Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


Inocencia y acero.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Inocencia y acero.

Mensaje por Invitado el Mar Mar 13, 2012 10:30 am

Dejaron atrás los grandes y frondosos bosques que dominan en su mayoría los elfos, siendo alcanzados por la noche quien los vigila a través de las estrellas, mientras la luna comienza a hacerse alta en el cielo mostrando quien es la dueña del firmamento nocturno. Grades campos se ven ahora en el territorio que recorren la pequeña dragona y el caballero negro, mucha hierba verde, bastantes arboles en los alrededores, todo silvestre, solo marcados los caminos que recorren a diario los soldados del castillo para patrullar o para viajar desde el castillo a diferentes destinos. Se ven a veces ciervos, búhos y algunos otros animales en libertad, este territorio es grande en minerales, pero lo que es en verdad invaluable es su tierra, fertilizada de forma increible debido a la gran cantidad de muertos que ha habido aquí por guerras pasadas, el cuerpo de los muertos han hecho realmente rica y prospera a esta tierra. Se hace visible el gran Lago, que da nombre a este territorio, con trescientos metros de la largo y casi cien de ancho, es un lago enorme, donde se pueden encontrar algunas variedades de peces, ya no hay tantas como antes debido al ataque del coloso meses atrás, pero por suerte algunas especies lograron sobrevivir y reproducirse.
Luego de casi 20 minutos de pasar campos y arboles comenzó a visualizarse una gran sombra, un gran edificio con torres y banderas, el castillo del Lago, la mejor fortaleza armada que posee Arcadia por estos días podía verse ahora que ya estaban cerca del mismo, un baluarte poderoso y frió, una construcción lejos de cualquier ciudad sobre la frontera que divide a la nación de Arcadia con las tierras neutrales, hogar de los guerreros mas fieros y poderosos de esta gran nación de Arcadia. Disminuye su velocidad el caballero negro en su andar, de esa forma permite que los centinelas que están en las torres vigiás del castillo lo reconozcan como el señor de esa fortaleza, de otra forma se le lanzara una advertencia y de no ser respondida esa advertencia se procede a destruir al invasor, sin vacilar, cualquier objetivo que no sea identificado se lo destruye, en esta lugar no se corren riesgos innecesarios. Reconocen a su capitán los defensores de la fortaleza que protege la frontera de la nación de Arcadia, por lo cual tras disparar una flecha silbadora al cielo el capitán de escuadrón retoma su marcha nuevamente, de manera veloz, como una flecha oscura que recorre un territorio alcanzado por la oscuridad.

Spoiler:
Castillo del lago

Para llegar al castillo primero debían pasar por un gran puente de madera con cimientos de piedra que une al castillo con tierra firme, desde allí llegarían al puente propio del castillo donde los soldados los recibirán primero que nadie.

-Este es el castillo que yo comando y protejo Lilya, desde hoy vivirás aquí, al menos hasta que tengas edad suficiente como para poder sobrevivir por ti misma, entonces, llegado ese día podrás marcharte e ir a donde tu quieras, sera tu libre voluntad la que guiara tus pasos en un futuro no muy lejano- Le explica el capitán a la pequeña niña que ha decidido tomar a su cuidado que ese sera su hogar, aunque probablemente ella solo quiera descansar, al menos por el día de hoy.



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Enea el Mar Mar 13, 2012 11:29 am

Estaba de los nervios. Cabreada y nerviosa. Hoy la comida habia sido horrible. Cuatro hojas d elechuga y un ligerito pescado. Eso podia alimentar aun humano. Pero yo tenia mucha mas hambre. Habia ido a hablar con el cocinero y no me habian hecho ningun caso. Por lo que me cabree y llebaba todo el dia esperando a Lans. Queria que él se lo dejase claro. aunque a ser verdad pocos sabian que era en el castillo. Nadie se imaginaria lo que era.
Daba vueltas continueamente esperando que volviese Lans. que hablase con el cocinero y me diese algo de comer en condiciones.
avatar
Enea
Asesina Maga
Asesina Maga

Elemento : Fuego
2º Elemento : Aire
Raza : Draconis
Mensajes : 414


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Sigfried Aiderulf el Mar Mar 13, 2012 4:58 pm

La gente andaba exaltada, habían llegado las maravillosas noticias que todos esperaban… Lans Tartare ¡No pero que digo! Sir Lans Tartare, comandante de las tropas del rey del sol Gilgamesh… Por fin estaba de vuelta, por eso era que la gente corría de aquí a allá preparando cosas, comidas, tendiendo ropa, colocando manteles, etc. Y para Sigfried también era algo bueno, ya que… Había logrado grandes adelantos estando en el bosque recaudando información, pero primero necesitaba bañarse y sacarse de encima suyo toda la mugre que tenia encima, bañarse, cortarse las uñas, colocarse su traje negro de caza y peinarse, en pocas palabras debía verse decente. Una vez se hubo bañado, como era usual para él, corrió desnudo hasta su pieza, procurando que nadie viera sus partes (se las tapaba con una toalla junto a su trasero). Se corto las uñas negras por la tierra en la cual había trabajado, se vistió bastante elegante y se ato su moño al pelo, se ajusto los lentes y salio de su habitación, esa habitación que tiempo atrás le había cedido Sir Lans, el cual albergaba a ese excéntrico Alquimista… ¡Se le olvidaba! Debía comunicarle a Sir Lans… Lans, que por fin lo había logrado, al fin era Alquimista y eso traería ayuda al castillo del lago.
Empezó a bajar las escaleras lentamente, para él no había prisa, ya que de una u otra manera terminaría encontrándoselo en algún lado del castillo, aunque seria de mala educación el no ir a recibirlo. Siguió bajando cuando se dio cuenta de que estaba yendo en dirección contraria a la salida, internándose en el castillo principal… Dio media vuelta y busco la salida correcta, la cual después de un leve tiempo fue encontrada por el Alquimista, él cual al salir del castillo, logro divisar a unos 4 metros de si mismo, una vara, la cual tomo con rapidez para seguir avanzando, recorriendo calles enteras, surcando toda la ciudad, perdiéndose antes de ir a dar con su objetivo, la entrada a el castillo, mas allá de la barrera de soldados que esperarían a su señor. Cada vez que recorría aquella ciudad caía en cuenta lo mucho que la amaba, desde aquel día en el bosque cuando había conocido a Lans… Para sus adentros eso generaba risas en Sigfried… Sacudió su pelo y de manera definitiva se encamino hacia la entrada, llegando a esta no rápidamente, sino más bien bastante lento, lo cual quizás haría enojar a más de alguna persona. Lanzo lejos de si su vara, cayendo en un montón de heno bien apilado… Mas allá había gente abarrotada entre sí, esperando el regreso de Lans… Mientras tanto Sigfried se hallaba de pie, revisando uno de los muchos relojes de bolsillo que traía consigo…

-Bueno, no debería faltar mucho para su llegada… De hecho- Inhalo con gran fuerza una basta cantidad de aire para luego exhalarlo mientras sonreía –Si, puedo olerlo y a alguien mas con él… Ojala sea interesante…- Se reviso a si mismo recordando algo que había dejado atrás por accidente. Corrió con rapidez, llegando a su habitación antes de lo que a él le había parecido, tomando una carpeta de un color escarlata para luego bajar con rapidez las escaleras, salir del castillo, y recorrer de nuevo hasta donde estaba la entrada… Esa carpeta tenía toda la información que necesitaba para mostrarle sus avances a Lans.
avatar
Sigfried Aiderulf
Alquimista
Alquimista

