para cruzarse de brazos. ¿Qué mejor forma de burlarse de él que dándole la espalda? A un rey no se le daba la espalda, pero para Ghatta, él no era un rey, no era digno de ello y por eso, no merecía respeto alguno ni compasión.


- Si tanto quieres saberlo, pregúntaselo a él. ¿Qué pasa? ¿Estás celoso? - en ese instante rió con sarcasmo - No pienso decirte una mierda sobre Archer y sobre lo otro... No he hecho nada así que, ni sé de que se me acuse en concreto.

En ese momento sus ojos se centraron en el fuego. Quería salir de allí como fuese, si pasaba rápido por el fuego quizás no se quemase... Sólo sufriría algo superficial pero nada más y como los balcones daban al jardín, podría rodar sobre una zona segura sin problemas. Pero era mucha locura así que finalmente optó por una opción mejor. Todo acabaría en el calabozo así que ¿por qué retrasarlo más?
Pero había algo aún que le unía al impresentable del rey, el collar. Leonna... ¿Cómo había dejado que se lo robaran de esa forma? No, seguro que se lo habían quitado a la fuerza o en un despiste y ella ni se había dado cuenta, o pudo haber sido violada... Dios, no quería ni pensarlo. Suspiró pesadamente y aún de espaldas le volvió a hablar.


- ¿Qué? ¿Cuándo me enseñas mis aposentos? Porque todo esto acabará en mazmorra, así que, por qué atrasarlo.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Dom Nov 07, 2010 11:32 pm

Suspiró una vez mas... Ya estaba empezando a fastidiarlo mucho su estúpida actitud. La tomaría del cuello en un segundo y la llevaría colgando en el aire hasta arrojarla a un frío calabozo. Si... esa idea lo tentaba mucho. Pero no... no era la ocasión.

- Me da igual lo que pienses... ya estás condenada de todas maneras. De una forma u otra, tu vida se ha acortado mucho.- Sentenció, esta vez mas serio. Le volvió a extender el collar, y lo sacudió un poco para llamar la atención de la ladrona.

- Recuerdo que me han dicho los guardias que la persona portadora de esta baratija, lo llevaba en el cuello... y desde ese momento que es prisionera de este castillo.- Intentó una última vez. Realmente no tenía idea, pero si era alguien importante para la ladrona, entonces seguro lo llevaba en el cuello. Evitó dar indicios de masculinidad o femineidad, por si acaso, y concluyó con un encierro, lo que de seguro movería a Ghatta a intentar rescatarla.

El Rey se aburría demasiado solo en su enorme castillo... una ladrona corriendo por todos lados, intentando rescatar a alguien que ni siquiera sabía si se encontraba allí o si estaba vivo o muerto... sería entretenido. Sería como tener una mosca atrapada dentro de un cuarto.

- ¿No te gustaría recuperar esto? Solo tienes que comportarte de forma obediente...- Ofreció con una sonrisa. Se le ocurrió que quizás podría usarlo para manipularla... odiaba esa idea, pero estaba aburrido para actuar como siempre: Cortar al medio a quien se le oponía tan impertinentemente.

La pregunta era... que podía hacer con ella, si accedía a tal cosa.

¿Usarla de compañía? No,su orgullo le impedía aceptar como compañera alguien tan insolente y descortés... aunque él mismo lo fuera. No consideraba que estaba mal de su parte, pues era el soberano y debía imponer respeto.

¿Usarla de divertimento? No...

¿Usarla para poder hablar con alguien y discutir a gusto? ....


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Lun Nov 08, 2010 7:58 am

- Me da igual lo que pienses... ya estás condenada de todas maneras. De una forma u otra, tu vida se ha acortado mucho.
- Qué miedo... - murmuró pero de forma audible.

Sin embargo pronto prestó atención, pues el rey había agitado el collar frente a los ojos de la ladrona una vez más haciendo que le prestara atención, era inevitable, lo había hecho para su hermana, no podía dejar de pensar en Leonna en ese momento. Suspiró y se quedó mirando hacia el tipo que lo portaba, el estúpido rey. Una cosa de comentar, era que el rey n sabía que Ghatta en realidad sí que era una ladrona, así que mientras lo mantuviese en secreto la cosa iría bien.


- Recuerdo que me han dicho los guardias que la persona portadora de esta baratija, lo llevaba en el cuello... y desde ese momento que es prisionera de este castillo.

Espera un segundo, ¿estaba intentando ser amable? ¿A estas alturas? Se estaba burlando de ella, seguro. Era muy extraño que de pronto el rey le diese tan valiosa información para la ladrona sobre el paradero de esa persona.
Demasiado extraño, el rey que tenía en frente no haría algo así si no fuera para beneficio propio, algo olía a rata podrida, y provenía del rey.


