Últimos temas
» The Enchanted Forest {Once Upon a Time ROL}
Lun Abr 13, 2015 7:09 pm por Alawen Lannister

» Reservas y Denuncias de físicos
Lun Abr 13, 2015 7:04 pm por Alawen Lannister

» Peticiones de rol
Jue Oct 23, 2014 3:34 pm por Elisabeth Light

» Breanainn Ó Scathach
Dom Oct 19, 2014 1:19 pm por Administrador

» Beyond the sea afiliacion | Afiliacion elite
Sáb Oct 18, 2014 12:09 pm por Afiliado

» Reglas Generales y Manual de Rol
Vie Oct 17, 2014 11:16 pm por Angra

» The Lightbringer
Dom Oct 12, 2014 2:06 pm por Administrador

» Anzus
Vie Ago 22, 2014 11:30 pm por Afiliado

» Arkham City {Afiliación Normal}
Jue Ago 21, 2014 9:47 pm por Afiliado

» Asómese quien pueda
Sáb Jul 26, 2014 6:47 pm por Jack Frost


Pokémon ÁmbarPain Killer




contador de visitas
Contador de visitas


Abrasadora pesadilla

Página 6 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Sáb Mar 19, 2011 12:27 am

Tras tener el visto bueno, Ghatta había asentido de forma suave con la cabeza y seguidamente había salido de aquella sala con paso rápido. No sólo eso, sino que nada más coger el pasillo principal por el cual había venido con Marta, había empezado a caminar cada vez más rápido hasta llegar a correr agarrándose de forma suave el vestido para no pisarlo y por lo menos para no estropearlo. Nada más ver la característica puerta enorme del rey, se precipitó en girar el pomo y cerrar la puerta tras de sí. Se quedó unos segundos apoyada en la puerta, aún con la mano tras la espalda sujetando el pomo, como si se estuviese escondiendo de alguien. Se mordió el labio inferior y cerró los ojos muy fuertemente. Abrió los ojos de golpe y entonces vio su ropa, doblada encima de la cama... Marta habí apasado por allí y encima ya estaba seca. Sonrió muy poco, casi imperceptible, y encima de manera ladeada para luego poner el sostén bajo la camisa para que no se viera y apartarlo todo a un rincón aunque no eran demasiads cosas.

Suspiró y entonces se dirigió hacia el baño y no tardó ni tres segundos en cerrar la puerta y girar esa particular llave de oro que estaba en la cerradura. Estaba sola, y nadie podría verla. No tardó en apoyarse en el gran lavamanos para luego verse reflejada en el espejo. Lo cierto es que no se reconocía, estaba demasiado femenina para su gusto, no se veía vistiendo de pronto así. Sin embargo, en cuanto sus propios ojos chocaron con los del reflejo, comenzaron a ponerse totalmente cristalinos. Los cerró y negó con la cabeza para luego mirar hacia el lavamanos de forma directa y apretar los dientes.


- No llores... No llores Ghatta.

Volvió a morderse el labio y entonces de sus labios salió como un especie de ruido, provocado por las ganas de llorar, era como un llanto. Se llevó una de las manos a la boca para evitar cualquier otro ruido y entonces su vista volvió a fijarse en su reflejo. Iba a llorar.. Sus ojos decían que querían llorar y descargar todo lo que tenían acumulado durante tanto tiempo. Pronto otro pequeño llanto se escapó de sus labios aunque mucho más bajo pues tenía la mano puesta delante de su boca. Volvió a apoyarse contra el primer muro que vio y pronto acabó sentada en el suelo, con la mano derecha sobre su rostro, intentando enjugarse las lágrimas que amenzaban con escaparse.

Estar en aquella sala con aquella esperanza sólo había provocado que el corazón de Ghatta sufriera el doble. Estaba muy convencida de que la iba a ver ese mismo día, demasiado convencida como para que ahora no apareciera y todo fuera una gran mentira, no por parte del chico, sino por el hecho de que ella no viniera... Pero no debía ser negativa, era su hermana al fin y al cabo, tenía que venir. Si no veía a Leonna ese día, su corazón no lo iba a poder soportar, eso seguro.

De pronto, un sonido de una puerta abriéndose hizo que Ghatta reaccionara, abriendo los ojos rápidamente y alarmándose por lo tanto. De un gesto rápido se retiró las lágrimas que se habían colocado con ambas manos y no tardó en ir corriendo hacia una toalla para secárselas. Unos golpecitos en la puerta le indicaban que efectivamente, había alguien ahí esperando.


- ¿Estás bien? ¿Que pasa?

Era la voz de Gilgamesh. La verdad es que no se la esperaba y le impactó haciendo que soltara la toalla de forma suave mirando hacia la puerta, aunque ésta estuviese cerrada. A pesar de haberse retirado las lágrimas, sus mejillas y nariz respingona indicaban que algo ocurría ahí, pues las tenía rosadas. Suspiró suavemente y entonces se acercó un poco a la puerta, para que la comunicación fuese mejor.

- ¿Es que una no puede ni cagar tranquila? - dijo en tono de broma, evidentemente, para que el chico no se preocupara.. Si era lo que realmente estaba haciendo - Nah, no te preocupes.. Es sólo que algo me ha sentado mal de verdad.

Una cosa era lo que salía de la boca de la ladrona y otra.. En qué tono salía o de qué forma. Por mucho que intentara disimular, y poner tono de broma, tenía un tono apagado y en algunos momentos entre cortados por alguna respiración fuerte.



avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Sáb Mar 19, 2011 1:56 am

Gilgamesh estuvo a punto de dar unos golpes a la puerta, pero se quedó con los nudillos a punto, pues escuchó unos ruidos parecidos a sollozos. Eran de esos ruidos que el rey no podía distinguir si estaba riendo o llorando. Arqueó una ceja intrigado y pegó la oreja a la puerta, esperando escuchar algo mas. Estaba... ella estaba... ¿Ella? No podía ser... No podía llorar ella, ¿Por qué? No solo porque era demasiado fuerte para eso, demasiado dura y fría... al menos lo que intentaba demostrar... sino porque... Porque no debía llorar. Una chica no debía llorar, no una como ella al menos, que por tanto ha pasado. No ella. No quería que fuese ella quien llorase, le fastidiaba saberlo. ¿Por qué? ¿Por qué sentía eso? No sabía que era, únicamente sabía que no quería que por ningún motivo ella llorase. No se había dado cuenta antes pero por algo había organizado el encuentro, por algo la estaba ayudando... ¿Esperaba algo a cambio? ¿Por qué lo hacía? No era para no verla llorar, la creía incapaz... era mas bien para...
Quizás para hacer algo bueno de verdad de una vez, y ser reconocido por ello. Si, puro egoísmo, así pensaba Gilgamesh, que seguro era por su egoísmo de esperar unas palabras y gestos amables. Y así quedó satisfecho. Ayudar a otros sin motivo ni razón era algo que le daba escalofríos... Siempre buscaba una excusa para hacerlo, ¿pero cuantas serían excusas y cuantas razones verdaderas?

Sintió que en determinada zona de la puerta la escuchaba mejor, así que se arrodilló y pegó la oreja a otro sector inferior de la puerta, mientras ella hablaba.
Iba a decir algo pero sus palabras lo callaron, estaba intentando ser graciosa la idiota. El rey entrecerró los ojos y unas gotas cayeron por su sien. Pero claro que no le salía bien la bromita, no en esa ocasión. Se notaba que algo le inquietaba mucho. Las siguientes palabras lo confirmaron de inmediato. Algo que le había sentado mal... Era claro que se trataba de él. Al menos su soberbia le hacía pensar que era algo que había hecho o dejado de hacer. Seguramente lo culpaba por el retraso de su hermana pero al estar demasiado triste para enfadarse como antes, lo expresaba de esa manera. Se notaba demasiado que su tono de voz era ahogado y quebradizo, seguramente ni ella misma se engañaba y por eso no agregó mas nada. El rey agachó la cabeza y apoyó la frente en la puerta, golpeándose un poco. Miraba la ranura que había debajo de la puerta como si solo eso los conectaba, como si esperase que algo se deslizara por allí. Y lo haría, pues tomó un pañuelo de seda y lo envió por allí debajo hacia dentro del baño, para que se secara las lágrimas.
- Yo... siento si te he hecho daño con algo.- Que idiota, claro que lo había hecho!!! - Dime que fue lo que hice...- IMBÉCIL, claro que lo sabes, está así porque no le trajiste a su hermana. Nunca le salían las palabras correctas, a penas las decía, su mente inmediatamente las corregía con las correctas. En esas situaciones nunca podía actuar con claridad... quizás porque era la primera vez que tenía que vivir esa situación.
Cerró los ojos y sacudió la cabeza, como si así se le fuera la vergüenza que le provocaron esas palabras, pero no... - Ya, perdóname... nunca quise hacerte llorar.- Dijo de golpe, con sinceridad notoria y un tono mucho mas apagado y melancólico.
De pronto se le ocurrió algo, algo que debía haber hecho antes, ¿o no? No le importaba si estaba cagando, tenía que entrar... Marta estaría orgullosa o furiosa, pero no había tiempo a pensar en eso. - Aléjate de la puerta...- Dijo en tono seco y serio. Tenía espacio de sobra pues el baño era tan grande como una habitación. Se puso de pie y se alejó de la puerta, listo para entrar de una vez. Tomó un poco de impulso y con un patadón no muy fuerte abrió la puerta de golpe. Quizás hasta la puerta estaba sin seguro, pero no le importó. Simplemente, esté bien o mal su acción, no podía ni quería dejarla llorar sola en ese lugar.- En mi reino nadie llora. Está prohibido... porque eso significaría que soy un mal rey, y no hay ni Dios mas majestuoso que yo. Por eso no puedo dejar que nadie llore.- Algo para mantener su orgullo tenía que sacar de la manga, como siempre, aunque le costara mucho. Él mismo se justificaba sus propias acciones a veces de manera tan forzada que no parecía creíble.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Sáb Mar 19, 2011 11:01 am

Por un momento, Ghatta se pensaba que el rey se largaría de allí, dejándola sola y dándole tiempo a que se secaran y calmaran sus ojos. Pero no... No era eso lo que había ocurrido pues pronto observó como una pequeña punta blanca se deslizaba por debajo de la puerta. ¿Eso era un pañuelo? ¿Q-Qué estaba haciendo? Ella no estaba llorando, bueno quizás lo hubiera hecho pero sin querer naturalmente y porque es humana al fin y al cabo, pero ya no estaba llorando y lo menos que quería era que el rey supiese que lo había estado haciendo... Eso era lo que más le molestaba, aunque no era porque fuera el rey, que también, sino porque odiaba que la gente en general la viese así de.. Débil. Se quedó algo pensativa mirando hacia el suelo y entonces se llevó las manos otra vez hacia sus ojos como lamentándose por haber caído "tan bajo". Sin embargo, no recogió el pañuelo en ningún momento, se quedó allí mirándolo.

