Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


Primeros pasos hacia la guerra

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Sakura Bayushi el Lun Abr 23, 2012 8:41 pm

La mujer estaba reparando la puerta cuando de pronto unos insectos comenzaron a atacarla, por suerte los hombres que estaban con ella lograron repelerlos con antorchas, aparentemente esto fue producido por un individuo de las fuerzas enemigas. Por suerte no habia hecho mucho daño, pero quien sabe que mas cosas podria hacer ese sujeto, y del ejercito enemigo era el que mas destacaba hasta el momento aparte de su general. Prosiguio con su tarea de reforzar el puente levadizo, mientras que el general enemigo decidio tomar vuelo y conjurar una inmensa pared de fuego la cual hizo chocar contra todos los muros del fuerte, esto les provoco daño pero al ser un ataque tan generalizado por suerte no se habia hecho ninguna brecha por el momento. En ese momento llega Enea a lo que seria la puerta, donde se encontraban el doctor y ella. Y pide informacion sobre lo que estaba ocurriendo, un soldado cercano le explica a grandes rasgos que era lo que estaba sucediendo. En ese momento Sakura le dirige la palabra ha Enea.

"Oye Enea... podrias encargarte del hombre de los anteojos y bata blanca?... por lo que tengo entendido es el que invoco esta plaga de insectos bastante molesta, de esto nos salvamos pero no sabemos que mas puede hacer. Ademas parece que su general puede usar el fuego tambien. Para conbatirlo a el va a ser mejor que no lo hagas sola por si las dudas, pero si puedes contra el de la bata luego nos podriamos focalizar en derrotar al general."

Luego de decir estas palabras siguio con el reforzamiento de la puerta, de a poco le iban trayendo nuevo material con el cual hacer su trabajo. Cuando se entablara una batalla mas directa esta podria mostrar mejor sus aptitudes para el combate. Por el momento seria mejor que hiciera durar todo lo que sus capacidades le permitian el fuerte, tanto la puerta como otros lugares. Ya que si no podrian vencer al enemigo directamente, lo que tenian que hacer era aguantar al menos hasta que Lans regresara para tener el grueso de la tropa y poder vencer al enemigo pero el castillo no debia de caer.
avatar
Sakura Bayushi
Daguera
Daguera

Elemento : Acero
Raza : Humano
Mensajes : 58

Edad : 22
Empleo : Vendedor

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Enea el Mar Abr 24, 2012 5:38 pm

Escuche a quien me explico todo y entendi recordando cierta conversación con Darzo. Ahora eramos su punto de ataque para comenzar a conquistar. Suspire viendo que no se podria hacer mucho por parar aquella batalla de territorios y mire a Sakura. Ella me explico su idea, una realmente extraña. Pero podria ser efectiva.Claro que desconocia totalmente que podria hacer aquel que poseia la bata blanca entre guerreros. deberia ser duro y mago quizas. No llevaria armadura, algo que en cierto modo me daba temor. Debia de ser poderoso.

-entendido, ire a por el de los anteojos...y esperad que mis habilidades sean su debilidad. No quiero volver a caer por culpa de Lans en una batalla.
respondí corriendo y subiendo a una torre. Una vez allí localicé al de la bata y sonrei. Fuese como fuese, seria divertido y posiblemente improvisado. Mis habilidades mejorarian. Una vez viendo el paisaje lleno e fuego respiré felizmente. Sentia el poder que emanaba de aquel mar de llamas, sentia las ganas de luchar. Sentia que mi instinto salia como si solo desease destruir. Me sentia bien. No manipullada ni chantajeada a cambio de comida. Sonrei y Viendo al humano de anteojos me concentré. despues uni mis manos creando una bola de fuego que se extendió segun subia ambos brazos. Finalmente con la esfera de fuego de 60 cm de diametro me concentré y se la lancé a aquel que habia atacado con los mosquitos.
avatar
Enea
Asesina Maga
Asesina Maga

Elemento : Fuego
2º Elemento : Aire
Raza : Draconis
Mensajes : 414


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Mar Abr 24, 2012 5:38 pm

El miembro 'Enea' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Destreza' :

Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Aaron O'Neil el Miér Abr 25, 2012 1:58 pm

La oscuridad de la noche donde la única iluminación poética serían las grandes estrellas en el alto cielo junto con esa luna grande y tan blanca, como en las fabulas que contaban aquellos seres con música. Un aire fresco acompañaba el clamor de los minutos previos a la guerra, donde cada uno de los hombres en ese castillo tomaba una armadura, armas y porque no, una montura esperando el peor de los panoramas. Un peliblanco que no se había visto durante mucho tiempo, pero que permanecía oculto en las profundidades de esa fortaleza fue atraído por tambores y la inmensa sed de sangre que se sentía. Un sentimiento nostálgico en su pecho, se hizo presente en el momento en que sus ojos se abrieron y dejaron sentir esa sensación. Trago con pesadez la saliva que recorrería su cuello de forma espontánea, permitiendo que un simple movimiento de su vientre lo ayudara a incorporarse. Sus cejas y sus oídos reaccionaron a todo lo que ocurría en el exterior, las muertes no se hicieron tardar en ambas partes y ese clamor, ese festín sería algo que el demonio no dejaría pasar. Porque después de tanto tiempo, una nueva diversión se presentó. Un nuevo enemigo formidable, porque muchos lo intentaron pero pocos tenían un ejército de tal magnitud, para hacerles frente a los hombres de Lans.

Con su capucha en su cabeza, su espada en su cintura, el cuero en sus manos firmes se presentó en el patio donde todos estaban reunidos para tal acontecimiento. Era la primera vez que veía en acción a esos humanos, con los cuales convivio mucho tiempo: en algunos el miedo no se hizo esperar, en otras la emoción de la guerra corría por sus venas otros ... el resto solo se preocupaba por abastecer a quienes combatían o ayudar a los heridos. Dirigiéndose a donde se encontraba Enea y compañía, se percató de una mujer. Su fisionomía daba con las características que los hombres le contaban tiempos atrás, se trataba de la mano derecha de Lans, pero en ese momento no podía recordar su nombre en específico. Otro individuo, que en el momento de fijar sus orbes en él un cierto desagrado inexplicable se presente en su rostro oculto bajo la sombra de la capucha.-

Señorita, usted no me conoce pero yo sí. Su status en este castillo no puede ser peleado por nadie y hasta donde tengo entendido, en la ausencia de Tartare usted queda a cargo.

Dirigiéndose a Sakura, no sabría decir si estaba en lo correcto o equivocado, porque lo último fue una simple conjetura de su parte mas no así, se le fue dicho por los viejos en ese castillo. Aunque si los hombres le respetaban podrían oírla y darle una ventaja en el campo de batalla.

Tengo una idea que podría acabar con parte de ese ejército, que consiste en dos partes. La primera sería un ataque con las catapultas y los arqueros; sus armas estarían recubiertas por brea o en pocas palabras, aceite inflamable. Creo que comprende la segunda fase del ataque, pero déjeme decirle que un último ataque de fuego incendiaria el terreno donde se encuentran esa peste. El aceite seria esparcido por los ataques de la catapulta para finalmente alguien, con habilidades pirotécnicas se haga con todo. Un plan sencillo, que no requiere sacrificios, puesto que nos daría tres cosas a favor: la primera, acabar con un gran número de enemigos antes de que lleguen a las trampas. Segundo, acabar con esos insectos. Tercero, darnos una gran fuente lumínica para ver mejor a los enemigos y sus sorpresas. Pero ... yo solo soy un simple servidor nadie me haría caso en el momento de ponerla en marcha. Por eso recurrí a su presencia.
avatar
Aaron O'Neil
Guerrero
Guerrero

Elemento : Luz
Raza : Caelum
Mensajes : 43

Empleo : ¿Quieres darme alguno?

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Invitado el Dom Abr 29, 2012 7:18 am

Casualidad, simplemente casualidad y suerte es como se podría definir la presencia del Cetrero en una colina circundante a la gran fortaleza que ahora observaba. La noche fría y oscura donde no las haya era sepultada por los gritos de guerra de los soldados que se encontraban ante sus ojos. El espadachín se dio la vuelta y una sonrisa se dibujó en su rostro, ante él se encontraban la mayoría de su tripulación acompañada de una gran columna de carretas con todo tipo de suministros, en su mayoría alimentos y medicinas.