- ¿No te gustaría recuperar esto? Solo tienes que comportarte de forma obediente...

¿Obediente? ¡Jamás! Jamás se rebajaría a ese nivel, no por... Espera, Leonna. Por un momento, recordó todo el pasado, ella se había tenido que volver prostituta para mantener a Ghatta cuando era una niña, ese terrible y horrible oficio que nadie lo escoje, o por lo menos muy pocas, y que Leonna se había visto obligada a tomar para poder sobrevivir en la vida. Desde muy pequeña fue abusada sexualmente y de sólo recordar eso, su corazón se partía en diez mil pedazos, por ello Leonna le había hecho jurar y perjurar que jamás cometería eso, que antes muerta que dejarse el honor de esa manera en un hombre, que ella debía encontrar el amor... Pero para la vida de Ghatta, el amor no podía ser, estaba descartado, por lo menos de momento.
Imaginó que su hermana Leonna sí que haría lo que fuera por saber el paradero de Ghatta, cierto que lucharía pero este tipo no era cualquier tipo, no se podía luchar con él, por lo menos cuerpo a cuerpo, porque con palabras era claro que el tipo llegaba a veces a decir cosas totalmente torpes, se notaba que hablaba con la lengua y no con la cabeza, y por ello en eso Ghatta tenía ventaja sobre él.

¿Y ahora quería que fuera obediente?


- ¿Qué coño quieres? - preguntó simplemente.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Mar Nov 09, 2010 12:11 am

Gilgamesh ya comenzaba a pasar por alto los insultos de ésta chica. Cada palabra suya era un insulto. Su existencia misma era un insulto. Quería descuartizarla, destazarla, destriparla, despedazarla...
Algo le molestaba mucho de ella, quizás que tuviera a ese ser querido con quien compartir un recuerdo, un objeto, una historia, un sentimiento.

Miró el collar que tenía en sus manos con melancolía. El dije de corazón giraba sobre sí mismo en la cuerda negra que servía para colgar del cuello.
Sus ojos rojos se perdieron en la "G" por unos largos segundos, en los cuales se vio mentalmente transportado a su infancia.

Apenas al nacer se vio rodeado de consejeros, ayudantes y un gran número de personas encargadas de distintas tareas administrativas. El nuevo soberano del Reino de Arcadia, situado en la Isla Ávalon y con sede en la ciudad de Cámelot no tenía apenas ni un día de vida. El Castillo-Fortaleza que llevaba su nombre, se había convertido en su nueva morada. Pero las cosas no sucedieron como solían hacerlo.

Gilgamesh de Lagash tenía un carácter muy particular, que lo alejaba del mundo que circulaba a su alrededor. Nadie podía darle órdenes o consejos, nadie... lo hacían sentirse inferior. Nadie podía ayudarle en nada, nadie podía traerle siquiera una bandeja, una copa, un trozo de pan, o sería despedido de su cargo. Nadie podía echarle una mano si se accidentaba en un entrenamiento. Aún ese fatídico día a sus seis años de edad, cuando quedó colgando de un alto barranco, al borde de la muerte, ignoró las manos que sus guardias le alcanzaban hasta salir él mismo de tal situación.
Sabía que para ser un buen rey, no podía flaquear en ningún tipo de actitud. Se martirizaba él mismo con esa idea al punto de quitarle el sueño. Sin embargo, lograr su objetivo le había quitado una parte de su vida. Todo no se puede, y nunca se ha dado tiempo para las relaciones sociales.
Su contacto con el pueblo era lo único que tenía, pasando por las calles mientras la muchedumbre le iba abriendo camino y arrodillándose a sus pies, echándole flores o una alfombra roja.
Al crecer y llegar a ser un adulto, nadie podía negar que el Rey Sol había acabado con la pobreza y la desesperanza, que había resurgido el reino desde las mismas cenizas y renacido las posibilidades de prosperidad. Había puesto una vez mas a Arcadia y la vida de todos sus habitantes en el mapa.

Su relación directa con su pueblo no pasaba de miradas de desdén y de lástima, a la distancia. A veces incluso algunos leales le tomaban la mano como si fuera una deidad.
A pesar de que para un estatus social normal, ellos vivían una vida plena y sin problemas, para Gilgamesh estaban sumidos en la miseria. Le repugnaba la perspectiva de ver gente trabajando de cosas en las cuales nunca habían soñado.
Les daba mucha lástima los débiles de mente, no de físico y a veces, según el caso, llegaba a despreciarlos.
Solo si alguien le caía bien, llegaba a privilegiarlo con una lección de autoestima y amor por la vida. Aunque conociendo su forma de enseñar, la mayoría querría ser ignorado.
Su justicia era simple: Matar al malo.
Su convicción era simple: Corregir al débil. Si no se corregía... matar al débil.
Podría ser una pulga, pero si mantenía sus ideales hasta el final de su vida, sin echarse atrás aunque eso le significara la muerte, ya se habría ganado el respeto del Caballero dorado. Al menos un recuerdo, una mirada de aprobación. No era difícil conseguir esto, pero siempre y cuando también prevalezca el respeto y la cordialidad.
Para ser mas exactos... Sin darse cuenta de ello, eran los valores por defecto de un Caballero lo que buscaba Gilgamesh en cualquier persona, incluso en una niña de seis años...

