Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


El campamento de reclutación

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El campamento de reclutación

Mensaje por Ulrik el Miér Abr 18, 2012 5:23 pm

Había pasado un tiempo y sus heridas habían sanado ya, si, eso parecía. El joven guerrero reposaba fumando su pipa sobre una silla de madera de la taberna que le había parecido más típicamente frecuentada por soldados y gente de armas, es decir, una taberna de bajo presupuesto y coste, bebida buena y barata, gritos, desorden y alguna que otra pelea. Todo ello pero, quedaba adornado con mujeres escotadas de todo tipo y raza dispuestas a venderse por unas monedas. Una de estas se acercó al norteño, el cual le devolvía la mirada con una sonrisa amable a la mujer de la vida que acostumbrada a tratar con hombres de armas, intentaba hacer más agradable la noche al humano con espadas envainadas y armadura vestida, que daba un claro aspecto militar.

- Dime soldado... -Empezó a decir la insinuante mujer que inclinando su torso hacia el sentado caballero, había empezado a hablar con un tono pícaro.- ¿Qué busca alguien tan callado como tú en un lugar como este?

Dicho esto, la chica dejó ir una agradable risotada que demostraba la profesionalidad que tenían todas aquellas chicas en su profesión. Ulrik si más no, sacó unas pocas monedas de oro que le quedaban y las ponía encima de la mesa.

- Información.- Fue la respuesta del de la casa Balderk.- Necesito llegar al campamento de reclutamiento, pero al parecer ninguno de estos... Compañeros, sabe guiarme con exactitud. -Finalizó Ulrik, observando el panorama de hombres fuera de servicio disfrutando de su dinero, es decir, borrachos y juerguistas que muy seguro no tenían tiempo o no estaban en condiciones de guiarle de forma correcta.

Y así era, su mejor opción entonces fue la agradable chica, que al ver que el caballero no tenía ninguna intención carnal con ella, pareció relajarse, aceptando el oro y sentándose a su lado a conversar, bebiendo de su cerveza y fumando de vez en cuando de su pipa.

La mujer, al igual que todos los reclutas a los que había preguntado, sacó de nuevo el nombre de Lans Tartare, totalmente desconocido para Ulrik, que al parecer comandaba los ejércitos leales a la corona. Según decían, la mayoría de los soldados de esta taberna venían de un castillo no muy lejano, al este según la cortesana, donde el tal Lans residía y comandaba al ejército.

Sin mucha dilación, Ulrik terminó su bebida, apagó su pipa y dio sus dos últimas monedas a la agradecida cortesana, que empujada por esa gratitud, convenció al tabernero para que le diera un mapa y así marcar exactamente el lugar donde estaba el llamado Castillo del Lago. Fue entonces, con el mapa en la mano, que el norteño vistió su casco y se levantó pesadamente de la silla, haciendo el ruido propio de una armadura y armas pesadas, y se hizo paso entre los parroquianos de aquella taberna a los cuales tenía que apartar a empujones para llegar a la puerta.

Ulrik, que había viajado mucho durante toda su vida por Arcadia, aún le sonaban extraños los nombres de los lugares más conocidos alrededor de Camelot, y el tener que preguntar e informarse siempre le retrasaba en su marcha, la cual emprendió en dirección al Castillo del Lago la misma noche, la cual pasó al raso sin otro lecho que su capa.

No había peligro, como bien decía siempre su abuelo, para un hombre armado al caminar solo por ningún camino entre ciudades, pueblos o castillos. Los bandidos y fieras carroñeras no eran dignos rivales de hombres que se valían por si mismos y que sabían y podían defenderse. Por esta misma naturaleza, la presencia de uno de estos hombres ahuyentaba a estos seres tan cobardes como eran los camorristas y otros facinerosos de camino.

Con una buena marcha a pie durante el día, llegó Ulrik a ver el castillo al mediodía del día siguiente, estando frente a las puertas de este castillo rodeado de agua, buscó por el exterior entre algunos hombres armados al tal Lans Tartare o alguno que le pareciera entre todos esos soldados y oficiales un reclutador.

Ulrik, al no obtener resultados de los hombres a los que paraba y preguntaba, todos ellos muy ajetreados, se plantó a la orilla donde caía el puente del castillo, con la intención de captar la atención de algún oficial al salir, suponiendo que estos estaban en su mayoría dentro del castillo.
avatar
Ulrik
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 23

Edad : 20
Empleo : Soldado

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Invitado el Vie Abr 20, 2012 10:31 am


Spoiler:
Castillo del lago
Hace apenas unos días que la gran batalla librado en este territorio había concluido, fue bastante costoso para la fortaleza del Lago, no a nivel hombres sino a nivel territorio ya que los cultivos y los verdes campos fueron manchados y quemados por la violencia de la batalla, pasaría mucho tiempo hasta que estas tierras se tornen verdes y prosperas nuevamente, aunque el comandante y jefe de todas las fueras leales a la corona junto a el alquimista de plata no piensan de igual manera, por lo que han estado trabajando arduamente para reparar los daños sobre este territorio. Lans Tartare a enviado en una búsqueda a nivel territorio a todo druida y alquimista que pueda prestar ayuda a la fortaleza en esa situación, aconsejado por Sigfried busca aquellos con el don divino de la Madre Tierra, solo ellos podrían solucionar sus problemas de forma rápida y efectiva. Las personas de la fortaleza desde temprano como de costumbre trabajan, al ritmo de esta fortaleza, cada cual cumple con su funciones, los arquitectos reparan la estructura preparándola y mejorandola para el resto de batallas que de seguro se avecinan, otros limpian, cocinan lavan, otros reparan armas y armaduras, se crean flechas y virotes, entrenan, estudian, cuidan los caballos, preparan los insumos a usarse en días venideros, este lugar esta en pleno movimiento, están en guerra y ninguno guarda en su cabeza o en su corazón la posibilidad de perder.

En unos días mas llegarían por orden del rey desde la ciudad capital una gran cantidad de insumos para costear los costos de la guerra que se avecina, una gran caravana desde la capital ha partido hacia la fortaleza del Lago, custodiada por una gran cantidad de soldados y mercenarios, entre esos hombres se encuentran algunos de los hombres de confianza de Lans. Con el sol en lo alto el movimiento de la fortaleza no se detiene, los centinelas desde lo alto vigilan todo el territorio y ahora que los bosques han sido prácticamente aniquilados en estas cercanías Lans Tartare ha ofrecido a los elfos del bosque el refugiarse en el castillo, en parte en agradecimiento por su ayuda en la batalla anterior, ademas, ellos desean venganza y Lans necesita de sus arcos y buenos explorados para obtener mejores resultados, de esta manera los tratados entre los elfos y Lans no se rompen, se mantienen vigentes en su totalidad.

Desde la lejanía algunos vigías ven a un extraño vestido con armadura y armas de guerra lo cual llama la atención, lo mantienen vigilado viendo de que no cause problemas, no porta bandera enemiga ni tampoco aliada por lo cual no despierta hostilidad ni simpatía por los guerreros de la fortaleza. Cuando el guerrero se paro en el centro del puente que une al castillo del Lago con tierra firme algunos guerreros fueron a su encuentro, no les gustaba la idea de tener a alguien desconocido molestando en el único lugar donde se entra y se sale de la fortaleza. Armados fuertemente con lanzas largas y armaduras completas 2 soldados se acercaron al desconocido, portan en sus armaduras la insignia de Arcadia mostrando así a que patria pertenecen. Altos y bien fornidos, muestran al menos tener mas de treinta años de edad y cara de pocos amigos, a paso firme se posicionan a unos cinco metros del desconocido.

-¿Quien eres? Esta es la fortaleza que defiende y comanda Sir Lans Tartare, comandante de todas las fuerzas leales a Arcadia, responde o vete forastero- Cortas y contundentes fueron las palabras del soldado, mostrando que son guerreros de pocas palabras y mucha acción.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Ulrik el Vie Abr 20, 2012 4:23 pm

El norteño observaba a su alrededor, en aquel castillo repleto de soldados y gente ajetreada había habido sin ninguna duda un conflicto bélico hace poco. Como resultado la gente se movía de arriba y para abajo y no se detenían a hablar con Ulrik aunque al parecer había llamado la atención de unos cuantos.

Miró a su alrededor a los soldados inquietos que le observaban en todo momento con cara de pocos amigos, dando al guerrero la idea de que quizás se había equivocado de sitio y se estaba metiendo en un lío. Aún así, permaneció en su lugar hasta que dos hombres bien armados y vestidos con la insignia de arcadia se le acercaron con poco humor.

-¿Quien eres? Esta es la fortaleza que defiende y comanda Sir Lans Tartare, comandante de todas las fuerzas leales a Arcadia, responde o vete forastero- Dijo uno de los soldados al norteño, pidiendo explicación de su posición ahí.

Fue entonces cuando comprendió el guerrero que eso no era un campo de reclutamiento si no una fortaleza repleta de soldados a la que se había acercado con paso firme, vistiendo una armadura y bien armado. Aún así, eso le sirvió para confirmar los rumores sobre el tal Lans, que al parecer no era otro que el comandante de todo el ejercito.

- Soy Ulrik Balderk. -Empezó a decir el norteño mirando fijamente a los ojos al guardia que le había hablado.- No busco problemas, soy amigo. De hecho llevo días recorriendo Arcadia para ofrecer mis armas a Lans Tartare. -Prosiguió Ulrik con voz tranquila y calmada, con intención de no provocar a esos hombres desconfiados y bien armados.- Siento haberme entrometido en vuestro fuerte, tan solo tengo intención de ofrecer oficialmente mis armas a Arcadia, pero nadie me ha dicho donde hacerlo.

