Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


El rey ordena, los soldados responden.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Anthalon el Jue Nov 03, 2011 9:54 am

El asesino, acostumbrado a ser meticuloso y cuidadoso, agradeció profundamente en su interior que no le pidieran dejar su montura al cuidado de alguien más que la llevara a los establos, de haber sido así jamás hubiera aceptado por un asunto de mera desconfianza, aunque, según lo que iba leyendo en la carta, tendría que dejar de lado esa desconfianza al menos con los soldados de aquel castillo, después de todo, trabajarían por la misma causa a partir de aquel momento. Nunca había trabajado en equipo, nunca se le había dado bien, era más un individualista acostumbrado a realizar sus labores en solitario y en silencio. Se detuvo a pensar unos instantes en que quizá a partir de ahora tuviera que trabajar con otros, pero que aquello no implicaba el tener que confiar ciegamente en ellos, era verdad, la confianza es la base del trabajo en equipo, sin confianza, de nada vale tener un grupo, pero la confianza es algo delicado que no se entrega a la ligera y prefería guardársela para entregarla sólo cuando fuera estrictamente necesario, de modo que bajo aquella premisa, aunque ahora estuviera a las órdenes del señor de aquel castillo, podía reservarse perfectamente el derecho de confiar tanto en él como en sus soldados.

Cuando le guiaron hasta el lugar de la reunión, inspiró profundamente, quizá molesto y con un enorme desagrado al comprobar que era muy probablemente el último en llegar. Cuando le invtaron a tomar asinento, movió a penas una mano en un gesto burdo, pero suave, que podía ser bien o una disculpa por llegar tarde, o un agradecimiento por la invitación. Se sentó entre una chica y un hombre joven de cabello claro, a los cuales dió sutiles miradas. No se descubrió en ningún momento, y cuando le ofrecieron algo de beber negó sutilmente con la cabeza, descansando las manos sobre la mesa. Observó detenidamente los detalles de la habitación en la cual se encontraban mientras escuchaba con atención las palabras deTartare.

Estaban en lo que parecía ser el comedor del castillo. El fuego crepitaba en una chimenea de forma alegre emitiendo ligeros chasquidos y haciendo brillar la araña que colgaba del techo. No había ventanas, pero sí tres puertas, las tres abiertas. La mesa y las sillas eran de madera, bastante bien elaboradas y ornamentadas. No creía que fuese lugar para una emboscada, pero no por ello iba a bajar la guardia.

Cruzó los dedos de sus manos que descansaban sobre la madera tibia gracias al fuego, dedos delicados en extremo y manos finas y bien cuidadas que bien podían competir con la de la mujer a su lado. Cuando el capitán terminó de hablar no emitió sonido alguno, él también podía al igual que el tal Johny, servir de informante y espía, no había necesidad de decirlo porque si Tartare se había tomado la molestia de escribirle una carta e invitarlo, entonces conocía perfecta o vagamente sus aptitudes, y si no las hubiera conocido, sencillamente hubiera preguntado, sin embargo, había un tema que no se había zanjado allí al parecer, un tema que ninguno de los otros presentes había tocado y que parecía no importarles, pero que para él era de suma importancia.

Yo he de suponer - Dijo con una voz algo delicada - Que si ha convocado esta... elite, como quiere usted llamarla, es porque conoce perfectamente bien las aptitudes de cada uno, por lo cual, creo que no hay necesidad de perder tiempo mencionando en que es bueno cada uno. En mi caso personal, mi palabra es mi ley, si me piden que defienda una tierra lo haré, si me piden que vaya a un campamento de miles de enemigos a robar un simple mapa lo haré... - Hizo una pausa - Pero así como la entrega del asesino es total y dedicada, el mismo espera que la paga también dé la medida a su entrega.
avatar
Anthalon
Daguero
Daguero

Elemento : Sombra
Mensajes : 21


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Johny Lorenz el Jue Nov 03, 2011 12:23 pm

Pude escuchar como el capitán hablaba sobre lo que yo había comentado con anterioridad, y una pequeña sonrisa se dibujo en mi rostro, para luego ensancharse un poco más debido a las siguientes palabras de este refiriéndose a nuestra capacidad y mas concretamente, a mis aptitudes como espía... Me gustaba, y demasiado que me alagaran como para poder ocultar esa sonrisa traviesa, que no parecía querer irse de mi boca.