Elemento : Sombra
Raza : Daímona
Mensajes : 283

Edad : 17
Empleo : No tengo :P

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Lilya el Mar Mar 13, 2012 5:29 pm

Habíamos tardado relativamente poco en llegar hacia el castillo del lago, lugar donde vivía aquel humano enorme. Por el camino, me entretuve mirando el paisaje con bastante tranquilidad, observando a los animales que se podía ver a esas hora de la noche. Había animales de todo tipo, incluso vi algún que otro que ni siquiera sabía que vivían por estos bosques. Luego del bosque, se hizo visible un gran lago, el lago más grande que había visto en mi vida y seguro que también será muy profundo, un lago donde viviría muchísimas especies. Cuando pudiera, me metería en aquel lago nadaría horas y también si me deja Lans, porque puede que no me dejara y no me gustaría enfadarlo. Y entonces se visualizó una gran sombra y me quedé mirando hacia el lugar de donde provenía la sombra, para poder ver un enorme castillo con torres alzándose ante nuestra. Pude divisar a lo alto a varios hombres con arcos en las manos, apuntando hacia donde estábamos y, por unos momentos, temí que nos fuera a disparar por lo que me acurruqué en mi misma, sin soltar la manta pues era lo único que tenía que tapaba mi cuerpo desnudo. Pero no dispararon y Lans empezó a ir más deprisa por el puente de madera, abrí los ojos y me quedé mirando como nos acercamos al castillo enorme fijándome que había más personas en el castillo, personas con armaduras al igual que Lans. Y como siempre me pasaba, me puse nerviosa y me acurruqué un poco en Lans.

Cuando ambos llegamos al castillo, miré de reojo a mi alrededor y vi a muchos hombres muy parecidos entre sí por culpa de las armaduras, que se acercaban a donde estaba Lans. Todos se habían quedado mirándome, sorprendidos de ver al humano enorme cargando con una chica desnuda, algo sucia con el pelo suelto y algo revuelto, con ojos de color rojo y unas extrañas alas de dragón con una garra al final. Lo que más me llamó la atención fue a un hombre que no vestía como los demás y que iba con algo entre las manos.
avatar
Lilya
Habitante
Habitante

Elemento : Fuego
Mensajes : 22

Edad : 75 años / 13 años
Empleo : De momento no tengo.

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Invitado el Miér Mar 14, 2012 9:11 am

La pequeña no respondió nada a las palabras del capitán de escuadrón, por lo que sin dudar avanzo por el puente de madera y piedra reforzada, a trote seguro con la cabeza en alto llego a las puertas del castillo del Lago donde una gran cantidad de hombres y algunas mujeres se reunieron allí para darle la bienvenida a su querido capitán para algunos y señor para otros. La pequeña niña alada al estar en presencia de tantas personas parece asustarse, por lo que se acurruco aun mas en el pecho del caballero negro, el cual observa desde su montura a los allí presentes.

-Bienvenido capitán- Saludaron los hombres y mujeres allí presentes mientras Lans los miro fijo muy satisfecho de ellos.

-Gracias por la bienvenida, los felicito por mantener el castillo a salvo y en orden. Tengo una invitada en esta noche, la cual posiblemente se vuelva una residente permanente, así que mírenla y memoricen su rostro para no confundirla- Ordeno el capitán a los allí presentes.

-¡Sir, yes sir!- Respondieron mientras ven ingresar al comandante Sir Lans Tartare de vuelta en la fortaleza del Lago, por lo cual estando el señor del castillo de regreso cada cual se disperso y fue a dedicarse a lo suyo, para algo cada cual esta allí. Al desmontar Lans noto al fiel lobo Sigfried allí de pie a un lado suyo, por lo cual no dudo en saludarlo.

-Saludos joven sigfried, me alegra saber que aun esta aqui, brindando sus servicios al castillo del Lago.- Poso su mano derecha sobre el hombro de ese joven al saludarlo, mostrando algo de confianza hacia el. -Como vera hoy vengo acompañado por alguien que es probable le llame la atencion- Se voltio y se fue hacia su montura nuevamente para así tomar a la niña con sus manos, la acomodo luego en su brazo derecho, de tal manera que quede sentada sobre ese brazo. Voltio nuevamente para ver al joven lobo de frente una vez mas.

-Ella es Lilya, no tiene nada ni nadie y no he podido darle la espalda, por esa razón la he traído al castillo para que viva aquí de ahora en mas. Lilya, el es el joven Sigfried, así como tu el es alguien diferente, posiblemente te lleves mejor con el que con otros personas de este lugar-
Presento el capitán del primer escuadrón de Élite y señor del castillo a la pequeña y al joven druida, esperando contar con la guiá de alguien que porta la gracia de la naturaleza para saber como criar a alguien no humano como lo es la pequeña con alas sobre la espalda.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Enea el Miér Mar 14, 2012 5:45 pm

Baje corriendo al notar el gentio y el nerviosismo. Al poder ver a Lans me sorprendio quien llebaba con el. Pero me mantendria al margen por ahora. No me convenia descubrir que era el guardaespaldas de Lans. Me acerque y le mire seria.
-Mas te vale decir a tu cocinero que cocine comida y no cuatro hojas de lechuga. no paran de decirme que donde escondo l acomida. Habla co ellos y que me den de comer algo y no como dan de comer a una dama.
Tras eso mire a la niña algo cabreada.
avatar
Enea
Asesina Maga
Asesina Maga

Elemento : Fuego
2º Elemento : Aire
Raza : Draconis
Mensajes : 414


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Sigfried Aiderulf el Miér Mar 14, 2012 9:16 pm

Sigfried miro a la entrada, ya se podía ver como empezaba a avanzar el corcel de su Capitán, se hallaba algo intranquilo puesto que debía entregarle sus informes los cuales eran bastante buenos, pero no sabia como reaccionaria al saber que “ella” vendría a el castillo, esperaba con ansias que el capitán le entendiera no como su amo y señor, sino como su amigo, su compañero… Su aliado, al cual Sigfried estaba dispuesto a entregarle la vida en batalla de ser necesario… Se ajusto los lentes, su traje le daba calor… Se quito los guantes de cuero, le apretaban las manos, y hacia que se exaltara todavía más de lo que ya estaba… Miro una vez más a la entrada y vio el caballo de Lans avanzando… Por fin había llegado la única persona que consideraba capaz de poner orden en aquella fortaleza, y por la mente de Sigfried pasaban muchas ideas, que le generaban un diluvio en su mente… “¿Qué le cuento primero? ¿Sobre las minas anti-personales que había puesto y que se activarían si lanzaban flechas mezcladas con ciertos elementos en las puntas? ¿Había encontrado suficientes minerales como para vender? ¿Se había enamorado de una mujer en el bosque y la traería al castillo?”.