Dicho esto el norteño esperó la respuesta de los soldados que tenía delante, y de paso, con muy tranquilos movimientos, apartó con sus guanteletes las lanzas de los soldados para que apuntaran hacia arriba, ya que le estaba siendo esa situación de lo más incomoda.
avatar
Ulrik
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 23

Edad : 20
Empleo : Soldado

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Liria Pendragon el Sáb Abr 21, 2012 4:42 pm

Ahora que me habia establecido en Arcadia, debia buscar la manera de poder hacerme mas fuerte, conseguir aliados y con ello poder recuperar Pendragon de las manos del dragon Darzo. Habia escuchado mucho sobre Lans Tartare, comandante del ejercito y de su castillo del lago; es alli donde muchos de los hombres que son reclutados y que buscan entrar al ejercito son llamados o llevados a ese lugar; por lo que mi primer lugar donde probablemente encuentre la oportunidad de volverme mas fuerte es alli. La futura lider de Pendragon no debia demostrar debilidad alguna y menos presentarse como un ser debil, a pesar que sea una mujer debia mostrarle al resto que soy capaz de gobernar con la misma habilidad que lo hace el rey Sol.
Iba cabalgando hacia aquel lugar; completamente sola, ya que aun no tenia ninguna clase de soldado o guardespalda que me protegiera; lo primero que tengo que aprender es a valerme por mi propia cuenta y no tener que estar escondiendome detras de alguien o tener que estar siempre dependiendo de mis hermanas. A medida que me iba acercando al castillo disminuia la velocidad; pudiendo ver a la distancia que ya hay alguien esperando en las afueras del mismo, tal vez otro guerrero que busca ingresar a las fuerzas de Arcadia o quizas otro soldado enviado desde la capital para empezar su preparacion para convertirse en un soldado digno del pais que deberia defender desde ese momento. A medida que me fui acercando mas y mas, podia ver que el castillo poseia algunos daños significantes y ademas la guardia estaba demasiado atenta y a la ofensiva; al parecer estos son los rastros de una batalla que se debia haber librado hace muy poco, tal vez alguna fuerza invasora debio haber llegado hacia este lugar; tenia sospechas de quienes pudiern haber sido. Al estar tan cerca este territorio de la frontera, lleve mi mirada hacia donde se encuentra Pendragon, pudiendo ver que el reino donde alguna vez estuve es cubierto ahora por una constante oscuridad; constrastando drasticamente con el resto del azulado cielo que se encuentra en los alrededores. Me situe al costado del recien llegado, teniendo la vista sobre los soldados que lo amenazan; quizas sabiendo que ellos no sabrian reconocerme o que tal vez seria para ellos lo mismo que aquel soldado que en ese momento amenazan; absolutamente nadie. Me quede alli en silencio; esperando que me dirigieran la palabra; mirando de reojo a aquel soldado que se encuentra alli presente y que habia llegado con anteriorirdad.
avatar
Liria Pendragon
Paladin
Paladin

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 135

Edad : 26 años
Empleo : Antigua líder del poblado Pendragon/Ayudante ocasional de la iglesia

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••• (6)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 21, 2012 9:09 pm

El movimiento continuo sin detenerse en la fortaleza del lago, había mucho para reparar, tenían mucho para modificar y también bastante ´construir, así es la fortaleza del lago, desde que Lans Tartare tomo el control de ella no ha dejado de crecer y mejorar, desde hace seis años que ese castillo ha pasado de ser un castillo de la aristocracia a la mejor fortaleza de Arcadia, si el enemigo no hubiera atacado en pocos años se hubiera convertido en un lugar autosuficiente, con recursos hídricos, alimenticios y minerales como una gran ciudad, en unos años podría dejar de ser tan solo el baluarte que defiende la frontera de Arcadia para convertirse en una gran ciudad militar. Mientras el mediodía se acerca poco a poco al territorio de Arcadia los centinelas de la entrada principal del castillo se acercaron al forastero para plantearle sus exigencias, a la cual respondió con su nombre, Ulrik Balrerk, quien además expresa su deseo de forma parte del ejercito de Arcadia, esa a sido la razón por la que ha viajado hasta el castillo del Lago. Cuando el recién llegado aparto las lanzas que apuntaban hacia el de un rápido movimiento lastimaron su mano, para luego plantar la base de las lanzas sobre el suelo mirando hacia el cielo.

-Si quieres unirte al ejercito de Arcadia has venido al lugar indicado y en el momento indicado forastero, aunque eso no cambia el hecho de que no tienes derecho de decirle a un soldado lo que debe hacer- Respondieron a sus dudas y le dejaron bien claro como son las cosas en ese lugar. Luego de hacerle esa advertencia observaron a la hermosa dama que se encuentra un poco mas atras del recien llegado, muy bella sin dudas, incluso armada, aunque dudan de cuanto podrían servirles esas armas y armadura allí.

-Bella joven, creo que se ha equivocado de lugar, como puede ver este no es ningún lugar lujoso, aunque si esta buscando un lugar donde pasar la noche puede hablarlo con el comandante y jefe que suele ser muy considerado con los ciudadanos de Arcadia-
Esas fueron las palabras para la hermosa dama allí presente.

-Ven con nosotros forastero, te presentaremos ante el comandante y jefe, ya vera el si te permite unírtenos o niega tu petición-
Tomaron sus lanzas y se voltearon para así caminar de regreso hacia la entrada de la fortaleza, si Liria tiene algo que decir u hacer debería hacerlo rápido antes de que se retiraran de aquel lugar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Liria Pendragon el Sáb Abr 21, 2012 10:11 pm

Escuche lo que el soldado me habia dicho; en realidad no estoy alli por lo que me decia, sino que por otra razon completamente diferente. Escuche que en el castillo del lago se entrena a todos los soldados del ejercito de Arcadia; a pesar que yo fui preparada desde pequeña como guerrera, encontre que tras la derrota en Pendragon eso ya no es sufciente y que debia encontrar otro metodo para adquirir lo que realmente me falta. - Aguarden soldados.- Les dije a ellos antes que pudieran retirarse junto al soldado recien aceptado. - Soy Liria Pendragon, y he venido porque se que aqui es donde se preparan a los soldados del ejercito de Arcadia; llevenme con Lans Tartare, necesito hablar con el.- Practicamente les habia dicho a los soldados el porque venia, yo no queria integrarme al ejercito de Arcadia, mas bien busco la manera de poder hacerme mas fuerte, ademas de poder conseguir mas aliados para poder liberar Pendragon de las garras de Darzo.
Practicamente al decirles mi nombre, daba alucion de inmediato con ello que no soy ciudadana de Arcadia como habian dicho mencion los soldados del castillo, sino que una forastera de un reino que ha sido tomado y destruido y que ahora posiblemente ha atacado dicha fortaleza y que se prepara para algo peor; una guerra. Me sorprendio la gran cantidad de daño que tenia la fortaleza; queria saber que es lo que habia pasado aqui, respuestas que quizas ellos tendrian en aquel momento. - Diganme soldados; ¿que es lo que ha pasado aqui; acaso el dragon Darzo tiene que ver con todo este daño que se ha producido en el castillo ?- Pregunte en aquel momento esperando una respuesta de su parte; de haber sido el me daria a entender que todavia sigue siendo igual de fuerte o quizas aun mas desde la ultima vez que vi arder Pendragon en llamas bajo su mano. Practciamente para mi el tiempo se me hacia cada vez mas escaso, no solo debia armar un ejercito en muy poco tiempo ademas de tener que volverme mas fuerte; sino que tambien debia recuperar el reino que ha pertenecido a mi familia por generaciones antes de que aquel dragon se volviera mas fuerte y siguiera destruyendo lo que a mi familia tanto le costo forjar; ademas de seguir aterrando a los demas reinos libres que aun quedan; incluyendo a Arcadia.
avatar
Liria Pendragon
Paladin
Paladin

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 135

Edad : 26 años
Empleo : Antigua líder del poblado Pendragon/Ayudante ocasional de la iglesia

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••• (6)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Ulrik el Sáb Abr 21, 2012 11:55 pm

El soldado le hirió en la mano. Le hirió levemente con un corte fino y afilado la palma de la mano con un ágil movimiento, demostrando ser ahí una autoridad a la que tener en cuenta y a la que respetar, un superior. Ulrik lo entendió, y como ni a los soldados ni a la hermosa dama que tenía detrás le importó, menos le importó al norteño, que tansiquiera al notar el fino y punzante tajo cambió la expresión de su rostro y siguió escuchando al soldado, que también verbalmente dejó claro quienes mandaban ahí.

Aún y eso los soldados respetaron la voluntad de un guerrero que venía honorablemente a presentar sus armas decididamente a un ejercito, que además, necesitaba hombres buenos y fieles. Así pues, tras invitar a la dama a buscar un lugar donde hospedarse o a pedir permiso al comandante para pasar la noche en el castillo, los soldados guiaron al Guerrero del norte ante el comandante. En ese momento la chica, que tenía al presentarse un apellido que sonaba familiar en los oídos de Ulrik, afirmó que quería alistarse al ejercito e igual que él y solicitaba la presencia de Lans Tartare.

Mientras caminaban hacia el castillo aquella mujer de blanca y ligera armadura que había llamado la atención a los ojos de Ulrik preguntó por la batalla que también había planteado en su cabeza el guerrero pero no había hecho mención, además pronunció un nombre desconocido por los oídos de Ulrik, haciéndole ver al guerrero que debido a los largos viajes que había hecho antes de llegar de nuevo a Arcadia estaba poco informado sobre las diferencies situaciones diplomáticas y políticas por las que pasaba su patria actualmente.

Ulrik, sin tener nada que decir al respecto, prefirió seguir caminando, escuchar y recoger información sobre lo que había pasado al menos, si no en toda Arcadia, como mínimo últimamente en ese castillo que tenía realmente el aspecto de haber sufrido una batalla digna de mención en la actualidad. Se quitó el casco, manteniéndolo entre su brazo y su costado, enseñando el rostro en aquella fortaleza donde a fin de cuentas, aún era un desconocido armado.
avatar
Ulrik
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 23

Edad : 20
Empleo : Soldado

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Invitado el Lun Abr 23, 2012 9:05 pm

Los soldados se detuvieron al escuchar el llamado de la hermosa joven presente en la fortaleza del lago quien pide que se la lleve ante quien comanda y defiende ese territorio asi como muchos otros mas. Uno de los soldados observo fijo a la joven dama, al parecer algo le llamo la atencion en ella por lo cual permanecio unos momentos en silencio muy concentrado.