-T...
- Justo antes de que hablara, un soldado interrumpió en la sala, anunciando la llegada de un nuevo compañero, lo cual hizo que volteara mi cuerpo como pude hacia atrás, dirigiendo una mirada hacia el nuevo soldado que había llegado hace momentos atrás, el chico parecía ágil, a la par que útil y sutil en sus movimientos, por lo que supuse que o bien, era un espía más... O era un arquero.

-Y...-
Cuando hice un amén de hablar, el recién llegado silencio mis palabras alzando la voz, y haciendo una pregunta que, bajo mi punto de vista no sería tan relevante, aunque si era de importancia, pues del aire no se come... Y menos en estas tierras, donde tienes que ganarte el pan de cada día, cuando al fin el chico silencio sus palabras, y antes de que el capitán le respondiera, comencé a hablar yo.

-Como iba a decir antes de que me interrumpieran... Creo, que tengo cierta... Persona, que me podría infiltrar directamente en las filas rebeldes, mas si podría ser de utilidad, desde que lo pida, y si bien fuera apresado... Solo sé, que sir lans tartare es un ''ingrato'' que intenta matar a mis amigos rebeldes...
- Dije con un tono irónico, para que se pudiera entender con mas claridad aún, que simularía no conocer a nadie de dicha sala, así como estaría dispuesto a rebajarme y simular ser un rebelde que odia a dichos miembros, o incluso morir, antes de dar un misero dato sobre los mismos.
avatar
Johny Lorenz
Invocador
Invocador

Elemento : Tierra
Raza : Animalium
Mensajes : 246


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Invitado el Vie Nov 11, 2011 5:30 am

Elaine permanecía sentada, escuchando lo que decían los demás, pero sólo las palabras de una persona le interesaban, las de su capitán, él era quien le enseñaría al final del día, recordó la reunió de "élite" anterior, un completo fracaso, sintió mucho coraje al recordarlo pues desperdició saliva y palabras en tratar de hacerlos reaccionar y enseñarles algo, pero sólo su capitán la escuchó, eso le hizo aprender a que sólo su líder la guiaría al éxito, aunque se trata de un trabajo en equipo, si uno de sus compañeros necesitase ayuda ella le ayudaría, pues también podría requerir la de ellos, lo que le agradó de ésta nueva reunión era que todos eran nuevos, eso quería decir que no habían aprendido las malas mañas o las costumbres deshonestas y desleales que muchos soldados de Camelot hubieran aprendido en sus experiencias, no estaban maleados vaya.

Novata, se rió para sí misma en sus adentros, a pesar de cazar toda su vida a la estirpe de los condenados ahora era una novata en un entrenamiento militar. Estaba bien, era emocionante, era como aprender algo nuevo, al final del día para eso estaba ahí, para aprender.

La gente hablaba y ella seguía ensimismada en sus pensamientos, y entonces habló el vampiro... a la única persona que escuchaba en esa sala después de su capitán era al cainita. Y le llamó la atención cuando habló por las primeras palabras que dijo, en cuando a darle el Abrazo a aquellos que mueran en batalla, Elaine sintió mucho coraje cuando escuchó eso, no era suficiente con que sus compañeros murieran, si se diera el caso, también les quitaría sus almas y los condenaría a la maldición de Caín!. Ella seguía con la misma expresión fría e imperturbable en su rostro pero ésta vez el coraje se notaba en sus manos que estaban crispadas, intentó controlarse, siempre pensaba en soluciones, no en problemas, la solución sería protejer a sus compañeros de la muerte y así no tendría que ver cómo se convertía el escuadrón en una banda de chupasangres.