¿Algo así lo alejaba de las personas?


Volviendo al Salón, el dije de corazón seguía girando sobre sí mismo y los ojos de Gilgamesh seguían fijos y perdidos, hasta que volvió en sí, quitándose todos esos recuerdos de la cabeza.
Quitó la vista del corazón y miró a Ghatta de forma seria y penetrante.

- Empieza por entretenerme un poco, para variar, contándome como es la vida de una ladrona en mi reino, o cómo es en sí misma.- Dijo aún serio, apartando la vista de ella. En realidad quería saber de ese ser querido tan importante para ella... Como era tener a alguien así... ¿Sería capaz de cometer una imprudencia? Aún no se le había abalanzado encima, así que quizás no... pero no era momento de sacar conclusiones estúpidas. Comenzó a alejarse de ella caminando hacia su trono nuevamente. Se sentó y se acomodó de modo informal. Luego le hizo una seña a Ghatta con la mano para que también tomara asiento o se pusiera cómoda donde quisiese. Suponía que iban a tardar un tiempo. Claro que en salón solo había una silla, la del Rey, así que no le quedaba mas que utilizar el suelo, si lo hacía.

- Si me satisface lo que oigo, quizás se me pueda escapar el paradero del usuario de este collar...- Mintió en voz muy baja, casi inaudible. Decidió agregarle un condimento extra por si la impertinente niña seguía rehusándose a cooperar.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Mar Nov 09, 2010 9:03 am

De pronto una mirada extraña. El rey estaba mirando el collar de Ghatta, pero no lucía cabreado, en sus labios no había una sonrisa burletera o despreciable, su rostro había cambiado totalmente. ¿Cóo había sido posible en tan pocos segundos? Los ojos de Ghatta se entreabrieron ligeramente, sorprendida por lo que estaba contemplando. Pronto recuperó su posción y gestos por si era una trampa, y así bajar la guardia... Aunque en el fondo se estaba dando cuenta de que el rey, al ver el collar, había recordado algo. ¿Era sobre Leonna?! Si era así, Ghatta tendría que averiguarlo como pudiese y fuese.

El rey volvió a mirar el collar de la misma forma, saliendo de su insimismamiento en cuestión de segundos.


- Empieza por entretenerme un poco, para variar, contándome como es la vida de una ladrona en mi reino, o cómo es en sí misma.

¿Su vida? ¿Por qué demonios el rey quería saber su vida? Lo cierto es que le molestaba, ¿acaso no tenía suficiente con la suya? ¿Acaso quería regodearse en su cara? Le hubiese mandado al cuerno en el mismo momento que el rey se sentó en su orgulloso trono, pero no podía, todo esto lo estaba haciendo por Leonna, y sabía que su hermana pelivioleta aguantaría hasta el final si por lo menos conseguía una mínima y sucia pista. Suspiró y se giró. Él ya estaba sentado, así que ella se sentó en el suelo, de forma totalmente normal, sin que el rey lo insinuase tan siquiera, para ella era normal sentarse en sitios así y además, a veces hasta cómodo. Cruzó las piernas y notó un revoltijo en el estómago.

¿Estaba nerviosa?


- ¿De qué quieres regodearte exactamente? - dijo seria, no estaba cabreada, aunque era una pegunta retórica que no dejó responder al rey.

¿Cómo contarlo? Qué mas daba...


" Leonna, perdóname " - pensó mientras baja la mirada hasta el suelo y se tocaba el collar.

- Un pirata mató a mi madre - sentención como primeramente, el pirata era su padre, pero no quería hablar de ello - Éste nos vendió a mi y a mi hermana al primer tipo que pasó por la calle con necesidades. Éramos muy pequeña, pero para ese entonces mi hermana ya me defendía. Te puedes imaginar, supongo, en qué acabó todo. Mi hermana tuvo que prostituirse para mantenerme, y yo - se iba a arrepentir, lo sabía - Empecé a robar, minucias para sobrevivir. Así nos pasamos la vida hasta que huímos del lugar y nos buscamos un lugar seguro para vivir. Sin embargo, con el tiempo, nuestras vidas se fueron separando y ella tuvo que marchar para hacer un viaje de... Búsqueda, llamémoslo así. Desde entonces pues vivo sola, me busco la vida sola, busco un trabajo que no me dan y por lo tanto, de alguna manera he de sobrevivir.