-Pendragon, si tienes ese apellido entonces fuiste una lider del reino conquistado, crei que todos habian sido asesinados, desconozco que busca un muerto en esta tierra pero te llevaremos ante el comandante y jefe Lans Tartare, ahora andando- El soldado acepto la peticion de Liria y le permitieron ingresar en la fortaleza para encontrarse con Lans, asi como tambien permitian el ingreso del guerrero Ulrick. Quedo claro que la situaciion de Pendargon es bien conocida en el castillo, de echo Lans habia anunciado la posibilidad de que Pendragon fuera conquistada antes de que sucediera y le habia advertido al rey Gilgamesh sobre esa posibilidad casi segura, por ende la noticia de la toma de esa ciudad no sorprendio a nadie en ese lugar.
Los soldados dirigieron la marcha hacia el castillo seguido de los forasteros, cruzaron el puente del castillo y llegaron al patio interior del mismo.Lo primero que vieron fue que el patio yace yermo, no hay nada verde allí sino fuera porque al extremo izquierdo del patio se encuentra una espada clavada en el suelo y allí se ven varias flores y terreno verdoso, del otro lado al extremo derecho se encuentra una caballeriza y a la derecha de esa caballeriza un lugar para practicar el tiro con arco.La mayoria del terreno y del castillo estaba ahora cubierto por tierra y pequeñas piedras excepto por los dos caminos de piedra que llevaban a las dos entradas principales del castillo, una entrada en cada extremo tiene la fortaleza en cuestión. Mientras caminan los centinelas del castillo pasaron a darle una respuesta a las intrigas de la recien llegada Liria Pendragon, a la cual le dieron un trato igual o menos cordial que al simple guerrero llegado antes que a ella.

-El enemigo que los conquisto ahora intenta hacerlo con nosotros, pero a diferencia de Pendragon nosotros no somos tan debiles como para que nos conquisten tan solo dos sujetos, aqui trajeron un ejercito con un poco mas de quinientos hombres y como ven aun seguimos en pie y con ganas de venganza, asi que como vez Ulrik, si en verdad quieres ingresar en el ejercito tendras mucha accion-
En el andar lograron visualizar a un hombre de cabellos largos y negros de unos casi treinta años de edad, muy muscoloso y fornido como practicamente todos los guerreros de esa fortaleza, esta rodeado de algunos hombres y mujeres junto a una mesa de madera en medio del patio interior del castillo, al parecer estan tratando temas de importancia, se ve en el rostro de los presentes, ademas hay papeles y papiros por toda la mesa asi como tambien cada cual tiene papeles o papiros en sus propias manos. Liria puede reconoer a ese hombre como Lans Tartare ya que le ha conocido hace una semana o mas en el castillo de Camelot, en la reunion de los heroes de ARcadia y tal como esa vez aun su brazo izquierdo parece estar completamente inutilizado, lleno de vendas y bien sujeto a su cuerpo. Hombres y mujeres van de un lado a otro, trabajan y trabajan cada cual en lo suyo, todo el tiempo y esfuerzo esta puesto en reparar y mejorar los daños sufridos por ese gran valuarte de Arcadia.

-Comandante Tartare- Interrumpio en la conversacion un soldado. - Este hombre desea unirse al ejercito de Arcadia- Miro a Ulrik para que asi el capitan se guie rapidamente. -Y ella es Liria Pendragon, dice que necesita hablar con usted- Corto y contundente fue el soldado al presentar a los presentes y los asuntos que los traen al castillo del Lago. Lans los observo por unos momentos en silencio, las otras personas que se encontraban con el se retiraron de alli a la brevedad asi como los soldados que los escoltaron hasta el comandante y jefe de las fuerzas militares leales a Arcadia.

-¿Asi que buscas convertirte en soldado? Es un buen momento para hacerlo Ulrik, tu patria te necesita, el enemigo nos ha declarado de manera abierta la guerra, esta fortaleza ha de ser defendida a toda costa, el pueblo de Arcadia necesita de cada hombre y mujer que pueda combatir o servir de alguna manera a este bastion-
Con voz severa y firme Lans se dirige al recien llegado, de aspirar realmente a ser un soldado del ejercito su entrenamiento sera duro al punto de ser brutal, pero de seguro que al final tendra su justa recompenza.

-Liria Pendragon ¿Que asuntos tienes conmigo?- Con mucho menos interes que con el soldado el comandante Tartare se dirigio a la joven desterrada, aunque sinceramente el tiene la respuesta a esa pregunta dejara que Liria le responda con sus propias palabras.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Liria Pendragon el Mar Abr 24, 2012 10:16 pm

Escuche lo que aquel soldado me decia; practicamente se referia a la familia real de Pendragon como debiles si es que sus tierras fueron conquistadas y sus miembros obligados a tener que irse al exilio. No me rebajaria al nivel de el al tener que responderle a un simple soldado, que quizas logro poseer lo que tiene unicamente uniendose a las huestes de Arcadia para lograr ser alguien mas. Solamente me dedique a escucharlo, sin hacer ninguna clase de comentario o responderle sobre lo que el decia.
Fuimos guiados hacia el interior del castillo; para poder ver al Señor del mismo, el mismisimo Lans Tartare. Para mi unicamente un soldado mas; alguien que logro su puesto partiendo desde abajo, no teniendo ningun titulo de nobleza o algo que se le parezca, solo logrando rangos militares; pero la nobleza que yo poseo no se puede ganar ni quitar con absolutamente nada. Al llegar ante su presencia, pude observar que se encuentra acompañado de mucha gente, inspeccionando papeles, mapas y documentos que posee a la mano; muy similar a lo que solia hacer Sylvia cuando la observaba planeando sus estrategias para el campo de batalla, obviamente ella estaba sumergida en sus asuntos mientras yo intervenia preguntando e interrumpiendo sus quehaceres. Podia ver que las heridas de Lans aun seguian iguales como lo vi la vez anterior en el castillo de Camelot; por lo visto aun no podia encontrar alguien que pudiera curarlo o quizas quiere dejar que la naturaleza haga su lento trabajo. No tardo mucho en que los tres quedaramos solos en la habitacion, por un momento nos observo, dirigiendose primero a aquel soldado; practicamente halagandolo por la eleccion que habia hecho al unirse al ejercito de Arcadia, para luego seguir conmigo, la cual por su tono de voz se notaba el poco interes que muestra hacia mi. - En el reino de Arcadia se escucha mucho de que eres tu el que prepara a los futuros soldados del ejercito, y que practicamente cuando entran aqui salen convertidos en personas completamente distintas a como entraron. Tambien se que el entrenamiento que se les da es intruido por ti mismo; pues quiero probar ese entrenamiento que le das a los soldados, ¿ oh es que acaso hay algo que restrinja a que una mujer pueda llegar a ser como los soldado de Arcadia que tu mismo entrenas ?- Le dije en aquel momento, queriendo ver la respuesta que me daria; ya que practicamente sabia que si lograba entrenar con el, de seguro me volveria mas fuerte que Senshin, el cual siempre me ha visto como el eslabon debil, practicamente no existiendo para el desde que me derroto.
avatar
Liria Pendragon
Paladin
Paladin

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 135

Edad : 26 años
Empleo : Antigua líder del poblado Pendragon/Ayudante ocasional de la iglesia

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••• (6)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Invitado el Jue Abr 26, 2012 9:27 am

Ciertamente la disposición del Lans para con Liria es poca y nada, es sabido que Lans odia la política y todo lo que conlleva, como por ejemplo la nobleza, esa de la que tan orgullosa esta Liria es lo que Lans mas detecta, gente que no ha tenido que esforzarse en nada para tener lo que tienen, gente que no ha pasado hambre, tampoco el sufrimiento de los demás para sobrevivir o conseguir la gloria, todo porque en el pasado alguien de su familia si valió la pena, como un antiguo rey o héroe y ahora sus sucesores gracias a esos valerosos hombres y mujeres se regocijan en la gloria pasada y ajena. La observo en silencio, bajando su mirada para poder verla a la cara debido a la diferencia de estatura, sonriendo por dentro, se supone que los Pendragon son entrenados desde pequeños en el arte del combate, aun así no lograron hacer nada, vaya a saber que clase de "entrenamiento" es el que reciben en esa familia tan tradicional.

-Así que es eso ¿Que acaso el supuesto entrenamiento de los Pendragon, ese que pasa de generación en generación y desde la niñees no supera al mio que apenas tiene una década de vida?- Pregunto de forma un poco altanera, claramente un duro golpe, Lans tiene poco mas de una década en el ejercito y sin embargo ha pasado por encima a toda linea de guerreros y militares con decenas y siglos de historia sobre la isla de Avalon.

-Yo no hago diferencia entre hombre y mujer a la hora del combate, tampoco esperes piedad del resto de los que viven aquí, hombre, mujer o niño, si este se interpone en nuestro camino entonces muere, aquí no jugamos a ser "caballeros resplandecientes" Liria como lo hace tu familia o lo hacen en Camelot, nosotros somos guerreros, somos soldados y mercenarios, haremos lo que sea para vencer, lo que sea para proteger este territorio ¿Te queda claro?- Ya de entrada le puso bien en claro la forma en que se hacen las cosas allí en esa fortaleza.