El capitán de las fuerzas del Rey, el eximio comandante, se adelanto y saludo al lobo, que se hallaba al lado de su caballo, este le tendió la mano vigorosamente a lo cual Sigfried acepto tendiéndole la suya. –Buenas tardes Lans… Es un gusto el verle, y mas que eso… Seguir acá bajo tus ordenes…- Le respondió a modo de saludo a su capitán examinándolo con la mirada, y a la jovencita que iba con él. –De hecho ya llama mi atención Lans… ¿Quién es? ¡Va! Luego me lo dirá usted… Tome- Musito tendiéndole una especie de portafolios donde se hallaban todos los adelantos en defensa, economía y extractos minerales que había hecho Sigfried en el tiempo en el cual Lans no había estado. Luego escucho a Lans presentando a la jovencita que se hallaba con él, era… ¿Un dragón? Eso era excelente, siempre había querido conocer a uno… Aunque ella se hallaba algo… desnuda. Se saco su gruesa chaqueta y se la tendió –Toma, te dará un poco de calor, pero los pervertidos no centraran sus miradas en ti. Me llamo Sigfried Aiderulf el Alquimista de Plata… ¡Ups! Me falto eso Lans Tartare… He sido ascendido dentro del gremio, ahora por fin las grandes voces me consideran apto para ser un alquimista…

-Bueno, en fin… Señorita Lilya… Yo la guiare y protegeré en este fantástico castillo, aquí esta segura y nada le pasara, asi que no debería preocuparse por más nada. Aunque me vea como un humano normal, yo soy un Licántropo, muchos de acá lo saben y viven con ello en sus mentes, así que no hay de que preocuparse…-
Le dijo Sigfried a la pequeña niña con una sonrisa sacando un chocolate algo aplastado pero que aun estaba en buen estado para ser ingerido… Se lo tendió a la joven esperando que lo aceptase –Es chocolate, sabe muy bien…- Luego escucho detrás suyo a una mujer de rojos cabellos mirando a Lans algo enojada… -Por cierto Lans… Luego debemos hablar de algo personal mío…
avatar
Sigfried Aiderulf
Alquimista
Alquimista

Elemento : Sombra
Raza : Daímona
Mensajes : 283

Edad : 17
Empleo : No tengo :P

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Invitado el Jue Mar 15, 2012 9:47 am

Ya había el capitán de escuadro dado ciertas explicaciones y ordenes a su gente y esta se había dispersado a continuar con lo suyo, luego de ello se había acercado al lado de Sigfried para saludarlo y contarle un poco sobre la nueva residente del castillo del Lago, tras un estrechón de manos el joven lobo trabo conversacion con el comandante de las fuerzas leales a la corona, el cual le extiende luego del saludo un portafolio, el cual debe ser muy importante para que se le presente de forma tan inmediata. El joven tal cual pensó el capitán esta interesado en la nueva residente del castillo del Lago, una pequeña no humana hará que los ojos de los residentes humanos de la fortaleza comiencen a aceptar cada vez mas y mas a criaturas no humanas como iguales, esa idea, estas acciones podrían incluso a afectar a la capital del país, lo cual seria bastante bueno. Como siempre el joven Sigfried actuá dócil y amable por lo que no dudo en ofrecerle su abrigo a la pequeña niña que tan solo tiene unas mantas para cubrir su cuerpo.

-Te felicito por tu ascenso Sigfried, espero continúes con ese entusiasmo, eres muy necesario en esta fortaleza. Tal y como el dice pequeña, este joven no es un humano, pero no por eso es discriminado aquí, cualquiera que sea útil en este lugar siempre tendrá el respeto de los demás, no importa a que se dedique, ni la raza, ni el sexo nada de eso. Me imagino que la información que hay dentro de este portafolio es de vital importancia, por lo que lo veré mañana en privado y con mucho detenimiento. -
Iba a responderle al joven alquimista de plata sobre su ultima petición pero Enea se hizo presente en el lugar exigiéndole sobre su comida, sonrió Lans al escucharla, pero era lógico que sucediese eso, pero ese problema es fácil de resolver por lo que no debe preocuparse por ello.

-A mi también me agrada verte Enea, se nota que me has extrañado. No te preocupes sobre eso, tendrás una solución definitiva a ese problema, por ende no necesitas fruncir el ceño así. Bueno, ya que tenemos bastante de lo que hablar, mejor hagamoslo en la mesa, vayamos a cenar y lo hablaremos allí mientras cenamos, ya es de noche y se hace la hora de comer, por lo tanto nos queda bien- Dijo Lans sin dar tiempo a una negativa de los allí presentes, por lo que tomo el camino de piedra que lleva a la entrada de la extrema derecha, allí entro por la puerta de gruesa madera que hace de entrada e ingreso al castillo con los demás detrás de el, o al menos con aquellos que quisieran hacerlo.

Entraron por el camino del extremo derecho donde al entrar al castillo pudieron ver lo que parece ser el comedor del castillo. una gran mesa redonda de madera fue lo mas llamativo, con sillas ciertamente lujosas y bien elaboradas del mismo material, una gran chimenea estaba allí apagada a diferencia de la época invernal en verano no se la necesita. varios cuadros de muchos hombres y señoras se veían allí, al parecer todos ellos de la nobleza por sus pintas, tres puertas mas ademas de la entrada también podían verse, una a la izquierda, otra al frente y la ultima a la derecha, el suelo adonde estaba la mesa estaba a un nivel mas bajo que el resto del suelo de piedra.Al adentrarse mas pudieron ver que había un gran sillón al frente de la chimenea, estupendo para pasar una noche de frió y unos muebles adornaban los costados de la habitación y arriba de ellos había copas y floreros vacíos, una araña con varios candelabros colgaban del techo proveyendo de iluminación. Pero claro, Enea y Sigfried ya conocían ese lugar de memoria, a diferencia de la pequeña dragón, para ella si era nuevo por completo ese lugar.

-Bueno, creo que no necesito decirlo, pueden tomar asiento donde gusten- Se llevo a la niña a hacia el pasillo de la derecha, allí ingreso al baño que generalmente solo usa Lans. Dejo a la niña estar de pie por sus propios medios a los pies de una bañera mientras toca el agua de las cubetas las cuales no está muy fría debido a que es verano.

-Bueno Lilya, aquí puedes bañarte, el agua no esta tan fría, aunque si quieres podemos calentarla, pruebala con la mano y dime que piensas sobre ella. ¿Sabes bañarte sola me imagino? De otra forma una criada o yo mismo nos haremos cargo de ti, luego de ello cenaremos-
Le explico Lans a la pequeña lo que harían y como lo harían, ahora basta que ella diga lo suyo para así proceder con el baño y luego a la cena.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Lilya el Jue Mar 15, 2012 1:31 pm