No le pensaba contar que tenía magia recorriendo sus venas que la transformaba de vez en cuando. Como es normal, el cuerpo de Ghatta se ha acostumbrado a mosquearse y enfadarse, por lo que ya no hace el mismo efecto y necesita otro tipo de sentimientos para transformarse.

No se había casi dado cuenta, pero en un momento había apretado demasiado su collar. ¿Dónde estabas Leonna? ¿Por qué te vas? Sus ojos transpasaron el suelo ya su mirada pareció volverse infinita. Una imagen venía a la cabeza, varias imágenes traicionaban su mente, haciéndole recordar un pasado que no podía permitirse recordar en estos momentos.


Ghatta le daba explicaciones a Leonna de quien era el chico con el cual le había encontrado paseando. Leonna giraba la cabeza hacia los lados en señal de decepción y posaba la mano sobre la cabeza de su hermana, explicándole que debía dejar de confiar tanto en los hombres después de todo lo que habían hecho a esa familia. No sólo eso, la miraba de forma seria y mientras ejercía suaves caricias en su cabeza, le decía que los chicos siempre iban a mirar a las mujeres de la misma forma, pero que entre todos esos estúpidos hombres, había uno, uno que se merecía el respeto, cariño, ilusión de Ghatta, sólo uno, y que debía buscarlo bien. En ese momento Ghatta le dijo que no le hacía falta tener a ningún hombre alrededor suyo que la cuidase, que sabía cuidarse sola y que también tenía a su hermana de la cual nunca se separaría. Leonna esbozaba una suave sonrisa y entonces la tomaba por la mejilla diciéndole que eso siempre, que siempre estarían juntas pasara lo que pasase. Era casi una promesa y Ghatta en ese momento había sonreído mucho mientras saltaba cual chica hiperactiva y abrazaba a Leonna mientras ésta se sonrojaba suavemente y giraba la vista hacia otro lado como avergonzaba, pues no era habitual en ella recibir esos abrazos, aunque sabía que su hermana era cariñosa...

Volvió en sí y dejó los recuerdos atrás, antes de que el rey dijese nada.


- Y esa es la vida que seguramente no te interesará.





avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Mar Nov 09, 2010 12:20 pm

Gilgamesh escuchó atentamente su relato, aunque se lo veía algo distraído, no se perdía un detalle. Había mucha información vaga o faltante. Se notaba que cuidaba sus palabras, pero al fin y al cabo, estaba accediendo a la petición del Rey.

Ese collar que apretaba fuertemente mientras hablaba y revivía esos momentos... El collar que él mismo tenía... No podría asegurar que fuese de la hermana, pero había muchas probabilidades... quizás del padre, o quizás de un amor que no le había contado en el relato, quizás por protección...

- Así que una ladrona desde pequeña eh?- Dijo con altanería, pero sin sonreír. Por lo que acababa de oír, su hermana la había pasado peor. Realmente le intrigaba que clase de vida llevaba. No entendía cómo podía hacer algo tan indigno como robar, pero tampoco veía como posibilidad morir para no manchar su honor. Lo primordial era seguir con vida, pero... ¿Que se necesitaba para ello? Le había dicho que nadie le daba trabajo... Eso sin dudas la empujó hacia el robo pero de todas formas... los pensamientos de Gilgamesh se contradecían en ese momento.
Él era capaz de pasar días o semanas sin comer si fuera necesario, pero no robaría... Pero tampoco moriría por ello. ¿Cazar? ¿Recolectar frutos y hierbas comestibles? De seguro la ladrona nunca pensó en esa posibilidad.
Siempre hay otro camino para salir con la frente en alto. Gilgamesh sobrevivía mucho en los bosques cuando huía del castillo, agobiado por las facilidades que se le presentaban. En cualquier almacén de cualquiera de las cocinas del castillo, había mucha comida... sin mencionar a sus cocineros dispuestos las 24 horas... así no funcionaban para él las cosas, al punto que se enfadaba con todos ellos ferozmente.

Quería seguir oyendo, quería saber al detalle, pero no de su vida en particular, sino la vida de un habitante al borde del abismo que se las arregla para sobrevivir.
Otra vez recordó que mencionó no conseguir trabajo... y se le había ocurrido algo interesante para llevar a cabo.

Ante su relato, el Rey no pronuncio palabra, después le dejó su tiempo para meditar hasta que finalizó con esa frase...

Y esa es la vida que seguramente no te interesará.