-Si te queda claro entonces sabrás que no hago caridad, por ende a menos que tengas algo para ofrecerle a Arcadia o mi personalmente no te entrenare de ninguna manera, mis servicios solo están predispuesto para Arcadia y su gente, el resto del mundo no me interesa-
Posiblemente Lans sea una de las personas mas nacionalistas que existan en toda Arcadia, incluso tal vez de toda su historia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Ulrik el Vie Abr 27, 2012 2:51 pm

El guerrero se dejó llevar por los dos soldados hacia el castillo, cruzando el puente junto a la chica, Ulrik echó un vistazo a la fortaleza, que gozaba de, al parecer, varias entradas, patio interior, caballerizas e incluso zonas de entrenamiento militar. El guerrero, ajeno a la historia actual de Arcadia, escuchó a la tal "Pendragón", apellido que escuchó varias veces en la conversación, al parecer, una família noble y terrateniente que había perdido una cruda batalla hace poco y había perdido sus tierras, aunque por el ímpetu de aquella tal Liria se podía ver como ella no había perdido el honor y dignidad de su estirpe y su rango, por ello caminaba con la cabeza alta.

Ulrik, dejando ver su rostro ya que llevaba el casco en el brazo, sonrió enseñando su faz que aunque cicatrizada por varias heridas, se mostraba alegre ante la situación. Aquella chica podría ser el reflejo de su própia madre cuando él era pequeño, hacía tiempo que los Balderk habían perdido sus tierras, títulos y honores y Ulrik tubo que partir a las heladas sierras del norte a hacer su entrenamiento y a ganarse la vida con su abuelo de la forma que fuera necesaria. Comprendía por ello en cierto modo a la chica, que igual que Ulrik, no pretendía otra cosa que realzar y honrar su apellido, que como el del futuro soldado pudo entender, había sido rebajado.

Los soldados llevaron a ambos a una sala donde efectivamente parecía encontrarse el comandante. Ulrik permaneció observando ya que no sabía ni tenía idea de cómo era el rostro de aquél al que tenía que postrar sus armas, por suerte el soldado que les había acompañado se refirió al hombre más grande de ahí como Lans Tartare, que aún y sus heridas en el brazo daba gran impresión y tenía gran compostura cuando por fin se levantó entre todo aquél papeleo y se dirigió a ambos.

Ulrik observó al comandante acercarse hacia él. Había servido ya en muchos cuarteles de valientes mercenarios, milicianos y demás, aunque no había estado en el ejercito oficialmente, sabía como comportarse, por lo que se hizo a un lado ante el paso de Tartare golpeó su pecho y se quedó firme escuchando lo que tenía que decir y permitiendo con su silencio la entrevista entre el comandante y la Pendragón.

Alegró al guerrero pero, la predisposición del comandante ante la idea de su reclutación, aunque le advirtió del duro entrenamiento, Ulrik sonrió por sus adentros, manteniendo su postura firme de soldado que se presenta, ya que era un hombre con cuerpo y espíritus muy curtidos por el trabajo, el esfuerzo, la sangre y el dolor, por lo que no hizo sino que asentir a Lans Tartare y dejar a Liria hablar con el comandante.

Al parecer, la chica deseaba unirse al ejercito y al parecer "Probar" el entrenamiento de los soldados de aquí. Eso hizo pensar al norteño que la chica se tomaba eso como un pasatiempo y que era un capricho de niña de la aristocracia, pero entonces el comandante hizo mención al entrenamiento de los Pendragón que va de generación en generación, aunque lo ridiculizó, Ulrik no sintió más que respeto por esa chica.

El comandante habló de la realidad en ese ejercito, eran soldados, tenían un trabajo que hacer y la condición era clara, vencían o morían, no había sitio para la caballerosidad ni la piedad. Solo para los fuertes, rudos y leales, entonces el comandante siguió hablando.

- Si te queda claro entonces sabrás que no hago caridad, por ende a menos que tengas algo para ofrecerle a Arcadia o mi personalmente no te entrenare de ninguna manera, mis servicios solo están predispuesto para Arcadia y su gente, el resto del mundo no me interesa- Finalizó su discurso, demostrando así en sus palabras la lealtad que sentía hacia el reino y su gente.

Fue en ese momento, cuando sin dudarlo y sin saber del todo si era lo más adecuado, Ulrik desenvaino sus dos grandes espadas, las clavó en el suelo frente Lans y dijo:

- Yo Ulrik de la casa Balderk te ofrezco a ti comandante Tartare mis armas, al igual que ofrezco mi vida a Arcadia y su ejercito, para proteger y servir al reino y así honrar de nuevo el nombre de mi familia.- Cortó su silencio de pronto Ulrik muy severo mirando al comandante, rompiendo su postura que hasta entonces había sido firme.- Vencer o morir comandante.

El Guerrero del Norte había hablado y fue así como ofreció sus armas al reino de Arcadia, demostrando valor y lealtad, que era lo único que conservaba de sus años benideros.
avatar
Ulrik
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 23

Edad : 20
Empleo : Soldado

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Liria Pendragon el Vie Abr 27, 2012 11:49 pm

Al parecer las palabras de Lans buscan poder afectarme de alguna forma; no esta conforme solo con ver como un reino completo cae en manos de otro, sino que tambien tiene que humillar a los miembros exiliados de la familia real y ademas de sus tradiciones que datan de muchas generaciones atras; ademas de burlarse de la manera en que yo se valorar la vida de otros sin importar que clase de criatura o ser sea. Es en estos momentos en que me gustaria poder tener la actitud seria y firme de Sylvia, o la sangre fria y la forma de actuar de Nildia; pero son las diferentes caracteristicas de cada una las que nos diferencian. - No te es suficiente con tener que humillar las tradiciones de una familia desterrada de su propia tierra, sino que ademas tienes que humillar el como yo actuo. El que decida si dejo vivir a alguien o no; el que tenga que tener piedad sobre otro es decision solamente mia; yo hare lo que estime conveniente llegado el momento.- Le respondi a sus primeros dichos y parte de los segundos, practicamente con sus palabras trata acaso de bajar mi autoestima y poner mi honor en el suelo, pues se equivoca, porque ya alguien me demostro que no tengo que seguir humillandome mas, ante nada ni nadie. Si queria volverme una lider fuerte, no tengo que seguir arrodillandome ni bajando la cabeza ante nadie; so me habia enseñado con sus palabras Setsuna, y no dejaria que nadie, y menos aquel que es solo un perro mas del rey de Arcadia me dijera que hacer; eso en el momento en que Setsuna me dijo que no me arrodillara ante el, se habia acabado. - Esta bien, tus palabras estan claras.- Respondi a su ultima pregunta, para luego seguir escucnadolo nuevamente, lo cual se pone cada vez mas complicado y peor; por lo visto a la gente de Arcadia no les debia nada, pero yo al ser una extranjera y en especial una noble exiliada si tenia que ofrecerle algo por sus servicios; a el o ha la corona de Arcadia. Lo que no sabia es que ya hace un tiempo habia un pacto de paz y de alianza entre ambas naciones; y al parecer, el solo por dedicarse a la milicia y a la parte estrategica no estaba enterado muy bien de todo ello; pero yo al haber sido una de las lideres de Pendragon se me hablo de ello, y podia ampararme en eso para exigirle que no debia ofrecerle nada a cambio, sino que el servicio ofrecido ya habia sido entregado por parte de mi hermana mayor hace ya un tiempo, y que el solo debe obedecer las estipulaciones de algo firmado por su gobernante y mi hermana mayor. - Nuestro reino ya ha entregado servicios a la corona de Arcadia, por lo que pides, ya esta practicamente saldado hace bastante tiempo, asi es que la familia de Pendragon ya pone sus servicios en alianza con tu rey, asi que lo que tu haces ahora es parte del servicio que tu rey entrega a esa alianza que firmo con nosotras; ¿oh es que acaso pones en duda la palbra empeñada de tu rey en aquel momento ?- Le mencione en aquel momento,esperando que con eso quedara satisfecho con lo de ofrecerle algo a cambio; ya que practicamente no podria entregarle nada, ni tierras ni nada.
avatar
Liria Pendragon
Paladin
Paladin

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 135

Edad : 26 años
Empleo : Antigua líder del poblado Pendragon/Ayudante ocasional de la iglesia

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••• (6)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 28, 2012 8:38 am

Estando firme y de pie el comandante y jefe de la fortaleza del lago espera por las respuestas tanto de la Pendragon como del nuevo aspirante a soldado, aunque en realidad lo que mas espera es la afirmativa del segundo ya que es el de real interés para Lans, desde que se le dio la orden de entrenar a los soldados en su fortaleza se ha esforzado mucho en ello, pero su poder no solo se limita a entrenarlos, sino tan bien a vigilarlos y en permitir o negar su ingreso en el ejercito, dato que al parecer Liria desconoce por completo. El hombre allí presente fue el primero en responderle, mostrando sus armas y poniéndolas al servicio de la nación, poniendo su espíritu y orgullo sobre la mesa por así decirlo.

-Buena respuesta soldado, espero lo mismo de ti que lo mismo que espero de cada uno de los soldados del ejercito, Gloria, Majestuosidad y Unidad. Esas son las bases que en las que he basado no solo mi vida, sino también las de aquellos que están bajo mi mando y mi cuidado. Ten por seguro que te veras envuelto en la gloria de vencer en batalla o la gloria de morir en una, sea como sea no morirás como un perro abandonado, eso jamas- Con esas palabras Lans Tartare le dio la bienvenida al nuevo soldado de su gran y amada nación.

Por otra parte estaba Liria, quien no comprende al parecer en que situacion se encuentra, o al menos al parecer no parece comprender ante quien se encuentra, Gilgamesh considera a Lans un perro si, un perro libre, pero fiel, con libre albedrío, libertad de juicio y acción, pero este siempre actuara en beneficio de Arcadia no mas por alguna otra razón, y por eso mismo tiene todos los beneficios que tiene, todas las responsabilidades y apoyo de la corona.