De pronto.. Preguntas, preguntas que la hicieron en un principio sentirse triste pero que de pronto también la hicieron sentirse confusa. ¿Por qué pensaba que era culpa suya? No era culpa de nadie, era demasiada acumulación de la chica y... Había tenido que estallar ahora. Él más bien no había hecho sino intentar ayudar aunque no le hubiera salido bien el plan, pero eso... Eso no era culpa suya. Ghatta no podía decirle nada al rey en estos momentos porque no había nada que decirle.. Pero escuchaba su tono de voz y eso le ponía los pelos de punta... Parecían palabras tan sinceras en realidad.


- Ya, perdóname... nunca quise hacerte llorar.

Como acto reflejo sus mejillas ya rosadas por el llanto, se pusieron completamente rojas por la vergüenza de sus palabras. ¿Quién era ese y qué había hecho con Gilgamesh? De pronto, le había recordado demasiado al Gilga del sueño y eso le asustaba en cierto modo además... ¡Él no la había hecho llorar! ¡Ella no había llorado! S-Sólo... Sólo le había picado los ojos de forma momentánea por acordarse de todo lo ocurrido durante dos años y de su hermana. Era normal, al fin y al cabo era una mujer y como todas, tenía su pequeño corazoncito, aunque bien oculto. Se llevó la mano a la boca avergonzada porque el rey se hubiese dado cuenta de la situación y por inercia dio un paso hacia detrás y luego apretó los dientes. ¡Qué rabia! Seguro que ahora le perdía el respeto... Cerró los ojos y suspiró.

- Aléjate de la puerta...

Otra vez algo que provenía de él le había hecho poner aquella mirada sorprendida y desorbitada. ¿Que se alejase de la puerta? ¿Por qué? ¿Qué iba a hacer el muy bruto? En realidad, quizás esa fuera la única manera de abrir la puerta ahora mismo pues Ghatta no tenía seguridad ni fuerzas como para girar la llave y abrir la puerta nuevamente, encontrándose con el rostro de Gilgamesh preocupado que la verdad, no tenía tanta imaginación como para... Imaginárselo de esa forma. Por inercia se había alejado de la puerta pero se había dado la vuelta, como con miedo de que de pronto la quemase y entonces entrase y la viese pero.. Al contrario de quemarla, fue una patada lo que la abrió de golpe haciendo que trozos de madera cayesen al suelo. Dio un pequeño respingón por la inesperada patada pero se quedó dándole la espalda. Cierto es... Que había espejos por todos lados o por lo menos por la mayoría de las paredes pero.. No se había percatado de eso. Ahora su corazón latía muy rápidamente por los nervios... ¿Por qué estaba haciendo esto? ¿Por qué había derribado la puerta? ¿Por qué le habiá pedido perdón? Por qué.. Por qué todo.

No sabía como reaccionar, no sabía qué decirle.. Tenía un nudo en la garganta que no sabía como desatar. Sentía como los latidos intensos le hacían hasta daño, sus mejillas estaban cálidas por haber llorado y su nariz seguía con un tono rosado aunque ahora mucho menos ya que la aparición de Gilgamesh y sus actos habían provocado que se olvidara un poco del tema... Pero sólo un poco. Sus brazos estaban medio cruzados aunque de forma tensa aunque no enfadada y eso se notaba sobre todo si Gilgamesh era tan listo como para mirarla por el reflejo del espejo. Los labios de la ladrona se entreabrieron por fin como para decir algo.. Pero estaba muy nerviosa.


- E-Eres un bruto... Te hubiese abierto la puerta... - dijo primeramente, desviando la vista hacia su izquierda - ¿Q-Qué haces aquí perdiendo el tiempo? - intentó decir con tono regañón - Tienes deberes... A los que asistir.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Sáb Mar 19, 2011 10:58 pm

La puerta se abrió de golpe y se pudo ver entrar al rey lentamente. Su rostro estaba serio, pero no tenía una mirada penetrante ni intimidante. Lo primero que hizo fue mirarla, pero no directamente, sino a través de un espejo... lamentablemente para ella había tantos espejos enfrentados que su reflejo se repetía hasta el infinito... podía verla miles y miles de veces. Quería verla a la cara, por mucho que le moleste, así que le siguió la mirada a través del espejo, mientras se acercaba a ella por detrás. - Claro que no!... no me mientas. Sabes que no me hubieses abierto la puerta...- Dijo con seguridad. Por lo que creía que la conocía, seguramente iba a saltar con alguna tontería o alguna excusa para no dejarlo entrar. La rodeó para verla de frente, no quería ponerla nerviosa, pero tenía que verla de frente... sentía que era lo correcto. - Pues, este es un deber al que tengo que asistir, ¿te molesta?- Dijo arqueando una ceja y acercando su cara a la de ella, hasta que casi chocaran sus narices. - Tu eres la única que piensa que estoy perdiendo el tiempo, no hay nada que decir. Vamos tu no eres así.- Le dijo chocando su frente levemente contra la de ella, esperando que hiciera lo mismo, pero seguramente no le seguiría el juego.

Su rostro era totalmente desconocido, pero absolutamente adorable. Provocaban ganas de... de... ¿abrazarla? Si, eso debía ser. Ya había estado practicando de eso!! justamente con ella, en esa misma habitación... hace un par de horas atrás. Increíble, parecía que realmente había pasado una eternidad, habían vivido tantas cosas en una mañana que costaba creerlo. Eso sembró la duda en el rey ¿Sería otro sueño? Debía serlo, porque no estaba para nada mal... Y el rey no acostumbraba a sentirse así de bien.
- ¿Sabes? Ahora mismo, sí te pareces a una chica.- Dijo bromeando mientras reía de forma suelta, como lo había hecho esa madrugada.

Acercó su mano a su mejilla, pero sin llegar a tocarla. No sabía que decirle, tenía todo el derecho de estar así. Debía sentirse engañada o traicionada. Solo se limitó a correr con su dedo un mechón de cabello. - Estúpida... si quieres llorar, hazlo, pero no lo hagas sola.- Dijo frunciendo el ceño y desviando la mirada. Por un lado le avergonzaba decir esas palabras, como que no era él, no quería decirlas, pero le salían. Por otro parecía... que realmente quería que ella se sostenga en él. ¿No tenía nada de malo, verdad? Al fin y al cabo se habían visto varias veces y... y pasado por cosas extrañas juntos. No sabía como era el mundo real, como sería para ella... pero para él ella era la persona mas cercana que tenía. No supo cuando llegó a esa conclusión, si fue por el sueño, por el beso, por el baile, por las risas... pero le fastidiaba verla así, quería destrozar todo lo que veía... aunque claro, había que canalizar esos sentimientos en otra cosa, en apoyarla, quizás. Marta... ¿donde estás? Necesitaba lecciones particulares EN ESE MISMO INSTANTE. Pero los retos mas difíciles siempre se presentaban de imprevisto...
Suspiró... Al principio le pareció increíble verla llorar, y se veía como una humana de verdad. Pero al mismo tiempo no quería que sufriera así... es decir, si que "sufriera" en el sentido de enojarse... ¿eso era una forma de sufrir? No... Gilgamesh se enfada también y no sufría. Prefería estar a las patadas que verla de ese modo. Se quedó por un momento, esperando a ver si estaba bien abrazarla... o dejarla sola, o simplemente quedarse allí. No sabía nada, no sabía lo que tenía que hacer... era todo demasiado difícil para él, y no podría soportar un rechazo si intentaba hacer algo que no estaba en su naturaleza, y que solo lo hacía por ayudar. Pensó en esto un segundo, y por las dudas, solo la tomó de la mano y la sostuvo con cariño, ignorando los significados que eso tenía para la "gente normal".


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Dom Mar 20, 2011 12:23 am

No entendía lo que estaba pasando... La pobre Ghatta estaba totalmente ida y eso podía verse en su mirada, sin embargo el pequeño choque de frentes hizo que parpadease y por fin reaccionase. La había girado de forma suave y ahora estaba inclinado y medio agachado para poder estar a la misma altura con sus rostros muy juntos casi con ambas narices juntas. La verdad es que ni se había resistido a darse la vuelta y normalmente lo habría hecho, pero estaba.. Totalmente ida, todo le estaba superando demasiado y encima, ahora llegaba la parte de avergonzarse por dejar que el rey la viese en esa situación y le mirase... Le mirase de aquella forma tan poco habitual en él. De pronto soltó una pequeña broma, refiriéndose a la Ghatta del sueño por lo que la real, desvió la mirada hacia otro lado como poniendo morritos y girando así los labios hacia un lado creando una pequeña mueca. De pronto, la mano de Gilgamesh se alzó haciendo uno de los flecos de la ladrona hacia detrás, trasladándolo así detrás la oreja de la ladrona. Un rubor tiñó las mejillas de la chica de un color rosado... ¿Qué estaba volviendo a pasar?

- P-Pues con ese gesto tú te pareces a otro que yo me sé...