Lans bajó primero del caballo y ordenó a los demás humanos con armaduras que memorizaran mi cara y, con obediencia, respondieron casi al unísimo para fijar sus miradas en mi, y por pura vergüenza baje la cabeza. Se acercó aquel extraño humano vestido diferente y Lans le trató de forma diferente que a los demás, como si fuera más cercano a él. Me agarró y me acomodó en sus brazos con bastante facilidad, presentándome a Sigfried. Lo que más me extrañó de sus palabras fue que es diferente al resto, como yo y eso me dio curiosidad. Casi a la vez se acercó una mujer hacia donde estábamos. Era una mujer de cabellos rojos como la sangre, que venía exigiéndole que quería comer comida, con una mirada serie para luego dirigir una mirada cabreada hacia donde estaba yo, sentada en los brazos fuertes del humano enorme. Me intimidaba aquella mujer, así que aparté mi mirada de ella.
Ahora me fijaba en Sigfried, quien decía ser un licántropo. Lo miré con curiosidad con mis ojos rojos, pues nunca había visto a ninguno y solo lo conocías de historias que algunas veces escuchaba de lejos a las humanas viejas pero estas describían a los licántropos como seres malvados y horribles, capaz de asesinar sin ningún tipo de remordimiento y que eran hasta capaz de matar a sus crías...pero aquel licántropo que parecía un humano no se veía así, era todo lo contrario a esas historias. Fue dulce y amable conmigo, hablándome sin ningún temor y hasta me dio su chaqueta, una chaqueta calentita y todo lo que daba calor lo agradecía, pues adoro el claro. Se presentó con sus dos nombres, esos dos nombres que tenía casi todo el mundo menos pero nadie de mi tribu había tenido dos nombres, solo uno. ¿Alquimista de Plata? ¿Qué es eso? no lo sabía pero seguro que sería un rango alto al igual que tiene el humano enorme, así que más me valía tratarle con respeto. Se ofreció ayudarme como guía en el castillo con bastante amabilidad y me dio algo que llamaba chocolate. Nunca comido ''chocolate'' y, con algo de desconfianza, me lo acerqué a la cara, primero oliendo y luego dándole un pequeño mordisco. Los ojos se agrandaron un poco, sorprendida de lo bien que sabía el chocolate, un sabor dulce que a mi me encantaba y, ahora con más ganas, empecé a comérmelo hasta que me lo terminé, con las comisuras un poco manchada de chocolates dándome un aspecto de niña aun más chica de lo que aparentaba.

-Mu-muchas gracias...yo soy un dragón.... -dije, sin miedo, estirando un poco las alas de mis espalda para que lo pudiera ver bien, mientras agarraba la chaqueta para que no se me cayera. Entre la amabilidad demostrada por el licántropo, que no era humano y me había dado chocolate, el miedo hacia él se esfumó. Al menos había alguien no humano con quien poder estar -El...¿chocolate? está muy rico...

Una vez que Lans hubiera dicho de ir a cenar, todos se había movido y pasamos por una puerta de madera, ingresando dentro del castillo de Lans. Era grandioso y mientras Lans caminaba conmigo encima por los pasillos, yo me fijaba en adornos. En la habitación que entramos, que era enorme, había una gran mesa de madera, la mesa más grande que había visto en mi vida y con sillas del mismo material, la chimenea estaba apagada aunque era normal en un hogar de humanos pues en esta época del años hacia mucha calor y no soportarían calor extras del fuego. Los cuadros de las paredes me daban un poco de miedo, a decir verdad, pues todos los retratados miraban fijamente, sin parpadear, hacia donde estábamos y no podía evitar sentirme observada por ellos.
Cuando todos se sentaron en la mesa, Lans me llevó hacia otra habitación, el cuarto de baño, dejándome en el suelo. Di varias vueltas por el lugar, mirando a todos los lugares posibles hasta que me fijé en la bañera, que tenía agua dentro suya, preparada para que cualquiera se bañase dentro. El humano enrome ofreció su ayuda o de alguna humana para ayudarme a bañarme pero negué con la cabeza, pues no quería molestar a nadie del castillo en algo que podría hacer sola.

-No hace falta...gracias, aunque...¿puedes traer mi ropa? -pedí con timidez. Quería mi ropa porque era adaptada para mis alas, además que es con quien más cómoda me sentiría.

Una vez que se fue Lans, dejándome sola en el cuarto de baño, dejé la chaqueta del licántropo a un lado doblada para no mojarla. Estiré un poco mis alas y me metí dentro de la bañera. Era grande, lo suficiente para que alguien tan grande como Lans quepa, aunque mis alas quedaban fuera de la bañera. Empecé a quitarme toda la suciedad que cogí por culpa de aquellos humanos malvados, empezando por mi cabello morado, quien mimaba todo lo posible y una vez terminé con mi cabello, empecé con el cuerpo. El agua estaba algo fría pero apenas podía sentirla por el calor que emanaba mi propio cuerpo. De repente, entró alguien pero no pude saber quien, pero tal como entró, salió con la misma rapidez. Al principio le di más importancia, pero luego me olvidé de aquello y seguí disfrutando del baño. Remojé las alas en las aguas y una vez terminé, las agité para que se secaran, con cuidado de no mojar mucho. Salí de la bañera con cuidado de no resbalar en el suelo y me fijé que donde había dejado la chaqueta de Sigfried, estaba mis ropas, mis zapatos y mis lazos, alegrándome de que no me hayan robado nada pues era oro. Me puse mi vestido blanco sencillo y por encima la bata roja con adornos dorados. Tanto el vestido como la bata cortaban justo cuando empezaban mis alas, para no molestarme cuando volaba. Me puse la capa, que se ponía levemente por encima de las alas, sin llegar a molestar. Con bastante rapidez, me hice las dos coletas con los lazos de oros y me puse las sandalias. Me miré en el espejo para ver si lo tenía todo bien puesto y, una vez comprobado que estaba limpia y perfecta, cogí la chaqueta del licántropo y salí del baño. Me acerqué al licántropo de forma tímida y extendí mis manos, con su chaqueta.

-Gracias por haberme dejado la chaqueta...
avatar
Lilya
Habitante
Habitante

Elemento : Fuego
Mensajes : 22

Edad : 75 años / 13 años
Empleo : De momento no tengo.

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Sigfried Aiderulf el Vie Mar 16, 2012 3:05 pm

Lans le hablaba con alegría en su voz, o más que alegría era “confianza” confiaba en el lobo y agradecía su trabajo en los lugares cercanos al castillo del lago… Además de que intentaba inculcarle a la jovencita de nombre Lilya que en ese lugar estaría sana y salva y nadie podría hacerle daño alguno… Y era la verdad, Lans era bastante sincero en sus palabras, y cada una de ellas le hizo recordar a Sigfried su llegada a aquel castillo, cuando tenia miedo de que los habitantes de este le mirasen con odio y miedo como en muchas ocasiones le había pasado estando fuera de aquel lugar al cual ya podía llamar “casa” u “hogar”. –Gracias Lans por sus felicitaciones hacia mi persona, intentare seguir haciendo cosas…- Termino de decir mientras le respondía a la joven pelirroja que se veía algo enojada con Lans y otras personas por diversos motivos a los cuales no era necesario que el alquimista pusiese interés en ellos, ya que sabia que de una u otra manera serian resueltos los problemas de ella. Ahora le hablaba la joven Lilya y se presentaba a ella misma como un dragón… Aunque era obvio le fascinaba la idea de que ella misma lo dijese.

-Pues como dije, yo soy un licántropo y estoy encantado de conocer a un dragón… Y si el chocolate es delicioso y siempre que quieras solo pídeme, ando con mucho entre mis bolsillos…- Le respondió Sigfried a la pequeña mientras Lans daba su palabra final, ahora se prepararía el banquete, se sentarían en la mesa y se daría inicio a la comida, pero el licántropo tenia cosas que hacer… Asintió a las palabras de Lans y se dirigió al castillo, entrando en el para luego subir a su habitación… Necesitaba buscar algo en especial… Aunque no lograba encontrarlo y frente a la desesperación, se enojo y simplemente bajo… Para él el castillo era como un mapa que había memorizado por completo, conociendo todos sus lugares a la perfección. Excepto los que no querría conocer como la habitación del mismísimo Lans y una que otra habitación de algunas damas de alto honor que se alojaban allí… Dentro de un tiempo se encontró en el salón principal donde se hallaban todos, dispuestos a comer… O a empezar a comer, se sentó en una banquillo mientras veía como servían todo, se hallaba alejado de la mesa, se iría a sentar a ella cuando ya todos estuviesen sentados. Se le acerco la pequeña dragona con la chaqueta que este le había pasado anteriormente para que ella se abrigase y se la paso algo tímida.