-Si quisiera humillarte lo haría frente a todo el mundo Liria Pendragon, lo que te dije es la verdad, ni mas ni menos, por si aun no estabas consciente de ella, y creo que no te quedan claras mis palabras para nada- Le dijo frunciendo el ceño y mirándola serio con caras de pocos amigos.- Ustedes no entregaron ningún servicio, dime ¿ Que hicieron por nosotros entonces? Lo único que dijo Arturia es decir que aceptaba ser capitán de escuadrón o caballero de Arcadia, eso es todo, no han hecho absolutamente nada por esta nación. Sobre el rey, no pongo en duda su palabras, a pesar de que siempre estuve en contra de esa alianza, pensar que le advertí lo que sucedería en Pendragon y aun así, debido a que es demasiado noble les acepto sabiendo que no ganaría nada con ello, lo único que me intereso de ustedes es que son mujeres, creí que alguna podría servir de esposa para su majestad o para algún caballero de Arcadia, lo creí así debido a su supuesta tradición familiar en la batalla, creí que al juntar las dos sangres tendríamos mejores soldados, pero sabiendo lo que paso en su nación, creo que es bastante patetico, he perdido cualquier clase de interés en ustedes.- Con palabras la mano derecha del rey deja bien claro su postura sobre los acontecimientos de hace meses atrás.

-Y por ultimo, Liria Pendragon, se que no lo sabes pero yo decido quien ingresa a esta fortaleza y quien no, tan bien decido quien puede ingresar al ejercito y quien no, por ende dicho lo anterior y esto que te informo, repito ¿Tienes algo que ofrecerle a esta nación o a mi persona en particular?- La postura de Lans es firme, sabe bien de lo que hable, sabe muy bien lo hace, utilizar solo palabras o política con el es algo completamente inútil.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Ulrik el Sáb Abr 28, 2012 12:04 pm

Con las armas postradas y su actitud firme, observaba Ulrik al comandante de aquella fortaleza, que había mostrado más interés en aquél humilde soldado de apellido pária en aquél país, que en la joven Liria Pendragón, que al parecer, había entablado con el comandante una conversación complicada, en la que por una parte; la chica de noble estirpe defendía su honor y nombre, y por otra parte el comandante parecía atacarla a ella al parecer, con duras verdades. Duras verdades que duelen.

Si más no, el guerrero se mantuvo al margen, no era su discusión, hacía tiempo que había abandonado el mundo de los altos cargos y la aristocrácia, era una discusión suya, y aunque no podía evitar sentirse algo identificado con la pobre chica Pendragón, después de haber jurado lealtad a Lans, era un mal momento para saltar en defensa de esta y mediar la conversación que no tenía pinta de acabar muy bien. Prefirió esperar la respuesta de Tartare, que le dio la bienvenida a ese ejercito con nobles y grandilocuentes palabras que hicieron mella en el guerrero, que sintió que había encontrado su sitio en el ejercito de Arcadia y la oportunidad de recuperar la glória perdida.

- Gloria, majestuosidad y unidad. -Respondió el soldado, golpeando de nuevo su pecho y poniéndose firme ante el comandante, que le daba la bienvenida al ejercito antes de seguir hablando con Liria.

Ulrik observaba a ambos en su postura firme, dejando hablar a la nobleza sobre pactos, alianzas, batallas, honores, humillaciones y estas cosas que tanto les importaban, y que tan poco le importaban ya a Ulrik, que una vez ya había perdido todo aquello y empezaba desde cero. El debate entre ambos siguió hasta que el comandante finalizó su discurso volviendo al tema del servicio que podía dar Liria a la nación o al comandante. Encontró oportuno el guerrero, además de una oportunidad de escapar de ese aferrado debate, guardar sus armas en las fundas de su espalda, donde colgaban la mayor parte del tiempo, y así hablar:

- Mis señores, siento interrumpiros. -Dijo Ulrik, dirigiéndose a ambos y mirandoles firmemente mientras se colocaba su casco y así completaba su pesadísima armadura.- Aunque seguro aprendería mucho escuchandoos a ambos, quisiera saber cual es mi destinación, es decir, cuales son mis órdenes comandante.

El guerrero del norte hablaba a ambos con respeto y formalidad, su voz cambió de tono al meterse dentro del casco, haciéndose más grabe y resonante. Era la voz a la que Ulrik estaba acostumbrado y con la que se sentía identificado y cómodo. Así se quedó el noteño, con hambre de acción, mirando a ambos, en particular a Lans Tartare, del que esperaba sus primeras órdenes o lugar de destino.
avatar
Ulrik
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 23

Edad : 20
Empleo : Soldado

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Liria Pendragon el Sáb Abr 28, 2012 5:33 pm

Escuche cada palabra de parte de Lans, las primeras dirigidas al soldado que me acompaña; que al parecer de quien mas interesado se encuentra, en cambio a mi solo busca poder rebajarme aun mas; ubicarme al parecer en el lugar que ocupo en este momento, sin ninguna clase de privilegios ni nada; solamente como una refugiada privada de toda nobleza antaña que pude tener. Por sus palabras quedo claramente claro que al parecer tiene cierta influencia sobre su rey, pero aun asi no deja de ser uno de sus perros fieles; si acepto dicha alianza con nosotras no es por nobleza tal como el lo habia dicho, lo que da a decir que en ambitos politicos el no sabe nada, es unicamente una maquina de guerra que solo sabe arrazar y matar en el campo de batalla; muy similar a lo que es Darzo en el momento en que tomo Pendragon, ambos a pesar de que trabajan para ambos contrarios solo responden a una cosa, la destruccion y debastacion por otros para solamente buscar su propio bien, y beneficiarse de lo adquirido. Segui escuchando sus palabras, y practicamente lo que siguio fue lo que menos me agrado de el; practicamente cree que nosotras somos unicamente herramientas para satisfacer los instintos mas bajos de los hombres, pues se equivoca en eso. La sangre noble se queda dentro de la nobleza y la alta aristocracia; no se mezcla con la de caballeros o soldados de baja categoria como la de el; que practicamente escalo posiciones desde abajo para continuar aun siendo la sangre de un soldado mas; sin ninguna clase de tradicion. - No me sorprende que pienses asi de nosotras; al parecer lo que la gente dice de ti es cierto.- Dije en aquel momento habiendo escuchado la fama que el tiene de ser mujeriego y de frecuentar los burdeles de Camelot; ya que ahora al frecuentar mas los lugares y tener mas contacto con la gente podia oir cosas que antes no sabia. - Si deseas que le de algo a tu nacion; pues sera a su momento, y no precisamente hablandolo contigo sino que unicamente con tu rey; el cual es quien maneja todos los hilos de lo que sucede en Arcadia, de lo que se hace y deshace; y no hablandolo con su perro guardian.- Le respondi a el, practicamente sabiendo como es que debia mantener a Lans; el que aceptara o no parecia comenzar a no importarme mucho por asi decirlo, ya que al demostrar el que al parecer no valgo mucho, podria bscar otra alternativa, alguien que quizas no fuera como el pero que si estaria dispuesto a enseñarme; y quizas no pediria nada a cambio.
avatar
Liria Pendragon
Paladin
Paladin

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 135

Edad : 26 años
Empleo : Antigua líder del poblado Pendragon/Ayudante ocasional de la iglesia

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••• (6)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Invitado el Dom Abr 29, 2012 8:46 am

Ulrik supo dar una respuesta apropiada, espera Lans que tome esas bases que el mismo ha impuesto en la fortaleza del lago por el resto de su vida, de ser así es muy probable que pueda convertirse en un futuro tal vez no muy lejano en un caballero de renombre en todo el reino de Arcadia. Mientras el y Liria seguían debatiendo, o mas bien Lans atacaba y Liria se defendía, podía decirse que así iba la conversacion hasta ese momento el soldado les interrumpió con buenos modales, pidiendo por su primer tarea, de seguro para un soldado esa conversacion no le afecta ni le interesa en nada, a el como comandante y jefe no le interesa así que de seguro a un soldado mucho menos.
En ese momento un hombre con el pecho al descubierto trajo un gran rollo de papel enrollado en sus manos y lo extendió ante Lans, en dicho rollo de papel mostró un dibujo bastante particular.



El dibujo de un escudo con la cabeza de un dragón se ve allí, ademas de dos espadas cruzadas en diagonal hacia abajo, pareciera ser un escudo de armas o similar a ello.

-¿Que le parece comandante?-
Pregunto aquel hombre con voz muy gruesa.

-Esta muy bien hecho, me gusta, lo quiero así como esta, en colo negro o azul-
Le respondió Lans a dicha persona.

-Perfecto my Lord ¿Desea alguna leyenda en el? Creo que es lo mas apropiado para usted, de esa manera se diferenciaría aun mas del escudo heráldico clásico de su familia - Recomendó aquel hombre pelado y robusto.

-Mmm... Ya veo, no quiero que mi nombre se vea vinculado a los aristócratas de mi ex familia, por lo cual quiere que rece lo siguiente " Blood and Thunder" ¿ Crees que esta bien así? - Pregunto Lans a uno de sus mejores artesanos.

-Perfecto, digno de usted y la fuerza de esta fortaleza, hablare con los herreros de inmediato, entonces, con su permiso my Lord- Tras un corto saludo de retiro de ese lugar dejadolos solos nuevamente.

-Disculpen, pero ese trabajo ya lleva demasiado tiempo y es hora de terminarlo, estoy cansando que aun se me vincule con los Señores de la casa Tartare, políticos y otras aristocracias de Arcadia. My Lord- Interrumpió otro soldado- Los preparativos están listos- Al decir aquello los ojos se Lans se tornaron muy serios, mas de lo normal.