Lo había dejado caer para quitarle hierro todo aquel asunto, pero pronto él le dijo una frase que hizo que abriese los ojos aún mirando hacia otro lado. ¡Ella no había estado llorando! Sólo sus ojos le habían jugado una mala pasada y se habían precipitado cuando no debían hacerlo, simplemente eso. Ghatta apretó un puño con fuerza, por la impotencia y rabia de que alguien de verdad la estuviera viendo en esa situación. Ella era una chica fuerte, y nada ni nadie podría romperla jamás... Sólo una persona tenía ese poder y era por lo tanto, la única que podía verle así y que otra persona ahora mismo lo estuviese haciendo sólo hacía que su vergüenza aumentara de forma considerable.

Ghatta se había quedado con la mirada totalmente desviada hacia otro lado.. No quería responderle pero entonces, hubo un pequeño detonante... Un pequeño gran detonante. Sintió como de forma suave aunque firme, Gilgamesh había cogido con su mano derecha la izquierda de Ghatta. ¿Por qué estaba haciendo... Eso? Todo era aún más confuso pero entonces, cuando sintió que la cabeza le explotaría con tanta pregunta simplemente puso un stop a todo eso. Cerró los ojos durante unos segundos y entonces suspiró.


- Espero no tener que arrepentirme de esto.. - medio bromeó.

Apoyó entonces la frente sobre el pecho de Gilgamesh quedando así su cabeza medio inclinada hacia abajo y entonces, ejerció un pequeño movimiento en su mano izquierda que provocó que sus dedos y los del chico se entrelazaran de forma firme, como si con ese gesto, le estuviera pidiendo que no se moviera de ahí y que por lo tanto, se quedara con ella. La ladrona no lloró, no iba a hacerlo, pero había cerrado los ojos y ahora respiraba de forma tranquila, esperaba poder relajarse. Sus mejillas seguían teñidas de rosa por todo lo ocurrido, tanto el gesto como las palabras del chico. No quería pensarlo demasiado.. Sólo actuar.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Dom Mar 20, 2011 12:56 am

No entendió sus primeras palabras, y no se detuvo a investigar. No sabía a quien se refería, pero eso quedaría para después. Si, el rey era así corto de imaginación. Se notaba realmente que no le gustaba llorar, que no lo hacía con facilidad y que le daba vergüenza. En eso se parecía mucho a él, salvo que no sabía lo que era llorar y no sabía como hacerlo. De hecho se preguntaba como podía salir agüita de los ojos... ¿será un mal? ¿Alguna enfermedad? ¿Tenía cura? Si no lo había vivido, no podía comprenderlo.
De a poco, cuando le tomó la mano, cerró los ojos esperando la explosión. Ahora todo se reducía a esperar a ver si lo aceptaba o lo echaba a patadas... ¿Estaría bien lo que hizo? ¿Había hecho poco o demasiado? Ella podía esperar mas, como también repudiar todo contacto en ese momento. Para su gran sorpresa, no pasó nada... nada negativo.

Una vez intentó procesar la broma que había hecho, ya había sufrido los efectos de su acción. Eso respondía a su pregunta... No se había mandado ninguna cagada. No lo había hecho, por el simple hecho de que la ladrona apoyó su cabeza en el pecho del rey. Eso ya lo había sentido antes, era intenso, pero no era nuevo... lo nuevo fue lo siguiente, algo que lo dejó helado y al mismo tiempo acalorado. Sintió por completo su mano, dejando que ella entrelace los dedos. Era una sensación de pánico, mezclada con... no sabría decirlo, pero no era malo. Su corazón dio un vuelco completo y parecía haber comenzado a trabajar al revés. Sintió oleadas de frío que atacaban sus brazos y piernas, haciendo que sus vellos se ericen y se le ponga la piel de gallina. Comenzó a respirar de forma mas agitada, abriendo la boca para tomar bocanadas de aire. Quizás hasta Ghatta pudiera oír su corazón latiendo tan violentamente. ¿Qué era esa sensación? Al principio estaba tan perdido, que no le apretó la mano, pero los síntomas aumentaron al ver que ella sí la tenía firme. Si quería soltarse, no hubiera podido hacerlo. Cerró los ojos y apretó su mano también, como diciéndole que no se iría, y que estaría allí, que no la dejaría sola. - Quédate así...

Al parecer estaba funcionando, ya que estaba mucho mas tranquila... Al menos eso parecía. Sonrió levemente, sin que ella lo viera. - ¿Y? ¿Ya te arrepentiste?- Preguntó bromeando, tomando una bocanada de aire para que no se entrecortaran sus palabras. Luego bajó su cara hasta la cabeza de Ghatta, que la tenía justo debajo, para oler su cabello con disimulo.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Dom Mar 20, 2011 3:08 pm

Era extraño pero a la vez... Reconfortante. Hacía muchísimo tiempo que no estaba con alguien así, independientemente de que fuera hombre o mujer. No había tenido muchas amigas que digamos, ya que su propia hermana era la mejor amiga que pudiera tener y con respecto al sexo opuesto... Era muy raro que dejara que alguno se le acercase, bueno, si no era Gareth claro está... Él fue el primero que logró atravesar la barrera de la ladrona, con su simpatía y locura, además de confianza. No sabía explicar si esto era diferente o no pero.. En cierto modo se le hacía demasiado raro que el rey, fuera precisamente el que fuera intentar de tranquilizarla en ese momento. Y era cierto, no estaba incómoda. Quizás había desconectado por completo su cerebro para que evitar hacer cualquier tipo de pregunta que le supusiera estrés o algún que otro cacao mental. No era momento, y aunque lo fuese, no tenía cuerpo ni corazón para soportar ni una estúpida pregunta más que estos quisieran hacerle. Ahora lo más que quería era despejar su mente como fuera la verdad y no le importaba a qué precio.

Aún tenía los nervios a flor de piel por el tema de su hermana y su corazón latía rápidamente... Pero ahora, era otro corazón el que había llamado su atención de pronto. Al tener la frente pegada al pecho del chico, oía a la perfección y sentía el ritmo de sus latidos, un ritmo totalmente acelerado y que no paraba de golpear de forma suave la frente de la ladrona. Todos sus sentidos se activaron en ese momento, olía a baño totalmente limpio y pulcro acompañado de una fragancia masculina que venía de Gilgamesh, obviamente. Su respiración seguía entrecortada y su paladar estaba muy seco y casi no podía tragar ni saliva. Su tacto... Su mano, agarraba la de Gilgamesh de forma fuerte pero.. Él no le había correspondido el gesto, simplemente lo había hecho al principio como gesto amable pero luego al ella entrelazar los dedos se había quedado como estático totalmente y eso la desconcertaba. ¿Acaso le estaba incomodando?


- ¿Y? ¿Ya te arrepentiste?

Sintió como el cuerpo del rey se movía de forma suave, aunque más bien había girado la cabeza aunque no sabía muy bien a donde. A lo mejor... Le daba vergüenza que alguien pudiera entrar y verlos de aquella manera, no lo sabía con certeza. ¡Mierda! Ya estaba volviendo a pensar en posibles consecuencias de sus actos. Suspiró de forma y entonces una sonrisa ladeada apareció en sus labios, una sonrisa que tampoco vería el rey.

- De momento no... - comentó primeramente.

Luego hubo un pequeño silencio en el que Ghatta comenzó a notar sus propios nervios.


- Esto... Es extraño - susurró aunque de forma audible.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Lun Mar 21, 2011 12:04 am

El rey cerró los ojos y se mordió el labio inferior, arqueando las cejas. - ¿De momento? JA!- Pensó divertido... que tonta era, no había razón para que se arrepintiese... ella o él, ¿verdad? Su cabello olía muy bien y sobre todo estaba muy suave y desenredado, a pesar de todo el traqueteo del sueño y la noche en vela, el sudor, el cansancio... Con su mano izquierda, comenzó a tocarlo suavemente, aparentando ser de forma casual, como buscando algo o quitando alguna cosa que se había caído allí. Aún no creía que ella estuviera "lista" para tales cariños, pero había reaccionado a la mano mejor de lo esperado... era irónico que él sea aún mas propenso a ese tipo de cosas, al menos se estaba soltando... ¿Por qué? No sabía que podía hacer eso, no lo entendía. Jamás le había sucedido y repudiaba por alguna razón a las personas que veía que hacían esas cosas. Nunca había hablado del tema ni se puso a pensar en ello.
Mantenía apretada la mano de la chica, mientras tocaba su cabello. - Al diablo... - Pensó sintiendo el toque cálido de su mano, y comenzó a acariciarle el cabello con suavidad, entrelazando sus dedos, como si fuera un peine.

Tal como dijo, era extraño... muy extraño. ¿Quizás la única manera de que una chica se acerque al rey, sería con ese carácter? Debía ser, porque era muy extraño que tuviera tanta "intimidad" con alguien con quien se llevaba tan mal. Era sin duda extraño. Sus manos entrelazadas, apretadas fuertemente... se sentía como si algo mas ocurriera, como si fueran uno solo, ¿Será por la posición? Ese calor y textura que no había probado nunca... Se preguntó por qué la primera vez tenía que ser así... no era con cualquiera, era con ella ¿Por qué?...

- Si ya te sientes mejor... no llores mas, relájate... ¿Como te encuentras?- Su voz sonaba algo torpe, pero con un dejo de preocupación que quería disimular. Simplemente quería que todo regresara a la normalidad, cuando se sentían realmente cómodos ambos. Incluso si quería reír, que rieran... pero así... era algo que dijo que no de momento, pero seguro se arrepentiría al día siguiente, cuando se le haya pasado el mal trago. ¿Por qué se preocupaba por ella? ¿Quién era ella? ... Ni siquiera podía definirlo... si tuviera que ubicarla en una lista de relaciones, no entraba en ninguna categoría, o tenía que hacer una especial para ella donde nadie mas entraría. Eso universalmente significaba que era especial... pero no podía comprender en qué sentido.
- Anoche tuve un sueño muy extraño...- Dijo de repente, mientras se mantenían muy cercanos, sin verse las caras. - Tu estabas allí, pero hubieron reacciones que no estoy seguro si fueron producto de mi imaginación.- Lanzó la primera piedra, sin decir abiertamente que creía que los sueños se habían conectado. Al menos sabía con seguridad que ella había soñado lo mismo... y aún tenían las pulseras puestas. Se quedó esperando su reacción mientras respiraba hondo, hinchando el pecho.