Una nueva persona entró, pero aunque notó su presencia no lo miró, de hecho lo único que miraba era su copa de vino, no quería que el vampiro descubriese quién era la cazadora, se tranquilizaba a sí misma una y otra vez en su mente diciéndose que él no era un objetivo, era su compañero y en la Armada lo trataría como tal, muy a su pesar, pero no sabría si alguna vez necesite de su ayuda.

Entonces su capitán volvió a hablar, quién sabe qué tenía su capitán que sus palabras le alentaban, entonces habló al fin:

Hola, mi nombre es Elaine Inviolatta De´Cromwell Windwhisper, mucho gusto a todos, espero ver en ustedes algo diferente a lo que ví el la reunión pasada, espero que si ustedes están aquí es porque realmente tienen la voluntad y el coraje por hacer más de lo que se espera de ustedes, y me incluyo también, tal vez algunos tienen más experiencia y miró a Browning Otros no y tal vez sientes duda o incluso un poco de miedo y nervios y miró a Milo Pero todos podemos aprender, y tal vez sea duro, pero cada vez que sientan ese deseo de tirar la toalla y correr como cobardes y mediocres recuerden que ese dolor, esas dificultades, esos problemas y frustraciones tienen que valer la pena y que al final conseguirán una meta, y que no están solos, porque somos un equipo, y aunque yo también soy novata como ustedes en mí encontrarán un gran apoyo, y si en algo puedo servir lo haré, tiene mi espada capitán!, esa soy Yo!

Veía algo en Milo, verle hacía que Elaine sintiera ganas de enseñarle, parecía una persona tímida y difícil de hacer relación con gente que no conoce pero veía en él a alguien noble con deseos de aprender, pues aún a pesar de su evidente miedo y nerviosismo permaneció ahí y no se fué con el rabo entre las patas, la otra chica también se veía nerviosa, aunque no tanto, y también mostró gran disposición de hacer lo que sea necesario, el vampirillo parecía que sería útil, tal vez sea el nuevo espía del grupo, él sería alguien a quien no le quitaría el dedo del renglón, le vigilaría bien, y cualquier cosa que hiciera contra el equipo le haría convertirse en un objetivo, mientras confiaría en él.

Sí, definitivamente tenía esperanzas en el nuevo equipo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Invitado el Miér Nov 16, 2011 9:01 am

El capitán de escuadrón guardo profundo silencio, bebiendo una copa de vino observa a los recién llegados, ya ha dicho lo suyo y ahora espera que cada uno de los allí reunidos se haga escuchar, que exprese su pensamiento propio y ponga sus dudas y sentimientos sobre la mesa de entrada, para que luego no haya sorpresas ni arrepentimientos, cosa que hoy en día parece imposible de conseguir, los hombres y mujeres de hoy no parecen saber lo que es un único camino a seguir. El primero fue el ultimo en llegar, así como también sera el primero en irse, venían bien sus palabras hasta que menciono algo que no debía de hacer, no al menos en presencia del capitán de escuadrón, el dinero. Dinero, razón principal parece ser hoy en día de que las personas se vuelvan soldados, pero solo se vuelven soldados de nombre, porque de corazón no son mas que mercenarios que quieren dinero, no amor por su patria, por su gente, su territorio, ni hablar de pedir lealtad, no se puede pedir lealtad a alguien así.

-Bien Anthalon, en todos mis años en la milicia nunca conocí a un soldado pobre, siempre los sueldos para los soldados fueron altos, lo es en muchas ciudades y otros países, Arcadia no es la excepción. Bueno, se ha equivocado de lugar si lo que busca es dinero, por eso le pediré que se levante de la mesa y se encamine a la entrada del castillo, hable con mis hombres y le explique que busca trabajo de mercenario, ellos le dirán que hacer- Sin miramiento alguno el capitán de escuadrón le pidió al recién llegado que se retire de la reunión.