-Entonces ya tienes tu primer trabajo soldado, acompañarme como un hermano mas en este día, ahora sígueme-
Al decirle aquello comenzó a caminar hacia la única entrada y salida de la fortaleza, así como también cada hombre y mujer del castillo comenzó a peregrinar hacia allí, tras ellos una gran cantidad de carretas tapadas con mantos negros, dorados y rojos con la bandera de la nación bordados en cada una de ellas, pudo notar ahora Ulrik entre tanta cantidad de gente que no hay prácticamente gente joven en el castillo, casi todas las mujeres y hombres allí presentes deben andar por encima de los treinta años. Al cabo de diez minutos la fortaleza se encontraba completamente vaciá excepto por los vigiás de las altas torres que son los únicos que permanecen en vigilia. Caminaron unos minutos en lenta procesión hasta llegar al pequeño rió que alimenta las aguas del lago, dicho rió pasa por mucho del territorio de Arcadia, baja hacia el sureste llegando a Chesire y de allí desemboca en los mares que rodean la isla de Avalon.
Prácticamente todos los soldados formaron filas frente al pequeño rió donde una gran cantidad de balsas esperan ancladas en las orillas mientras Lans y unos pocos hombres y mujeres hicieron el paso al frente, esos hombres y mujeres comenzaron a tomar los cuerpos que yacen sobre las carretas envueltas en la bandera de su nación para así depositarlos sobre las balsas de madera. Llevo Lans su mano derecha al corazón y todos los demás que forman fila unos posos mas atrás hicieron exactamente lo mismo que el. El silencio reino en ese lugar, un silencio de muerte, respetando así a sus hermanos de armas muertos en batalla hace apenas dos días atrás. Así fue hasta que uno de los cercanos a Lans le susurro algo en voz baja y este dio inicio al funeral de los gloriosos guerreros del Lago. Desataron las barcazas que ancladas estaban sobre el el pequeño río y estas lentamente comenzaron a navegar río abajo, con la voz de Lans recitando aquella cancion que ha de guiarlos hacia el Valhalla.


Spoiler:
El video esta subtitulado

I surrender my soul...
Odin hear my call
One day I'll sit beside your throne
In Valhalla's great hall...
Like so many before me
I'll die with honor and pride

The right of the warrior
Forever to fight by your side
Send a sign, raise the sail
Wave a last goodbye
Destiny is calling
Immortality be mine...

Call the witch to cast the runes
Weave a magic spell...
We who die in battle are born
Not for heaven, not for hell

We are sons of Odin
The fire we burn inside
Is the legacy of warrior kings
Who reign above in the sky !

I will lead the charge
My sword into the wind
Sons of Odin fight
To die and live again
Viking ships cross the sea
In cold wind and rain !
Sail into the black of night
Magic stars our guiding light...-


En ese momento los guerreros tomaron sus arcos y flechas, con las puntas de las mismas encendidas en llamas y arrojaron una lluvia de flechas a las barcazas que navegan rio abajo, comenzando a incendiar primero la tela de las banderas y luego poco a poco incendiando los cuerpos de sus hermanos caídos en la pasada batalla.

In the silence of the darkness when all are fast asleep...
I live inside a dream calling to your spirit
As a sail calls the wind, hear the angels sing...

Far beyond the sun... across the western sky
Reach into the blackness find a silver line
In a voice I whisper a candle in the night
We'll carry all our dreams in a single beam of light

Close your eyes, look into the dream
Winds of change, will winds of fortune bring

Fly away to a rainbow in the sky, gold is at the end for each of us to find
There the road begins where another one will end
Here the four winds know who will break and who will bend
All to be the master of the wind...

Falling stars now light my way
My life was written on the wind
Clouds above, clouds below
High ascend the dreams within...

When the wind fills the sky the clouds will move aside
And there will be the road to all our dreams
For any day that stings two better days it brings

Nothing is as bad as it seems...
Close your eyes, look into the dream
Wins of change will winds of fortune bring...

Fly away to a rainbow in the sky gold is at the end for each of us to find
There the road begins where another one will end
Here the four winds know who will break and who will bend
All to be the master of the wind

Fly away to a rainbow in the sky gold is at the end for each of us to find
There the road begins where another one will end
Here the four winds know who will break and who will bend
All to be the master of the wind!!-


Al terminar de recitar sus palabras finales en honor a los guerreros caidos, Lans se dio la vuelta para quedar de frente a cara con sus valerosos hombres quienes aguardan por las ordenes de su comandante y jefe. No hubo una sola lagrima, no hubo un solo gemido de dolor, aunque si habia algunas caras tristes, otras caras mostraban odio y grandes deseos de venganza.

-Regresen a sus puestos- Fue lo único que les dijo a sus hombres.

-Sir, yes Sir!- Fue la respuesta de todos ellos quienes de inmediato comenzaron a regresar a la fortaleza del Lago. Lans sin embargo se voltio nuevamente y quedo de pie a orillas del pequeño rió que alimenta al lago, mirando río abajo, donde sus hermanos de armas viajan hacia los grandes salones de Odin.



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Ulrik el Dom Abr 29, 2012 11:53 am

Ulrik se alegró de haber parado el combate verbal entre las dos autoridades que se encontraban ahí, pero más se alegró cuando su comandante, tras recibir una carta de contenido desconocido, mandó a Ulrik a seguirle. Este, sin mirar atrás, siguió a su comandante con paso rígido hacia la salida, y a su paso, otros soldados y habitantes de ese castillo se unieron a su marcha.

El norteño no se separó de Lans en ningún momento, no le habían concretado que tipo de misión se trataba, por lo que fue en tensión y preparado para sacar sus armas rápidamente, aunque pareció relajarse al ver varias carretas de aspecto funerario, con banderas de Arcadia y con gente y soldados alrededor de estas con caras tristes. Ulrik comprendió entonces que eso se trataba de un funeral, una despedida a los compañeros caídos. Así, pegado a la derecha del comandante, escuchó los cánticos de éste a los muertos, desconocido para Ulrik, que en el interior se su cabeza dedicaba una canción de Réquiem típicamente norteña que había escuchado des de niño el guerrero cada vez que caían valerosos hombres en combate. La canción de Ulrik hablaba ya en una lengua desconocida, pero el significado y objetivo de esta no era otro que el de dirigir las almas junto a Odín y los dioses del norte, donde siempre había vivido.

Ulrik, como todos los demás soldados permaneció con seriedad en ese funeral entre fuego y agua que estaba presenciando, flechas de fuego volaban por encima suyo prendiendo las barcazas y así dándo descanso a todos aquellos valientes. Entonces el comandante habló:

- Regresen a sus puestos. - Dijo Lans, y acto seguido todos los soldados respondieron al unisono y regresaron a esos puestos que tenían asignados.

Mientras tanto, Ulrik permaneció mirando al lago y observando con una cara que no mostraba más que frialdad y templanza como se hundían los restos de madera y al mismo comandante, que observaba el espectáculo ígneo con gran compostura.

- Mi señor... -Empezó a decir Ulrik, interrumpiendo un silencio que había durado un periodo ya suficiente.- ¿Desea que me junte con los demás soldados en el fuerte o permanezco a su lado hasta nueva orden?

El Guerrero del Norte permaneció firme, vestido con su armadura completa al lado del comandante, esperando de él una nueva orden o romper las filas.
avatar
Ulrik
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 23

Edad : 20
Empleo : Soldado

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Liria Pendragon el Dom Abr 29, 2012 3:43 pm

Frente a la discucion que tengo con Lans, en su momento pude notar la intervencion del soldado; para calmar un poco la situacion, pero cuando entro uno de los sirvientes del castillo a mostrarle algo al capitan y prestarle mas atencion a ello, practicamente note que mis palabras que en aquel momento le habia dicho a el, fueron practicamente ignoradas; senti en ese momento que habia hablado contra una pared de piedra, que no escucha ni contesta a nada, practicamente estaba mas interesado de su sirviente y del nuevo soldado que de prestarme atencion a mi sobre lo que discutiamos en aquel momento.
De un momento a otro presto atencion a lo que decia el soldado, al parecer planeaba algo con algun diseño, por las preguntas que se formularon; para luego retirarse y dirigirse a Ulrik, el cual le dio la instruccion de seguirlo, yo por el contrario me quede dentro de la habitacion, no acompañe a ninguno de los dos, aun me encuentro molesta por como Lans me habia atacado en un principio y luego practicamente ignorado. En el momento en que salieron del salon, me acerque hacia una de las ventanas para ver si algo sucedia en el exterior, y al parecer eso era lo que pasaba. Al parecer todos los habitantes del castillos salian para alguna clase de funeral a sus camaradas caidos en el ataque que habia sufrido hace poco tiempo, al parecer una ceremonia con alguna clase de tradicion que el mismo capitan habia implementado para despedir a sus camaradas caidos en combate, alguna clase de rito militar por asi decirlo. Solo me concentre en observar todo desde la ventana en silencio, sin ser interrumpida por nadie; esperando cual seria mi destino dentro de esta fortaleza.
avatar
Liria Pendragon
Paladin
Paladin

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 135

Edad : 26 años
Empleo : Antigua líder del poblado Pendragon/Ayudante ocasional de la iglesia

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••• (6)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Invitado el Lun Abr 30, 2012 9:02 am

Una infinidad de recuerdos asaltaron la mente del comandante y jefe durante el funeral de sus hermanos de armas, tantos años junto a ellos viviendo en el punto mas alejado de las ciudades del país ha hecho que los lazos de los ciudadanos de esa fortaleza sean mas fuertes que los de cualquier otro. Pero ahora no tiene el tiempo para ponerse a recordar sobre todos los años vividos, tiene que planear la defensa del reino y luego, mas adelante cuando los objetivos planteados sean llevados a cabo ha de llevar a cabo la venganza en nombre de todos los guerreros caídos, por toda la nación, no se quedara solo a la defensiva, no es lo suyo, su poder destructivo no esta allí solo para esperar y esperar sin ser usado. Lo mejor que puede hacer ahora es dedicarse a su nuevo subordinado y ponerlo al día con todas las cuestiones de la fortaleza lo mas rápido posible.