Quizás... era eso... quizás tal como el sueño, esos brazaletes los atraían de alguna forma, ya que a menudo terminaban así de cerca... - Te habré hecho daño?- Pensó, desviando la mirada a un punto fijo en el suelo. ¿Qué era ese sentimiento de repente? No quería tenerlo, no era agradable...


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Lun Mar 21, 2011 12:38 am

Las últimas palabras de la ladrona provocaron una pequeña reacción en ella. Esto era totalmente irreal... Ella no era así, ¿por qué estaba en aquella postura con él? Lo cierto es que si alguien les veía no sabría como reaccionar, si apartarse directamente o si simplemente morirse de vergüenza porque desde luego, quien les viera de esa manera podría pensar otra cosa, eso seguro y de sólo pensar que eso podría ocurrir pues eso, se moría de vergüenza. Suspiró nuevamente y de pronto su cuerpo se tensó completamente al notar la mano de Gilgamesh primero juguetear con su cabello y luego introducirse directamente a él teniendo pleno contacto con la cabellera naranja de la chica. Se había quedado completamente estática y había dejado de ejercer una ligera fuerza en su mano, como si se hubiera muerto aunque sin exagerar claro. Su frente aún estaba pegada al pecho del chico pero ahora, sus ojos estaban completamente abiertos y sus mejillas se estaban acalorando cada vez más al darse cuenta de todo lo que ocurría. ¿Cómo había dejado que todo eso ocurriese? ¿Acaso durante unos segundos se había cansado de esa gran burbuja que la encerraba? Pero no debía permitir que el rey la rompiese... No, no debía. Éste, no tardó en interrumpir el pequeño gran silencio que se había creado entre ambos, preguntándole cómo se encontraba.

- E-Estoy bien... - dijo entrecortadamente.

Y cómo para no hacerlo la verdad... Cada vez la escena se le hacía más vergonzosa y extraña y no podía remediarlo. Su mente había vuelto a activiarse y lejos ahora de deprimirse, estaba ruborizándose por todos lados, pensando en qué era toda aquella situación, cómo se había llegado a ella, ¡dónde, cuándo y por qué! Si no fuera porque Gilgamesh no debía darse cuenta de que Ghatta de pronto se había puesto nerviosa, ésta hubiera empezado a temblar y a decir cosas sin sentido y por ello, había preferido mantenerse callada... Hasta que...


- Anoche tuve un sueño muy extraño...Tu estabas allí, pero hubieron reacciones que no estoy seguro si fueron producto de mi imaginación.

De pronto y como por arte de magia los nervios se habían ido y ahora sólo había confusión y... Vergüenza por haber sacado el tema del sueño nuevamente... En él, habían pasado cosas que no quería recordar y que también eran imposible no hacerlo, sobre todo si provenían del rubio, aunque fuera su doble, clon o lo que fuera... ¿Reacciones que no estaba seguro si fueron producto de su imaginación? ¿A qué reacciones se refería? Bueno, una cosa estaba clara... O se aclaraban de una vez sobre lo que había sido el sueño, o la llevaban clara para hablar del tema, así que Ghatta, para no dar lugar a malentendido dio su opinión de una vez.

- Los dos estábamos allí- dijo primeramente -No sé cómo pero los dos estábamos allí y seguramente, esto tendrá que ver.

Fue entonces cuando se separó y alzó justo la muñeca que estaba agarrando su mano, junto a su mano evidentemente... Entonces, la pulsera se deslizó por la muñeca izquierda de Ghatta y también se rodó un poco la de Gilga, que estaba entonces en su muñeca derecha. Miró ambas manos entrelazadas y entonces sus mejillas se tiñeron de forma automática de un color rosáceo, nuevamente. Miró las pulseras, miró las manos.. Miró a Gilgamesh.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Lun Mar 21, 2011 1:29 am

"¿Como se encontrará ella?"... Esa pregunta... Gilgamesh jamás se había hecho esa pregunta, ni para una "ella" ni para un "el". Para nadie. Pero ya se la estaba haciendo mas veces que de costumbre, varias veces en un solo día. ¿Por qué? Sencillo. Porque la chica parecía un torbellino de emociones, no mostraba nada claro, o al contrario, se dejaba ver de forma transparente. Se veía como perdida, confundida, aturdida... ida. El rey estaba en términos similares, y por eso se daba el lujo de intentar entender su situación, la diferencia era que ella era humana y el rey... parecía una gárgola. Ghatta podía hacer eso con su hermana como si nada, pero el caballero actuaba con cautela, impresionándose de lo que era capaz de hacer él mismo en esas circunstancias.

Las mejillas de Gilgamesh tomaron un color rojizo intenso al oír esa afirmación. Si, los dos estaban ahí. Entonces... notó el movimiento de Ghatta, alzando su muñeca y llevándose consigo la mano de él. Recién ahí fue que el rey miró por primera vez sus manos juntas, y el corazón volvió a latir de nuevo a un ritmo frenético. Esa visión era igual de impactante que sentirlo, podía reconocer su mano, y la de ella... así... era vergonzoso, era...
Cuando pudo quitar por fin su atención de sus manos, la puso en la pulsera. Tenía razón, era posible que tuviera razón. Era imposible que ella se la hubiera puesto sola... incluso el rey amaneció con ella en su muñeca. Esas pulseras no venían solas, venían cargadas con magia... el caballero abrió los ojos ámpliamente y recordó.

Era muy entrada la madrugada, en las ruinas de los templos de los De Lagash, en Arcadia. De mas está decir que no había nadie allí, salvo al presencia de dos personas, y los espíritus que los rodeaban. Era un encuentro organizado entre el rey y una peculiar hechicera, quien había aceptado el interés mostrador por el rey en sus objetos. Efectivamente, uno de estos objetos encantados era un juego de dos pulseras capaces de transportar a cualquier persona que la utilice, haciendo que apareciese frente al que la invocó. La utilidad que le ofrecía tal conjuro lo atrajo de tal manera que le valió ese encuentro con ella, para comprarlo. La hechicera le advirtió, sin embargo, que todo debía tener un equilibrio, y que un gran poder presenta también una gran debilidad. - Ten cuidado, porque se pueden producir efectos secundarios entre las personas que las usen... pueden llegar a compartir mas de lo que desean. Demasiado.- Gilgamesh era joven e inexperto, de apenas catorce años. Aceptó sin pensarlo, como si se tratara de un juego e ignoró sus palabras... La bruja no le advirtió por segunda vez, y se marchó del lugar.

Volvió al cuarto de baño... miró a la ladrona a los ojos, y luego a las pulseras, intentando evitar sus manos juntas. - ¿Notaste algo... extraño en nosotros? No se como decirlo... algunas... decisiones que tomamos.- Balbuceó... a pesar de que era su intención, no podía nombrar directamente lo que quería... las formas de actuar de la ladrona, y la manera de defenderlo. No podía decirlo abiertamente, así que intentaba darlo a entender. Por el momento prefirió guardarse el secreto de las pulseras, aunque no había mucho mas que decir... esos objetos habían provocado que sus sueños se mezclaran. Pero... ¿Por qué quería saber con tantas ganas sobre ese sueño? Solo era un sueño. Solo eso...
- ¿Esa chica del sueño... has sido.. has sido realmente tu?...- Terminó de decir estas palabras, pero sabía que algo le había faltado. Eso que le faltó hizo que su respiración se cortara por un segundo, y no podía dejarlo guardado, su cuerpo no lo dejaba, así que lo largó...
- ...Ghatta...
Al pronunciar su nombre, sus labios temblaron, de nervios, timidez, no sabía de que. Se podía oír hasta el aliento que salía de su boca. Parecía la sensación que uno tenía cuando estaba muerto de frío. Mientras pronunciaba su nombre, apretó aún mas su mano, sin hacerle daño, y la miró directamente a los ojos sin quitarle la mirada, sin mas desvíos, sin mas tonterías. Quería escudriñar en ella, saber que sentía, como reaccionaría, cual sería su respuesta.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Leonna el Lun Mar 21, 2011 11:29 am

En aquel momento, una sombra oscura se adentró en la sala a través de una ventana entre abierta. ¿Qué podría ser? Ambos lo supieron enseguida, pues el animal pronto se situó frente a Ghatta y Gilgamesh. Era un gato del tamaño de una cría de león, de grandes ojos azules como el cielo y con un brillante pelaje violáceo, casi blanco... un tono que sin duda la muchacha de cabellos naranjas reconocería al instante. El felino avanzó con elegancia y alzó la cabeza, de manera que sus alargadas orejas tocaron su impecable lomo, y miró a Ghatta con súplica. Abrió sus fauces y dejó escapar un maullido triste. O al menos eso era lo que entendería un simple humano. Sin embargo...

-
La druida no podrá venir, joven humana. Venido he a transmitir su mensaje. Ha sido raptada. La druida ver no ha podido a su asaltante, pero su aura es poderosa, poderosa. Animales hemos seguido rastro hasta montaña. Te guiaremos, joven humana.

Spoiler:
avatar
Leonna
Druida
Druida

Elemento : Tierra
Raza : Humano
Mensajes : 238

Empleo : Florista

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Lun Mar 21, 2011 11:57 am

Paralizados. Sus ojos y cuerpo estaban completamente paralizados. Miraban al chico como totalmente idos y mientras, los del chico hacían un poco el recorrido que la ladrona había seguido antes con sus ojos. Además, afortunadamente quizás, no era la única que estaba sonrojada en aquel momento. Las pálidas mejillas del rey se habían sonrosado de pronto tornándose casi del mismo color que las de la chica o quizás, un poco más rojas. Mientras le miraba de forma fija notó como de pronto su mente se había ido a otra parte, como si recordara a algo o simplemente pensara en otra cosa, podía vérsele pues sus pupilas estaban totalmente vacías, careciendo de expresividad completamente aunque de pronto, sus pestañas se habían vuelto a mover por el parpadeo de los ojos y estos se habían vuelto a centrar en la ladrona. Ghatta tragó saliva algo confundida y entonces desvió la vista posándola sin darse cuenta sobre ambas manos entrelazadas. ¿Por qué el rey no se soltaba? Le había preguntado si había notado algo inusual entre ellos en el sueño, algún comportamiento que estuviera fuera de lugar. Ghatta se alarmó, abriendo sus ojos de pronto. ¿Acaso...? ¿Acaso se estaba refiriendo al beso? No, claro que no, pero ahora mismo no podía saber a qué acción o comportamiento se estaba refiriendo el rey y sólo esa imagen, ese momento... Estaba ahora mismo en su cabeza. La chica no sabía en qué comportamiento pensar ahora mismo, ¿a qué se estaba refiriendo? Ella quería olvidar esa imagen, esos cabellos rubios acercándose, esos ojos rojos cerrándose y esos labios suaves y secos besando los de la ladrona. Su cara se había puesto más roja de lo normal y entonces no tardó en deslizar su mano para finalmente soltarle y llevarse ambas tras su espalda, agarrándose entre ellas de forma nerviosa.