-Pues de nada, como te darás cuenta, el ambiente se pondrá algo animado, no te preocupes por las personas, aunque griten y rían, aunque miren feo y peleen, aunque halla ebrios y etc. Todos aquí son buenas personas y me encargare personalmente de tu protección… Aunque me vea educado y todo… Se morder…- Le dijo sonriéndole con una cara que no hacia mas que expresar calma, paz y amabilidad en ella, quería que aquella niña se sintiera feliz, contenta y segura. Al mirarla algo le decía a Sigfried que ella había sufrido o había tenido una vida difícil… La idea era que allí pudiese tener una mejor vida… O quizás solo se equivocaba…
avatar
Sigfried Aiderulf
Alquimista
Alquimista

Elemento : Sombra
Raza : Daímona
Mensajes : 283

Edad : 17
Empleo : No tengo :P

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Enea el Vie Mar 16, 2012 5:17 pm

TRs escuchar lo que me conto Lans sonrei aceptandolo y apartandome.
- Me preparare para poder ir a comer algo mas. Caze esta mañana y tengo la ropa llena de barro.
tras decir eso me marche.
A l ahora de la cena apareci vestida con un vestido verde y me coloque al lado de l adragoncita pequeña. Aunque no lo pareciese no queria que nadie la hiciese nada. Era demasiado indefens y demasiado familiar para dejar que algo la pasara.aun asi l aignoraria cuando pudiese
avatar
Enea
Asesina Maga
Asesina Maga

Elemento : Fuego
2º Elemento : Aire
Raza : Draconis
Mensajes : 414


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Invitado el Dom Mar 18, 2012 9:01 am

Cuando el comandante y jefe le ofreció dos posibles soluciones a la pequeña con respecto al baño la joven tomo la primera, haciéndole saber de esa forma que puede bañarse sola, así que solo restaba dejar esa cuarto y cumplir con una simple petición de la pequeña, regresarle sus ropas, las que llevaba antes de ser apresaba por esa manga de inútiles que intentaron aprisionarla para quien sabe que cosas.

-No te preocupes, enviare a alguien a recoger tus pertenencias, las cuales te serán traídas de inmediato. Estaremos en esa gran habitación que has visto, cuando termines solo regresa allí.- Respondiendo a su petición y dándole un mínimo de información Lans dejo esa habitación, para así dar las ordenes a sus sirvientes y regresar con el resto del grupo para así preparase para cenar. Ya en el comedor del castillo Lans fue hacia una de las esquinas de esa habitación, para así sacarse la armadura y acomodarla allí junto a todas las otras, quedando la armadura vaciá allí pero de pie, como si fueran parte de la decoración, pero no solo se saco la armadura de metal sino que también dejo sus pertenencias de cuero duro, como sus guantes y su chaleco, al terminar de sacarse y acomodar su equipamiento de combate el cual también incluye su espada y su escudo fue a tomar su lugar a la cabeza de la mesa como debe hacerlo el señor del castillo. Mira a su alrededor y sabe que puede sacarse su equipamiento de combate con confianza ya que no tiene nadie sentado allí que no le haya demostrado ser digno de confianza. Enea lucia con otro vestido ahora y Sigfried también estaba sentado, fueron mas rápidos que el en hacer lo que tenían que hacer.

- Puedo asegurar que nunca me cansare de sentarme en este sitio luego de pasar unos días fueras del castillo. aprovechen ahora de hacerme saber cualquier problema, petición u observación que tenga cada uno de ustedes, veré que se puede hacer al respecto.- Les dijo el señor del castillo mientras la pequeña dragona ya volvía de su baño, esta le devolvió sus pertenencias al joven lobo y también tomo asiento allí junto a todos los presentes.

-Por lo que se tendremos la cena en aproximadamente diez minutos- Les informa al estar la niña allí también entre todos ellos, la nueva y mas pequeña integrante de su fortaleza.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Sigfried Aiderulf el Sáb Mar 24, 2012 2:08 pm

-Pues es natural Lans, se dice que no hay hogar como el hogar y al final debe admitir que este castillo fue forjado, construido y desarrollado gracias a su mandato, de lo contrario quizás ni siquiera existiría- Dijo el Licántropo mientras se aclaraba la garganta bebiendo algo de Brandy que había encontrado sobre la mesa, era su licor favorito y una de sus debilidades mas grandes… Aunque pocos sabían aquel dato, de hecho, podía presumir que muy pocos siquiera estaban enterados de que él bebiese… Bueno, quizás las criadas lo supieran por sus incontables vueltas nocturnas por el castillo con la copa en la mano y un olor a licor que parecía más que olor, un hedor… Lans con rapidez toco el hueso del asunto, sin duda tenia que hablar con él de inmediato, no podía postergar demasiado la conversación inevitable, además de darle cuenta de todo lo que había hecho en Pro del castillo, debía dar cuentas de algo quizás un poco mas complicado.
-Lans, debo decirte…- Empezó algo turbado temeroso, pero luego de llevarse la botella a la boca y empinársela toda sintió que sus fuerzas volvían y era capaz de hablar con mayor claridad –En mis incursiones al bosque y a las tierras aledañas a este castillo, encontré a una mujer… Que de hecho es ahora… Mi pareja por así decirlo… Necesitaba tu permiso para algo… Quiero traerla al castillo y hacer que viva conmigo… Trabajare el doble de ser necesario…- Musito con una voz algo durativa mientras miraba al comandante.

La cena seria servida dentro de diez minutos, no mucho tiempo pero el suficiente como para hablar animadamente un rato… El alcohol empezó a hacer un poco de efecto en el licántropo… Hoy no habría luna llena, al menos eso pensaba por lo que se podía dar el lujo de relajarse un poco. –Y bueno algo que no se… ¿Dónde encontró a la pequeña dragoncita Lans?- Le pregunto mientras sonreía… Esa sonrisa amable pero casi complaciente que tendía a utilizar el alquimista.

Spoiler:
(off rol: como es sin orden, creo que llegare y posteare)
avatar
Sigfried Aiderulf
Alquimista
Alquimista

Elemento : Sombra
Raza : Daímona
Mensajes : 283

Edad : 17
Empleo : No tengo :P

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 24, 2012 4:05 pm

Escucha atentamente las palabras del joven druida y asiente de manera afirmativa con su cabeza, realmente ese es un dicho de los sabios y favoritos del capitán de escuadrón, puede que este lugar en verdad no hubiera avanzado tanto sin el allí administrándolo y protegiéndolo, pero esas son solo suposiciones. Se sirve una copa de vino tinto el capitán Tartare mientras ve al joven Sigfried beber, lo cual le extraña puesto que nunca lo había visto beber hasta el momento, aunque si le habían contado que solía visitar la cocina por las noches.