Oh, pero que equivocada estaba... no se lo haría saber así nada mas, pero le resultaba mas que interesante... intrigante. ¿Como sería una vida así?
El Rey rió por lo bajo ante la ingenuidad de la chica sentada a sus pies, y soltó una propuesta sorprendente.

- Trabaja para mi, niña... Tendrás todo por lo que siempre has luchado- Afirmó con una sonrisa pícara. Una vida tranquila y segura, lejos de los robos y la pobreza. No la haría rica, pero viviría como una persona de clase media.

- Sería una estupidez rechazar la oportunidad para vivir dignamente, sin preocupaciones... y por que no, reencontrarte con tu tan adorada hermana... Solo debes convertirte en mi sirviente...- Dijo esto último ensanchando su sonrisa. No sabía que idea tenía ella por sirviente, pero el Rey le fastidiaba la idea de no querer humillarla haciéndola fregar los suelos lodosos los días de lluvia... Una vez mas contradicciones. Ganas no le faltaban... pero al mismo tiempo tenía otros planes para su futuro nuevo entretenimiento.


Spoiler:
Lo tenía mejor pensado, pero tengo que irme ya u.u


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Mar Nov 09, 2010 2:44 pm

- Trabaja para mi, niña... Tendrás todo por lo que siempre has luchado

Lo oyó pero ni le miró. ¿Trabajar para él? ¿Para alguien como él? Ni de broma, seguramente querría ponerla en ridícula ante todos sus malditos y pegajosos súbditos. Sin embargo, sentía que Leonna sí que lo haría, mierda. Se quedó pensativa, podría buscar otro tipo de trabajo ¿verdad? Claro, podría ser tabernera... Aunque eso ya lo había intentado... Bueno, podría trabajar en un burdel pero atendiendo en la barra a los desesperados... Pero eso también lo había probado. Quizás podría hacerse cazadora, pero... Matar animales ella misma, le daba pena, un sentimiento de culpa, y ese sentimiento venía de las transformaciones que sufría, eso seguro. Lo único que se le daba bien era pescar y por ello lo hacía ella misma, pero sobredosis de pescado tampoco era bueno. Suspiró para si misma, de forma interior.

¿Acaso esa era la única salida? ¿Trabajar para él? No quería ni pensarlo.


- Sería una estupidez rechazar la oportunidad para vivir dignamente, sin preocupaciones... y por que no, reencontrarte con tu tan adorada hermana... Solo debes convertirte en mi sirviente...


Miró de forma feroz al rubio.

- No te atrevas a meter a mi hermana en esto. - sentenció cabreada aunque luego volvió a suspirar - No voy a trabajar para ti, tipos como tú sólo harían que chicas como yo hicieran el ridículo delante toda su corte, o simplemente trabajos vergonzosos o a saber qué tipo de perversiones - añadió - Así que antes que eso, prefiero pasarme una semana en el calabozo.

Ya había salido el rey con lo de ser su sirvienta. Ya se imaginaba con un atuendo ridículo, haciendo cosas estúpidas que no tenían nada de trabajo y encima cobrando. Por su honor, que no haría semejante cosa, por su hermana que no aceptaría un trabajo indigno, Leonna no se lo perdonaría si aceptase tal cosa como esa, aún a sabiendas de que la misma pelivioleta, podría hacerlo si se tratara de su hermana.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Miér Nov 10, 2010 4:17 am

Sonrió al escuchar tales palabras, y no pudo evitar soltar una carcajada burlona. Era muy graciosa esa niña.

- Tu inocencia e ingenuidad casi me hacen compadecerte, nena. ¿Una semana? Las condenas son un poco mas largas de lo que te imaginas.- Dijo con un tono cargado y severo, pero con una sonrisa pícara. - Ahora entiendo por qué estás tan irreverente conmigo... Déjame corregir un pequeño punto: Si entras a un calabozo, saldrías con bastón y la piel algo arrugada...- Explicó con una sonrisa amenazante. No la estaba retando a probar su carácter. Sabía que de todos modos, no le metería miedo... pero... ¿De verdad pensaba que el Rey era tan complaciente con la gente como ella? Bien, quizás era un caso especial... pero eso es para otro cuento.

- Hablas como si ya supieras tus tareas... Ciertamente tendrás que cumplir todas mir ordenes, pero básicamente... ya estás cumpliendo con tu tarea principal, por si no te has dado cuenta...- Dijo como si le restara importancia al asunto, mirando hacia otro lado. Claro que no se daba cuenta, ni siquiera sabía que simplemente contarle de su vida era la tarea que quería para su nueva sirvienta.
Le haría cumplir órdenes, encargos y otros pedidos... pero nada humillante. Sería como su mascota persona, y a la mascota hay que mantenerla contenta. Además, uno se supone que quiere a sus mascotas como si fuesen parte de ellos, las cuida y las protege.
Solo pretendía que se sentara a su lado cuando lo requiera, a contar historias de su vida, o de la vida de la gente con una clase social similar.