- ¿Esa chica del sueño... has sido.. has sido realmente tu?... - continuó, dejando la frase en el aire para luego finalizarla - ...Ghatta...

" ¿Q-Qué...? "

Se llevó ambas manos a la boca dandose la vuelta de forma automática y olvidándose por completo de aquella sala repleta de espejos por todos lados. Sus ojos permanecían abiertos y sus pestañas inmóviles quizás con un pequeño, muy leve, temblor de vez en cuando por la impresión. ¿Por qué le parecía tan raro? Era normal, escuchar su nombre era raro, sobre todo si en todo este tiempo no se lo había dicho y él tampoco se lo había preguntado. Sin embargo, recordó durante unos efímeros segundos a ella misma, en el sueño, nombrándolo. ¿Acaso se había fijado tanto en ese detalle? ¿Por qué le ponía tan nerviosa que pronunciara así de repente su nombre y de esa forma? ¿Y por qué insistía de nuevo en si la chica de nuevo era ella o no...? ¿Qué tenía que ver eso? ¿Cambiaría algo que lo fuera o no? Sus manos seguían en sus labios y entonces comenzó a bajarlas suavemente hasta finalmente cruzarse medio de brazos, aunque únicamente la mano de la pulsera, la izquierda, era la que estaba agarrada a su brazo derecho.

- P-Pues claro que era yo... ¿Q-Quién iba a ser si no? ¿Tu tía? - respondió de forma entrecortada y como con lógica, intentando quitarse esos nervios que de pronto la habían atacado por todas partes.

¿Quién si no iba a ser la del sueño? Claro que era ella... Y si también era él, había sido el mismo chico que tenía detrás suya el que le había agarrado de la muñeca para que no cayese por la ventana, el mismo que había luchado para que no pensara cosas que no eran y el mismo que se había peleado por ella con el otro Gilgamesh... Y el mismo que había muerto y confesado lo de su hermana. También, era el mismo que había estado en toalla en la habitación, el que había pasado un dedo de forma cariñosa por la mejilla o cerca de ésta, para acariciar la pequeña marca que le había hecho con el cristal. El mismo que le había dejado un vestido, el que le sacaba de sus casillas, con el que había bailado una bonita pieza hace tan solo unos minutos. ¿Qué era todo esto? Sus dudas con respecto al sueño seguían ahí a pesar de todo... Le daba una vergüenza horrible que Gilgamesh supiera que su doble le había besado... Pero al ser su doble, no tendría por qué saberlo ¿no? Al morir, el chico había despertado así que era poco probable que supiera lo del beso... Además si lo supiera seguro que le soltaría algo tipo de que él jamás haría algo así, que eso sería horrible y demás tonterías de críos, aunque Ghatta no es que fuera tampoco muy partidiera de esos actos...

Su mirada atravesaba casi el piso. Quería irse de allí, desaparecer.. Eso era la típica reacción de la ladrona. Si algo le incómodaba o le hacía sufrir, simplemente se iba. Si algo le daba miedo, simplemente huía, muy pocas veces se enfrentaba con la verdad. Sí era cierto que era una chica de enfrentarse a cualquier cosa ojo, no era para nada cobarde en ese aspecto pero sobre sentimientos... Quizás sí que fuera la más cobarde de todas y reconocerlo le fastidiaba tremendamente para qué negarlo. Allí seguía, con la mirada clavada en el piso, con las mejillas sonrojadas, aún con la escena del beso en su cabeza y sintiendo todavía el tacto cálido de la mano de Gilgamesh en la suya, a pesar de no estar agarrándose más ya que ella se había zafado de aquel lazo. ¿Por qué de pronto había tanta incomodidad? ¿Tanto silencio..? Pero de pronto, el silencio tan incómodo iba a acabarse. Un felino de un color demasiado familiar para Ghatta se había situado en frente de Ghatta, haciéndola abrir los ojos más estupefacta que nunca. ¿Qué demonios significa esto?


- La druida no podrá venir, joven humana. Venido he a transmitir su mensaje. Ha sido raptada. La druida ver no ha podido a su asaltante, pero su aura es poderosa, poderosa. Animales hemos seguido rastro hasta montaña. Te guiaremos, joven humana.

Ghatta lo había entendido directamente y ni se había percatado de que seguramente, Gilgamesh no tendría ni pajorera idea de lo que estaba pasando. ¡Pero no podía esperar! Ese felino había venido en nombre de su hermana así que... ¡Si era verdad que iba a venir! Una felicidad asaltó su corazón el cual se puso a latir de manera rápida haciendo que Ghatta incluso llegara a sonreir aunque pronto su preocupación fue más grande que nada, evidentemente. ¿La habían rapatado? ¿QUIÉN? Debía ir cuánto antes, no tardó entonces en girar su vista a Gilgamesh y luego nuevamente hacia el felino.

- ¡No hay tiempo que perder! - dijo entonces, en tono normal, así que seguramente el rey sí que había podido entender eso - ¡Vamos!

No podía perder tiempo, si le pasaba algo a su hermana no se lo iba a perdonar por nada del mundo. Sin embargo cuando fue a salir rápidamente del baño, volvió a mirar a Gilgamesh y tras acercarse a él y tomarle de la mano, tiró de él. No había tiempo a explicaciones y la verdad es que ninguno de los dos estaba vestido para la ocasión pero bueno... Sentiría mucho todo esto. Pronto Ghatta abrió la puerta de la habitación del chico y ambos, junto al felino, comenzaron a correr por el pasillo. Ghatta era ahora quien guiaba hasta la salida pero luego sería el mismo felino quien los guiaría hasta su hermana.

- Mi hermana está en peligro - le dijo a Gilgamesh aún con su mano sujeta y tirando de él.

Sabía que no comprendería nada pero.. Tenía que intentarlo.


- Confía en mí.



avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Lun Mar 21, 2011 3:44 pm

Le mantuvo la mirada. Era claro que le había afectado, que algo había intensificado sus nervios. Se veía... no como siempre, se veía adorable, vulnerable, sensible, como una joven de su edad. Primero pareció cabizbaja, pero se notó que un recuerdo la volvió a poner alerta... Gilgamesh no se perdía ninguno de sus movimientos ¿En qué estaría pensando? Al rey le daba mucha intriga su reacción. - ¿Se puso tan alarmada por haberme protegido? Habrá de ser algo imposible para ella ahora consciente.- A eso pensaba que se refería, o que estaba recordando... No sabía de cuantas cosas se arrepentiría de todo lo ocurrido, pero jamás esperó que le diera tanta importancia.
Estaba perdida en sus pensamientos, y era en ese momento que el caballero no quería soltarla. Sus nervios le jugaban al revés, y tenía miedo de ir demasiado lejos. ¿En qué estaría pensando? ¿Por qué le importaba tanto lo que pensara? Y ... ¿Por qué al rey le importaba tanto lo que pasó en el sueño? Solo era un sueño... se lo había repetido dos mil veces.

Extraña ladrona...
¿Es consciente de sus robos?
¿Qué había hurtado en Camelot sin siquiera darse cuenta?
Ahora el tablero se daba vuelta
Extraño rey, le robaste un beso


Su nombre... había reaccionado con énfasis a su nombre. El rey pensó en si se acordaría de haberlo mencionado, pero lo dudaba... él no podía olvidarlo, por alguna razón era algo que se le había quedado en la cabeza. Nunca antes se había molestado en preguntarle, ni ella en decirle... nunca antes le había importado tanto. Solo era "la ladrona"... ahora era dueña de un nombre.
Su respuesta hizo sonreír al rey. A pesar de sus nervios intentaba actuar como siempre, era adorable. Cerró los ojos con el ceño fruncido, una amplia sonrisa y asintió con la cabeza. Si era ella, si era la misma... entonces todo lo que hizo... Un escalofrío le recorrió su espalda al saber que era capaz de hacer todas esas cosas... ¿Por qué? ¿Por qué con él? ¿Quién era él? Abrió la boca para decir algo, pero nada salió de ella. Dejó los brazos colgando a los lados mientras bajaba la mirada... era una situación demasiado incómoda. Y eso que aún el rey no se ponía a pensar en todo lo que él había hecho por ella en el sueño, que si lo hacía... explotaría de vergüenza.
Luego la imagen del beso lo atacó de nuevo... suspiró sonoramente, pensando que era un alivio que ella no se hubiera dado cuenta de nada. Pero no, para que engañarse, una parte de él estaba decepcionada de que no se haya enterado de nada. Reaccionaría muy mal, sin duda, pero que mas daba. Le costaba mucho decir lo que sentía, y casi no le costaba demostrarlo cuando se daba la oportunidad, esas cosas el rey no las había aprendido hasta este momento. Podía acariciarla y tomarla de la mano. Podía jugar con su cabello, podía hacer lo que sea. Pero admitir que hizo lo que hizo y por qué lo hizo... era una cosa diferente. Algo debía pasar, el silencio era tormentoso, los aturdía... era demasiado incómodo. ¿Qué mas había por decir o preguntar? Nada... Se daba a entender que ambos eran conscientes de lo que hacían, pero no podían admitirlo.