Hace unos cuantos días "el Fénix" navegaba en alta mar intentando encontrar una nueva víctima a la que encontrar y por supuesto robar. De repente se encontraron con un par de carabelas que parecían tener mucha prisa por llegar a algún lado y el navío pirata les dio caza y acabó con la mayoría de la tripulación. Uno de sus prisioneros les contó la noticia de la inminente guerra en la fortaleza de Sir Lans Tartare por parte de un ejercito invasor proveniente de la Villa Pendragón. En ese instante el Cetrero vio una importante idea de negocio delante y lo aprovecharía, por supuesto que lo aprovecharía. Asique en en los días siguientes los piratas se había dedicado a asaltar tanto por mar como por tierra a múltiples carretas de suministros que se dirigían a la fortaleza proveniente de otras villas y aldeas. También se había encontrado una carreta procedente de Villa Pendragón. Cuando Zoro consideró que eran suficientes marchó con la gran columna hacia la fortaleza del lago no sin antes dejar a alguno de sus hombres en los caminos principales al castillo por si llegaban más suministros de ayuda. En el trayecto sus subordinados había modificado el aspecto de las carretas para que todas fueran iguales y no se notara su procedencia.

Ahora el Cetrero observaba el terreno tras haber puesto las carretas en varios círculos y una muy alta vigilancia entorno al campamento. Una decena de hombres preparaba unas barcas de madera mientras los restantes descansaban de su apremiado viaje. El espadachín sabía que en la fortaleza los suministros comenzaría a escasear ya que él tenía las principales rutas cerradas además de la mayoría de suministros que deberían llegar en los próximos días y respecto al ejército invasor conocía su procedencia así que había dado órdenes a un pequeño grupo de marineros de asaltar la carreta que llegara y si no poder robarlas simplemente destruirlas.

¿Qué bando saldría victorioso? Era una de las preguntas que al capitán pirata le daba igual, lo único que tenía claro era una cosa. Las guerras solo hacían que provocar muchos heridos y él tenía medicinas más que de sobra para tratarlos, además de alimentos para abastecer a un gran ejercito unas semanas. Pero eso no les saldría nada barato. La intención del Cetrero era vender dicha mercancía al mejor postor entre los dos bandos y quien sabe si ese simple hecho podría cambiar el rumbo de esta guerra. Para ello tras la batalla que se estaba desarrollando ante él, enviaría un emisario a cada bando para ofrecer un alto precio por todas las mercancías que tenían.

Ahora sentado en un tocón de un árbol el gran capitán pirata anónimamente conocido como el Cetreo Fantasmal bebía una jarra de hidromiel mientras observaba el gran espectáculo que allí se desarrollaba, aunque algo en su interior le decía que esta empresa podía salir excelentemente bien o treméndamente mal.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Festus el Vie Mayo 04, 2012 4:34 am

Resultaba una sensación algo frustrante reconocer que aquel ataque no había alcanzado la cota de destrucción y el impacto psicológico que había esperado de él. Las bajas en el bando contrario habían resultado escasas. Tal vez alguna pieza de la armadura mal puesta o que no había conseguido defenderse lo suficientemente bien como para mantener a aquel enjambre de terrores alados lejos de ellos. Sin embargo lo importante a parte de la cantidad de víctimas que pudieran haber caído bajo aquella plaga era que las almas de aquellos pobres desgraciados no alcanzarían precisamente el descanso que pudieran llegar a merecerse. Una infinidad de tormentos les esperarían a lo largo del fructífero jardín de las plagas donde se verían arrastrados para servir de abono a las siempre hambrientas plantas de mi señor. Sin embargo solo nos encontrábamos en el prólogo de aquella actuación de violencia y derramamiento de sudor y sangre, donde ambos bandos emplearían la energía de cada una de las fibras de sus cuerpos para conseguir el objetivo que debían perseguir en aquel encuentro. Sin embargo aquel compás resultaba demasiado lento y teniendo en cuenta nuestra posición como asaltantes en territorio extranjero y tras nuestra acción, sin duda hostil mantener aquel estancamiento era un lujo que no podíamos permitirnos bajo ningún concepto ya que a cada instante las posibilidades que pudiésemos tener para tomar la fortaleza con el menor esfuerzo posible se desvanecían, hasta el punto de que el mismo éxito de la incursión quedaba en una posición peligrosa mientras mantenía la sorpresa de que tal vez hubiese ayuda en camino.-Darzo... Señor del Fuego, no podemos permanecer así mucho más tiempo. Hay que concentrarse en abrir una brecha en sus defensas o venir hasta aquí no habrá servido para nada... nos ganarán por el simple hecho de estar más protegidos. Además de que no estamos en posición de mantener un asedio largo, hay que abrir una entrada ya...- Tenía que hacer que se concentrase en el objetivo primordial para conseguir equilibrar la balanza de fuerzas a nuestro favor, y dado que el dragón era el único con poder para hacerlo a distancia lo que tenía que hacer era concentrarse en derribar aquellas defensas de madera, acero y roca si quería conseguir tomar el castillo. Preocuparse por aquellos insignificantes magos no hacía más que dividir su poder entre varios objetivos de forma que disminuía la eficacia del plan. Lo primordial era la puerta y más tarde ya tendría tiempo después para conseguir su venganza e impartir castigo a aquellas molestas criaturas que eran poco más que un triste entretenimiento. Sin embargo no era de los que dejaban este tipo de asunto al azar, por lo que debía cubrir todas las opciones posibles en mayor o menor medida y estar preparado cuando el destino decidiese el camino que tomaba aquel encuentro. Tener en cuanta cualquier variable e imprevisto, una sensación y planificación que formaba parte de mi pero que sin embargo, resultaba a la par ventaja e inconveniente en cada labor a llevar a cabo.

Sin embargo el fragor de la contienda disipó aquellos pensamientos triviales porque si bien aquellas descargas de flechas resultaban bastante ineficaces, los defensores parecían decididos a golpearnos con su magia. Su magia resultaba casi interesante en cuanto su visualización aunque su efectividad no resultaba impactante, o al menos hasta que una esfera de llamas surcó el aire desde una torre, recortando el negro velo de la noche hasta chocar de forma inocente a unos pasos de mí, generando un estallido que arrasó la vida a su alrededor pasto del fuego y la fuerza del impacto. Cerca, demasiado como para haber sido lanzada a ciegas, estaba claro que aquel ataque había partido con un claro objetivo, enmarcado en ropa blanquecina y unas lentes despuntando en su rostro, yo era el objetivo. Era capaz de reconocer un desafío y aquel intento fallido lo era, tan tosco y directo que me hacía gracia pero que sin embargo no iba a pasar inadvertido. Alguien en aquella fortaleza quería jugar conmigo y con toda la amabilidad del mundo tenía intención de hacer ese sueño realidad, transformado en una pesadilla grotesca y despiadada. Pero no por ello iba a descuidar el objetivo que nos había llevado hasta aquel instante al igual que tampoco debía distraerme en efectuar las contramedidas necesarias ante cualquiera de los desenlaces que pudieran llevarse a cabo antes de finalizar aquel asalto. Teníamos que obligarlos a tomar la decisión más conveniene en su contra, deshacer el resto de posibilidades, deshilar sus esperanzas de otros hechos distintos, que pudieran disuadirnos del enfrentamiento. Con aquella idea en mente y como si de un director de orquesta se tratase, había llegado el momento de cambiar el ritmo que estaba sonando en el castillo. Los brazos extendidos hacia delante, las palmas abiertas y los dedos apuntando al castillo a medida que se veían mecidos en pequeñas oscilaciones, como aquel con la vara de mando dirigiendo a sus músicos o actores a medida que el guión se va interpretando. Aquella pose resultaba un poco teatral pero para un ser que ha existido tal vez solamente por un segundo eterno o durante eones más rápidos que un latido, demostrar el poder sin que resulte llamativo es monótono y frío. Solamante las torturas más creativas y crueles, solamente las ejecuciones ejemplares y públicas permanencen en la memoria, solamante así es como algunos encuentran la inmortalidad fruto de la crueldad. Donde resulta mejor ser odiado, temido y maldito a traves de las generaciones que perecer en la más absoluta ignonimia, siendo un simple número en archivos, una tumba en blanco y un desconocido hasta para quienes te rodean. En un giro de muñeca, la diestra apuntó a la torre de origen de aquella bola igena, con la otra una breve floritura en el aire, una espiral de dos giros completosTras la que separar entre sí dedos índice y corazón, tras lo que solo quedaba aguardar la consiguiente respuesta por parte de los agentes a los que iba dirigida.