-Volvemos al castillo, tengo que ponerte al día con todo lo que acontece aquí. Espero hayas observado bien esta ceremonia Ulrik, ya que este es el destino que te espera, tal vez no hoy, tal vez no mañana, pero tarde o temprano te llegara la hora, así como me llegara a mi y a todos los habitantes de este lugar, vivimos en la gloria y en ella vivimos, ese es el destino que has aceptado Ulrik- Se voltio dándole la espalda al río y comenzó a caminar de vuelta hacia la fortaleza que defiende y comanda sin hablar con nadie ni detenerse en ningún lugar en particular, solo regreso a la sala donde había estado reunido con el y Liria hace casi una media hora taras. Allí en esa habitación aun estaba Liria, se había quedado en soledad en aquella habitación, Lans sin decir nada destapo con cierta dificultad una botella de vino y tomo tres copas de cristal para servir vino en ellas e invitan dolos a tomar una de esas copas si así lo desean.

-Pueden servirse si lo desean-
El tomo una copa de vino y bebió de ella con mucha tranquilidad.

-Ahora te daré un pequeño mapa de la fortaleza, no es muy detallado pero tiene marcado los lugares de tu interés, primero el salón de armas, no se en que estado estará tu equipo de combate, pero allí puedes cambiarlo por el que necesites, de otra manera puedes ir a la forja y poner a reparar lo que necesites o pedir algo en particular. También están marcados el comedor, los baños, las barracas y salas de reuniones, así como también los lugares de entrenamiento-
Dejo Lans el pequeño mapa sobre la mesa para que Ulrik lo tomara. -También necesito algunos datos tuyos, tengo que registrarte formalmente en el ejercito de nuestro país.- Claramente Lans no solamente se dedica al combate, sino que también maneja la parte administrativa en este lugar.

-En unos treinta minutos estará creo que yo el almuerzo listo, así que puedes irte yendo hacia el comedor exterior Ulrik. Por tu parte Liria, puedes ir si quieres, o puedes quedarte aquí a almorzar conmigo puesto que comeré mientras trabajo, tengo mucho para hacer- Tiene tanto trabajo Lans que ni siquiera puede tomarse el tiempo para tener una comida en paz, no hay tiempo para llorar a los muertos, no tiene tiempo para otra cosa que no sea el trabajar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Ulrik el Jue Mayo 03, 2012 12:30 pm

El comandante no habló mucho, solo le reafirmaba a Ulrik el que iba a ser antes o después su destino, pero el norteño ya había asimilado eso años atrás por lo que no temía a la muerte, por el contrario si tenía que morir no prefería otra cosa que aquella, después de un crudo combate, una dura batalla o una larga guerra caer durante la lucha y así ser recordado y enviado junto a Odín y sus dioses norteños. Ulrik asintió a las palabras de su comandante y en silencio se dirigieron de nuevo hacia esa sala en la que habían estado antes en el castillo.

Liria había preferido quedarse ahí, quizás indignada por el trato del comandante o quizás cansada, eso era algo bastante secundario en la mente del soldado, que no veía ahí sino a una muchacha de blanca armadura bien armada y al que ahora era su comandante intentando abrir el vino y servir unas copas. Ulrik se sirivió el vino mientras Lans le entregaba un mapa y le situaba en el lugar, y fue en ese momento cuando el guerrero habló entre pequeños sorbos de ese delicado vino que tenía intención de degustar hasta el final de la copa.

- Mi equipo y armas están en buenas condiciones señor. -Empezó a hablar Ulrik mientras tenía ya el mapa en su poder.- Me ubicaré si más no en las salas de la fortaleza.

El Guerrero del Norte miraba el mapa sorprendido de la gran potencia y capacidad militar y administratiba que ofrecía esa pequeña fortaleza a Camelot. Sin más dilación y pensando que quizás combendría dejar solos a los dos miembros de más alta clase social solos, Ulrik juntó las piernas, golpeó el pecho y saludó tras ponerse firme. Empezó a marchar a prisa, no tenía una curiosidad excesiva por explorar el castillo de inmediato pero si tenía la necesidad de evitar otra discusión verbal entre Lans y Liria, comer algo y conocer de vista a los demás soldados, ya que el ambiente soldadesco era en el que Ulrik podía sentirse más a gusto.

Tras una vuelta por la fortaleza se dirigió el soldado al comedor, donde vio a varios compañeros sentados y comiendo lo que les habían servido con hambre voraz. Ulrik no tardó en servirse de su ración, sentarse entre sus compañeros y ahí, entre los jolgorios y más de una risotada el soldado permaneció comiendo a espera de las ordenes de algún superior.
avatar
Ulrik
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 23

Edad : 20
Empleo : Soldado

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Liria Pendragon el Sáb Mayo 05, 2012 8:52 pm

En el momento en que los soldados Y Lans permanecian fuera del castillo en aquella ceremonia funebre, mientras los observo desde el interior empece a pensar en las palabras de Lans; en cierto modo el esperaba que le diera a cambio algo por sus servicios prestados, yo en realidad no tenia nada que ofrecerle, pero quizas si lo tenia. Quizas al capitan podria entregarle al responsable del ataque al castillo; a aquel que declaro la guerra abiertamente al reino de Arcadia y a los demas reinos libres que aun quedan; al dragon que fue capaz de conquistar Penddragon y arrebarle a mi y a mi familia lo que poseia y enviar no solo a la familia real, sino que a los nobles y caballeros reales aun leales a nuestra corona al exilio, si le logro entregar a Darzo, quizas eso podria compensar aquello que me pide por sus servicios entregados.
En el momento en que me encuentro sumergida en mis pensamientos no me doy cuenta del tiempo que transcurre cuando ambos vuelven a la habitacion en la que me encuentro. Al volver ambos, Lans por asi decirlo parecia diferente a hace un rato; tomando luego 3 copas y destapando una botella de vino y sirviendo para los presentes; yo tome la mia pero solo me quede mirandola en aquel momento, como siempre no bebo ninguna bebida alcoholica; siempre cuando mis hermanas celebraban y yo siempre estaba presente, era la unica de las 4 que no bebia absolutamente nada; pero aun asi para no desmereserla solo la tome en mi mano, mirando el contenido de la misma. Lans dio un par de instrucciones al nuevo recluta; mostrandole un mapa del castillo y enseñandole las ubicaciones importantes para el. Tras ello dijo que el almuerzo estaria listo dentro de poco; podria comer en los comedores o en compañia de Lans dentro de esta habitacion. - Aceptare tu invitacion Lans, me quedare aqui contigo, quiero algo que conversar.- Respondi aceptando su invitacion; esperando a que Ulrik se retirara para poder conversar tranquilamente. - Hace un momento atras dijiste que deseabas algo a cambio por los servicios prestados; yo no se si es que te interese la oferta que te hare, pero aun asi te la explicare. Mi deseo es recuperar Pendragon, y yo a cambio podre darte a la persona que planeo el ataque a tu castillo; a aquel que declaro la guerra al reino de Arcadia. Si Capitan Lans, si asi lo deseas podre entregarte a Darzo una vez recuperado mi reino.- Le dije en aquel momento esperando escuchar su respuesta, pero tambien tenia algo que agregar a ello. - En el tiempo en que estuve perdida y de camino a este reino, fui prisionera de un muchacho llamado Senshin Shinomori, aliado de aquel que esta detras de esta guerra; en mi estancia con la familia Shinomori pude averiguar algunas cosas sobre aquel dragon que ataco el castillo.-
avatar
Liria Pendragon
Paladin
Paladin

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 135

Edad : 26 años
Empleo : Antigua líder del poblado Pendragon/Ayudante ocasional de la iglesia

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••• (6)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 06, 2012 8:44 am

El nuevo soldado decidió tal vez de la mejor forma al dejar en esa habitación solos a Liria y a Lans, para alguien como el de seguro que los temas a tratar serán de lo mas aburrido, ya se imagina Lans ese pensamiento puesto que alguna vez el también fue un soldado común y corriente, o mas que decir fue algo mas bajo que un soldado común, fue una especie de paria al desertar de su familia y no contar con ningún apoyo de ningún sitio, ni económico ni social, no hubo nada que lo acompañe en sus primeros comienzos, fueron solo el su ferviente deseo los que estuvieron y están juntos hasta el final. Con respeto y al estilo militar el soldado saludo a su superior y fue con mapa en mano a recorrer un poco de la fortaleza de la que ahora es parte, aunque su mayor interés en ese momento fue el ir a almorzar con el resto de sus compañeros, que si bien muchos de los allí presentes son silenciosos le dejaron claro que es bienvenido allí junto a todos ellos. Se habla allí en voz baja, aunque la mayoría prefiere engullir su comida sin esperar unos pocos hablar sobre lo que creen ellos que pasara en un futuro cercano, y lo que mas se habla allí es si los "Seis" se reunirán de nuevo para hacerle frente a una real amenaza para Arcadia, o mejor dicho una amenaza para el castillo del Lago.

Por otra parte en otra habitación quedaron Liria y Lans, quienes tienen cada cual mucho trabajo que hacer como lideres o ex lideres que son. La dama de Pendragon intenta convencer a Lans para obtener su favor de allí en mas, prometiendo entregar a ese tal Darzo, aunque ve difícil que ella pueda entregar a alguien, duda que alguna vez pueda recuperar su país, lo ve como un sueño de parte de ella.

-Sin querer humillarte Liria, como siempre sueles decir, veo como un sueño el que recuperes tu nación, y lo deseas hacer estas yendo por el camino equivocado según mi mente de táctico militar. Sobre ese tal Darzo, ya lo hemos visto y por mi parte caerá muerto si se atreve a atacar esta fortaleza estando yo presente, no es lo mismo mi ejercito cuando combate por su cuenta que cuando yo lo comando. de hecho creo que tu mayor posibilidad de regresar a tu país sera cuando yo mate a este enemigo en común, entonces podrás pedirle al rey que te devuelva las tierras, ya que no creo que el este interesado en ellas.- Apenas termino Lans de platear lo que el cree que sucederá entraron dos sirvientas con una gran bandeja en mano, una tapada y que desprende un delicioso aroma y la otra trae una bandeja al descubierto con muchas frutas para el postre. Acomodaron las bandejas en la mesa frente a Lans y Liria y al destapar la primera de ellas dejaron ver un gran pollo al horno, con papas, acelga y zanahorias bañado en una rica salsa de champiñones.