De pronto, casi como por llamado, algo interrumpió la escena. Era una especie de gato peculiar, que había entrado por la ventaba y maullaba bastante, dirigiéndose a Ghatta. Su aparición fue tan repentina que el rey saltó un poco de su sitio, sobresaltado. - Tsk... maldito gato...- Estaba a punto de patearle por haberlo dejado en ridículo, pero se veía que ponía mucha atención en la ladrona. La miró a ella como acusándola de ser cómplice y se cruzó de brazos sin hacer nada. De pronto, el grito de la ladrona hizo que volteara, pero... no había llegado a voltear que fue tomado de la mano y tironeado... ¿QUÉ? Abrió los ojos de par en par y se sintió arrastrado a toda velocidad, sin equilibrarse ni tener tiempo a procesar nada... - ¿Que mier...? arh!- Sonó un golpe seco que provenía de su frente... la cual se había dado con la puerta al intentar salir precipitadamente a causa de la chica. - Grrr fíjate por donde me llevas, mujer...- Pensó mientras se sobaba el moretón. No entendía nada, era como si hubiera reaccionado a ese gato... ¿pero como? Que supiera, no tenía ninguna relación con los gatos...
Siguieron por los pasillos, el rey siempre con una incertidumbre atroz, tanto que se sentía perdido en su propio castillo, y era ella quien lo llevaba. A donde, por qué, por donde, eran preguntas sin respuestas para él. Luego llegó una pseudo-explicación que lo detuvo en seco por un momento. Estaba en peligro... su hermana. Claro, por eso no había llegado... Pero ¿Como que en peligro? No lo podía creer, no se lo esperaba en absoluto. Siguieron corriendo. Su semblante se enserió y apretó los dientes... ¿Quién se atrevía a hacerle daño a ella? A la persona que se había ganado el aprecio y respeto del rey, nadie podía tocarla con malas intenciones. Sabía que Ghatta no entendería nada, pero no importaba... él también tenía muy buenas razones para estar furioso, también era la hermana de Ghatta, y aunque no la conociera, solo por eso no podía permitir que le sucediera nada. Le había arruinado los planes, y nadie hacía eso con los planes del monarca.

- Confía en mí.- Dijo ella...

- Confía en mí...- Repitió en su mente, abriendo un poco la boca sorprendido. Él iba detrás, siguiéndola de la mano. Miraba su cabellera y su vestido ondear con el movimiento. Menos mal que no podía verlo en ese momento... La cara del rey no tenía precio.

- Confía en mí.- A esas alturas, no tenía razones para no confiar en ella. Después de todo lo que pasó... No, no había explicación que valga, no decidió confiar en ella, solo sintió que debía hacerlo. Otra vez, una sensación nueva que nunca había sentido ni comprendido.

Extraña ladrona
En lugar de robar, otorgas cosas.
En lugar de ignorar, enseñas cosas.
No era eso lo que planeabas, ¿verdad?
Extraña ladrona.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Leonna el Lun Mar 21, 2011 8:18 pm

Tal y como le habían asegurado, la humana había entendido su mensaje a pesar de pertenecer a dos especies totalmente diferentes. Sin más dilación, el felino emprendió una carrera a través de los pasillos del amplio castillo, seguido muy de cerca por Ghatta y Gilgamesh. Sus órdenes eran guiarlos hasta la montaña donde la mujer druida estaba secuestrada, pero...

Una vez fuera del castillo, el gato frenó su carrera y se encaramó en la cima de una enorme roca. Nuevamente miró a la muchacha con sus enormes ojos brillantes, y lo mismo habría hecho con el varón si no hubiera notado cierta tensión proveniente de él.

-
Ese hombre es peligroso, peligroso. Si tú a la mujer druida quieres salvar, precauciones has de tomar. Gran poder oscuro domina las cuevas. La mujer druida a salvo te quiere, joven humana. Necesitas escudo fuerte, fuerte - el gato cesó su maullido y miró a Gilgamesh - ¿Él protegerte puede? Vigor no le falta, pero contra la magia negra suficiente no es...

En sú último pensamiento antes de perder la consciencia, la mujer druida había insistido en que su hermana permaneciera al margen. Sin embargo, el gato había sentido la fuerza y la voluntad de la joven humana ante el deseo de salvar a la mujer druida. Ese amor era fuerte, fuerte. La llave.
avatar
Leonna
Druida
Druida

Elemento : Tierra
Raza : Humano
Mensajes : 238

Empleo : Florista

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Lun Mar 21, 2011 10:39 pm

El rey había permanecido a su lado y no le había soltado la mano creyéndole una loca. Eso era buena señal ¿no? Suspiró suavemente aún persiguiendo al gato y cuando todos salieron de palacio pronto éste se subió en un roca de forma muy majestuosa, tanto que le parecía estar viendo en gestos a su propia hermana. ¿Sería ahora su animal de compañía? Se quedó mirándole de forma concentrada, tenía algo que decir y seguramente sería importante. Había sido la propia Ghatta quien había frenado el paso del rey, posando una mano sobre su pecho para así pararle, la misma que había ahora soltado su mano. Tras ese gesto, le prestó toda su atención... Aunque ya sabía que después de que todo pasara tendría que explicarle algunas cosas al rey aunque tenía previsto sólo decirle que tenía un don para los animales pues lo otro... Sería demasiado raro.

- Ese hombre es peligroso, peligroso. Si tú a la mujer druida quieres salvar, precauciones has de tomar. Gran poder oscuro domina las cuevas. La mujer druida a salvo te quiere, joven humana. Necesitas escudo fuerte, fuerte. ¿Él protegerte puede? Vigor no le falta, pero contra la magia negra suficiente no es...

Ghatta recordó lo que había luchado por ella y también el fallo que había tenido también por su culpa pero entonces negó con la cabeza para ella misma. ¿Y si...? ¿Y si estaba arriesgando la vida del rey por asuntos familiares? Ghatta podía defenderse solita. Apretó ambos puños y entonces estrelló uno contra la palma de su mano. Si... Si no había más remedio se convertiría también en mujer-gata donde sus habilidades incrementaban de forma considerable. Sin embargo algo le decía que si el gato le estaba previniendo de ello era por algo... Así que no habría más remedio.

Se giró hacia el rey entonces suspiró.


- Tienen a mi hermana presa, un tipo duro por lo visto - comentó - No quiero poner tu vida de nuevo en peligro pero... No podré con esto sola.
- desvió la vista.


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Lun Mar 21, 2011 11:40 pm

Al rey ya empezaba a fastidiarle ese gato..... A VER! CARAJO! Estaba maullando un sin fin de cosas, solo para Ghatta, quien parecía la única en entender, y Gilgamesh estaba allí como pintado al óleo, como quien ni pincha ni corta. Tenía ganas de darle una patada a ese animalucho para mandarlo a volar bien lejos !!! Apretó los dientes con furia y se acercó pisando fuerte hacia el bicho, pero fue detenido por Ghatta. Parecía que iba a decirle algo seriamente, así que quizás no se percató de la rivalidad latente entre el caballero dorado y el felino.

- ¿Así que alguien la tiene? Pues no se como puedes decir "rudo" delante mio. Le sacaré el corazón por la boca con mi mano, y luego haré las preguntas.- Dijo enfadado, mirando al frente y no a ella, como si quisiera seguir caminando ya y dejar tanta charla. Cuando finalizó sus palabras, se detuvo, se calmó un poco y miró a la chica. No se había percatado del "de nuevo" porque otras cosas atacaron su cabeza de golpe, como baldes de agua helada. ¿Se estaba preocupando por él? ¿Realmente lo estaba haciendo? Y no era ningún sueño, era la realidad... Y luego, le insinuó un pedido de ayuda que el rey sí que entendió muy bien. Hubieron unos segundos de silencio. que idiota... ¿Para qué decía eso? No era ni necesario.

- No me importa si crees poder o no. Ya no vas a ir sola y eso es un hecho.- Le dijo cortante, cerrando los ojos para no tener que enfrentar su mirada, y siguiendo camino hacia adelante, con paso firme. Gilgamesh no se había dado cuenta pero... ¿Ella se habrá dado cuenta del "ya"? No lo dijo a propósito sino que le salió inconscientemente, y esperaba que la ladrona no se pusiera a pensar en ello. Pues la verdad era que ya no iría sola a ningún peligro, quiera o no. Nadie le hace el mas mínimo daño a las "propiedades" del rey.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Leonna el Mar Mar 22, 2011 8:15 am

Estando los dos humanos dispuestos a seguir adelante, el gato asintió ante la joven humana antes de descender de la roca con salto ágil y elegante. En cuanto sus patas traseras tocaron el suelo, comenzó a correr una vez más. Su objetivo era alcanzar las montañas donde se escondía el poderoso mago, mas se trataba de un territorio bastante alejado de la ciudad central. ¿Aguantarían el ritmo los humanos? Fuera como fuera, el felino prefería no conocer el resultado demasiado tarde.

Por esta razón, cuando salían de la ciudad, los esperaban dos caballos salvajes de gran tamaño. Su era complexión robusta, con posteriores amplios y musculados y patas largas y fuertes. Las colas, largas y espesas eran de color negro, al igual que sus crines, que caían a ambos lados de los rostros equinos. Llamaba la atención el color de su pelaje: uno, blanco como la nieve; otro, negro como el carbón. Sin embargo, el pelaje de las patas era a rayas negras y blancas.

El gato se encaramó sobre uno de los caballos y volvió a mirar a Ghatta.

-
Animales ayudarte en tu camino, joven humana. Quieren salvar a la mujer druida, tu hermana. Ellos son veloces, veloces. A la montaña nos llevarán.