Las ordenes quedaban especificamente claras para quienes compartían pensamientos y sentidos conmigo, mis pequeñas criaturas, mis hijos alados que portaban la desgracia bajo sus alas asimilaron instintivamente cada uno de mis pensamientos para la tarea encomendada a continuación. Todo el enjambre voló y se movió al ritmo que les había marcado, una danza peligrosa donde la desesperación marchaba detrás a medida que se debían cumplir los objetivos encomendados a sus siempre hambriento actuar. Primero una parte viró bruscamente de forma improvisada para poner rumbo a la torre desde donde tan desconsideradamente habían intentado atacarme a distancia y que ahora recibiría una respuesta. Podía verla, podía sentir el calor que emanaba de su cuerpo a través de centenares de ojos, prismas donde se formaban decenas de imagenes en cada uno de ellos de forma que no perdería detalle de lo que iba a suceder a continuación, a la espera de que sintiese el dañino mordisco de la venganza. Sin embargo no todo terminaba allí, el resto de individuos que conformaban aquella nube agresiva y peligrosa ascendieron hacia el estrellado firmamento en una espiral identica a la dibujada en el aire, para terminar cayendo sobre los defensores una vez más como una cascada de muerte, donde sin embargo un reducido grupo tomó un camino distinto, descendiendo de la muralla para internarse tras los muros en busca de un objetivo específico, los graneros y almacenes donde pudieran haber guardado alimentos y bebida. Si ibamos a mantener aquel estado sin sentido donde intercambiar flechas y magia a distancia, al menos tendría que obligarles a tomar otras vías más directas para enfrentarnos o de lo contrario sufrirían las consecuencias de la falta de comida con la que sustentarse bajo asedio. Si no íbamos a conseguir entrar tendría que empujarlos a la desesperada medida de salir a buscarnos para terminar con todo aquello. Nunca se era demasiado precabido ante tantas posibilidades en el transcurso de los acontecimientos. Por último me percaté de forma algo supeficial a causa de mantener tandos puntos de vista distintos que había alguien, una figura tras las puertas que hacía algo con las mísmas. No costó demasiado imaginar o suoner que posiblemente estuviese utilizando magia para intentar mantenerlas en pie, un retraso que podía resultar fundamental en la estrategia para mantener el punto muerto donde nos habíamos estancado. Aquello no era condedible, tenía que evitarlo de cualquier modo retirarla de aquella tarea de modo permanente o en su defecto mantenerla ocupada para que desocupase su labor. Muchos detalles de los que ocuparse y dejar espacio al dragón para que pudiese concentrarse en aquello que debía llevar a cabo si quería que su plan no resultase un fracaso absoluto nada más empezar.


---------------------------------------------------------
#Dado 1: Ataque a Enea
#Dado 2: Ataque a Sakura
avatar
Festus
Invocador
Invocador

Elemento : Sombra
Raza : Daímona
Mensajes : 98

Empleo : Crear el Bonete Cósmico :D

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Vie Mayo 04, 2012 4:34 am

El miembro 'Festus' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Destreza' :

#1 Resultados :


--------------------------------

#2 'Destreza' :

#2 Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Alice Margatroid el Vie Mayo 04, 2012 5:00 pm

Desde luego era de esperar que su ataque primario hubiese sido tan solo una estupidez, pero había podido ver la resistencia y la fuerza de sus enemigos, sin embargo había ciertas cosas que la llamaban la atención, en primer lugar el hombre del pelo verde, el cual desde las torres se le hacía irreconocible, aunque ella juraría haberlo visto alguna vez e incluso hablar, pero no le dio importancia. Otra de las cosas que la habían llamado la atención, era el extraño conjuro por parte del dragón Darzo hacia Patchouli, que por un lado la había alegrado, quizá podía quitarse de encima para siempre a esa hechicera a la que tanto odiaba, con la que había tenido que estar conviviendo meses, a su lado, creciendo su odio cada vez más, pero... Debía pensar que su poder podía ayudar a ganar la guerra, debía pensar que ella en aquellos momentos de guerra, era una aliada y no una enemiga, debía pensar que al igual que a muchos otros, debía luchar a su lado, debía pensar que si la batalla era perdida, ella y muchos otros estarían perdidos, por que a saber que llegaban a ser. Quizá esclavas del señor Darzo, quizá solo les matarían, quizá serían algo más o algo menos, no se podía arriesgar a dejar al descubierto a una de las hechiceras más fuertes, de echo, Patchouli era la más fuerte, por tanto, debía defenderla, por el mero echo de que sus ataques eran de área y dañaban a más de uno y eso era una ventaja.

Centraría su ataque en el dragón, ya que parecía ser la amenaza, además del hombre del pelo verde, pero aún quería saber algo más de ese individuo, algo se le hacía conocido. Se ocultó un poco tras Marisa, susurrándola al oído: "Oye, escóndeme un poco, voy a atacar y no quiero que vean mis ojos azules..." . Desde luego, sus ojos azules se veían en la noche, especialmente los suyos, eran como fosforescentes, por lo que fácilmente se la podía identificar, era una desventaja dirigida a sus ojos, realmente se veían, o bien azules si estaba normal o bien rojos si estaba en su estado loco. Entrecerró los ojos y dirigió la mirada a su objetivo, luego hizo un movimiento rápido y sencillo con las manos, especialmente moviendo los dedos de las manos, sacando a dos de sus muñecas de nuevo y materializó un hacha en una de ellas y una espada en la otra, luego se alejó un poco de la ventana e hizo que su compañera se agachara para que no la vieran y cuando ambas estuvieron ocultas, cogió una silla y se subió a ella para ver desde más alto y entonces lanzó las muñecas por la ventana en embestida. Las muñecas irían rápidamente a donde se encontraba Darzo y asestarían dos cortes entre las dos, casi al mismo tiempo, fugaces y si llegaban a alcanzar con la potencia debida del lanzamiento, serían golpes devastadores.


Ataque:
El primer ataque corresponde a la muñeca que tiene el hacha y el segundo a la que tiene la espada
avatar
Alice Margatroid
Maga Guerrera
Maga Guerrera

Elemento : Luz
Raza : Animalium
Mensajes : 183

Edad : 18+3=21
Empleo : Madre.

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Vie Mayo 04, 2012 5:00 pm

El miembro 'Alice Margatroid' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Destreza' :

#1 Resultados :


--------------------------------

#2 'Destreza' :

#2 Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Sakura Bayushi el Lun Mayo 07, 2012 2:06 pm

La guerra transcurría prácticamente con normalidad. Intercambio de ataques, algunas bajas en un bando o en otro, pero nada realmente desbalanceador para ninguno de ellos. Sakura se concentraba en fortificar la puerta, mientras que los soldados la mantenian informada de la situación, e impartía ordenes como mejor podía. En ese momento aparece un sujeto al que ella no conocía pero aparentemente era de nuestras filas, y si bien sus concejos tenían cierta sabiduría también carecían de sentido en mas de 1 punto. Como pudo la mujer respondió a la sugerencia de este sujeto.

"Es verdad, es una buena sugerencia la de utilizar las catapultas, pero supongo que tendremos municiones limitadas por lo que tenemos que asegurarnos de hacer el mayor daño posible. Por otro lado la utilización del fuego en esta situación esta descartada, su general puede controlarlo y usarlo a su favor. Lo único que lograríamos seria quemar los campos en vano. Pero las catapultas simples podríamos usarlas. Ahora bien, quieres encargarte de esa tarea?... por el momento lo que necesitamos es derrotar al que esta invocando estos insectos los cuales son bastante molestos, Luego iremos a por el general ya que vamos a necesitar concentrarnos todos en el para derrotarlo. Las tropas caerán fácil luego de que esos 2 sujetos sean derrotados."

Tras decir esas palabras siguió con su tarea en la puerta, mientras que los hombres le traían todo el metal del cual disponían para este tipo de tareas. De pronto los soldados le informaron que el invocador nuevamente había llamado a la plaga, y parecía dirigirse tanto hacia una de las torres como hacia la puerta, se habrían dado cuenta de lo que ella estaba haciendo allí? por lo pronto tendría que defenderse, no siempre funcionarían las antorchas. Por lo que lo que decidió hacer fue crear una cúpula de metal al rededor de ella trazando un arco sobre su cabeza desde la puerta hacia el piso, esta estructura era completamente cerrada por lo que no podría mantenerse demasiado tiempo allí ya que se le acabaría el aire pero tendría lo suficientes como para que luego los soldados se encargaran de esa plaga. Decididamente necesitan derrotar a aquel invocador, defenderse de una roca voladora, una flecha, una bola de fuego o incluso una espada era mucho mas fácil que defenderse de un insecto, el cual estaba vivo y es impredecible.