-My Lord, no puede comer y trabajar, no ahora, solo tiene una mano funcional, tiene que elegir entre tomar un cubierto o tomar un documento, recuérdelo- Una de las mujeres le recordó su estado de salud actual, mientras la otra sirvió una gran ración de comida para ambos. Luego de servir la comida cortaron la comida de Lans ya que con una sola mano no podría hacerlo de forma educada y querían evitar que Liria vea a Lans comerse eso con la mano de ser necesario.

-Muchas gracias, pueden retirarse- Con la orden de Lans dejaron esa habitación, quedando solos Liria y el nuevamente.

-Bien, que lo disfrute- Le dijo a Liria mientras toma el tenedor con su mano derecha para llevarse así la comida a la boca e incarle el diente como se dice en las zonas mas rurales del país.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Tirion Vadin el Dom Mayo 06, 2012 10:36 am

Me encontraba en un lugar fuera de Arcadia del cual cuyo nombre era Zandalar entrenándome allí para poder hacerme cada vez más fuerte y así llegar a convertirme en alguien como mi padre.
En esa tierra había estado durante varios meses, si no es que hacía más tiempo, pero mi noción del tiempo hacia que los meses que llevaba en esas tierras entrenando se convirtieran en días para mi, todo el tiempo pasaba muy deprisa.
Mis días allí consistían en nada más levantarme ponerme a entrenar asta por la noche haciendo las pausas para comer.
Un día decidí ir a la cantina para relajarme un poco de los entrenamientos y así olvidarme de todo un poco, me coja el día libre como quien dice. Ese era mi día de descanso, el primero en todo el tiempo que llevaba entrenando arduamente curtiendo mi cuerpo y puliendo mis habilidades para convertirme en un mejor soldado siguiendo los pasos de mi padre.
Nada más llegar pedí una cerveza, mi cuerpo me la pedía para poder disfrutar de un pequeño placer. La fui bebiendo despacio, sin ningún tipo de prisa para así poder saborearla de la mejor de las maneras y haciendo que cada sorbo fuese un placer para mi paladar.
Mientras la saboreaba me ponía a escuchar las conversaciones de los lugareños para enterarme de las noticias ocurridas los últimos días, aunque las noticias de Arcadia tardaban días en llegar a Zandalar, ya que se encontraba relativamente lejos de Arcadia.
Entre todas las noticias escuche la de un ataque contra la fortaleza del capitán Lans Tartare por parte de un dragón llamado Darzo, el cual hace breve dicen que capturo pendragon y planea seguir conquistando.

-Lans Tartare, ¿eh? Me parece que volveré a Arcadia, visitare a Lans en su castillo y veamos cómo le va, hace tiempo que no le veo. - Pensé con una sonrisa en mi rostro de oreja a oreja.

En ese instante pague mi cerveza y me fui de esa cantina para emprender mi viaje hacia Arcadia, el viaje seria largo, aunque ahorraría tiempo, ya que mis pertenencias las llevaba todas conmigo al ser pocas; y tenía que apurarme si quería llegar antes de que volvieran a atacar la fortaleza de Lans.
Estuve días viajando a pie para poder llegar a Arcadia, viajaba a pie porque no tenia montura, pero no me importaba caminar de todas maneras así fortalecería mis piernas, lo cual era algo necesario para la batallas.
Me llevo días alcanzar las bellas tierras de Arcadia, pero lo conseguí al transcurso de una semana viajando fue un duro viaje, pero necesario para volver a la tierra que me vio nacer y vio nacer a mis seres queridos.
Una vez me encontraba en Arcadia fui directo al castillo de Lans, supongo que seguiría donde siempre, solo que antes no era de Lans, algo bastante obvio, pero nunca me imagine que llegara a ser capitán, pero bueno, el tiempo cambia y las cosas a su vez cambian junto con el tiempo.
Cuando por fin llegue al castillo me encontraba en mi salsa, en donde había estado tiempo atrás pasando buenos tiempos con mis compañeros, solo que algo deteriorado por el ataque. Los muros a medio derrumbar y todo el mundo de un lado a otro intentando reparar los desperfectos todos con sus tareas muy ocupados.
Me acerque a unos soldados despacio y les dije:

-Buenas caballeros, me gustaría hablar con el capitán Lans Tartare, si fueran tan amables de decirme donde esta les estaría agradecido.
-Por cierto no me presente, me llamo Tirion Vadin.

Dicho eso les enseñe mi insignia del escuadron número 30.
avatar
Tirion Vadin
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 35


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Ulrik el Lun Mayo 07, 2012 1:56 pm

El ambiente era más tranquilo de lo que Ulrik estaba acostumbrado. Ahí había verdaderos soldados, que aunque con hambre y ganas de hablar y pasarlo bien lo hacían de manera controlada. Ulrik había servido a ejercitos de milicianos que no eran más hombres de la calle con afán de luchar por un ideal o causa y mercenarios, gente que sin ningún ideal cambiaba su espada y su vida por dinero. Estos dos grupos eran sumamente indisciplinados y jocosos una vez habían roto las filas, pero a la hora de la verdad eran las personas más valientes con las que se ha codeado el guerrero Norteño.

Aún así, todos ellos parecían buenos soldados, aunque fueran soldados que hablaban bajito mientras comían o engullian su comida. Fue entonces cuando se encontró con los soldados de la entrada que anteriormente le llevaron ante Lans, que cambiaron completamente su trato con Ulrik, pasando de hostiles a compañeros muy amigables, que le acompañaron a servirse y le invitaron a sentarse en una de las grandes mesas con unos compañeros. No todos ellos, pero los que estaban a su alrededor en la mesa se presentaron al igual que Ulrik y mostraron interés por el nuevo recluta, intercambiaron historias y experiencias durante el almuerzo y cuando ya empezaban a quedarse solos en aquél gran comedor. Salió durante la comida varias habladurías sobre las nuevas campañas y el futuro de aquella fortaleza recién atacada.

Fue entonces cuando Ulrik se dispuso a preguntar lo que no hizo con Liria y el comandante Lans, al que tenía intención de ir a buscar cuando acabara de comer. Se informó pues del ataque que había sucedido en detalle, y sus nuevos compañeros no tubieron problema en explicarle detalle a detalle la batalla y los asuntos diplomáticos que a esta llevaron. Empezó a enterarse de la historia del dragón llamado Darzo que al parecer era el responsable de todo y de una reunión de los "Seis", desconocidos para Ulrik, que cuando iba a preguntar por la identidad de ese grupo de seis personas que parecían de importancia para las gentes del lugar fue interrumpido por la llegada de un nuevo soldado que acababa de llegar y que de muy buenas maneras preguntó por Lans Tartare después de presentarse y enseñar la insignia del ejercito.

- Salve Tirion. -Dijo Ulrik mientras observaba su lustrosa armadura.- Yo soy Ulrik Balderk. Si te sientas con nosotros y nos acompañas en el almuerzo yo mismo te llevaré ante el comandante. Siéntate, no tardaremos mucho. - Insistió el guerrero, apartándose un poco en el banco dejando un espacio para que se sentara el recién llegado.

El norteño comía el rancho soldaril con gran devoción, ya que aunque no era un manjar, llevaba mucho tiempo en marcha hacia ese castillo del lago comiendo carne cazada, carne seca, carne fría, carne pasada... Por lo que aquellas legumbres medio aplastadas con un poco de guarnición sabían a gloria en su paladar. No ajeno el guerrero a su compañero que acababa de llegar, le acercó una ración insistiendo en su invitación y dándose prisa en acabar para así presentarse al comandante con el tal Tirion.
avatar
Ulrik
Guerrero
Guerrero

Elemento : Trueno
Raza : Humano
Mensajes : 23

Edad : 20
Empleo : Soldado

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Liria Pendragon el Sáb Mayo 12, 2012 5:50 pm

Escuche las palabras de Lans, al parecer creia que no podria recuperar las tierras de Pendragon por mi cuenta, sino que estaba practicamente seguro de que seria el a traves de una peticion de Gilgamesh quien tendria que hacerlo. Yo no iba a permitir que otro tomara lo que es mio y que luego tenga practicamente que irme arrastrando a pedir que me sea devuelto; Setsuna me enseño que no me tenia que arrodillar ni humillarme ante nadie nunca mas, soy de la realeza, y la casa real no baja la cabeza y menos se inclina ante alguien. Pense en responderle algo a Lans, pero con las diferentes respuestas que habia escuchado de el, sabia que no sacaria absolutamente nada; porque cada una de sus respuestas esta enfocada unicamente en acabar con el enemigo sin importar como, al parecer los dichos son ciertos; ademas de disfrutar de las lujuriosas mujeres, tambien solo disfruta ver derramar la sangre en el campo de batalla; punto en el cual yo me diferencio de el, se apreciar la vida de alguien sin importar que tan malvado y negro sea su corazon.
Ahora lo unico que me dispuse a hacer es a acompañarlo en la mesa; sentandome en el otro extremo mientras los sirvientes colocan y arreglan todo. - Que tu tambien lo disfrutes.- respondi antes de comenzar a comer, en respuesta de sus dichos. Mientras comemos, me salto una duda; al parecer habia sido aceptada entrenar junto con el, pero aun no me decia nada de eso; quizas a Ulrik le habria dicho alguna cosa, pero a mi absolutamente nada. - Tu entrenamiento, cuando comenzara y que es lo que practicamente tendre que aprender.- Dije en aquel momento, queriendo practicamente saber en que consiste todo; mas que segura que estaria con el resto de los soldados, pero imagino que seria exactamente igual como fue mi entrenamiento inicial, pero la unica deiferencia que en vez de estar unicamente con mis hermanas, estaria con soldados completamente desconocidos para ti.
avatar
Liria Pendragon
Paladin
Paladin

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 135

Edad : 26 años
Empleo : Antigua líder del poblado Pendragon/Ayudante ocasional de la iglesia

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••• (6)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El campamento de reclutación

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.