- Los dos sabemos que tarde o temprano aceptarás mi generosa oferta... tu hermana estaría muy agradecida.- Sentenció mirándola fijo para ver su reacción, siempre con su tono altivo y soberbio.

- Y yo meto a tu hermana en el tema que se me de la gana, nena...- Pensó al final, mirándola y esperando su respuesta. No tenía nada que ver convertirse en su sirvienta con ver a su hermana... Pero si una cosa era segura: Si estaba presa en el castillo, tendría cierta facilidad para acceder. En cambio si estaba bien y a salvo, Ghatta podría usar el dinero ganado para encontrarla, además de por fin vivir con dignidad...

La pregunta era... ¿Que consideraba mas digno? ¿Robarle a un comerciante por una manzana o ser la mascota personal del Rey por un puñado de oro? Difícil decisión...


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Miér Nov 10, 2010 7:18 am

- Tu inocencia e ingenuidad casi me hacen compadecerte, nena. ¿Una semana? Las condenas son un poco mas largas de lo que te imaginas. Ahora entiendo por qué estás tan irreverente conmigo... Déjame corregir un pequeño punto: Si entras a un calabozo, saldrías con bastón y la piel algo arrugada...

- Era una puta forma de hablar, me da igual el tiempo. - murmuró.

- Hablas como si ya supieras tus tareas... Ciertamente tendrás que cumplir todas mir ordenes, pero básicamente... ya estás cumpliendo con tu tarea principal, por si no te has dado cuenta..

¿Tareas? ¿Tarea principal? Pero, ¿dé qué demonios iba este niñato? Ghatta se cruzó de brazos, esperando la respuestilla de rey, que para ella no debería llamarse rey. Se creía que la única salida era ser su esclava, pero no era así, para nada. Sin embargo, para saber algo de Leonna a lo mejor sí que era la salida. Se quedó pensativa, de forma seria.

- Los dos sabemos que tarde o temprano aceptarás mi generosa oferta... tu hermana estaría muy agradecida.

Levantó la vista nuevamente y se puso en pie, comenzando a caminar hacia el trono del rey,q ue realmente le asqueaba. Cuando estuvo frente a él puso cada mano sobre cada reposabrazos y se quedó mirándole, de forma fija con el ceño fruncido. Estaba tan harta de él, le odiaba a muerte, y si alguien lo mataba ella no se sentiría mal. ¿Cómo podía existir una persona así? Qué asco.


- No metas a mi hermana en esto, segunda vez. - dijo, de forma seria y amenazante - No tienes ni puta idea, no eres digno ni de nombrarla ¿te enteras? Te crees que todo el mundo te teme pero te equivocas, yo no le temo ni a la mismísima muerte, que es la única que se merecía algo de temor por mi parte, pero no es así. Te crees que puedes amenazarme, me importará tres rábanos, no me importa en absoluto que tu seas el maldito rey, para mí eres otro cualquiera más que no sabe mi nombre, un miserable extraño. No me importa quedarme en el calabozo el resto de mi vida, ah espera se me olvidaba, por no hacer absolutamente nada, sólo responderle como se merece a un niñato. La única razón por la que aceptaría ese trabajo es por unos principios, unos principios que tú nunca comprenderás por no conocerlos.

Se quedó en silencio escasos segundos, así que no le dió tiempo de decir nada, ni siquiera de reirse, habitual salida para las conversaciones en él. Sonrió entonces ella de forma burletera y pícara, dejando ver un rostro que parecía no estar enfadado o serio tres segundos atrás y aprovechó para secarse más a él pero esta vez de otra forma, acercándose a su oído ligeramente.

- Será divertido ver tu vida, quienes te rodean y confirmar mis sospechas de que estás absoslutamente solo... - susurró.

Permaneció en ese lugar, seguramente el rey la empujase o por otro lado, cogiese, se riese y le susurrara otra cosa, quien sabe.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Jue Nov 11, 2010 11:35 am

Desde su trono, Gilgamesh la miró como si le tuviese lástima y sonrió. Se quedó un momento en silencio, dejando hablar a la ladrona. De todas formas, tarde o temprano aceptaría su oferta. Si no era por ella, era por su hermana. Todos tenían un precio, incluso uno sentimental... y solo cuestión de tiempo para eso pasara...
Al comenzar a acercarse, el Rey no hizo ningún movimiento, la dejó a ver cuanto podía hacer, cuanto se animaba a hacer. No sentía peligro alguno, incluso provocarla era muy divertido y estaban surtiendo efecto sus palabras.