Spoiler:
//OFF: tiro dados por si las dudas pero no se hasta que punto necesitaría tirar dados en esta situación en la que creo algo con mis poderes XD... 3 dados de agilidad
avatar
Sakura Bayushi
Daguera
Daguera

Elemento : Acero
Raza : Humano
Mensajes : 58

Edad : 22
Empleo : Vendedor

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Lun Mayo 07, 2012 2:06 pm

El miembro 'Sakura Bayushi' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Agilidad' :

Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 12, 2012 10:42 am

Paso el tiempo y el combate comenzó a tornarse mas cruel para ambos bandos, si bien la fortaleza del Lago demuestra ser imperecedera ante los ojos de sus enemigos los hombres mortales comienzan a ser dañados mayor y en menor medida, pero el enemigo no puede regocijarse en sus logros ya que son ellos los que mas daños están recibiendo, ademas, a diferencia de los ciudadanos de la fortaleza ellos tienen techo, agua y comida, ademas de botiquines y camas cómodas para recuperarse de ser necesario, mientras el enemigo no tiene nada mas que sus armas y sus cuerpos, claramente esta situacion solo beneficia a los defensores de Arcadia. Los arqueros elficos sumados a los que se encuentran en lo alto de las torres y las murallas consiguen la ventaja poco a poco sobre las hordas enemigas, que se concentran mas que nada en abrir una brecha en las defensas, razón por la cual los arqueros consiguen sacar ventajas, ellos solamente se concentran en atacar los números y nada mas.

El plan de Aaron es en verdad muy arriesgado no importa de donde se lo mire, utilizar el fuego significa quemar la tierra mas fértil de toda Arcadia, lo cual traerá falta de alimentos en el futuro así como también perdidas monetarias, ademas algo así pareciera un intento desesperado sin mediar consecuencias, lo cual podría bajar la moral de los aliados y podría tal vez aumentar la del enemigo a pesar de generar daños. Sakura se negó a esa iniciativa ya que el enemigo ha demostrado usar el fuego para atacar, todos conocen la historia de Pendragon sumergida en llamas, por lo tanto podrían suicidarse de generar fuego en masa, solo entregarían un arma mortal que el enemigo puede utilizar en contra de ellos mismos.


Uno de los enemigos que ha demostrado ser diferente a los mercenarios comunes y corrientes utilizando sus extraños poderes ataco a Enea y a Sakura utilizando alguna clase de peste o plaga, los cuales encontraron a sus objetivos sin error pero con resultados muy diferentes el uno del otro. Aquellos que fueron tras la guardaespaldas de Lans Tartare y quien se encuentra al mando del castillo encontraron solo el duro acero frente a ellos, el cual fue imposible de atravesar para todos ellos, mientras los soldados rapidamente con antorchas se acercaron a esa cúpula de hierro para quemar y ahuyentar a esas horribles criaturas. En cambio aquellos que fueron tras la otra guardaespaldas de Lans hallaron la carne de la dragona, la cual mordieron como fieras salvajes hambrientas de carne y sangre. Por supuesto que no se llevo de arriba aquel extraño personaje su agresión hacia las criaturas de la fortaleza, ya que la mejor hechicera de la fortaleza lanzo un ataque múltiple contra el general enemigo y contra el, haciendo una especia de finta donde todas sus bolas de fuego iban hacia el general, varias de ellas se desviaron y le tomaron desprevenido generando quemaduras múltiples sobre su carne. En cambio aquellas que fueron contra el general enemigo no le hicieron nada, impactaron de lleno pero no generaron daño alguno, como si tuviera una fortaleza superior a la de los mortales o como si fuera inmune a esa especie de hechicería.

El general enemigo viéndose superado por la estrategia que le plantaron sus enemigos no tuvo mas que sacar su mejor carta a flote, que es nada mas ni nada menos que mostrar su verdadera forma, la de un dragón rojo, el cual como cuentan las leyendas es enorme y poderoso, amos del fuego y muchos dicen de invaluables tesoros y conocimientos. En esos momentos dentro de la fortaleza del Lago ocurría algo que nadie podía haber previsto, ni siquiera el mas cercano de los aliados del ahora comandante y jefe de todas las fuerzas leales a la corona podría prever que Lans Tartare ya se encuentra en la fortaleza, llevado allí desde las sombras, atravesando los filos del tiempo fue enviado de regreso a su fortaleza gracias a los poderes arcados de un drow fuera de lo común.
Spoiler:
He aquí la razón por la que Lans ya esta re regreso en el castillo : http://www.little-arcadia.com/t3174p15-el-retorno-de-los-heroes#41420

Mientras la batalla se sucede Lans con su espada en su espalda camina lentamente hacia el patio interior del castillo de su fortaleza, herido sin tiempo a recuperarse no tiene mas remedio que acudir a la ayuda de su fénix para estar a la par de sus enemigos, razón por la cual a su orden una inmensa ave de fuego se hace presente en el patio interior de la fortaleza, la estela de fuego pudo visualizarse a la distancia, aunque parecía ser mas obra del general enemigo ya que justo la invocación del fénix coincidió con el momento en que Darzo lanzo una gran cantidad de fuego hacia el puente levadizo de la fortaleza, dejándola en ruinas, apenas se puede sostener en pie, a estas alturas hasta podrían caer con tan solo simples golpes. Para fortuna de los soldados ya saben lo que es la supervivencia, razón por la cual en cuanto el enemigo mostró su verdadera forma se hicieron a los costados, ademas, vieron a sus propios enemigos huir, por lo cual hicieron lo mismo evitando así bajas entre sus tropas. En esos momentos los defensores del castillo comenzaban a preocuparse, ahora comienza la verdadera batalla para ellos, mientras las tropas enemigas recuperan su moral al saber que un dragón es quien los comanda.
Spoiler:

Hacer llorar al fénix es todo un tema, la ultima vez fue un conjunto de muchas cosas a la vez, y si bien esta vez es algo parecido a la anterior, el ave no dejara caer su preciado elixir así como así, por lo cual no le quedo de otra a Lans que usar la fuerza y ahorcar al fénix para que una gota cayera de sus ojos sobre la piel de Lans, que de manera milagrosa sano casi por completo el cuerpo magullado del Conquistador.

-Gracias amigo mio, y lamento esto, pero es lo necesario- Soltó a su ave y la acaricio por unos momentos, la propia ave sabe lo que es capaz de hacer y sabe también del porque del accionar de su amo a quien ha jurado servir.

Por ultimo Alice aprovechando el caos reinante en el campo de batalla lanzo sus muñecas armadas lo mas cerca que pudo de los enemigos y estas pasando desapercibidas por los aliados como por los enemigos golpearon con violencia contra el cuerpo del general enemigo, abriendo brechas en su escama piel, la cual le salvo de recibir heridas mortales y si bien esas heridas están lejos de ser mortales para un dragón, deberia el general enemigo el tenerlas en cuenta, ya que podría llevarse una sorpresa no muy agradable de subestimarlas.

Así pasaron algunas horas y la luna se puso mas en lo alto, aquellos conocedores sabrán al verla que esta marcando la medianoche, lo cual significa que van al menos tres horas de batalla y a medida que pasa el tiempo la batalla se torna mas y mas violenta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Marisa Kirisame el Sáb Mayo 19, 2012 6:59 pm

Siempre tan alegre y esperanzadora, sabía que iban a ganar, incluso aunque las cosas hubieran ido para mal, como todos saben, la esperanza es lo último que se pierde, por lo que el simple hecho de ver que la victoria estaba de su lado, la ayudaba a pensar su siguiente movimiento. Ver las acciones de defensa de los demás, que no eran capaces los enemigos de traspasar las defensas de la fortaleza, era la hora de ejecutar una leve táctica ofensiva, si bien algunos defienden, otros deben atacar, al menos para avanzar en algo. Buscó a su objetivo con premura, por que quería que fuese efectivo, todo lo que pudiese serlo, tenía para elegir dos y mientras los veía, comenzó a analizarlos. Había uno con una gran armadura oscura, tenía pinta de ser realmente fuerte y de resistir su ataque de luz, además, había visto la fuerza con que había atacado a Patchy y desde luego, ella no se vio con fuerzas suficientes como para poder aguantar algo así, aunque viendo que hasta esa hechicera lo aguantó, ella también podría, pero no quería que la tomara con ella, además, se acababan de refugiar detrás de ella, se sentía como un verdadero escudo de madera, aunque por suerte no recibió ningún ataque dirigida a ella. El segundo objetivo era un hombre que parecía algo debilucho, pero no iba a fiarse de ello, vestía con ropas blancas y tenía el pelo de color verde y además, sacaba bichos de su cuerpo y eso la provocó asco, por lo que decidió atacarle a él, por darle tanto asco. Los bichos no era algo agradable que digamos, no los odiaba, pero tampoco los amaba, le daban cierta cosa, como a muchos, no se ponía a llorar ni nada de eso, pero no era algo con lo que quisiera convivir y antes de que ese ser extraño, lleno de bichos o que quizá fuera un insecto que ha tomado el cerebro de un humano o quién sabe si algo peor, decidiese atacarla, prefirió hacerlo ella antes. Sacó su hakkero y se lo acercó a la cara, aún a riesgo de que se disparase solo y ella muriese obviamente, pero tenía que hacerlo para comprobar que funcionaba, por que sería un verdadero fallo, atacar y que no salga el ataque, sería igual que dar espadazos sin espada. Comprobó que el círculo central o "Ying-Yang Orb" se encendía y de que las trigramas brillaban y una vez lo hizo, sacó la cabeza por la ventana y una mano, con el hakkero en ella y empezó a cargar energía arco-iris, para ejecutar un ataque de luz, el más fuerte que tenía, estando a cubierto, podía cargar sin preocuparse de que cancelaran su ataque, tanto lo hizo que con la mano libre, cogió una de las de su compañera Alice y la llevó a su cintura y repitió el mismo proceso con la otra, para que la sujetara, por que iría con gran fuerza. Dejó escapar el gran láser multicolor en dirección al chico vestido de blanco con el pelo verde, esperando poder hacerle algo, que fuera mucho o poco, podía ayudar en el avance de la batalla.
avatar
Marisa Kirisame
Bruja
Bruja

Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 50

Edad : 16
Empleo : Ladrona

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Sáb Mayo 19, 2012 6:59 pm

El miembro 'Marisa Kirisame' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Destreza' :

Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Darzo the Great Dragon el Sáb Mayo 19, 2012 7:10 pm

La batalla continua hora tras hora y no pareciera haber ningun avance; mas bien que el bando del castillo parece llevar la ventaja en nuestra contra al encontrarse resguardado tras las murallas del mismo; pero de alguna forma hay que abrir una brecha en las murallas o destruir la puerta. La lluvia de flechas de ambos bandos continua, pero parece que ninguna de ellas acierta en alguna cosa, cada intento de un ataque de los arqueros de ambos bandos termina en absolutamente nada y los ataques que proporciono a la fortaleza terminan en distintos lados, unicamente enfocandome el los enemigos que atacan; y no dandole importancia a algun punto de esta para volverlo mas debil y poder abrir una brecha y avanzar por alli; ademas de que habia dado la orden de no continuar avanzando a las tropas, ya que tenia sospechas muy acertadas de que el campo esta entrampado por completo por la ausencia de soldados o de tropas de asalto que intecepten a mis tropas; unicamente hay defensa. Practicamente el hechicero que me habia atacado anteriormente, nuevamente lo intento; pero esta vez con otras bolas de fuego dirigidas a mi y a Festus; por mi parte no dejaria que ninguna me tocara, dejando que el demonio se encargue de defenderse de su ataque; tengo que concentrarme en realizar mas daño a la fortaleza. En el momento en que las bolas de fuego van a impactarme, simplemente dejo que me impacten sin siquiera mover un musculo para evitarlo, el manipular el fuego es una cosa simple para mi, por lo que un ataque magico tan simple de un elemento que domino a la perfeccion no me presenta ninguna dificultad; dejando que el fuego me toque pero sin hacerme nada; pero lo que vino despues no me lo espere; un gran dragon blanco fue incodado con la intencion de golpear a nuestras tropas, por lo que de inmediato reacciono de una forma que ya habia hecho antes; fue alli que levante una gran muralla de fuego frente a todos; incluyendome a mi, a Festus y las tropas para protegerlos de lo que pudiera hacer dicho dragon; y protegerlos de sus ataques y efectos.
(lanzo dados para la defensa contra el ataque del dragon blanco, mi post seguira desarrolandose segun dicha tirada)
Al realizar la gran muralla de fuego algo salio mal; al parecer dicho dragon logro impactar contra los soldados; encegueciendolos a algunos y mandando a volar en todas direcciones a otros, mermando en parte las fuerzas de ellos. Por mi me habia logrado enceguecer en parte; ya que al poseer mayor resistencia que la de un humano comun, el golpe del dragon invocado lo senti como si fuera un golpe dado por alguien de mi misma raza, por lo que solo logro golpear parte de mi armadura y de mi casco, pero aun asi sintiendo el pimpacto del mismo.
Parecia que las cartas ahora se habian puesto a favor de los habitantes del castillo; pero no podia quedarme alli mirando sin que nada pasara; ademas este ataque es una prueba para ver las defensas de Arcadia y algo debia sacar de esto. Escuche las palabras de Festus y en eso tenia razon, habia que abrir una brecha en las murallas o destruir las puertas del castillo que es el punto mas debil que posee, ya que la madera es mucho mas debil que la piedra; y si hacia algo realmente interesante, podria abrirle el paso a las tropas.
- Queria dejar esto para algo mas importante, pero lo usare ahora y haremos que la ventaja de ellos disminuya drasticamente.-
Le dije a Festus en ese momento mientras desmonto la pesadilla y quedo frente a las tropas; como si esperara algo, fue entonces que mi temperatura corporal empezo a crecer, sintiendose el calor que iba despidiendo a los alrededores, mientras mi cuerpo iba aumentando de tamaño e iba sufriendo varias transformaciones; a pasar a ser la de un gran dragon rojo de imponente tamaño, teniendo una longitud de unos 26 mt; grandes alas que al estar extendidas facilmente sobrepasan el doble del tamaño de mi cuerpo; grandes colmillos capaces de destrozar los huesos de otro dragon del mismo tamaño, afiladas garras que podian dejar sus marcas incluso en la mas dura roca de granito. Al terminar mi transformacion, lance un sonoro rugido que podia dar señal de la imponente figura real que tenia, siendo una de las razas mas grandes que existen, compartiendo esa reputacion con los dragones dorados; por lo que ahora venia lo realmente bueno.
- Ahora si que tendras tu brecha abierta Festus.-
Es soprendente que un dragon de esas proporciones aun tuviera un atisbo de razonamiento como para poder hablar y mas aun, reconocer a sus aliados y no atacarlos y verlos como mas amenazas. Fue en ese momento que vio como dos marionetas se iban acercando hacia mi persona, armadas unicamente con un hacha y una espada; acaso creian que con eso podrian hacerme algo; practicamente bastaria con que las pisara para que dejaran de existir, pero no desperdiciaria energias de mi cuerpo en eso; por lo que en el momento en que iban a golpearme; levante una de mis garras y rapidamente la movi de un lado hacia otro para darles un gran zarpazo a las dos de un solo movimiento para que quizas con eso se hicieran pedazos de un solo movimiento; y luego abro mis grandes fauses para lanzar una gran llamarada de fuego en direccion del puente elevadizo; teniendo dicha llamarada un cono de 50 mts de diametro; lo suficientemente fuerte como para cubrir el puente por completo junto con los muros que se encuentran a su alrededor; para ver si es que el calor hace su parte y puede debilitar a los soldados y arqueros que se encuentran en lo alto.
algunos de los soldados de las filas traseras ven a sus compañeros que fueron eridos por el ataquel del dragon blanco y logran apartarlos del camino, mientras que los que ologran recuperar ya la vista, preparan un siguiente lanzamiento de flechas para apoyar mi ataque de fuego.


Última edición por Darzo the Great Dragon el Sáb Mayo 19, 2012 7:52 pm, editado 1 vez
avatar
Darzo the Great Dragon
Hechicero Brujo
Hechicero Brujo

Elemento : Fuego
Raza : Draconis
Mensajes : 436

Edad : *Confidencial*
Empleo : Señor del fuego de Pendragon

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Darzo the Great Dragon el Sáb Mayo 19, 2012 7:12 pm

(Lanzo dados porque mi lanzamiento no salio por el post de Marisa)
avatar
Darzo the Great Dragon
Hechicero Brujo
Hechicero Brujo

Elemento : Fuego
Raza : Draconis
Mensajes : 436

Edad : *Confidencial*
Empleo : Señor del fuego de Pendragon

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Sáb Mayo 19, 2012 7:12 pm

El miembro 'Darzo the Great Dragon' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Agilidad' :

Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Darzo the Great Dragon el Sáb Mayo 19, 2012 7:54 pm

Vuelvo a lanzar dados:

1º Defensa contra las marionetas
2º Ataque de fuego
avatar
Darzo the Great Dragon
Hechicero Brujo
Hechicero Brujo

Elemento : Fuego
Raza : Draconis
Mensajes : 436

Edad : *Confidencial*
Empleo : Señor del fuego de Pendragon

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Sáb Mayo 19, 2012 7:54 pm

El miembro 'Darzo the Great Dragon' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Agilidad' :

#1 Resultados :


--------------------------------

#2 'Destreza' :

#2 Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Sakura Bayushi el Dom Mayo 27, 2012 12:51 pm

Las horas pasaban y la lucha continuaba. Ningún ejercito había recibido bajas importantes, algún que otro herido o quizás algún otro que no tuviera tanta suerte pero sin embargo no eran los más. La situación se estaba inclinando hacia la fortaleza, a medida que el tiempo pasaba el cansancio aumentaba y los heridos comenzaban a aflorar con mayor facilidad esta vez con menos suerte que antes, al menos para el bando atacante. Sakura proseguía su tarea de fortalecer la puerta, pero en aquellos momentos se escucho un ruido tremendo y algunos gritos de soldados sorprendidos, cuando ella pidió que se le informara que estaba pasando se le dijo que el general enemigo se había convertido en un imponente dragón el cual rápidamente arremetió contra la muralla, mas específicamente contra la puerta exhalando un poderoso ataque de fuego. Los que se encontraban en ese momento en la zona de la puerta actuaron rápidamente alejandoce y cubriendoce de aquel ataque. Algunos recibieron heridas otros por suerte habían logrado esquivar el ataque por completo. Cuando la mujer se recuperaba vio que había ingresado al castillo el señor de tal, Lans Tartare, el cual rápidamente llamo a su fenix para curar sus heridas y arremeter contra el enemigo, el crearía la diferencia después de todo no por nada era el comandante de aquel ejercito. Sakura ubico rápidamente al Doctor, conocía sobre las practicas de este y en este momento iban a ser mas necesarias sus practicas que sus músculos como perrohumanoide.