Spoiler:
http://1.bp.blogspot.com/_B0v-SnNl_TY/TK3e816CkwI/AAAAAAAAAKs/tOpq9Vbc1rE/s1600/encebra.jpg
avatar
Leonna
Druida
Druida

Elemento : Tierra
Raza : Humano
Mensajes : 238

Empleo : Florista

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Mar Mar 22, 2011 8:32 am



avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Miér Abr 13, 2011 12:11 am

Viene de: http://little-arcadia.gratisforo.es/t1352-raices-de-pasados-mellizos

El viaje fue extraño. No extraño desde lo raro, sino desde lo incómodo, al menos para él. Estaba muy pensativo y distraído, tanto que no le ponía nada de atención al camino, sino que dejaba que el caballo hiciera lo suyo. No podía ver el punto de vista general, pues se sentía en una burbuja y dentro de ella solo estaba él. Le había dejado cierta distancia considerable al caballo negro para no interrumpirlas... esa era la excusa, pero la verdad no se sentía parte de aquello, y prefería hacerse a un lado. Era mas que obvio que no era parte de eso, no tenía ni que pensarlo...
Desde atrás, miraba la espalda de Ghatta y se preguntaba en qué estaría pensando en ese momento. Como sería su viaje. ¿Sería uno feliz y a la luz del sol? ¿Estaría conversando alegremente con su hermana? En ciertos aspectos, el rey sentía que él galopaba bajo una nube negra de tormenta que lo amenazaba con lluvia y truenos, mientras pocos metros mas adelante Ghatta lo hacía bajo el abrazo cálido del sol del mediodía, que le sonreía y le protegía.

Pasó el tiempo... y llegaron por fin. El viaje se le hizo eterno. Cuando llegó, las hermanas ya se habían bajado del caballo, por lo que el rey hizo lo mismo y se dispuso a acomodarlos en un mejor lugar, dirigiéndose al enorme establo de la fortaleza. Los miró a ambos y después de darles unas palmaditas, les dirigió unas palabras. - Resultaron ser buenos animales, rápidos y fuertes. Tu te llamarás Argento- Dijo mirando al caballo blanco. - Y tu te llamarás Escarto- Le dijo al negro. Luego de darle al cuidador del establo las indicaciones de que se los trate de la mejor manera, con la libertad que también eso representa, regresó al castillo.

¿Que mas quedaría por hacer ahora? ¿Acaso el tiempo retrocedería al momento en que Ghatta entró por la puerta de esa habitación especial para ver a su hermana? Era lo mas probable... pero extrañamente los momentos y sensaciones mas agradables que había tenido, habían ocurrido entre ese período de tiempo. No quería regresar al pasado, pero Ghatta seguro ya había olvidado todo eso, y solo estaba Leonna para ella.
Ya en el interior del castillo, la miró esperando a ver que quería hacer, si volver a esa habitación preparada para ella o ir a otro sitio ¿Sabría el camino?


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Miér Abr 13, 2011 8:40 am

Pequeños golpes eran profinados al caballo por le talón de Ghatta para que de vez en cuando acelerara el paso. Tenía muchas ganas de llegar ya al castillo y volver a abrazarla nuevamente. Pero, debía ser paciente. En esa postura, no podía mirar hacia detrás y ver si Gilgamesh las estaba siguiendo pero vamos, el sonido del otro caballo le delataba. Leonna la había abrazado de forma suave y había reposado su cabeza sobre la espalda de la propia ladrona la cual, al notarlo, sonrió de forma dulce y apretó una de sus manos con cariñó empezando a hacerles suaves caricias para que se relajara. Aminoró la marcha del caballo tirando suavemente de él, para que no trotara tanto y fuera más como paseo. Ella seguía con las crines agarradas por sus manos y le guiaba en lo que recordaba, sin embargo a veces esperaba a Gilgamesh para que él dijera pues no quería tampoco perderse.

Una vez llegaron al castillo, Ghatta apretó suavemente la mano de su hermana y pronunció su nombre, para que ésta despertara de su relajación y ensimismamiento y cuando lo hizo, no tardó en bajarse para luego por inercia, ayudarla a bajar de forma delicada, como si fuera la más delicada flor de todo el lugar pues para Ghatta, era así. Una vez ya ambas en el suelo, se precipitó en abrazarla nuevamente pero ahora muchísimo más calmada y feliz. No podría cansarse de estrecharla nunca, jamás... Era imposible. Hundió nuevamente la cabeza en su hombro y entonces unas lágrimas de felicidad es escaparon de sus ojos, desobedeciendo cualquier orden de no llorar por parte de la ladrona. Volvió a estrecharla contra ella con muchísima ternura y al separarse, le dio un suave beso en la mejilla no tardando luego en sonreir muy alegremente.


Spoiler:

Se centraba sólo en su hermana cuando escuchó por último como el rey le ponía nombres a ambos caballos. ¿Qué? ¿Qué nombres eran esos? No les favorían en absoluto. Ghatta desvió su vista unos instantes hacia él y observó su último movimiento hacia el caballo. Luego comenzó a caminar hacia el interior del castillo y no tardó en girarse hacia ellas dos, como esperando alguna señal por ambas partes. Se giró nuevamente hacia ella y entonces la tomó de una mano.

- ¿Tienes hambre? ¿Estás cansada? ¿Quieres dar una vuelta? - tiró un poco de ella como hacia el castillo.



avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Leonna el Lun Abr 18, 2011 6:45 am

Cuando el brujo se esfumó misteriosamente en la neblina, todo pareció volver a su curso con tranquilidad. A pesar de que Leonna habría querido saciar su curiosidad, no pudo evitar sentirse aliviada al saber que todo aquel insólito y repentino alboroto había terminado por fin. Ya era completamente libre de disfrutar de la presencia de su hermana, que durante tantos y tantos meses había añorado. Se subió con ella en el caballo negro y se aferró con suavidad a su cintura, apoyando la cabeza sobre la espalda. El camino era pedregoso pero avanzaban con calma, por lo que el suave movimiento del trote y el dulce aroma del cabello de su hermana comenzaron a adormecerla. No se había dado cuenta de lo agotada que estaba, aunque no era para menos después de todo lo que había sucedido. Así pues, cerró los ojos y se dejó llevar, con una leve sonrisa dibujada en sus labios.

Fue la voz de Ghatta pronunciando su nombre lo que le hizo abrir lentamente los ojos. ¿Habían llegado ya al castillo? Descendió del caballo ayudada por su hermana, quien le dio un nuevo abrazo, al cual Leonna respondió con igual efusividad. Jamás se cansaría de tenerla entre sus brazos, no ahora que finalmente la tenía a su lado. Enjugó con cariño las lágrimas de sus ojos y sonrió con ternura.

-
Resultaron ser buenos animales, rápidos y fuertes. Tu te llamarás Argento. Y tu te llamarás Escarto.

La druida casi había olvidado la presencia del rey Gilgamesh. Giró la cabeza para observar cómo acariciaba ligeramente a los caballos antes de entregarlos al mozo de cuadras. Dudaba que aquellos caballos salvajes se dejaran criar en un establo, pero seguramente agradecerían algunos cuidados antes de partir. Ciertamente habían sido de gran ayuda, y Leonna leía en sus espíritus que eran criaturas libres pero serviciales, con los cuales podrían contar en futuras ocasiones.

Una vez hubo perdido de vista a "Argento" y a "Escarto", la joven volvió a centrarse en Gilgamesh. Lo miraba con curiosidad y cariño. Se preguntaba qué razón le habría impulsado a seguir a su hermana hasta las montañas para rescatarla. Sabía que si se lo mencionaba lo negaría rotundamente, pero ambas debían de tener cierta importancia para el frío soberano de Arcadia. No pudo evitar sonreír con ternura mientras lo miraba, antes de sentir que Ghatta tomaba su mano y tiraba suavemente de ella.

-
¿Tienes hambre? ¿Estás cansada? ¿Quieres dar una vuelta?

Leonna habría querido responder que sí a todo. Lo cierto es que la felicidad le impedía pensar en otra cosa que no fuera "Carpe Diem". Sin embargo, debía pensar con calma. Sin duda habría tiempo de hacer todo aquello y más.

- Me encantaría poder comer algo. Necesito recobrar fuerzas. Me gustaría estar al cien por cien para seguir tu ritmo cuando demos una vuelta - respondió con una sonrisa mientras le colocaba a su hermana un mechón detrás de la oreja.
avatar
Leonna
Druida
Druida

Elemento : Tierra
Raza : Humano
Mensajes : 238

Empleo : Florista

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Lun Abr 18, 2011 7:36 pm

Las acompañó hasta el interior del castillo pero no las guió hacia ningún lugar en especial. Sabía que a esas alturas poco y nada les importaba el lugar en el que se encontraran Se conformarían con lo que verían primero, y si Ghatta prefería algún lugar en especial en el castillo, sabía como llegar, o al menos eso creía... Vaya si había recorrido el castillo.

Una vez mas veía por doquier gestos de cariño muy marcados. Felicidad insoportable, abrumadora ¿Por qué? Porque flotaba a su alrededor y no le penetraba, no era suya, era ajena. Al entrar y escuchar a Leonna, llamó a una de sus sirvientas y en un rincón apartado le ordenó ir a la cocina a comunicarle a las cocineras que comiencen con el almuerzo. Era la hora justa para ello, era normal que Leonna tenga hambre y Ghatta debía ir por el mismo camino. Sería una comida la cual no interrumpiría... Verlas y percibirlas juntas era como... como... como un repelente para él... ¿Por qué? ¿No había aprendido nada con Leonna? Sí, sabía que si... ¿Entonces por qué? Se alegraba por ellas, cumplió su palabra al final, aunque no de la forma esperada... Pero la cumplió y estaba satisfecho por eso...

Sin embargo, aún era muy pronto para que se deje llevar por esos sentimientos y le daba un poco de rechazo tener que ver ese panorama sin ser parte o sin comprenderlo... no lo comprendía, no lo entendía. Y que le rey no entendiera algo era imposible, improbable, lo volvía loco, le molestaba demasiado y se ponía de mal humor.
¿Qué debía hacer? ¿Leonna sabría decirle? Con una expresión seria y fría, abrió las puertas del Salón Comedor y se quedó de pie a lado, indicando que era allí donde debían entrar. En el Comedor, habían varias mesas largas llenas de sillas, pero solo había platos, cubiertos y copas para dos personas. Ninguna sirvienta estaba alrededor y las cocineras servirían y se marcharían.