-Definitivamente Sigfried, no hay mejor lugar para estar que el propio hogar. Ahora, deja de temblar como una hoja y dime lo que tengas que decirme-
Presiono el capitán de escuadrón al joven alquimista a que le dijera lo que tenia para decirle, parecía una señorita tratando se confesarse o algo así y esas vueltas le exasperan. El alquimista le confeso a Lans que esta en pareja y le pide para poder traerla al castillo del Lago para convivir junto a esa mujer. Lo mira serio el capitán de escuadrón mientras bebe de su copa de vino, la vaciá sin prisas y luego procede a darle una respuesta al joven lobo.

-Por mi no hay problemas, mientras piensen en este lugar como lo que realmente es y no como un hotel alojamiento tienes mi aprobación Sigfried. Recuerda lo que te dije cuando decidiste ponerte bajo mis ordenes, si trabajas lo suficiente por algunos años incluso podrás tener tus propias tierras. De hecho tengo una pregunta para hacerte, o mejor dicho dos ¿De que raza es la mujer? Y la segunda ¿Tu raza vive muchos años?- Le hizo esas preguntas luego de darle el punto bueno a la llegada de su pareja. Se volvió a servir algo de vino tinto antes de relatarle de manera breve al lobo de como conoció a la pequeña Lilya.

-La encontré en la profundidad del bosque siendo atacada por un grupo de imbéciles, después de mucho discutir los sujetos decidieron huir por sus vidas y bueno, es una ciudadana de Arcadia no la podía abandonar a su suerte, por eso la traje al castillo, aquí vivirá en paz y podrá aprender como serle útil a su nación en años venideros, de hecho podría elegir entre muchas profesiones, supongo que eso lo decidirá ella cuando llegue el momento pasado los años- Con un breve resumen le dejo saber a los allí presentes como la conoció y porque la trajo consigo a la fortaleza donde se encuentran en ese momento todos juntos y en paz por así decirlo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Nixette Moonsnake el Sáb Mar 24, 2012 4:55 pm

Me encontraba atendiendo mis responsabilidades, cuando escuché que por fin el capitán habia llegado a la fortaleza, hacía mucho tiempo que estaba fuera y su ausencia se notaba, así que dejo la tarea que estaba llevando a cabo en manos de una de mis compañeras y me dirijo hacia el lugar en el que suele descansar el capitan cuando regresa de sus viajes.
Le encuentro hablando con otro hombre acerca de una niña que había encontrado el capitán en el bosque y a la cuál había salvado de las manos de unos a los que ha calificado de imbéciles.
-Disculpe señor-digo desde la puerta-Es un placer tenerle de vuelta. ¿Necesita algo?
Miro hacia el hombre que está con él, tiene algo que... me aterra pero no le doy importancia... por ahora.
avatar
Nixette Moonsnake
Habitante
Habitante

Elemento : Fuego
Raza : Animalium
Mensajes : 446

Edad : Al rededor de un siglo
Empleo : Pirata

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Lilya el Dom Mar 25, 2012 5:09 pm

El licántropo me habló con tanta dulzura, amabilidad y con una sonrisa calmada que por un momento me hizo olvidar que estaba en un castillo lleno de humanos de todo tipo, hasta que uno de ellos, sentado en la otra parte de la mesa dijo algo y los demás empezaron a reírse. Sigfried me avisó de que el ambiente se animará y que habrá mucho ruido, peleas y cosas de esas que hacen los humanos que beben mucho y, aunque él estuviera ahí para protegerme, me sentía algo asustada por lo que podría pasar. Me senté al lado del licántropo, no me hacia mucha gracia estar tan lejos de él, siendo él único o uno de los pocos no-humanos del castillo. Las alas llamaban la atención, y se notaba, pues algún que otro criado que pasaba por ahí dejando algo de beber me miraban y cuchicheaban algo que no oía, pero una humana, una criada me sonrió levemente aunque se le notaba que desconfiaba un poco en mi y era normal, pues era poco común ver un dragón. Me preguntó que es lo que quería beber a lo que tímidez y sujetando mi PiedraDragón le respondo:

-Uhm...pues...agua por favor- mi tono de voz iba bajando cada vez que hablaba, pero por suerte, la humana lo escuchó y asintió, yéndose del lugar.

Al lado mía, se sentó la misma chica que me miró con cara enfadada, cuando aún estábamos todos afuera pero ahora vestía con un bonito vestido de color verde. No se por qué se sentó al lado mía cuando aún había muchos sitios libres, pero le tenía algo de miedo aunque había algo en ella que la hacia diferente a los demás humanos pero no podría decir con exactitud el qué. El ambiente estaba animado, como dijo Sigfried y todo el mundo estaba bebiendo y hablando fuerte para hacerse escuchar por encima del ruido. La misma humana me trajo el agua y se lo agradecí con una sonrisa tímida y bebí un poco, observando el lugar con cierta curiosidad, viendo como se comportaban los humanos. No me echaban cuenta, pues estaban más pendiente de lo que decía el del al lado y bebiendo que la dragona nueva.

Miré primero a Sigfried, que hablaba con Lans sobre dejar a una mujer vivir en el castillo y esté aceptó. Lans era uno de los pocos humanos que sería tan bueno como dejar vivir a gente desconocida en su castillo y más aún habiendo tantos viviendo en él. Decidí no molestar en su conversación y bebí un poco más de agua, mientras observaba como mi PiedraDragón brillaba.
avatar
Lilya
Habitante
Habitante

Elemento : Fuego
Mensajes : 22

Edad : 75 años / 13 años
Empleo : De momento no tengo.

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Enea el Dom Mar 25, 2012 5:48 pm

Viendo el panorama me concentre en detectar el licor que ardia en la garganta. No beberia gran cantidad, pero si un poco. Agarré un vaso y bebí con ganas sintiendo como sentia el fuego en mi garganta humana. Tras eso mire a la niña observando su piedra. Era curioso, me sonaba haber oido de piedras similares, pero nunc ahabia visto una. Podria robarl asin problemas. Pero esa no era mi mision. Por ahora solo me aseguraria de que se sintiese mejor. Me daba pena ver aun adragona tan pequeña sola. Taanta...pena... Entonce smi mente comenzo a recordar.

Un pequeño hibrido entre humano y dragon venia siempre tras de mi. A el no le aceptaban con los dragones ni con los humanos y a mi me buscaban por asesinar a unos cuantos de mi especie. o aquello decian. Aun asi el niño insistio. Queria seguirme. Y lo hizo, aun a mi pesar, queria ser como yo, queria ser igual de fuerte. Y le enseñe. Mal momento el haber aceptado aquello conmigo. cuando comence a llevarme bien con el...las llamas le consumieron como a muchos otros dragones o seres a los que apreciaba. nunca habia contado eso a nadie. Y nunca lo haria, pero en aquel momento aquella pequeña me recordo a esos momentos duros.

Abrí lo sojos de golpe mirando a la niña y su collar.

-Si yo fuese tu....lo guardaria mas escondido...