"Oye doc. Destransformate que voy a necesitar ayuda con la puerta ahora si, una cosa es revestirla con metal otra diferente es crearla con la inmensidad que tiene, creo que tu podrías ayudarme en esta tarea. Necesitamos repararla lo antes posible antes de que el enemigo pueda aprovechar y terminar de tirarla abajo."

Dicho esto la mujer se puso manos a la obra. Y ahora les dijo a los soldados a su mando los que eran sus ojos y oídos, que le trajeran todo el metal que se pudiera encontrar en la fortaleza la puerta en este momento era la prioridad. Cuando se terminara el asunto si esto terminaba a favor de la fortaleza ella volvería el metal a su lugar fácilmente pero ahora tenia que estar todo lo posible en la puerta. Antes de que su señor pudiera salir de aquella fortaleza le dirigió unas palabras de animo.

"Vamos Lans ahora que llegaste esto se inclinara a nuestro favor. Pero no es necesario que se haga el héroe solitario cuídese y si ve que no pudiera en algo no dude en llamarme yo estaré allí al instante."

Y dichas estas palabras la mujer se puso manos a la obra para poder reparar lo mejor posible la puerta, esperando que el doc también la ayudara, o hubiera entendido sus palabras en aquel estado de transformación.
avatar
Sakura Bayushi
Daguera
Daguera

Elemento : Acero
Raza : Humano
Mensajes : 58

Edad : 22
Empleo : Vendedor

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Sir Milo Matisse el Lun Mayo 28, 2012 11:13 am

Luego de su viaje y su desafortunada experiencia con su salud, Milo regresó a las tierras de Arcadia. Había aprendido mucho y conocido a muchas personas y lugares, pero no se podía olvida nunca la tierra natal. Lo primero que haría sería visitar el Castillo del Lago para reportarse ante Sir Lans, le explicaría lo sucedido y le pediría permiso para visitar a su familia, que aún no ha pasado por aquel pueblo y seguro estaban muy preocupados por él.
El joven Matisse no llevaba como equipaje más que un simple saco con algunos elementos personales, dinero y algo de ropa. También llevaba su pesada espada colgada en su espalda, en diagonal. Llevaba su armadura puesta pero no parecía molestarle, estaba muy acostumbrado a ella y se podía mover con mucha ligereza. Se paró sobre una colina desde donde se podía ver el lago y respiró profundo. ¡Por fin podía ver de nuevo esas montañas! ¡Sentir esa brisa refrescante! Sonrió de forma amplia y cerró los ojos, pero en ese momento, algo llamó su atención.

Un grito. Rápidamente buscó de donde podía provenir y bajó la mirada hacia el lago. En el medio de éste se hallaba el castillo donde había vivido tanto tiempo, junto a Sir Lans y a los demás soldados. Algo no andaba bien... había mucho movimiento, lucha, fuego... ¡¿Estaba bajo ataque?! ¡Imposible! Ignorando su condición de salud y su cansancio, no dudó ni un segundo en dejar sus pertenencias de lado y saltar hacia el lago desde lo alto de la colina. Eran unos cuarenta metros hacia abajo de caída libre, pero no le importaba en lo absoluto. Cayó haciendo un clavado perfecto y comenzó a nadar con armadura puesta a toda velocidad. Solo tenía una cosa en la cabeza: Llegar lo antes posible y ayudarle a Sir Lans en lo que sea que esté ocurriendo allí.

Cuando Milo trepó por la piedra hasta alcanzar el puente y la puerta principal de la fortaleza, no pudo creer lo que veían sus ojos. Se quedó paralizado por un momento y sus manos le temblaban... Darzo... de nuevo. No lo había visto desde hacía demasiado tiempo: Primero en la fiesta de Aina Faustine, luego en la Villa Pendragon, y en esa ocasión lo había dejado casi muerto... y definitivamente muerto si no fuera por un golpe de suerte. Luego escuchó de la toma de Villa Pendragon... se sentía totalmente culpable de ese hecho. Si hubiera defendido el pueblo, si lo hubiera expulsado... no habría pasado lo que pasó.
Pero... el tiempo había pasado... y las cosas eran muy diferentes. Milo apretó el puño y frunció el ceño. Le demostraría quien era realmente y todo lo que había aprendido. No perdería jamás contra un cruel dragón como aquel, pero quizás no era su momento, ya que su capitán Sir Lans estaba trabado en plena lucha con aquel dragón. Confió plenamente en él y se dedicó a algo que consideraba más importante: defender el castillo del lago. Desenvainó su Durandal y ostentando una perfecta posición de combate, miró a los guerreros traídos por Darzo que amenazaban la fortaleza, con una expresión furiosa en sus ojos azules.

- Ey... No se atrevan a meterse con el Castillo del Lago ni con ninguno de sus residentes. ¡Fuera de este reino!
avatar
Sir Milo Matisse
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Acero
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 478

Edad : 27
Empleo : Armada Real

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 28, 2012 11:33 am

La guardaespaldas del comandante Tartare, aquella mujer que es de las mas antiguas allí en esa fortaleza, mujer que tiene poder de decisión en ese castillo comienza a visualizar una escena realmente complicada, tan hermosa como inteligente y experimentada sabe lo que puede pasar al ser destruido ese puente colgante de la fortaleza, una brecha de esa magnitud dará paso a la invasión del enemigo, obligando a los civiles a entrar en combate directo con el enemigo. Los hombres y mujeres de la fortaleza van y vienen sin descanso, trayendo acero, hierro y otros metales para que la asesina haga uso de ellos a su libre albedrío, mientras ella planea el como defender mejor la fortaleza, para ello recurre a Sigfried quien posee total control sobre el elemento tierra. La situacion actual hace que cada cual piense en los peores y mas difíciles escenarios sobre esa batalla, pero aun así ninguno se detiene, se obligan así mismos a continuar con sus labores en esa batalla, cada uno de ellos es un pilar fundamental e la maquinaria que es el ejercito del castillo del Lago. Entre toda la exaltación del momento surge el comandante y jefe, recién llegado desde la ciudad capital, vestido solo con un peto de cuero y pantalones afín, con botas de cuero, solo portando su gran flambergue camina por el patio interior de su fortaleza, yendo directamente hacia la única entrada directa del castillo. Al llegar ante las grandes puertas fue su guardaespaldas la que se dirigió hacia el, entre los gritos de euforia de los habitantes del castillo que encuentran ahora una victoria segura en su comandante, incluso estando con un brazo menos como se lo ve en esos momentos.
Lans solo mira hacia el frente, observa el puente apunto de caer, comprende a la perfección las ideas de Sakura, pero a estas alturas eso sera una perdida de tiempo y de energías innecesarias.

-No te olvides a quien le hablas Sakura, yo soy Lans Tartare, y como líder de esta fortaleza, ordeno que se baje el puente del castillo, desde este mismo momento tomo el mando del castillo del Lago nuevamente-Al exclamar el comandante y jefe esas palabras, el puente prendido fuego bajo para unir nuevamente al castillo del Lago con tierra forme una vez mas. Ante tal hecho los soldados del castillo dirigieron su mirada hacia la fortaleza, no esta en ningún plan el abrir el único acceso directo al castillo, Lans y solo Lans puede dar una orden así, ni siquiera Sakura tiene el poder para tomar una decisión así en ausencia del comandante y lugarteniente Tartare. Lo primero que pensaron los soldados es que el puente finalmente había cedido ante los poderosos ataques del dragón rojo, por lo cual esperaban la embestida violenta del enemigo, pero contrario a eso, desde las llamas del puente surgió una figura bien conocida y admirada por ellos, sin su clásica armadura negra el comandante y jefe de todas las fuerzas militares leales a la corona emerge trayendo con el todo el poder y fuerza que necesitan para vencer.
Recién llegado el joven Matisse se hace presente en el lugar, tomando un lugar entre los defensores del castillo, dirigiendo sus palabras y sus espada hacia aquel que tanto dolor ha causado hace no mucho tiempo, dolor y daño que Milo ha sentido en carne propia y que de seguro nunca podrá olvidar.