Simplemente le era imposible compartir el mismo lugar con esas dos criaturas, que tanto comparten entre ellas, tanto amor se tienen y tanta felicidad las envuelve. No era algo que pudiera soportar, era casi como una debilidad para él ver y no sentir.
- Hagan lo que quieran, nadie les dirá nada.- Dijo haciendo un ademán con la mano hacia todo el interior del castillo, dándoles a entender que podían ir a donde quisieran. Luego les dio la espalda y comenzó a alejarse del salón, directo a las escaleras que subían.


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Ghatta el Mar Abr 19, 2011 4:18 pm

Esas palabras lograban quitar toda la tristeza que Ghatta había acumulado durante todos estos largos meses en los que había estado completamente sola. Por mucho que a veces incluso hubiese deseado no perdonarla por tal abandono aunque no intencionado, todo eso se disipaba con tal sólo verle, con oir su voz y con oir como le dedicaba su hermana esas palabras a ella y sólo a ella. Una sonrisa volvió a estar en sus labios y sus mejillas estaban sonrojadas pero no por la vergüenza sino por la felicidad que su corazón sentía en ese momento y que pensaba que nadie podría arrebatarle jamás. Comenzaron a entrar en el castillo, aún Ghatta tirando suavemente de su hermana y no tardando en ir hacia el comedor. Si tenía hambre lo mejor sería ir hacia allí y Gilgamesh no tardó en ordenar que trajesen algo de comer. Todo estuvo dispuesto muy rápidamente pero sólo para dos personas... Ghatta giró la vista hacia el chico al darse cuenta de ese detalle y antes de poder decirle nada éste se adelantó.

- Hagan lo que quieran, nadie les dirá nada.

Sus labios se habían abierto para hablar pero al ser interrumpidos volvieron a cerrarse. ¿Se iba? Sí, se estaba yendo y seguramente para dejarlas totalmente solas y tener la intimidad que se merecían y sin embargo... No se lo acababa de creer y sobre todo porque el rey se había ido sin más y como algo cabizbajo o era su impresión nada más. Ya hablaría con él para darle las gracias si eso era lo que andaba buscando de ella, se lo merecía, por una vez se lo merecía por parte de ella. Se quedó mirándole hasta que desapareció por aquellas escaleras de forma curiosa y pensativa e incluso, medio preocupada.. Pero pronto volvió a prestarle atención a su hermana para dirigirse después hacia la mesa y hacer que se sentara ayudándola con la silla. Estaba muy emocionada así que no podía dejar de intentar ayudarle con todo lo que estaba al alcance de su mano.

- No sé por dónde empezar hermana... Pero... Me alegra muchísimo volver a verte y además... ¡Estás preciosa!


avatar
Ghatta
Daguera
Daguera

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1606

Edad : 21

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Leonna el Sáb Abr 23, 2011 2:00 pm

Gilgamesh ya había indicado a una de sus empleadas que prepararan algo de almorzar. Pronto Leonna se sintió cohibida ante el hecho de encontrarse en el interior de un ostentoso castillo, rodeada de comodidades y riquezas que no se adaptaban en absoluto a su forma de vida. No se sentía realmente en su aire al pensar que alguien le prepararía un delicioso almuerzo, y que comería entorno a una auténtica mesa artesanal, sentada en una confortable silla. Le gustaba conformarse con lo estrictamente necesario, aquello que la propia naturaleza le proporcionaba a ella, y al resto de los seres vivos, de manera desenfadada.

- Hagan lo que quieran, nadie les dirá nada.

Tras pronunciar aquellas palabras, el Rey dio media vuelta y comenzó a alejarse. Entendía que quisiera dejarles tiempo a solas, pero no pudo evitar preguntarse por qué abandonaba la sala de una manera tan fría. Tanto Leonna como Ghatta lo observaron mientras se marchaba. La hermana mayor analizó la mirada de la menor y sonrió para sus adentros, pues leía en ella como si se tratara de un libro abierto. ¿Qué clase de relación había exactamente entre ellos dos? Pronto le preguntaría a Ghatta al respecto, aunque su intención tampoco era la agobiarla o la de conocer todos los aspectos de su vida privada. Lo único que contaba en ese momento era que la tenía delante y estaba sana y feliz.

- No sé por dónde empezar hermana... Pero... Me alegra muchísimo volver a verte y además... ¡Estás preciosa!

Leonna sonrió abiertamente. No cabía en sí de alegría, lo cual efectivamente se traducía en que ella tampoco sabía cómo empezar. Sin embargo, sí que quería hacer algo antes de entregarse completamente al cuidado de su pequeña hermanita. Apretó las manos de Ghatta con fuerza.

- Ghatta... ¿me disculparías un minuto? Me gustaría darle las gracias a Gilgamesh - pasó la mano sobre su sedoso cabello anaranjado - Tú también te has convertido en una mujer muy hermosa, mi preciosa hermana.

Le sonrió nuevamente antes de dirigirse con paso acelerado hacia la dirección que había tomado el joven soberano.

- ¡Gilgamesh!

Leonna lo llamó para que se detuviera, y entonces avanzó hacia él. Cuando estuvo lo suficientemente cerca, lo estrechó entre sus brazos, abrazándolo con cariño. Sonreía de agradecimiento en aquél momento, aunque él no pudiera verla.

- Te agradezco muchísimo lo que has hecho. Por mí y por mi hermana. Estoy en deuda contigo.

Se separó y se puso de puntillas para darle un beso en la frente. Luego, hizo una ligera reverencia y dio media vuelta para volver hacia donde estaba su hermana, sin esperar la reacción de Gilgamesh. Lo cierto es que, después de haber mantenido cierta conversación con él, ya se podía imaginar la cara que se le habría puesto tras recibir un abrazo cargado de ternura. Bueno, así aprendería... La druida tenía una sonrisilla en los labios al pensar en ello mientras tomaba asiento junto a Ghatta.

- No es muy dado al contacto humano, ¿eh? - dijo con un suspiro - Aún así... tiene mi eterna gratitud por ayudarme a encontrarte, Ghatta. Siento haber tardado tanto, pero pasé por Tialys en primer lugar. Al ver tu mensaje, me puse inmediatamente en marcha, pero Camelot es demasiado grande y tú demasiado escurridiza como para dar contigo en unas horas. Recorrí cada callejón, entré en cada taberna, pregunté en el mercado, ¡incluso a los animales! Llevo aquí casi un mes y ya casi perdía la esperanza... - suspiró nuevamente y tomó la mano de su hermana - Menos mal que no lo hice.
avatar
Leonna
Druida
Druida

Elemento : Tierra
Raza : Humano
Mensajes : 238

Empleo : Florista

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••• (5)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Gilgamesh el Dom Abr 24, 2011 1:10 pm

Se estaba alejando sin voltear ni una vez, no hacía falta, no quería hacerlo... No quería ver el rostro de Ghatta en ese momento... le disgustaría hacerlo. Se disgustaría consigo mismo... pero en eso oyó una voz que lo removió de sus propios pensamientos y lo regresó al mundo real. Una voz que pronunciaba su nombre. ¿Cual era la razón? Nada necesitaban de él ya. Se detuvo por instinto, pero cuando estaba a punto de voltearse, no alcanzó a hacerlo que fue estrechado en un abrazo por la espalda.
Decir sorprendido es decir poco... la soltura con la que lo hizo, la desvergüenza y la naturalidad lo dejaron completamente perplejo, con una sensación extraña dentro suyo... ¿Tan fácil era? ¿Tan sencillo era hacer algo así? No pudo moverse en absoluto, y aunque pudiera, no lo haría... Solo había recibido contacto parecido de una persona, justamente la persona que estaba a lo lejos esperando a Leonna... Ella... ella no se acercaba. Quizás con el gesto de la druida venía también el agradecimiento de Ghatta. Aún así... ¿Por qué no había venido ella? Se quedó un poco con la mirada perdida por este hecho, y luego pensó en Leonna... tenía su orgullo pero no había tenido problema alguno en demostrarle su agradecimiento de esa manera ¿Por qué? ¿Por qué para Ghatta era diferente? no se le caerían las medallas, no la trataría mal... incluso un renovado aprecio y respeto hacia Leonna surgió por ese gesto... ese gesto del cual había carecido toda su vida. Esas palabras, el beso en la frente... ese sentimiento de agradecimiento que expresaba... se sentía realmente bien. Todo parecía tan ilusorio, que justamente él estuviera recibiendo ese tipo de trato. La calidez que desprendía era tan genuina que lo sobrecogía... ya lo había dicho antes, el cariño era como una debilidad física y mental para él, como el ajo para un vampiro... según leyendas populares.

Sus ojos no parpadeaban, se mantenían abiertos como platos y la boca entreabierta... Había cosas que no podía disimular, o que olvidaba disimular. ¿Que diría Leonna al verlo así? Estaba de espaldas a Ghatta, así que ella seguro que no podía verlo.
Sin esperar nada de su parte, la druida se fue a re encontrar nuevamente con la ladrona... Gilgamesh se quedó inmóvil, de pie en el mismo sitio varios segundos, largos segundos... Sus hombros estaban caídos y los brazos colgando a los lados, no tenía fuerzas en ningún músculo. Le quitaba energías esa muestra de afecto desmedida... para él desmedida, que no estaba acostumbrado a ello.

Esperó un poco mas... Parecía un loco de pie en medio de la nada sin moverse, pero aún así Ghatta no venía. Esperó un poco mas... Y sin decir nada, se marchó hacia su habitación para encerrarse allí. Sentía que tampoco había reaccionado bien ante el gesto de Leonna, lo había tomado demasiado por sorpresa. Quizás ni se imaginaba el impacto que tuvo. Se imaginó a Ghatta haciendo exactamente lo mismo y le dio un fuerte golpe a su puerta mientras apoyaba la frente en ella.


[Sale de escena]


Spoiler:
Gran trabajo de Ghatta! ;)

Gran trabajo de Bell ;)


Gracias Ghatta por la firma!

avatar
Gilgamesh
Caballero Aristócrata
Caballero Aristócrata

Elemento : Fuego
Raza : Humano
Mensajes : 1470

Edad : 30
Empleo : -

Heroísmo del Personaje
Valentía Valentía: ••••••• (7)
Puntos de Vida Puntos de Vida: 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Abrasadora pesadilla

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.