Tras eso vi la comida llegar y comence a comer sin parar
avatar
Enea
Asesina Maga
Asesina Maga

Elemento : Fuego
2º Elemento : Aire
Raza : Draconis
Mensajes : 414


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Invitado el Miér Mar 28, 2012 9:17 am

Mientras charlaban entre bebidas surgieron algunas conversaciones interesantes, Enea, Sigfried y Lans son aquellos que beben alcohol mientras la pequeña dragona como era de esperar eligió beber agua. Nota Lans que la niña permanece en silencio, aunque considerando la situacion le parece bastante normal por lo que no repara en la piedra que la niña sostiene en sus manos y observa con tanta devoción y aprecio, a diferencia de Enea quien es una experta en notar esa clase de detalles. Se hace presente en el comedor Nixette quien tras saludarlo pregunta si necesita algo, a lo cual pasara a darle sus indicaciones.

-Saludos Nixette, tanto tiempo, espero te haya ido bien en mi ausencia. Lo que necesito ahora es que traigan la comida, luego de ello puedes tomar un asiento en esta mesa
- Esas fueron las indicaciones de Lans antes de que Enea le dijera a la niña su advertencia sobre esa piedra que ahora Lans puede notar con su mirada.

-Enea tiene razón, pero bueno, aquí nadie va a robarte nada, no al menos que quiera arriesgarse a ser ejecutado, puesto que en este lugar prácticamente todos los crímenes son condenados a muerte.- La ley del castillo del Lago es tan fuerte y brutal como los propios guerreros que conviven en el, nadie queda excepto a las leyes de esa fortaleza.
Mas al rato trajeron la comida, pollo, jabalí, fideos y muchas verduras, mucho pan así como también mucha bebida, tanto bebidas alcohólicas como agua y jugo para degustar.

-Bien, pueden servirse cuanto gusten, aquí nadie les dirá algo por la etiqueta- Dicho eso Enea ya se había largado a comer con la ferocidad que a ella la caracteriza, seguido de Lans quien come con menos prisa, pero que esta un poco mas encima del apetito de una persona normal, en especial por la cantidad de comida que le sirvieron, la cual es mucha y la cual termino como si nada y ya se prestaba a servirse otro plato mas igual de lleno que el anterior, haciendo pausar en su comer solo para beber vino o atender a alguna pregunta o comentario de los allí presentes.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Nixette Moonsnake el Miér Mar 28, 2012 5:24 pm

Después de recibir las indicaciones de Lans, algo extrañada por su orden de tomar asento en su mesa, reparo en la niña de la que hablaban, por lo visto se trata de una especie de niña dragón o algo así. La niña sostiene una piedra, de la cuál le han advertido que la tenga a buen recaudo aunque nadie se la robaría en el castillo, Nadie se la robará en el castllo me repito a mí misma mientras llevo bandejas con comida a la mesa.
Una vez estuvo la mesa repleta de manjares, me siento con ellos en la mesa, con la esperanza de no haber malinterpretado las palabras del capitán.
-Buenas noches-digo sentándome con una tímida sonrisa en el rostro.
avatar
Nixette Moonsnake
Habitante
Habitante

Elemento : Fuego
Raza : Animalium
Mensajes : 446

Edad : Al rededor de un siglo
Empleo : Pirata

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Sigfried Aiderulf el Jue Mar 29, 2012 7:01 pm

Las palabras de Lans hacían eco en Sigfried el cual le miraba atónito y además feliz, demasiado, quizás tanto que era esa la razón por la cual no podía sacar el habla, por la cual no respondía y por la cual su mirada permanecía fija en un punto vacío, aunque escuchaba todo y era capaz de entender todo, su cuerpo era incapaz de reaccionar frente a aquello. Sencillamente no podía, pero en cosa de segundos (todo lo que paso no fue mas que un lapsus de segundos breves que tomaron la forma de minutos interminables para el Alquimista) miro a Lans de nuevo y con voz mas tranquila y pausada le respondió sus interrogantes además de darle las gracias. –No sabes cuanto te lo agradezco Lans, de hecho pensé en no preguntarte y mantener una relación a larga distancia pero no podía hacerlo, y ¡Mira que resultado ha tenido! Además me ofreces mis propias tierras si me esfuerzo cuando de hecho, si me mandaras hasta labraría la tierra en la que los cerdos duermen… De verdad gracias mi señor… Mi amigo…- Le respondió con un notorio hilo de felicidad que parecía no desvanecerse, es mas, estaba seguro que no desaparecería. –Bueno ella es un licántropo… Al igual que yo, y en respecto a lo segundo… Si, mi raza suele vivir muchos años… Yo tengo 60 años, y solo aparento no más de 30 y la verdad es que es tan bueno como malo… No se si me entiendas…

Entre lo que se había tardado en responder y el tiempo empleado en su respuesta, sin darse cuenta todo el jolgorio, el “festival”, la celebración había empezado… Además de que una mujer se había unido a esta… Una mujer que hablaba con especial cordialidad con Lans… Debía conocerla, quizás Sigfried la había visto en algún momento, pero su precaria memoria mas el alcohol ingerido… Bueno, hacían mala combinación.
Lans volvió a hablarle a la joven Lilya acerca de una piedra… El alquimista había leído acerca de estas, pero nunca había visto una y su curiosidad científica de inmediato entro en su cuerpo.

-Nunca jamás había visto una de esas ¿Qué hace? ¿Qué color tiene? ¿Tiene alguna propiedad característica? ¿Cómo cuanto pesa? ¿A que huele? ¿Tiene algún elemento químico? ¿Desprende calor? ¿A que sabe? … Discúlpame, soy un “científico” me emociono con rapidez, pero bueno, como dijo Lans, nadie aquí te robara nada… No pueden hacerlo… Lans no es el único que castiga con la muerte, lo que me recuerda, de que la noche esta especialmente bella-
Dijo el licántropo bebiendo directamente de la botella… Su debilidad era beber, pero lo compensaba con muchas otras cosas… -Por cierto Lans… Implemente un sistema de explosivos mucho mas elaborado… Aunque no lo he activado, esperaba tus órdenes…
avatar
Sigfried Aiderulf
Alquimista
Alquimista

Elemento : Sombra
Raza : Daímona
Mensajes : 283

Edad : 17
Empleo : No tengo :P

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 31, 2012 8:16 am

Con un ademan de su brazo derecho el capitán de escuadrón respondió al saludo de Nixette cuando ella se acerco a la mesa para tomar un lugar allí entre todos los presentes, mientras come y bebe mira a su alrededor y presta atencion al joven lobo quien hoy por hoy cuenta con el favor del capitán de escuadrón. El joven Sigfried se muestra muy agradecido con Lans y se lo dice también con sus palabras y luego de esos agradecimientos paso a responder a la pregunta que Lans le ha hecho hace minutos atrás en lo referente al tiempo de vida de un licantropo.

-¿Una relación a distancia? Eso es una mierda, a menos a mi no me agradaría tener una relación así, pero como soldado y líder que soy, si tuviera una mujer muchas veces tendría que dejarla para viajar incluso meses por el territorio. Por otra parte, lo de la raza y los años de vida lo pregunte por una razón en especial, escuchame bien Sigfried, lo mismo va para el resto de los aquí presentes. La mayoría de ustedes no son humanos, de hecho el único humano aquí soy yo, por ende moriré primero, ya sea en alguna batalla o simplemente por el paso de los años, cuando eso suceda, me gustaría que ustedes permanezcan aquí, en esta fortaleza, brindando sus servicios al nuevo señor del castillo. No puedo obligar a nadie a que le siga prestando sus servicios a Arcadia, pero si ninguno tiene muchos planes a futuro me gustaría que permanecieran aquí todo el tiempo que puedan- Luego de explicarles a sus acompañantes cuales son algunos de sus planes a futuro, tan a futuro que el ni siquiera llegara a ver el fruto de esos planes y de su esfuerzo bebió algo de vino, para luego responder nuevamente a Sigfried.