Se hizo el silencio entre las tropas de Arcadia mientras su líder avanza caminando por el campo de batalla, observando el territorio, observando sus tropas y observando las tropas enemigas, siendo el dragón rojo el mas llamativo de ellos y también líder del ejercito enemigo, orgulloso y soberbio, agresor ahora de su amada tierra, de su querido hogar, atacando todo aquello a lo quien protege, lastimando su orgullo el cual es esa fortaleza y cada uno de los hombres a su mando. Estando ahora a la cabeza de todo su ejercito, plantandole cara al ejercito enemigo, desafiando al poderoso dragón el comandante y jefe se muestra decidido a destruir todo aquello que se encuentra frente a el, tanto los enemigos como a la propia tierra que pisan, borrando el aire que respira, queriendo destruir cada uno de sus sueños y anhelos, todos y cada uno de ellos.

-Se creen demasiado estos imbéciles, tienen el sueño de un rey, pero para ser un rey ¡PRIMERO HAN DE SER HOMBRES!- Insultando a sus enemigos toma las riendas de esta guerra, empuñando su espada solo con una mano, con todo su poder la punta de la misma apunta hacia la misma tierra que se encuentra frente a el, a sus pies, se agacha y dirige su golpe a la piedra, la cual se quiebra para que la espada de Lans se inserte violentamente en la tierra, comenzando con la punta del acero hasta el mango de la espada, quedando Lans con hincando su rodilla derecha en la hierba y retrayendo su otra pierna un poco hacia un costado. Tan solo un momento después de que la espada del comandante Tartare penetrara por completo en la mismisima tierra, esta en la lejanía comenzó a temblar, unos momentos apenas debajo de aquel dragón que esta atacando a la fortaleza del Lago, pero de súbito la tierra cedió al poder devastador e inhumano de Lans y el temblor se expandió por por los alrededores del dragón rojo, quedando el y todo lo que se encuentra en un radio de sesenta metros a la redonda atrapado en una terrible sacudida tectonica (10 metros por cada éxito en el ataque) grandes grietas dieron lugar a agujeros los cuales se tragaron literalmente a muchos de los seguidores del dragón, aquellos que no fueron engullidos fueron derribados, golpeados y arrojados por doquier, sufriendo cortes y quebraduras varias. Los que no fueron alcanzados por ese pequeño pero devastador terremoto se arrojaron al suelo para evitar ser derribados y así no sufrir daños. Mientras las sacudidas de la tierra aun se sucedían unas tras otras Lans se puso de pie, desenterrando su espada a la vez que una gran cantidad de piedra y roca se dispersa en el aire debido a la fuerza con la que el comandante desenterró su arma, la cual ahora estando el de pie utiliza para apuntar y señalar con ella a los enemigos que se encuentran frente a el unos cuantos metros por delante.[Champion of the Titans]
Spoiler:
Champion of the Titans: Desde el momento en que Lans ha obtenido este habilidad es capaz gracias a la fuerza brutal e inhumana que posee crear pequeños terremotos para así crear grietas en la tierra.Adicionalmente si Lans se lo propone sera inamovible a los efectos de derribos y embestidas, sera como una montaña arraigada a la propia tierra.Este poder es completamente una actitud física que depende completamente de su fuerza y temple.

-Nimel igavene kuningriik Arcadia ¡SURMA JA HÄVINGUT!- Con una voluntad tan recia como la de la misma tierra y el poder del mas poderoso acero la voz de Lans se hizo escuchar, podrían jurar los allí presentes por todo el territorio del Lago. A su orden, dada en la extraña lengua originaria de las tierras heladas del norte, sus hombres comenzaron a gritar, a rugir y a temblar, en especial los mercenarios que están casi desnudos allí portando solo sus armas, esos guerreros crecieron en musculatura, sus músculos y nervios se tensaron, sus ojos se volvieron blancos, desorbitados, desprendiendo rayos de los mismos dejando ver en ellos solo una sed de sangre infinita. Comenzaron a chillar y a gemir como animales, o algo parecido a animales ya que nunca se escucho algo parecido a eso, imbuidos en el poder absoluto de la ira y destrucción, bendecidos por el dios de la guerra cargan tomando sus armas con ambas manos de frente sin estrategia alguna contra sus odiados enemigos, ya no necesitan de la estrategia para vencer, ya no necesitan preocuparse por la defensa del castillo, ya no necesitan preservar su vida, ahora que el caballero negro los lidera, cada uno de ellos incluso en su infinita locura sabe que la derrota de sus enemigos es un hecho inexorable. [Inexorable defeat]
Spoiler:
Inexorable defeat : Cuando Lans logre de alguna manera una ofensiva o táctica efectiva contra el enemigo sus aliados sentirán sus fuerzas aumentar debido al liderazgo y seguridad que les trasmitirá el como líder, sabrá en ese momento que al enemigo solo le espera un destino, una derrota inexorable.Después de que Lans logre asestar un golpe, un derribo, presa o desarme a un enemigo, o cuando alguna estrategia o táctica de batalla del capitán de escuadrón sea ejecutada con éxito la moral tanto de Lans como de sus aliados aumentara potenciando así todas las habilidades ofensivas de aquellos que se encuentren junto a el, así como también gracias a esa alta moral y adrenalina que los afectara en esos momentos podrán ignorar el agotamiento y las heridas leves con facilidad.

Los soldados de Arcadia levantaron sus armas y gritaron eufóricos, respondiendo a su líder y llevando confianza y seguridad a los civiles del castillo, quienes también gritaban alegres y confiados, creyendo fielmente en sus guerreros y protectores. Los caballeros de Arcadia pusieron el escudo por el frente, dejando que los famosos berserker marcharan en primera linea, ya que esos tipos cuando pierden el control solo reconocen una cosa, solo reconocen a los que son igual que ellos, los berserker solo reconocen a otros berserker, todo lo demás solo pasan a ser objetos para ser destruidos, ni mas ni menos, razón por la cual siempre son la vanguardia en las batallas que enfrenta la fortaleza. Cargan esas criaturas sedientas se carne y sangre, golpeando y siendo golpeados por igual, aunque ahora que cada uno de ellos porta el poder del dios de la guerra, con la fuerza de Odin ninguno siente temor o dolor alguno, no hay cansancio, no hay nada mas que la muerte y destrucción dentro y alrededor de ellos. Lans carga junto a ellos, aunque estos guerreros enloquecidos portan mayor velocidad que su comandante, por lo que en vez de ir Lans frente a todos carga en la misma linea junto a ellos, como un berserker mas, aunque a Lans no le gusta utilizar el termino berserk, el los llama por su verdadero nombre, los ulfhednar quienes echando espuma por la boca han comenzado una orgía de destrucción difícil de comprender por la conciencia humana y de otras criaturas civilizadas. La carga de los guerreros sobre la tierra suenan como estruendos en los cielos de tormenta, poderosos como lo que son, en apenas segundos logro Lans llegar hasta el comandante enemigo, siendo cubierto por sus soldados así como también matando a aquellos que se pusieron en su camino, con la espada en al aire así como también con sus cabellos al viento le plata cara, frente a frente al enorme dragón rojo frente a el. Ni Lans ni sus hombres a diferencia del resto de los guerreros del mundo siente miedo alguno, pues así Odin lo exige, han de morir la forma mas gloriosa que exista. [Leadership aura]
Spoiler:
Leadership aura: El espíritu indomable y su experiencia en el campo de batalla le han dado un valor envidiable y admirable, no le teme a la muerte, mas le teme a una vida sin sentido, esto permite a Lans ignorar el miedo y cualquier estado que le haga dudar en una batalla, así como también trasmitirles a sus aliados ese sentimiento indomable mientras combatan a su lado.

Con su espada empuñada con su mano derecha, a un costado, con la punta de la misma rozando la hierba quemada gracias al aliento del dragón Lans se planta desafiante frente a el, asi como cuentan las leyendas donde un pequeño hombre se enfrenta al legendario dragón, de la misma manera Lans Tartare se encuentra de pie frente a su enemigo. Sin nada que decir, sin nada mas que pensar fuerza a su espada a dirigirse en dirección a su enemigo, con la fuerza de los titanes esta se dirige al pecho de su enemigo, buscando así destrozar las escamas del dragón, su carne y músculos para buscar asi su corazón y darle una muerte digna de una historia heroica.