-Si alguno mas busca trabajo de mercenario, entonces puede retirarse e ir a hablar con mis hombres en la entrada del castillo, ellos los atenderán por mi- Al decirles esas palabras volvió a guardar un silencio muy profundo, de esos silencios que inquietan.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Anthalon el Miér Nov 16, 2011 9:33 am

Anthalon se sonrió. Era culpa suya quizás por no haberse expresado prudentemente. Después de todo, es bien sabido que en los mercenarios no se puede confiar, en ninguno de ellos, pero Anthalon no era un mercenario, y aunque en parte le ofendía que lo confundieran con uno, no podía culpar a Lans pues él mismo había dado las pautas para que así fuera.

No me malentienda capitán - Dijo suavemente Anthalon acariciando delicadamente los brdes de la mesa - No soy mercenario, soy asesino - Guardó silencio un momento - Moriré por la causa en la cual he empeñado mi palabra sin dudarlo y sin pensarlo. Cuando envié a sus tropas a un completo suicidio, ninguno se arrojará a la batalla con ímpetu que yo. Pero tal y como su patria tiene problemas, yo tengo los míos.

En cierto sentido, a Anthalon no podía pedirsele amor a la patria, en primer lugar porque no era de Arcadia o de las tierras circundantes en segundo lugar, porque él mismo no consideraba que fuera tan necesario atarse un lugar y considerarlo patria. Pero si que tenía amor a la causa por la cual empeñaba su palabra, y para él eso bastaba para dar su total entrega en cuanto se le contrataba para algo.

Los que estaban allí con ellos, tenían distintas razones para haber acudido: El deseo de proteger a alguien, algo, un lugar, una tierra, un rey. El tenía sus propias razones, se las reservaba, y esperaba que tal así como él no preguntaba sobre esas razones, a él tampoco le preguntaran por las suyas.

Es cierto que me interesa profundamente la paga, y por eso estoy estoy aquí sin embargo - Levantó el rostro, aún en las sombras de la capucha - Tras la necesidad de dinero se esconden mis propias razones, razones que pueden ser o no tanto o más poderosas que cualquiera de los que está aquí, por eso le pido que no crea que por el hecho de mostrar interés en la recompenza, mi entrega será menor que la del resto de las personas que están en este salón.
avatar
Anthalon
Daguero
Daguero

Elemento : Sombra
Mensajes : 21


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Invitado el Vie Nov 18, 2011 2:06 pm

El capitán de escuadrón permaneció en absoluto silencio, dejaría Lans que hable cada uno de los allí presentes o que se levante aquel que lo desee y se retire junto a Anthalon si eso querían. Tras un rato de silencio el ultimo en llegar explico sus razones y pidió de que no se lo mal interprete, aunque el capitán luego de escuchar sus palabras definitivamente no mal interpreto nada, no tiene ninguna duda en que su lugar no esta allí en el primer escuadrón de élite.

-En realidad veo que el que mal interpreto mis palabras fue aquel que lo envió aquí señor, en esta reunión solo hay lugar para los soldados leales a la corona, todo lo demás esta excepto de participar, así que le pediré de nuevo y de forma definitiva que se retire de esta habitación. Si busca trabajo de asesino o alguna otra cosa hable con los soldados de la entrada del castillo, ellos sabrán responderle bien ya que en este momento estoy en verdad muy ocupado como ya sabrá.- Fue amable el capitán de escuadrón, o al menos fue lo mas amable que pudo, ya que en verdad estaba muy enojado de que no le hayan enviado a un verdadero soldado a ese lugar, sin duda alguien morirá en próximas días por haber cometido tal error, Lans mismo se ocupara de ello.

-Sera mejor que yo mismo lo acompañe, soldados, les pido mil disculpas, pero considero que debo ocuparme de esto personalmente- El capitán Tartare le hizo una reverencia a los allí presentes y se puso de pie para escoltar el mismo al asesino hasta la salida del castillo, no puede permitir que suceda lo mismo que sucedió en la reunión anterior, no dejara que ocurra nunca mas.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Anthalon el Vie Nov 18, 2011 2:33 pm

Anthalon se sintió sumamente desilusionado. La verdad es que hubiera sido para él una experiencia emocionante y renovadora el ocupar un puesto así. Dado que había recibido la carta de un jinete y no de Lans en persona, podía entender la confusión, así como podía entender también que el capitán buscara personas que fueran leales de corazón, y no leales al dinero. Desgraciadamente, él no cumplía los requisitos, y por mucho que su lealtad al dinero intentara reemplazar la lealtad de corazón, jamás sería posible.