-Bien hecho Sigfried, pero me gustaría primero verlo, no quiero que se active algo que desconozco completamente como funciona- Ya habiendo respondido esa cuestión paso a servirse su tercer plato de comida.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Lilya el Miér Abr 04, 2012 7:43 pm

Estaba tan ensimismada con mi PiedraDragón, que cuando Enea me dirigió unas palabras, me sobresalté y miré hacia ella, algo asustada. Agarré la piedra por sus palabras, ¿de verdad que en este lugar donde vive Lans es capaz de haber humanos malvados que roban? no, no lo creía y las palabras de este lo demostraron: en este castillo no se puede robar si no quieres recibir un castigo. Así que me tranquilicé y miré a la mesa, que ya estaba puesta la comida. Empecé a comer con bastante lentitud, saboreando la comida y mirando a mi alrededor. Y ahora tocaba el turno de Sigfried, que también se había fijado en mi pequeña reliquia pero, a diferencia de Enea, este se había interesado aún más en la piedra. Tanto, que empezó a lanzarme preguntas sobre ella con tanta rapidez que me había perdido. ¿Elemento químico? ni siquiera sabía que existía algo llamado ''elemento químico'' así que ni podría saber si mi piedra tiene de eso, y tampoco sabía si eso era bueno o malo. Y que yo supiera, no se podía comer aunque no lo he intentado...pero no parece comestible, así que sería un no.

-Pues...no se puede comer y no se si tiene elemento químico... -al hablar, me había dado cuenta de que, aparte de saber que no se come, que no quema y el color es dorado como el fuego, no sabía nada más. Pensé, que tendría que informarme de esta piedra algún día y descubrir que es lo que puede hacer. Si puede brillar eternamente dentro de ella el fuego, podría hacer más cosas -Y..y no se nada más de ella... -contesté, mirando a Sigfried con una sonrisa. Sin duda, él podría ayudarme a saber más de ella así que le preguntaría en otra ocasión si me podría ayudar.

Y otra vez, miré a la piedra durante unos segundo, mirando más que nada el fuego que tenía dentro. Me fascinaba el brillo que tenía y posiblemente podía ser porque, al ser un dragón de fuego, este mismo elemento me atraía y era como una ''amiga'', algo que no podía hacerme daño y siempre me ayudaría. Con esta sensación de ''seguridad'', solté la piedra y empecé de nuevo a comer, ya casi sin miedo alguno, sabiendo que en este lugar estaba protegida.
avatar
Lilya
Habitante
Habitante

Elemento : Fuego
Mensajes : 22

Edad : 75 años / 13 años
Empleo : De momento no tengo.

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Sigfried Aiderulf el Sáb Abr 07, 2012 12:32 am

Las palabras de Lans con rapidez hicieron eco en los finos oídos del licántropo, que se hallaba muy serio mirándole, de hecho primero le había llamado la atención el hecho de que este hablase de si mismo como si fuese a morir próximamente ¿Qué estaba escondiendo y tramando? No pudo hacer mas que bajar la cabeza y escucharle para luego empezar a desarrollar una respuesta mental que con rapidez transmitió ha su boca para ser liberada como palabras…

-Pues debo decirle… Me quedare aquí el tiempo que sea necesario, aquí he ganado mas de lo que podría imaginar, tengo una familia aparte de la que yo me construiré, y es la gente que nutre este castillo, por ellos no me iré de aquí a menos que usted me lo pida y no creo que quiera hacerlo, en cuánto a que usted muera, no lo hará, un hombre muere cuando no tiene mas nada que hacer en su vida, y no creo que ese sea el caso en esta ocasión mi señor-
Le respondió mientras tomaba un buen sorbo de alcohol y sonreía, sabia que sus palabras no servirían de nada, su capitán era de una idea mas que muy decidida y pensaba que él no tendría otra determinación, si pensaba que moriría pronto quizás nadie sacaría esa idea de su cabeza… Era cómico.

-Bueno, usted mismo vera el sistema, pero esta listo y Lilya disculpa mi curiosidad, suele ser muy tediosa…

avatar
Sigfried Aiderulf
Alquimista
Alquimista

Elemento : Sombra
Raza : Daímona
Mensajes : 283

Edad : 17
Empleo : No tengo :P

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Enea el Lun Abr 16, 2012 7:29 am

Me rei al ver a Sigfried cuestionar tanto aquella piedra. Cuando me di cuenta me tape l aboca algo estrañada. Luego mire a Lans algo preocupada. algo no iva bien. ¿me habia hecho gracia su comentario con la pequeña dragona y su collar?Desde luego hoy tenia un dia algo raro. Incluso por recuerdos lejanos que afloraban tapandome la razon. Cogí un vaso de ron y al beber note como el liquido echaba un poco de humo. Agarré la comida para comprobarlo con las manos y esta vez la comida se calento.

Hacia dos dias habia logrado conseguir un artilugio de un mago.una esfera que aumentaba el poder. PEro un poder que no controlaba. Intentaba hacerlo los ultimos dias. Pero ahora era cuando mas peligro habia.

Empece a sudar y me tape l afrente para que no se notase, pero sentia que me faltaba aire y seguramente en poco tiempo si seguia alli el salon seria una sauna. Me levante y me aleje.

-vosotros seguir...comiendo...ahora volve...re...

Dije andando hacia la salida y notando que el bajo del vestido de tela sencilla empezaba a quemarse.
avatar
Enea
Asesina Maga
Asesina Maga

Elemento : Fuego
2º Elemento : Aire
Raza : Draconis
Mensajes : 414


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Nixette Moonsnake el Mar Abr 17, 2012 2:44 pm

Mientras la gente de la mesa charla me acomodo en la silla sobre la que me siento y me sirvo una copa de vino que me llevo inmediatamente a la boca.
No estoy muy pendiente de la conversación, mi atención se la lleva por completo la piedra que lleva la niña al cuello, si no sirve para nada ¿por qué es tan valiosa? pienso sin apartar la mirada de ella.
Entonces uno de los hombres de la mesa comenta que la mujer con la que quiere vivir en el castillo es una licántropa como él, por alguna extraña razón se me eriza el bello y empiezo a ponerme nerviosa, lo que se nota por la forma en la que empiezo a mover mi pierna derecha de arriba abajo rápidamente. No sabía que en el castillo había licántropos, no sé exáctamente qué es lo que pueden hacer, pero había oído cosas horribles sobre ellos, aún más horribles que las historias de vampiros.
Intento mantener la calma, y respiro con tranquilidad mirando hacia otro lado, intentando por todos los medios no mirar a aquel hombre que dice ser un hombre lobo.
-Señor-digo intentando cambiar de tema-No es mi intención interrumpir, pero me gustaría saber cómo va el tema de su embarcación.
Si mal no recuerdo, al empezar a trabajar aquí Lans quería hacerse con un barco y ampliar sus dominios.
avatar
Nixette Moonsnake
Habitante
Habitante

Elemento : Fuego
Raza : Animalium
Mensajes : 446

Edad : Al rededor de un siglo
Empleo : Pirata

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Inocencia y acero.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.