OFF ROL : TIro los dados y narrare depende los resultados.

PRIMER ATAQUE EN MASA, SEGUNDO ATAQUE CONTRA DARZO.



Última edición por Sir Lans Tartare el Mar Mayo 29, 2012 8:50 am, editado 5 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Lun Mayo 28, 2012 11:35 am

El miembro 'Sir Lans Tartare' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Fuerza' :

#1 Resultados :


--------------------------------

#2 'Fuerza' :

#2 Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Darzo the Great Dragon el Sáb Jun 16, 2012 12:38 pm

Spoiler:
Bien, creo que espere suficiente para que el resto a parte de Lans pudiera postear sus turnos, por lo que me dispondre a continuar con este tema. Creo que di suficiente tiempo para que el resto posteara mientras yo me encontraba ocupado en mis cosas.

Mientras mas pasaba el tiempo mas insectos aparecen, en especial ahora que aparece una cara conocida; pero si se trata de Milo Matisse, tratando de hacerse el valiente como siempre, interponiendose entre el castillo y mi pequeño ejercito queriendo evitar que continuara destruyendo el castillo; lo cual seria imposible, seguiria hasta que no quedara piedra sobre piedra, y ahora que habia mostrado mi forma draconica, mucho menos pararia de atacar puesto que mi naturaleza bestial exige sangre y muerte, siendo mas fuerte que la parte humana que poseo y que uso como identidad falsa. Despues algo que no espere se presento; nada mas y nada menos que el mismisimo Lans Tartare se hizo presente en el campo de batalla, sabia que no dejaria mucho tiempo a sus hombres solos, a pesar que muestra heridas evidentes de la campaña de Cheshire, pero aun asi no debo subestimarlo solo por mostrar algunos vendajes sobre su cuerpo; la batalla recien comienza. De comienzo trata de insusltar a mis hombres, pero ellos, al igual que aquellos que lo acompañan, los insultos les resbalan, cada uno viene de tierras lejanas y otros ya han sido deshonrados y exiliados por crimenes o solo por pensar diferente; ademas han jurado lealtad al gran dragon y señor del fuego, por lo que combatiran hasta la muerte sin importar lo que pase o lo que suceda con sus vidas, aunque pierdan un brazo o una pierna o sus cuerpos sean cortados en mil pedazos se seguiran levantando y seguiran peleando, ya que conocen el castigo que los aguarda si eligen el camino de la deslealtad y la traicion; eso mismo ya sabian aquellos soldados que pertenecieron al antiguo reinado de Pendragon y vieron lo que le sucedio a sus compañeros que se opucieron al nuevo orden. Observe como Lans clava su espada sobre la tierra y esta comienza a abrirse convocando una especie de seudo-terremoto creado artificialmente; varios soldados salieron volando, otros fueron tragados por las grietas abriendose en la tierra y los restantes solo cayeron al suelo pero rapidamente reincorporandose de la caida y tomando posicion de nuevo, mientras que los heridos sacando fuerzas de flaqueza se reincorporan de nuevo, manteniendo su deseo de continuar peleando hasta la muerte. En mi caso que haya provocado dicho terremoto solo me beneficio en parte; por mi gran tamaño que ahora poseo solo fue como sentir que el piso vibraba, no perdi el balance debido a mi gran tamaño y demas aproveche para absorber la energia liberada por su terremoto al provenir esta de la tierra; es una energia tan poderosa como la proveniente de los mismisimos relapagos que caen del cielo; por lo que canalizarla hacia mi cuerpo para hacerme mas fuerte no seria problema, ademas se que que aquel caballero usa practicamente su fuerza bruta como todo ser humano que aprovecha en fortalecer sus musculos para ello; en cambio para los dragones, seres ancestrales que practicamente vieron surgir del caldo primordial a los humanos, los metodos para fortalecernos son completamente diferentes. Somos criaturas concideradas por muchos como los primeros magos de la tierra, seres indomables que nadie puede someter y que su furia es conocida por muchos.

- Reformen las lineas; reformen las lineas nuevamente.-

Fue la orden que di en ese momento mientras que lanceros y piqueros se colocan en la 1º y 2º linea apuntando sus lanzas hacia el frente, la infanteria los siguio colocandose detras de ellos y luego mas alejados en las ultimas filas los arqueros con sus arcos apuntando hacia el cielo. Fue en el momento en que los soldados se apresuraron en reformar las lineas que los soldados y el mismisimo Lans saltaron a la carga todos juntos; fue alli que los berserkers son los primeros que se aproximan; viniendo Lans mas atras de ellos con la intencion de atacarme directamente; pero al absorber parte de la energia de su movimiento sismico pude fortalecer mas mi cuerpo y ademas mantener algo de energia para un ataque; en cambio los berserkers podrian llegar hacia donde estan mis hombres pero serian atravezados por las lanzas antes de que hicieran algun movimiento, y en caso de que a pesar de ser atravesados siguieran con vida y moviendose, las milicias que estan detras se encargarian de darles fin.

- Arqueros; FUEGO.-

Di aquella orden mientras las lineas de los arqueros disparan sus flechas hacia los guerreros que se acercan; y tambien yo aproveche de mover mis alas fuertemente en direccion de los guerreros para provocar una fuerte corriente de aire y disminuir su avance y dar mas tiempo para que los arqueros pudieran disparar una segunda linea de flechas.

Spoiler:
Lanzo dados por las flechas de los arqueros y luego por mi aletazo con mis alas, la narracion continuara despues del resultado.
Mientras la carniceria entre soldados comienza, me quedo unicamente con Lans, el cual como siempre busca atacarme con su espada; practicamente quiere un enfrentamiento mano a mano, lo cual complacere con lo que yo tambien tengo para el. La diferencia de tamaños entre ambos es imprecionante, teniendo yo la ventaja en ese ambito, pero la fuerza del humano se puede llegar a compara con la de algun dragon joven; pero quizas no sea la suficiente para poder enfrentarme a mi persona. Al ir este a ras del suelo es muy dificil que pueda alcanzar mi corazon al estar yo de pie solo en mis patas traseras; practicamente ese punto para el es practicamente inalcanzable, en especial con una espada que tiene que atravesar una mayor distancia entre escamas practicamente tan duras como la mejor armadura, musculos y huesos, quizas eso podia ser posible en algun ser con forma humanoide, pero para un dragon es un trabajo mucho mas complicado. Su ataque solo logra herir mi cuerpo de manera superficial, un corte que el tiempo puede curar, ademas de venir disminuida su velocidad de ataque y la fuerza de su estocada al provocar tan fuerte corriente de aire; y ahora que lo tengo cerca de mi es practicamente inevitable que pueda escapar de algun arañazo que pueda darle con mis gigantezcas garras o que pueda sobrevivir a una llamarada a tan corta distancia, en especial si recibe tanto calor de forma tan directa y tan cercana de la fuerte que lo esta produciendo; por lo mismo que levante vuelo agitando fuetemente mis alas para aumentar un poco mas la distancia entre nosotros y fue asi que abri mis fauces mientras que desde mi interior se produce una gran llamarada en direccion de Lans, con la misma energia que la anterior pero agregandole tambien la energia que logre almacenar de su ataque terrestre que logre guardar una parte tras fortalecer mi cuerpo.


Última edición por Darzo the Great Dragon el Sáb Jun 16, 2012 12:49 pm, editado 1 vez
avatar
Darzo the Great Dragon
Hechicero Brujo
Hechicero Brujo

Elemento : Fuego
Raza : Draconis
Mensajes : 436

Edad : *Confidencial*
Empleo : Señor del fuego de Pendragon

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por NPC el Sáb Jun 16, 2012 12:38 pm

El miembro 'Darzo the Great Dragon' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Destreza' :

#1 Resultados :


--------------------------------

#2 'Destreza' :

#2 Resultados :


Glosario:
- Valentía: Son los puntos o "dados" que un personaje tiene disponibles para hacer daño. Cuanto más tenga, más posibilidades tiene de ganar la batalla.
- Herida/Puntos de Vida: Es la cantidad de Heridas que tu personaje aguanta antes de caer desmayado. Si ésto sucede, no puede despertarse en lo que resta del tema y pierde el combate.
- Muerte de un personaje: Los personajes nunca mueren, si pierden sólo caen desmayados. Pero dentro de un Evento, caer desmayado implica perderse todos los posibles premios y beneficios que pueda otorgar dicho Evento.
avatar
NPC

Elemento : Sombra
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 702

Empleo : Todos y ninguno

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos hacia la guerra

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.