Negación~


Pensó el rey para sus adentros. No hacía mas que negar la situación irreparable en la que se encontraba. Era un sentimiento muy común en débiles humanos... ¿O era al revés? De todos modos, debería saber que algo pasaría esa noche y que ya no había marcha atrás. Solo estaba retrasando lo inevitable, la pobre conejita parecía atrapada en una red.

Esperó a que terminara de hablar y luego rio por su ingenuidad. Realmente era una niña que iba a por todo, aunque se chocara fuertemente en el camino. La imitó y estiró su cuello un poco para acercarse a ella, hasta que casi chocan sus narices. - ¿Como estás tan segura de todo eso?- Le susurró al oído, casi como si fuese un secreto de vida o muerte.
- Será todo el mundo menos una terca ladrona quien me teme.- Continuó, disfrutando de la escena. Quería ver su rostro en ese momento, pero solo veía su oreja y su cabello.- ¿Y como sabes que ni a la muerte le temes, si nunca la has visto a la cara? Yo podría arreglar eso para ti fácilmente...- Concluyó alejándose lentamente de ella. Su aparente valentía infundada

- Pero estoy seguro de que si quieres a tu hermana con vida, serás una obediente niña.- Finalizó. Sabía que atacarla psicológicamente no siempre daba resultado, pero si la cabreaba que nombrara a la hermana, entonces eso haría con mas ímpetu.

Estaba bien que lo viera como a uno mas, si era su forma de ser. Pero la pobre no sabía que aunque lo tratará así, su poder no era como el de uno mas del montón. Con una simple orden, a Ghatta podría pasarle cualquier cosa... y si se preocupaba por su hermana, sería mas prudente en su actuar.

Luego le prestó atención a su última frase. Será divertido ver tu vida. Ya era el momento. Si era cuestión de tiempo, el tiempo había llegado. Gilgamesh sabía que flaquearía llegada la ocasión, y nada mas le importaba.
Tendría su propio bufón personal. ¿Quien lo diría? Una niña ladrona que lo entretendrá con historias y anécdotas. Debía saber de su pueblo, sin salir y vivir en las calles. Quizás podría compartir ese trabajo junto a su hermana, sería interesante conocerla...

El Rey no se alejó de su oreja, se quedó allí esperando que a la ladrona le incomodara y se alejara. Incluso se ofrecía su cuello descubierto para que haga lo que quiera con él. Era un rey muy generoso, sin lugar a dudas.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Jue Nov 11, 2010 11:51 am

El rey hizo exactamente lo mismo que ella, además, como ya se había previsto, había reído de forma burlesca así que no le había impresionado en absoluto. Su acercamiento le pareció incómodo pero le dió igual, por una vez soportaría el acercamiento de un chico hacia.. Hacia su oído.

- ¿Como estás tan segura de todo eso?.
- Sólo hay que verte.. - susurró.
- Será todo el mundo menos una terca ladrona quien me teme. ¿Y como sabes que ni a la muerte le temes, si nunca la has visto a la cara? Yo podría arreglar eso para ti fácilmente...

En ese momento no respondió, no iba a contarle cada detalle de su mísera vida. Ella ya había probado a estar varias veces al borde de la muerte, por alguien siempre estaba allí en el último segundo, repitiéndole que era una chica fuerte y había aguantado bastante. Sin embargo, muy pocas veces veía el rostro de su salvador y le parecía extraño y misterioso sin embargo, no le daba importancia, lo importante era sobrevivir fuese como fuera.

- Pero estoy seguro de que si quieres a tu hermana con vida, serás una obediente niña.

En ese momento tocó su fibra sensible, pero entonces se dió cuenta de algo. Cada vez que el rey nombraba a su hermana, ella caía totalmente presa por sus impulsos y sentimientos y además, cada vez que Ghatta le decía que no la nombrase, en sus siguientes palabras volvían a estar. Rió ligeramente, algo perversamente quizás. Por fin había descubierto un pequeño escudo qué ponerse, y ahora que lo pensaba el rey sólo la nombraba, no la insultaba, debía pues relajarse con sus movimientos. En ese momento sus ojos se desviaron hacia el cuello del rey. ¿Por qué estaba tan cerca de ella?


- ¿Acaso le falta compañía femenina? - dijo burletona - Lo digo por lo cerca que quiere que me quede de usted.

Fue entonces cuadno se alejó, viendo de nuevo su rostro. Sus manos ya no estaban apoyados en los reposabrazos.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Jue Nov 11, 2010 1:06 pm

- ¿Compañía? Creo que sí... necesito una sirviente que me entretenga. Que pena que te haya tocado a ti...- Le respondió con sinceridad.