Puesto que intuía que su participación en aquella reunión - la cual por cierto había sido muy breve - había terminado, se puso de pie y saludo al capitán con una ligera inclinación de cabeza.

No hace falta que se moleste capitán, conozco la salida, si me pierdo no dudaré en preguntar a alguno de sus hombres - Dedicó el mismo gesto para despedirse al resto de los presentes. Dando media vuelta se retiró por la entrada escoltado por uno de los soldados de Tartare que aguardaba en la entrada (En su defecto escoltado por el mismo capitán).
Sin dirigir la palabra a nadie, ni ofrecer sus servicios a ninguna otra persona, Anthalon se encaminó tranquilamente hasta los establos, donde cogió a viento y se montó en él. Tras acomodarse por completo en la silla, emprendió el galope y cruzó el puente, alejándose del castillo.

[off: Salgo del tema]
avatar
Anthalon
Daguero
Daguero

Elemento : Sombra
Mensajes : 21


Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Sir Milo Matisse el Miér Dic 14, 2011 9:46 pm

Después de que el capitán diera su discurso, los presentes comenzaron a tomar confianza y a tomar cada uno la palabra. Se presentaron los que faltaban y le dedicaban unas palabras al capitán. El joven inexperto era tan tímido que no había podido decir mucho hasta ese momento, más precisamente, nada.

Estaba bastante incómodo en ese lugar, las palabras del capitán Tartare solo habían logrado intimidarlo más. ¿La élite de la milicia? No… no podía ser. Él no podía formar parte de eso, solo era un florista y herrero. Se había equivocado, definitivamente estaba en un error. Quizás no debía de haber ido a esa reunión, quizás se había equivocado de cita. Alzó la vista para mirar a Elaine cuando claramente hizo mención a él como alguien sin experiencia y nervioso… tenía toda la razón, pero también le dolía en el alma escuchar eso. No quería que lo vieran así, él se iba a convertir en el mejor caballero del reino y protegería a toda Arcadia y a su familia. Tenía que demostrárselo a todos.

Esperó a que todos terminaran de hablar, los últimos habían sido Elaine y el vampiro… saber que era un vampiro lo había asustado un poco ¿Acaso estaba bien decirlo tan abiertamente? Milo carraspeó, se levantó de su silla y habló intentando que su voz no suene entrecortada. - Sa… saludos capitán. Mi nombre es Milo Matisse. He escuchado importantes historias sobre usted y… y me gustaría formar parte de su escuadrón algún día, si usted lo cree conveniente. Soy un profundo admirador suyo.- Dijo con profundo respeto, para luego volver a sentarse.

Esperó las palabras del capitán pero el misterioso asesino ocupó toda la atención de Sir Lans, lo estaba haciendo enfadar. Fuerte en sus convicciones, no se dejó llevar por las palabras del asesino y se dispuso él mismo a llevarlo a la salida… ¿Estaba bien hacer eso? ¿Y si al asesino no le gustaba la idea? ¿Atacaría? No… eso no importaba… era el capitán Lans Tartare! Seguramente atacarlo sería un gravísimo error, pues no resultaría vencedor un simple asesino. Tal como había esperado, pero también sorprendiéndolo un poco, el asesino se mostró muy educado y sin armar escándalo se retiró del castillo. Lo había juzgado mal y ahora se sentía mal por aquello. Miró a Lans, esperando sus próximas palabras para los presentes en la reunión.
avatar
Sir Milo Matisse
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Acero
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 478

Edad : 27
Empleo : Armada Real

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Invitado el Jue Dic 15, 2011 8:56 am

Al regresar el capitán de escuadrón a su asiento luego de escoltar a Anthalon hasta la salida del castillo planto toda su atención a la reunión que esta llevando a cabo en el castillo así como también a sus integrantes, después de todo esto es de suma importancia para el presente de la nación pero por sobre todo sobre el futuro de Arcadia, debe dejarle algo de valor a Arcadia antes de morir, la nueva generación de soldados ha de ser igual o mejor que la suya, ese es el objetivo que el desea alcanzar. Así que para volver de lleno al tema respondería a las palabras del joven Matisse, joven que ha conocido tiempo atrás en las calles de Camelot.