- Pero no tendrás el privilegio de acercarte tanto. Lo de ahora puedes tomarlo como un regalo especial de mi parte. Tu trabajo lo cumplirás sentada donde estabas hace unos minutos, como buena niña.- Explicó pacientemente.

Cuando se alejó, Gilgamesh también la miró pero esta vez entrecerró los ojos. - Si vas a hacer algo, hazlo ahora, no tengo toda la noche para esperarte... ¿Besarme? ¿Matarme?- Preguntó a modo de broma, para justificar tan cercano encuentro.

Luego de separarse, el Rey se enserió un poco, pensando en que tan difícil sería salir por sí mismo a ver como viven las personas. ¿Por qué esa nena lo odiaba tanto? ¿Por qué lo ponía tan difícil? La respuesta ya estaba decidida, estaba escrita. Tendría que aceptarlo sin mas preámbulos...

- Tres opciones nena, nombra una: Trabajo, calabozo o guillotina.


Última edición por Gilgamesh el Sáb Nov 13, 2010 2:10 pm, editado 1 vez


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Ghatta el Jue Nov 11, 2010 3:05 pm

Pasó de sus absurdas y tercas palabras, pues sólo eran eso, palabras.

- Pero no tendrás el privilegio de acercarte tanto. Lo de ahora puedes tomarlo como un regalo especial de mi parte. Tu trabajo lo cumplirás sentada donde estabas hace unos minutos, como buena niña.- explicó entonces.

Ghatta alzó una ceja. Ella no querría ni muerta acercarse a alguien como él. ¿Un regalo? ¿Acaso para él un regalo era poder acercarse? Pues la llevaba clara con ella. Para ella un regalo sería información, y no el hecho de acercarse o no al maldito y estúpido rey. Estaba ensimismada en sus pensamientos, sin embargo un comentario hizo que volviese a la cruda realidad.


- Si vas a hacer algo, hazlo ahora, no tengo toda la noche para esperarte... ¿Besarme? ¿Matarme?

Ghatta enarcó una ceja, y vió como el rey se separaba, por lo que ella se puso recta, aunque sin alejarse del lugar y cruzándose de brazos. ¿Besarle? ¡Ni muerta! ¡Ni en sus peores pesadillas! No malgastaría ese momento con alguien como él. Le habían enseñado qeu esas cosas eran importantes y que no debía entregárselas a cualquiera... Volvió a recordar como Leonna le explicaba acerca del amor en general, lo que ella había aprendido y vivido. Era triste, el amor hacía daño pero como te hacía daño, te hacía sentir una persona afortunada. De momento, Ghatta no había experimentado nada relacionado con eso. Sólo había experimentado la amistad y su amistad había tenido que irse por algo importante que comprendió a la perfección, pero supo que era amistad porque al irse, sintió un gran vacío.

- Tres opciones nena, nombra una: Trabajo, calabozo o guillotina.

Ghatta se quedó mirándole unos segundos, luego suspiró y entornó los ojos.

-Además de arrogante, sordo. Lo único que quieres es oirlo una segunda vez, pero como has dicho antes, ya estoy haciendo lo que tu quieres ¿no? Por lo que tendré que volver a responder - hizo una pausa - Sí.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Gilgamesh el Sáb Nov 13, 2010 2:10 pm

Sonrió ante sus últimas palabras. Así es, solo quería oírlo una vez mas. Oírlo salir de su boca, y ese "Si" fue una armoniosa melodía para el Rey, ya que seguro era un insoportable ruido a los oídos de la ladrona. Comenzaba a ser un poco mas sumisa, y eso le caía bien... ¿o será que precisamente no lo era? Sea como fuere, hasta que no le tenga un poco de respeto, no le facilitaría las cosas...

Ya estaba haciendo lo que el quería, pero su trabajo sería arduo... - ¿Y como deberé llamar a mi nueva sirviente personal?- Preguntó con una sonrisa. Si no le decía, algo debía inventarle con G... le gustaba distinguir a sus sirvientes para no hacerse embrollos a la hora de llamarlos.

- Por cierto... ni sueñes que vivirás en el castillo... solo vendrás cuando te llame a cumplir con tu trabajo.- Dijo volviendo a jugar con el collar de su hermana, como si fuese un recordatorio de por qué no tendría que reprocharle nada.
Todo saldría bien para todos, quizás la ladrona solo tenía que tragarse su orgullo, pero eso no le importaba. Era mejor que tener que matarla por haber atacado al rey.

- Y bien... continúa... ¿Quien fue el pirata asesino? ¿Que edad tenían ustedes? ¿Tuvieron que sobrevivir de pequeñas en Arcadia o en otro reino?- Le hizo un gesto con la mano para que continuara hablando y explicándole detalles. Para lo que él quería, sí tenía buena memoria.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: A fácil perdón, frecuente ladrón

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.