-Se bien quien es es usted, aspirante Matisse, nos encontramos hace tiempo en las calles de la ciudad capital ese día que apareció la gente del desierto en la mismisima capital. Sobre el ingresar al primer escuadrón de Élite lo creo conveniente, por eso lo convertiremos en conveniente, por eso lo han enviado aquí joven, para que no sean entrenados por el ejercito en al capital sino bajo mi propia tutela. Sobre mi, de seguro han escuchado grandes hazañas y grandes injurias sobre la nación y la nobleza del reino, las cuales son ciertas, prácticamente todas y cada una de la hazañas e injurias, no me agrada la nobleza, eso es algo que todos saben de un lado a otro del país, pero también es sabido que nadie puede ocupar mi lugar, no a menos hoy por hoy, así que espero que algún día de mi propio escuadrón se forme aquel que tome bajo su mando al primer escuadrón de Élite cuando yo ya haya muerto-
Con fuerza y sinceridad el capitán explica que sucede con el y la capital así como también que espera el del futuro. Se pone de pie mientras observa a sus nuevos soldados.

-Si no hay nada mas que decir entonces iremos a dar una vuelta por el castillo, pueden hoy tomarse el día de descanso luego de ello, aunque también son libres de comenzar a practicar en el castillo desde hoy mismo, eso queda a criterio de ustedes-Una vez se pongan ellos de pie los llevara de regreso al patio interior del castillo donde les dará un pequeño recorrido por esa fortaleza que desde hoy se ha convertido en su hogar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Sir Milo Matisse el Lun Dic 19, 2011 5:29 pm

Los ojos del joven no podían dejar de brillar de emoción... No podía creerlo... De verdad lo había aceptado en ese escuadrón especial! Y encima iba a entrenarlo para ello! Pero eso no era lo mejor, lo mas asombroso para él fue que... ¡Lo había recordado! De ese encuentro breve en la plaza, lo había recordado! A él! El gran capitán lo había reconocido, era un gran honor. La verdad es que Milo sí había escuchado muchas historias, buenas y malas sobre el capitán, incluso que hubo una época en la que no confiaba en el rey y actuaba mas por su cuenta, pero solo eran rumores, el capitán no podía ser un rebelde jamás... ¿Y si lo fuera? Eso sí sería un gran dilema para el joven. A pesar de todo, él era fiel a Arcadia, si Lans se inclinaba por el mal camino, no lo seguiría... no podía, pero tampoco podría luchar contra él. Bah! Esas eran solo tonterías, también se decía que Lans era el mas fiel del reino, así que no había que preocuparse.

- Voy a dar lo mejor de mi para estar a la altura de todos los presentes.- Dijo levantándose y haciendo una reverencia a todos. Contento, no pudo evitar sonreír y esperar el siguiente paso. Estaba muy emocionado y quería empezar de una vez, incluso buscó con la mirada en la habitación para ver si habían espadas y escudos preparados para empezar el entrenamiento. Ahora viviría en el castillo del lago y se esforzaría al máximo.

- Fue un placer conocerlos, espero que nos llevemos bien el tiempo que estemos entrenando en este lugar.- Saludó a todos cordialmente al escuchar las palabras del capitán y se dispuso a emprender el recorrido por su cuenta, para conocer su nuevo hogar... - Con su permiso...


[Sale de escena]
avatar
Sir Milo Matisse
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Acero
2º Elemento : Luz
Raza : Humano
Mensajes : 478

Edad : 27
Empleo : Armada Real

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: •••••••• (8)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: El rey ordena, los soldados responden.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.